Cultivar la esperanza en Dios, nuestro Padre

LA ESPERANZA Y LA CONFIANZA EN NUESTRO AMADO PADRE


Debemos tener una firme, sólida, incondicional, fe y confianza en Dios en todos los tiempos, lugares y circunstancias. Si nuestra fe y confianza en Dios nunca es puesta a prueba por el fuego de las pruebas y tribulaciones, entonces normalmente no crece. En la naturaleza, las plantas y árboles que han resistido las inclemencias del clima, de fuertes vientos, tormentas furiosas, lluvia, aguanieve y nieve serán los más robustos cuando las futuras inclemencias del tiempo desciendan.

Del mismo modo, para el seguidor de Cristo, las pruebas, tribulaciones, aflicciones, contradicciones, sufrimientos y reveses pueden servir para fortalecer y hacer más robusta la vida interior.   

En medio de la confusión y las tempestades que todos experimentamos, debemos rogar fervientemente por la esperanza y la confianza en Dios ahora más que nunca. 
Al mismo tiempo, tenemos que evitar la tendencia a la pereza, la complacencia e incluso la tibieza que puede visitarnos a todos en nuestra vida espiritual. Dios no quiere tibieza y seguidores mediocres. Al contrario, Dios desea ardientemente fuego, fervor y pasión en nuestros corazones.

Algunas razones poderosas para depositar nuestra esperanza y confianza en Dios.

1. EL OMNIPRESENTE CUIDADO PROVIDENCIAL DE DIOS. 

Incluso en medio de las situaciones más difíciles que pueden ocurrir en el mundo, Dios está siempre presente. Dios nunca deja de existir o de estar presente para nosotros. Todo lo contrario. San Pablo, citando al poeta griego, afirma: “En Dios vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser”.  (Hechos 17:28) Jesús dice que el Padre Celestial nos ama tanto que en realidad nos tiene en su mano amorosa, y nadie puede arrebatarnos de la mano amorosa del Padre Eterno. (Jn. 10:29)

2. DIOS NOS AMA Y NOS PONE A PRUEBA. 

Si Dios realmente nos ama, lo cual ciertamente siempre hace, nos pone a prueba, como Abram que fue probado para ofrecer a su hijo Isaac como sacrificio. También Jesús puso a prueba a Pedro enviándolo con los otros Apóstoles en la barca para cruzar el lago de noche contra su voluntad. (Mt.14. 22-33) Entonces Jesús vino caminando sobre las aguas y desafió a San Pedro a ir a Él. Dejando la comodidad de la barca, Pedro caminó sobre las aguas del lago de Galilea, al menos por un corto tiempo, hasta que empezó a desanimarse y a hundirse. 

¿Por qué se hundió Pedro? La respuesta a esa pregunta es la respuesta a nuestras muchas preguntas, dudas y temores: Pedro separó sus ojos, su mirada de la Persona y los ojos de Jesús y comenzó a hundirse. Nuestro problema es muy simple! En lugar de centrar nuestros ojos en el Solucionador de Problemas, es decir, Jesús nuestro Señor, Dios y Salvador, nos centramos en el problema. 

Cuando nos enfocamos más en el problema que en el Solucionador de Problemas entonces nos hundimos en las olas tumultuosas de nuestros propios miedos, dudas e inseguridades. Por lo tanto, en medio de los muchos eventos tempestuosos y temblorosos que experimentamos -y a menudo hay más de uno- recordemos que debemos centrarnos menos en el problema y más en el Solucionador de Problemas: ¡Jesús nuestro Señor, Dios y Salvador!

3. SEÑOR SÁLVAME!

Cuando Pedro se estaba hundiendo rápidamente bajo las olas, gritó: “¡Señor, sálvame!”  Jesús extendió su mano, reprendiendo suavemente a Pedro por su falta de fe, y lo levantó. Entonces, con Jesús a su lado, Pedro siguió caminando sobre el agua hasta que llegó a la barca, entró en ella con Jesús, y la barca llegó a la orilla. Al igual que Pedro, cuando parece que el mundo se está derrumbando sobre nosotros desde todos los diferentes lados, ángulos y situaciones, entonces debemos gritar con todo nuestro corazón, y con una fe inquebrantable: ¡SEÑOR, SÁLVAME! La suave voz de Jesús será escuchada en tu corazón y su suave pero firme y amorosa mano te salvará de ahogarte en las oleadas de tus muchas dudas, miedos e inseguridades. Qué oración tan corta pero poderosa: ¡SEÑOR, SÁLVAME!

4. EL SEÑOR ES MI PASTOR, NADA ME FALTARÁ. (SALMO 23) 

Otro enorme salvavidas en medio de los terremotos, tormentas y tornados del drama humano es la hermosa, consoladora y reconfortante oración, el Salmo 23, el Salmo del Buen Pastor.Cuando estamos en un profundo estado de desolación y parece que la vida puede compararse con un túnel oscuro, húmedo, lúgubre, interminable y deprimente, ¿por qué no abandonar el túnel abriendo su Biblia al pasaje del Buen Pastor, el Salmo 23? Muy calmadamente, muy lentamente, lea este pasaje, una, dos o incluso tres veces. Permita que las palabras de este hermoso Salmo a través de una verdadera ósmosis espiritual penetren, impregnen y absorban todo su ser.

Entonces permita que una de las palabras o conceptos cautive y embelese su corazón; saboree esa palabra; repítala y permita que le llene de paz y alegría. “El Señor es mi Pastor; nada me faltará.” Tal vez estas son las palabras que más te conmueven. ¡Con estas palabras no hay que temer porque el Buen Pastor me lleva a verdes pastos y alimenta mi alma!

5. MADRE DE LA DIVINA PROVIDENCIA.

Por último, rodeados de una atmósfera de penumbra y fatalidad, debemos elevar nuestros ojos, nuestra mente y nuestro corazón a la Santísima Virgen María. Muchos son los títulos alentadores para María, títulos que realmente pueden levantar nuestro espíritu: María es nuestra vida, nuestra dulzura y nuestra esperanza; la Estrella del Mar en medio de las tormentas; la Causa de nuestra Alegría; la Puerta del Cielo; Madre de la Esperanza y del Consuelo. Muchos más son los títulos de María, nuestra Madre. 
Sin embargo, ¿por qué no acudir a María en su presencia maternal y amorosa en las Bodas de Caná? (Jn. 2:1-12) La pareja se quedó sin vino para sus invitados. Para aliviar esta embarazosa situación, María primero se dirige a Jesús, y luego dice a los servidores: “¡Haced lo que Él os diga!”  Â¡Milagro! Agua transformada en vino, pero el mejor de todos los vinos a través del poder de Jesús y la presencia maternal de María y el poder de su intercesión. Por lo tanto, en medio de tus miedos, dudas, inseguridades, tristeza y muchas preguntas, levanta tu mente, tu corazón y tu alma a María y ruégale que se dirija a Jesús que transformará tu agua en el más espléndido y exquisito vino. Si confías en María, ¡será así!

Ed Broom, sacerdote

Permitidme levantaros, de todo daño, a la seguridad lejos del Anticristo

31 de julio de 2012

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

Mi muy querida bienamada hija, escúchame ahora, mientras te informo que Mi Tiempo está casi sobre el mundo. 

Vuestro tiempo es corto a medida que los días de oscuridad se desvanecen y un nuevo amanecer, un nuevo comienzo emergerá. 

Todas vuestras lágrimas de miedo y angustia están a punto de terminar, con el poco tiempo que queda para que la Gloriosa Era de Paz emerja. 

La renovación del Reino de la Tierra se llevará pronto a cabo y Mi Dominio sobre todos los hijos de Dios reemplazará la sede de Satanás.

Vuestra confusión, Mis seguidores, sobre la autenticidad de Mi Llamado a vosotros ahora, desaparecerá.

Todo se volverá claro, como las aguas limpias cristalinas de un manantial de Mi Cuerpo Celestial, a medida que brota ahora para consumir los corazones de todos los hijos de Dios. 

La Luz de la Verdad inflamará al mundo, a pesar de la siempre creciente oscuridad que se ha asentado como una enfermedad purulenta sobre cada rincón de la Tierra. 

Pronto la Verdad os hará libres, aclarará todas vuestras dudas, vuestros miedos y liberará dentro de vosotros una claridad de mente y alma. Entonces, llenos con Mi Espíritu Santo, una conversión global se llevará a cabo. 

Aquellos cuya fe es débil serán renovados y la Verdad de un nuevo Ejército Cristiano surgirá.

La esperanza, el amor y la oración os sostendrán a medida que Yo dirijo al mundo hacia el Nuevo Legado prometido a vosotros desde hace tanto tiempo.

A aquellos de vosotros que tengáis miedo de Mis mensajes, solo recordad esto:

El mundo que os espera es un gran Regalo para vosotros y vuestras familias. Es un Paraíso el cual vosotros deberíais estar anhelando ya que nada en la Tierra, tal y como la conocéis, se le puede comparar. 

Si me amáis, entonces confiad en Mi Bondad, Mi Amor, Mi promesa de traerlos a la Gloriosa herencia para la cual nacisteis.

Entregad ahora todas vuestras preocupaciones y miedos. 

Permitidme levantaros, de todo daño, a la seguridad lejos del Anticristo. 

Recitad esta Cruzada de Oración (71): Para salvarnos de la persecución 

“Oh, Jesús, salva a los hijos de Dios del anticristo.

Protégenos de los planes para controlar la Tierra.

Señor, sálvanos de la persecución.

A las almas oscuras protégelas  del anticristo,

para que puedan ser redimidas ante Tus Ojos.

Ayúdanos en nuestra debilidad.

Fortalécenos en espíritu para que nos pongamos de pie 

y unos a otros nos guiemos

mientras marchamos en Tu ejército

hacia las Puertas del Paraíso.

Yo te necesito, querido Jesús.

Yo te amo, querido Jesús.

Glorifico Tu Presencia en la Tierra.

Rechazo la oscuridad.

Te adoro y me entrego a Ti,

en cuerpo y espíritu, y así puedas revelarme

la Verdad de Tu Presencia de modo que

yo siempre confíe en Tu Misericordia en todo momento.

 Amén.”

Id ahora y preparad vuestras almas para permanecer fuertes y leales a Mí, mientras os dirijo hacia la Vida Eterna. 

Vuestro Jesús

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a31-jul-2012-permitidme-levantaros-de-todo-dano-a-la-seguridad-lejos-del-anticristo/

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: