Del coronavirus al proyecto “Untact”: la desaparición organizada del contacto humano

El mundo de la locura que los aprendices de brujo mundialista quieren imponernos no ha terminado de sorprendernos, de inquietarnos y de requerir nuestra firme resistencia.

El coronavirus se utiliza como pretexto para legitimar la aceleración de un plan diseñado hasta el último detalle, como se confirma cínicamente en el manifiesto del Gran Reinicio firmado por Klaus Schwab, dirigente del Foro Económico Mundial.

El mundo post-covid es como una película de ciencia ficción. Un mundo cada vez más totalitario en el que lo digital y, en consecuencia, el robot, cobran cada vez más importancia a medida que la sociedad se deshumaniza.

Y aquí, entre este proyecto de Nuevo Orden Mundial, aparece un nuevo concepto: “Untact”. Sin contacto. Significado sin contacto humano. Corea del Sur está a la vanguardia del proyecto de sociedad “Untact”. También en este caso, el coronavirus es un pretexto acelerador. Dado que el otro humano se presenta como un potencial peligroso vector del virus, el contacto directo con el menor número posible de otros humanos debe reducirse al mínimo, según la visión futurista que provoca angustia.

De ahí el plan de las autoridades surcoreanas para organizar la vida cotidiana de mañana “sin contacto”. La palabra “sin contacto” aparece 47 veces en el plan de estímulo de 136 páginas presentado por las autoridades surcoreanas para reactivar la economía de su país. Un plan presentado en julio de 2020. Es de admirar la rapidez con la que surgen estas teorías apenas unos meses después del anuncio de una pandemia de Covid-19. Y, por suerte, dicho plan se apoya en las multinacionales y en las nuevas tecnologías.

Por ello, Corea del Sur va a invertir más de 40.000 millones de euros para animar a las empresas a desarrollar robots, vehículos autónomos, drones, hospitales basados en la inteligencia artificial y cualquier otra tecnología que pueda reducir los contactos humanos

De hecho, Corea del Sur no esperó a que el coronavirus para desencadenar esta revolución “Untact”. Este país es uno de los más conectados del mundo y vive una parte importante de su tiempo detrás de una pantalla. La palabra “untact” tampoco es nueva en Corea del Sur. El coronavirus simplemente ha permitido que el gobierno lo eleve a la categoría de proyecto social.

El desarrollo de la 5G, la robotización y la inteligencia artificial deben, según los términos del plan de estímulo surcoreano, modificar todos los aspectos de nuestra existencia.

Los restaurantes serán sustituidos por cadenas de restauración sin personal humano, en las que los robots preparan los pedidos y los sirven en la mesa.

La enseñanza a distancia se convertirá en la norma.

18 hospitales equipados con inteligencia artificial ultradesarrollada darán prioridad a los cuidados a distancia.

La mayoría de las tiendas desaparecerán en favor del comercio online. Muchas entregas se harán con drones.

Las discusiones en línea con interlocutores profesionales se convertirán en la norma.

Se alentará a que los vínculos con amigos y familiares dejen de existir, excepto a través de pantallas interpuestas.

Las actividades de ocio (escuchar un concierto, visitar una exposición,…) se harán virtualmente frente a una pantalla.

Las “smart cities” (ciudades inteligentes) se desarrollarán con la “ausencia de contacto humano” como regla básica.

En una entrevista con el periódico Le Figaro, Park Yang-woo, Ministro surcoreano de Cultura, Deportes y Turismo, afirmó que se hace necesario “crear una cultura sin contacto”.Tenemos que crear una nueva vida, que incluya menos contacto cara a cara. Hemos llamado a esto “cultura sin contacto”, que se apoyará en la cuarta revolución industrial, incluyendo nuevas tecnologías como la inteligencia artificial y la 5G”.

En realidad, esta sociedad de “untact” promovida por el gobierno surcoreano coincide exactamente con la descripción del mundo post-covid hecha por Klaus Schwab en nombre del Foro Económico Mundial bajo el título del Gran Reinicio.

Bienvenido a Brave New World (Un mundo feliz).

medias-press

Romanos 13

8 Que la única deuda con los demás sea la del amor mutuo: el que ama al prójimo ya cumplió toda la Ley.

9 Porque los mandamientos: No cometerás adulterio, no matarás, no robarás, no codiciarás, y cualquier otro, se resumen en este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

10 El amor no hace mal al prójimo. Por lo tanto, el amor es la plenitud de la Ley.

11 Ustedes saben en qué tiempo vivimos y que ya es hora de despertarse, porque la salvación está ahora más cerca de nosotros que cuando abrazamos la fe.

12 La noche está muy avanzada y se acerca el día. Abandonemos las obras propias de la noche y vistámonos con la armadura de la luz.

A %d blogueros les gusta esto: