Un año bajo bloqueo – La guerra contra la población ¿sobrevivirán nuestras libertades a la tiranía del Covid-19?

Tengo más miedo a perder los derechos dados por mi Dios que al Covid – 19

Esta guerra contra COVID-19 podría marcar el comienzo de otra guerra contra el pueblo, librada con todo el armamento de vigilancia a disposición del gobierno

De una forma u otra, la mayoría de los estadounidenses sobrevivirán al COVID-19.

Sin embargo, queda por ver si nuestras libertades sobrevivirán a la tiranía de la respuesta de mano dura del gobierno a la pandemia de COVID-19 .

De hecho, ahora que el gobierno ha tenido una muestra para flexionar sus poderes de estado policial a través de un grupo de cierres, los mandatos, las restricciones, los programas de localización de contacto, mayor vigilancia, censura, sobrecriminalización, etc., todos podemos ser  transportistas de larga distancia , sufriendo bajo el peso de las aflicciones de COVID-19 a largo plazo.

Sin embargo, en lugar de lidiar con los dolores de cabeza, la fatiga y las secuelas neurológicas  del virus , “nosotros, la gente”, podemos encontrarnos agobiados por un Estado Niñera inclinado a usar sus draconianos poderes pandémicos para protegernos de nosotros mismos.

Ahí radica el  peligro  de la creciente adicción del gobierno al poder.

Lo que comenzó hace un año como un esfuerzo aparente para evitar que un nuevo coronavirus enfermara a la nación (y al mundo) se ha convertido en otro medio por el cual los gobiernos mundiales (incluido el nuestro) pueden expandir sus poderes, abusar de su autoridad y oprimir aún más sus constituyentes.

Hasta hace poco, el estado policial había sido más prudente en sus tomas de poder, pero este último estado de emergencia ha sacado a la bestia de las sombras.

Los gobiernos federal y estatal no solo han desentrañado el tejido constitucional de la nación con mandatos de bloqueo que enviaron a la economía en picada y causaron estragos en nuestras libertades, sino que casi han persuadido a la ciudadanía a depender del gobierno para las donaciones financieras, la intervención médica, protección y sustento.

El año pasado bajo encierro fue una lección en muchas cosas, pero sobre todo, fue una lección sobre cómo adoctrinar a una población para que ame y obedezca al Gran Hermano .

Lo que comenzó como un experimento de distanciamiento social para aplanar la curva de este virus y no abrumar a los hospitales de la nación o exponer a los más vulnerables a escenarios inevitables de pérdida de vidas, rápidamente se convirtió en sugerencias enérgicas para que los ciudadanos se quedaran voluntariamente en casa y se mantuvieran firmes. -Ordenes de arresto domiciliario armado con sanciones vigentes por incumplimiento.

Cada día traía consigo un nuevo y drástico  conjunto de restricciones  por parte de los organismos gubernamentales (la mayoría se han dictado mediante órdenes ejecutivas) a nivel local, estatal y federal que estaban ansiosos por flexionar sus músculos por el llamado “bien” de la población.

Se habló de  pruebas  masivas de anticuerpos COVID-19, puntos de control de detección, vigilancia masiva para llevar a cabo el rastreo de contactos,  pasaportes de inmunidad  para permitir que aquellos que se han recuperado del virus se muevan más libremente,  líneas  de soplón para denunciar “infractores de las reglas”. ”A las autoridades, y fuertes multas y penas de cárcel para quienes se atrevan a salir sin una máscara, se congreguen en Adoración en servicios religiosos sin la bendición del gobierno o reabran sus negocios sin la autorización del gobierno.

Para algunos, estos pueden parecer pequeños pasos necesarios en la guerra contra el virus COVID-19 , pero solo son necesarios para el Estado Profundo en sus esfuerzos por socavar aún más la Constitución , extender su control sobre la población y alimentar sobre su población un apetito insaciable por poderes cada vez mayores.

Después de todo, sean cuales sean las prácticas peligrosas que permita que el gobierno lleve a cabo ahora, ya sea en nombre de la seguridad nacional o protegiendo las fronteras de Estados Unidos o haciendo que Estados Unidos esté saludable nuevamente, tenga la seguridad de que estas mismas prácticas pueden y serán utilizadas en su contra cuando el gobierno decida. para poner su mirada sobre tí.

La guerra contra las drogas resultó ser una guerra contra el pueblo estadounidense, librada con equipos SWAT y policías militarizados. La guerra contra el terrorismo resultó ser una guerra contra el pueblo estadounidense, librada con vigilancia sin orden judicial y detención indefinida.

La guerra contra la inmigración resultó ser una guerra contra el pueblo estadounidense, librada con agentes gubernamentales ambulantes que exigían ” papeles, por favor “.

Esta guerra contra COVID-19 podría marcar el comienzo de otra guerra contra el pueblo estadounidense, librada con todo el armamento de vigilancia a disposición del gobierno: cámaras termográficas, drones, rastreo de contactos, bases de datos biométricas, etc.

A menos que encontremos alguna manera de frenar el acaparamiento de poder del gobierno, las consecuencias serán épicas.

Todo lo que he advertido durante años (extralimitación del gobierno, vigilancia invasiva, ley marcial, abuso de poder, policía militarizada , tecnología armada utilizada para rastrear y controlar a la ciudadanía, etc.) se ha fusionado en este momento presente.

La explotación descarada por parte del gobierno de las emergencias nacionales pasadas para sus propios propósitos nefastos palidece en comparación con lo que se está desarrollando en la actualidad.

Considere que bajo la administración de Trump, el Departamento de Justicia comenzó a poner a prueba silenciosamente una larga lista de poderes aterradores que anulan la Constitución.

Estamos hablando de poderes de bloqueo (tanto a nivel federal como estatal):  la capacidad de suspender la Constitución , detener indefinidamente a ciudadanos estadounidenses, eludir los tribunales, poner en cuarentena a comunidades enteras o segmentos de la población, anular la Primera Enmienda al prohibir las reuniones religiosas y asambleas de más de unas pocas personas, cerrar industrias enteras y manipular la economía, amordazar a los disidentes, “detener y apoderarse de cualquier avión, tren o automóvil para obstaculizar la propagación de enfermedades contagiosas”, remodelar los mercados financieros, crear una moneda digital (y así restringir aún más el uso de efectivo), determinar quién debe vivir o morir.

Estos son poderes que el estado policial desearía desesperadamente hacer permanentes.

No cometa el error de asumir que todo cambiará para mejor bajo la administración de Biden. No es así como operan los regímenes totalitarios.

Sin embargo, tenga cuidado: una vez que entregue sus libertades al gobierno, no importa cuán convincente sea la razón para hacerlo, nunca podrá recuperarlas.

Seguir ciegamente el camino de la menor resistencia, aceptar sin cuestionar lo que dicte el gobierno, solo puede conducir a más miseria, sufrimiento y la erección de un régimen totalitario en el que no hay equilibrio.

Cualquier cosa que abandonemos voluntariamente ahora, ya sea la decencia humana básica, la capacidad de administrar nuestros asuntos privados, el derecho a opinar sobre cómo el gobierno maneja esta crisis, o los pocos derechos que aún nos quedan que no han sido destripados. en los últimos años por un estado policial hambriento de poder: no volveremos tan fácilmente una vez que esta crisis haya pasado.

Como dejo claro en mi libro Battlefield America: The War on the American People , el gobierno nunca cede el poder voluntariamente. Nosotros tampoco deberíamos.

Hace un año, advertí que se trataba de una prueba para ver si la Constitución, y nuestro compromiso con los principios consagrados en la Declaración de Derechos , pueden sobrevivir a una crisis nacional y un verdadero estado de emergencia.

Nada ha cambiado en ese frente.

Por el abogado constitucional  John W. Whitehead . Es el fundador y presidente del Instituto Rutherford y autor de  Battlefield America: The War on the American People .

Traducido por Ejército Remanente 🏹


Más naciones se están uniendo y más hijos de Dios serán gobernados por un solo cuerpo

23 de abril de 2012

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

Mi muy querida bienamada  hija, el tiempo para que los cambios en cómo los gobiernos de todo el mundo gobiernen a sus países, está a punto de llevarse a cabo.

Más naciones se están uniendo y más de los hijos de Dios serán gobernados por un solo cuerpo.

Es el momento para que mantengáis vuestros ojos bien abiertos y escuchar sobre cualquier cambio en las leyes, las cuales, os empobrecerán.

Luchad contra las leyes que controlen a vuestros proveedores alimenticios.

Dios, Mi Padre Eterno, castigará a aquellos grupos malignos, si tratan de matar de hambre a Sus hijos.

Este, Mis seguidores, es el tiempo para que el Tercer Sello sea revelado.

Aunque éste no será abierto por algún tiempo, os digo esto para que podáis tratar de preparar vuestro propio alimento sembrándolo y guardando  productos alimenticios que no caduquen.

Con el tiempo vuestro alimento será restringido, como también el acceso al agua potable.

Este grupo (el Nuevo Orden Mundial), mientras se debilita por el poder de vuestras oraciones, quiere matar de hambre y envenenar a muchas personas inocentes, en un intento para reducir la población mundial.

Ellos lucharán sin descanso para lograrlo.

Mientras ellos continúen infligiendo terror a los hijos de Dios, Mi Padre Eterno, creará castigos ecológicos y borrará a millones de estas personas malvadas, de la faz de la Tierra.

Vuestros patrones meteorológicos continuarán cambiando. Con el tiempo esto afectará la capacidad de comerciar, a fin de que las potencias mundiales sean detenidas en sus planes perversos.

A través de toda esta crisis, vosotros, Mi ejército, debéis pedir a Dios Padre que os proteja de esa gente y para que abran su endurecido corazón a la Verdad de la Misericordia de Dios.

Os digo esto para que os podáis preparar.

Estos acontecimientos, no se llevarán a cabo inmediatamente y muchos de estos planes pueden ser evitados y mitigados mediante vuestras oraciones y sacrificios.

El mal no proviene de Dios. Él se genera de la codicia, del amor a sí mismo y de la sed por el poder y el control. Todas estas debilidades son generadas por satanás y colocadas delante de los líderes mundiales, para tentarlos, para que así ellos puedan dañar a los hijos de Dios.

No dejéis que los poderes de satanás controlen vuestros Países.

Rezad, rezad, rezad para que tengáis la fortaleza de oponeros a las medidas diseñadas para haceros ser pobres, dependientes y estar a merced de aquellos que controlan vuestros Países. Ellos gobiernan, bajo los poderes mundiales que consisten en el Reino Unido, Estados Unidos de América, la Unión Europea, China y Rusia.

Yo, vuestro Jesús, os ayudaré a evitar la persecución, pero, recordad que la oración será vuestra arma principal.

La oración, puede detener a estas personas malvadas de adueñarse de vuestra habilidad de comer, beber, vestiros y de asistir a las Iglesias Cristianas.

Luchad en Mi Nombre y Yo estaré de pie junto a vosotros en todo momento.

Vuestro bienamado Jesús

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a2012-abr-23-mas-naciones-se-estan-uniendo-y-mas-hijos-de-dios-seran-gobernados-por-un-solo-cuerpo/

A %d blogueros les gusta esto: