La guerra de propaganda (y cómo combatirla)

Estamos en una guerra de propaganda, y estamos perdiendo. No podemos igualar el poder propagandístico de los medios de comunicación corporativos y los gobiernos de la Nueva Normalidad, pero eso no significa que no podamos responder. Podemos y debemos hacerlo en cada oportunidad. Así que, de acuerdo, aquí hay algunas sugerencias simples.

Todos los sistemas totalitarios de la historia han utilizado el poder de la propaganda visual para generar una nueva «realidad», una realidad que reifica su ideología oficial, rehaciendo el mundo a su propia imagen paranoica. El totalitarismo de la Nueva Normalidad no es una excepción. Por ejemplo, miren este cartel copiado de la página principal de The Guardian -uno de los principales órganos de propaganda de las clases dominantes capitalistas globales- el 17 de julio de 2021…


No se trata de un periodismo «sesgado» o «sensacionalista». Se trata de una propaganda oficial sistemática, no muy diferente de la difundida por cualquier otro sistema totalitario a lo largo de la historia. Aquí está el del día siguiente…


Olvídese por un momento del contenido de los artículos y observe el efecto visual cumulativo. La propaganda oficial no es sólo información, sino también desinformación e información errónea. En realidad, se trata menos de hacernos creer cosas que de crear una realidad oficial e imponerla a la sociedad por la fuerza. Cuando se trata de crear una nueva «realidad», las imágenes son herramientas extremadamente poderosas, tanto o más que las palabras.

Aquí hay algunos otros que quizás recuerde…



De nuevo, el objetivo de este tipo de propaganda no es simplemente engañar o aterrorizar al público.

Eso forma parte, por supuesto, pero lo más importante es obligar a la gente a mirar esas imágenes, una y otra vez, hora tras hora, día tras día, en casa, en el trabajo, en la calle, en la televisión, en Internet, en todas partes.

Así es como damos forma a la «realidad». Representamos nuestras creencias y valores a nosotros mismos, y a los demás, a través de imágenes, palabras, rituales y otros símbolos y comportamientos sociales. Esencialmente, hacemos aparecer nuestra «realidad» como actores que ensayan y representan una obra de teatro… cuanto más creemos en ella, más convincente es.

Por eso también las máscaras obligatorias fueron esenciales para el despliegue de la ideología de la nueva normalidad. Obligar a las masas a llevar máscaras de aspecto médico en público fue un golpe maestro de propaganda. En pocas palabras, si se puede obligar a la gente a vestirse como si fuera a trabajar en el departamento de enfermedades infecciosas de un hospital todos los días durante 17 meses… ¡listo! Obtienes una nueva «realidad»… una nueva «realidad» patológica y totalitaria, una «realidad» paranoica, psicótica y sectaria en la que las personas antes semirracionales han sido reducidas a lacayos que hablan sin sentido y que tienen miedo de salir sin el permiso de las «autoridades» e inyectan a sus hijos «vacunas» experimentales.

El poder absoluto de la representación visual de estas máscaras, y el hecho de verse obligado a repetir el comportamiento ritual de ponérselas, era casi irresistible. Sí, sé que te has estado resistiendo. Yo también. Pero somos una minoría. Negar el poder de aquello contra lo que nos enfrentamos puede hacerte sentir mejor, pero no nos llevará a ninguna parte, o al menos a ninguna parte buena. El hecho es que la gran mayoría del público -con la excepción de los habitantes de Suecia, Florida y otros lugares oficialmente inexistentes- llevaron a cabo este ritual teatral de forma robótica, y acosaron a los que se negaron a hacerlo, simulando así colectivamente una «peste apocalíptica».

Los adeptos de la Nueva Normalidad -es decir los que todavía llevan máscaras en el exterior, los que gritan sobre «casos» sin sentido, los que intimidan a todo el mundo para que se «vacune» y los que colaboran en la segregación de los «no vacunados»- no se comportan como lo hacen porque sean estúpidos. Se comportan como lo hacen porque viven en una nueva «realidad» que ha sido creada para ellos durante los últimos 17 meses por una masiva campaña de propaganda oficial, la mayor y más eficaz de la historia de la propaganda.

En otras palabras, para hablar claro, estamos en una guerra de propaganda, y estamos perdiendo. No podemos igualar el poder propagandístico de los medios de comunicación corporativos y los gobiernos de la Nueva Normalidad, pero eso no significa que no podamos responder. Podemos y debemos hacerlo en cada oportunidad. Recientemente, algunos lectores me han preguntado cómo hacerlo. Así que, de acuerdo, aquí hay algunas sugerencias simples.

La gran mayoría de los Nuevos Normales obedientes no son totalitarios fanáticos. Tienen miedo, y son débiles, así que siguen las órdenes, ajustando sus mentes a la nueva «realidad» oficial. La mayoría de ellos no se ven a sí mismos como partidarios de un sistema totalitario ni como segregacionistas, aunque eso es lo que son. Se ven a sí mismos como personas «responsables» que siguen «pautas sanitarias» sensatas para «protegerse» a sí mismos y a los demás del virus y de sus «variantes» mutantes cada vez más numerosas. Perciben a los «no vacunados» como una minoría de extremistas peligrosos e irracionales, seguidores de teorías conspirativas, que quieren matarlos a ellos y a sus familias. Cuando les decimos que sólo queremos recuperar nuestros derechos constitucionales, y que no nos obliguen a «vacunarnos», y que nos censuren y persigan por expresar nuestras opiniones, no nos creen. Creen que estamos mintiendo. Nos perciben como amenazas, agresores, monstruos, extranjeros en su entorno, a los que hay que enfrentarse… que es exactamente como las autoridades quieren que nos perciban.

Debemos intentar cambiar esta percepción, no conformándonos o siendo «educados» con ellos. Por el contrario, debemos ser más contestatarios. No, no violento. Confrontación. De hecho, hay una diferencia, aunque los «despertados» lo nieguen.

Para empezar, hay que llamar a las cosas por su nombre.

El sistema de «pase de vacunación» es un sistema de segregación. Es el segregacionismo. Llamémoslo como es. Los que colaboran con él son segregacionistas. No ayudan ni protegen a nadie de nada. Son segregacionistas, puramente y simplemente. Llámalos «segregacionistas». No dejes que se escondan detrás de su terminología. Confrontarlos con lo que son.

Lo mismo ocurre con el resto del lenguaje Covid. Los «casos», las «muertes» y las «vacunas» de Covid van entre comillas. Las personas sanas no son casos médicos. Si el Covid no ha matado a alguien, no es una muerte Covid, y punto. Las «vacunas» que no se comportan como vacunas, y que están matando y paralizando a decenas de miles de personas, y que no han sido probadas adecuadamente en cuanto a su seguridad, y que están siendo impuestas indiscriminadamente a todo el mundo, no pueden ser llamadas vacunas.

Bien, esta es la gran idea, que sólo funcionará si un número suficiente de personas la pone en práctica. Probablemente no te guste, pero ahí va…


Es el triángulo invertido rojo que los nazis utilizaban en los campos de concentración para designar a los opositores políticos y a los miembros de la resistencia antinazi. Haz uno. Hazlo con tela, papel o cualquier otro material que tengas a mano. Pon una gran «N» negra en el centro para significar «no vacunado». Llévalo en público, a la vista de todos. Cuando la gente te pregunte qué significa y por qué lo llevas en público, dígaselo. Anímales a hacer lo mismo, suponiendo que no sean segregacionistas de la Nueva Normalidad, en cuyo caso… bueno, esa es otra conversación, pero adelante, dígaselo. también.

Eso es todo. Esa es la gran idea. Eso, y todo lo demás que estás haciendo. El triángulo no pretende sustituir eso. Es sólo una forma sencilla de que la gente exprese su oposición al sistema totalitario y pseudomédico de segregación que está implementando actualmente… a pesar de todas esas otras cosas que has estado haciendo, y que he hecho, durante 17 meses.

Bueno, ya puedo sentir tu decepción. Pensabas que iba a proponer un asalto frontal al castillo secreto de Klaus Schwab, o  un ataque naval de guerrilla al yate de Bill Gates. Por muy catárticas que sean estas iniciativas, serían (a) inútiles y (b) suicidas. Por muy frustrante que haya sido para todos nosotros, sigue siendo una batalla por los corazones y las mentes. Es esencialmente una guerra contra la realidad (o entre dos «realidades», si se quiere). Se desarrolla en la cabeza de la gente, no en la calle.

Así que déjame intentar convencerte de este asunto del triángulo rojo.

El propósito de una protesta visual como ésta es obligar a los Nuevos Normales a enfrentarse a una representación diferente de lo que ellos -y por lo mismo, nosotros- somos. Una representación que refleja fielmente la realidad. No, por supuesto que no estamos en campos de concentración -así que, por favor, ahórrense los irritados correos electrónicos literalistas-, pero estamos segregados, tomados como chivos expiatorios, censurados, humillados y maltratados no por razones legítimas de salud pública, sino por nuestra disidencia política, porque nos negamos a seguir ciegamente las órdenes y a ajustarnos a su nueva ideología oficial. Los nuevos normales deben ser forzados a percibir sus creencias y acciones en este contexto, aunque sólo sea por unos momentos fugaces en el centro comercial, la tienda de comestibles o cualquier otro lugar.

Piénsalo de esta manera… como he explicado anteriormente, están representando esencialmente un evento teatral, haciendo aparecer una «realidad pandémica» con palabras, acciones y accesorios escénicos pseudomédicos. Lo que necesitamos es convertirnos en ese idiota del público que destruye la suspensión de la incredulidad y recuerda a todos que están sentados en un teatro, no en la Dinamarca del siglo XV, atendiendo ruidosamente una llamada en su teléfono en medio del monólogo de Hamlet.

LUCES, CÁMARA ¡ACCIÓN!

El Show covidiano o Coronacirco está servido, para que cada día haya más creyentes en la nueva religión covidiano-satánica con sus sacramentos de abortos y genocidios con vacunas, prisión preventiva con sus pulseras de vigilancia y pasaportes verdes o marca de la bestia. Pasen y vean…

En serio, tenemos que convertirnos en ese idiota tan ostensiblemente como sea posible, tan a menudo como sea posible, para desbaratar el espectáculo que los Nuevos Normales están montando… y para recordarles lo que están haciendo, y a quién se lo están haciendo.


Fíjate en los espacios en blanco del tuit de arriba que acosan a esta chica que sólo intenta ir a la escuela como cualquier otro estudiante.

Los Nuevos Normales no quieren considerarse a sí mismos de esa manera, como un grupo de segregadores fanáticos llenos de odio, pero eso es lo que son, porque eso es lo que hacen… pero no es lo que la mayoría de ellos son por naturaleza. Sí, algunas personas son congénitamente sociópatas, pero nadie es inherentemente totalitario. No nacemos fascistas ni segregacionistas. Debemos estar programados para ser así. Para eso está la propaganda, por no hablar de todos los demás condicionamientos autoritarios a los que estamos sometidos desde la infancia.

O tal vez sea la apuesta, o el acto de fe, que hay detrás de lo del triángulo rojo invertido. Se trata de una táctica básica de desobediencia civil no violenta, que funciona con personas que aún tienen conciencia y no se han vuelto totalitarias.

Vale, puede que esta vez no funcione –ya estamos en la fase en la que van a encarcelar a los dueños de los restaurantes que sirvan a los «no vacunados«-, pero puede que funcione, y ¿qué tenemos que perder?

consentfactory

Traducido por Verdad y Paciencia

El hombre que está bendecido con el Don del discernimiento comprenderá cómo opera Satanás

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

12 de octubre de 2014

Yo Soy el Protector de todos los hijos de Dios – todos y cada uno de vosotros, independientemente de su sexo, edad o credo. Yo Soy el Protector de Mi Iglesia en la tierra y nadie prevalecerá contra ella. Permanecerá intacta, aunque muchos me habrán abandonado.

Aquellos que me abandonan, que cambian la Palabra de Dios, no pueden decir que son de Mi Iglesia, porque Yo no puedo proteger una iglesia que no habla la Verdad. La verdadera prueba de su fe ha comenzado y, en breve, estarán confundidos y no sabrán a quién acudir. Tengan la seguridad, que aunque Soy misericordioso, Yo nunca me detendré y no dejaré que los traidores profanen Mi Cuerpo. Ellos llegarán solamente hasta antes de que la fuerza grandiosa de la Mano de Dios sea escuchada.

Deben concentrarse en Mí y aceptar que la Tribulación se ha intensificado, y que todas las cosas predichas deben ser presenciadas.

Solo cuando las profecías dadas al Mundo en el Principio, se pongan de manifiesto, el hombre entenderá totalmente que Mi Tiempo está casi encima de él. No debéis jamás temer de Mí, porque Mi Amor y Misericordia es expansiva (es muy grande y todo lo abarca). Teman solo a los que no vienen de Mí, ya que es el espíritu del mal el que los lleva a hacer cosas terribles. Solo mediante la oración, podéis ayudarles a expiar sus pecados, y por medio de tan generoso acto, podéis dispersar el humo de Satanás. Sus humos envuelven al mundo en este momento, pero ser capaces de reconocer su presencia es más difícil de lo que pueden imaginar. Su influencia está siempre escondida detrás de una apariencia de preocupación; actos humanitarios y son presentados de la manera más inesperada, pero respetuosa. El hombre que está bendecido con el Don del discernimiento comprenderá cómo opera Satanás; reconocerá sus obras, no importa cuán cuidadosamente disfrazadas ellas son presentadas a un mundo, que está ciego a la Verdad.

Pronto, Mi Voz despertará dentro de los corazones de los hombres, su espiritualidad, un sentimiento de lo que ellos son; un entendimiento en cuanto a Quién pertenecen; y una conciencia de la Vida Eterna que les traeré. Sabed que cuando comience este despertar, el Poder de Dios se hará sentir, a medida que surja la Justicia de Dios de las cenizas, y cuando un faro de Luz traiga vida de nuevo al campo estéril, que habrá sido dejado en un estado marchito, por el maligno. Mi Voz será escuchada y muchos estarán conmocionados cuando comience ese día. Retumbará como un trueno y cada hombre justo se inclinará sobre una rodilla, en alabanza a Dios. Yo estoy viniendo en primer lugar, por aquellos que son los más indignos de Mi Misericordia. Ellos son los que deberían estar al último, debido a la manera en que me trataron. Y, sin embargo, serán llamados a Mi Reino en primer lugar. Los justos vendrán al final. Los impíos serán dejados atrás.

No quedará piedra sin remover, hasta el último segundo, y a los que griten por Mi Misericordia se les dará. Aquellos que me maldigan serán maldecidos.

Su Jesús

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a012-oct-2014-yo-estoy-viniendo-en-primer-lugar-por-aquellos-que-son-los-mas-indignos-de-mi-misericordia/

A %d blogueros les gusta esto: