Francisco firma castigo brutal para sacerdote del Opus Dei y éste responde

“¿Qué sanción para estos cardenales infieles a la enseñanza de la Iglesia Católica? Ninguna. Por el contrario, se promueve a los que ocupan puestos de responsabilidad y elogian públicamente a ‘Francisco’ , mientras que los sacerdotes fieles a la Tradición cristiana son sancionados”.

El expulsado sacerdote del Opus Dei, el padre Janvier Gbénou, de 42 años, que se hace llamar Jesusmary Missigbètò y vive actualmente con sus padres en Costa de Marfil, recibió el 1 de julio un decreto de la Congregación para los Obispos, firmado por Francisco y el cardenal Ouellet.

Este documento convalida las sanciones impuestas a Gbénou por el Opus Dei por una supuesta falta de “respeto y obediencia al Sumo Pontífice” (Canon 273), párrafo que quizás nunca antes se había utilizado en la historia de la Iglesia.

Gbénou ha cuestionado el homosexualismo de Francisco. Actualmente, tiene prohibido celebrar Misa en público y en privado, predicar y confesar.

Califica de injusta la decisión afirmando que en conciencia -lo que Francisco valora mucho en el caso de los pecadores no arrepentidos-, no puede renunciar a sus críticas, porque el mismo Francisco “ha faltado gravemente al respeto y la obediencia a Dios y al Pueblo de Dios”.

Gbénou cita a Cristo, Papas y documentos del Vaticano contra la herejía homosexista de Francisco. Enumera cardenales homosexualistas y sus ofensas contra la enseñanza de la Iglesia, como Hollerich (Luxemburgo), quien calificó la enseñanza de la Iglesia sobre la homosexualidad como “falsa”; Zuppi (Bolonia), quien permitió una “bendición” homosexual; Cupich (Chicago), que permitió a homosexuales predicar una homilía.

La víctima de Francisco pregunta: “¿Qué sanción para estos cardenales infieles a la enseñanza de la Iglesia Católica? Ninguna. Por el contrario, se promueve a los que ocupan puestos de responsabilidad y elogian públicamente a Francisco, mientras que los sacerdotes fieles a la Tradición cristiana son sancionados”.


El cura del Opus Dei sancionado por Bergoglio, responde en Twitter:

A continuación publica el pasaje en el que Cristo nos alerta sobre los falsoso profetas en piel de oveja:



El sacerdote ha cuestionado el homosexualismo de Francisco. Actualmente, tiene prohibido celebrar la misa en público y en privado, predicar y confesar.

Desde Ejército Remanente decimos al padre Gbénou que no obedezca a Bergoglio porque no es Papa verdadero y no tiene autoridad para sancionar a ningún sacerdote. Debe por el contrario hacer sus deberes sacerdotales con más ahínco. Los fieles necesitan más que nunca de sacerdotes valientes frente a esta jerarquía usurpadora que se ha apoderado de la Iglesia siendo necesario contrarrestar los malos frutos que produce.

Gloria TV

Religión, La Voz Libre

Esta nueva y rápida jerarquía creada, se apoderará de Mi Iglesia

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

16 de enero de 2014 

La Verdad divide. Siempre lo ha hecho. Cuando un hombre dice que conoce la verdad, otro lo negará. Pero cuando la Verdad viene de la Palabra de Dios, causará la mayor división. Muchos temen a la Verdad, porque no siempre es placentera, y sin embargo, sin la Verdad, viviríais en negación. Cuando vivís en negación de la Palabra de Dios, nunca encontraréis verdadera paz en vuestros corazones.

Cuando conocéis la Verdad, la cual está contenida en el Libro de Mi Padre, entonces vosotros conocéis el Camino del Señor y debéis seguir este camino, hasta vuestro último aliento. No os apartéis de éste. Pero si Mi Palabra es alterada con reescritos y demolida, seguramente que vosotros nunca aceptaréis esto. Eso es bueno. Pero, si nuevas doctrinas, las cuales difieren de Mi Santa Palabra, son introducidas a vosotros, desde el interior bajo los techos de Mis Iglesias, ¿Qué haréis vosotros entonces?

¿Aceptaréis una mentira, en vez de la Verdad? ¿Aceptaréis una doctrina, la cual será profana a Mis Ojos?

La respuesta debe ser no. Nunca debéis negar Mi Palabra – por nadie. Nadie, incluso si ellos están vestidos con el lino de la élite dentro de la jerarquía de Mi Iglesia, ni un vagabundo, ni un rey o príncipe – quienquiera que os pida que aceptéis una nueva doctrina que tiene que ver con Mi Palabra, no viene de Mí.

Mi Iglesia está siendo demolida discretamente desde dentro y cada parte está siendo desmantelada. A medida que los rangos jerárquicos son degradados y los leales siervos desechados  –  y entonces considerados no ser útiles ya más – el camino estará esclarecido para que las doctrinas del Infierno sean pronunciadas.

¡Ay! De los sacerdotes, obispos y cardenales, que osen defender la Palabra de Dios, porque ellos serán los que más sufran. Mientras algunos serán excomulgados y acusados de herejía – aunque ellos solo hablarán por la Verdadera Palabra de Dios – otros serán demasiado débiles. Muchos pobres consagrados siervos cederán  a la presión de censurar las Leyes de Dios. Si ellos no están de acuerdo de acoger la doctrina de las mentiras, serán arrojados a los lobos. Aquellos, cuya fe ya haya sido fragilizada, y quienes aman las cosas mundanas, y quienes tienen una feroz ambición en sus almas, serán los primeros en la fila para jurar lealtad al nuevo “juramento”.

Esta nueva y rápida jerarquía creada, se apoderará de Mi Iglesia. Ellos declararán falsedades en el Nombre de Dios y tomarán con ellos a muchas almas inocentes de los creyentes. Las congregaciones estarán inconscientemente ofreciendo un venenoso cáliz lleno con “nada” – sólo pan. La Santa Eucaristía ya no llenará más sus almas. Ellos, pronto proveerán homilías, que ridiculizarán la Palabra de Dios en dónde declararán a los derechos humanos ser la doctrina más importante. Y entonces ellos declararán la mayor herejía: de que al hombre le será dada Vida Eterna, ya sea que “si”, o que “no”, se arrepienta de sus pecados. Así es como ellos destrozarán las almas de millones.

A medida que continúen haciendo trizas a Mi Iglesia desde dentro hacia afuera, Mis leales sacerdotes y creyentes seguidores reconstruirán Mi Iglesia, ladrillo por ladrillo. Mi Iglesia, como veis, no puede morir porque Yo no lo permitiré.

Todos los sacerdotes, todos los obispos y todos los cardenales que serán destronados y que permanezcan leales a Mí, nunca abandonarán lo correcto, ni aquellos seguidores Míos quienes hayan sido bendecidos con el Don de la Sabiduría. Luego, mientras el falso conocimiento llenará los corazones de los débiles siervos en Mi Iglesia, el Don del Espíritu Santo no sólo Iluminará las almas de Mi Iglesia Remanente, sino que proveerá la Luz, para todos aquellos cuyos nombres están en el Libro de la Vida, a Mi puerta.

Nunca antes Mis discípulos se pondrán a prueba, de la forma en la cual lo serán en el futuro. A ellos les será dada Asistencia Divina para que puedan mantener la Luz de Dios brillando en un mundo, el cual estará hundiéndose, lenta y dolorosamente, en las tinieblas, causado por la llegada del enemigo, el anticristo.

Vuestro Jesús

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a16-ene-2014-esta-nueva-y-rapida-jerarquia-creada-se-apoderara-de-mi-iglesia/

A %d blogueros les gusta esto: