Vigan贸: “la salud del cuerpo, suprema ley” La nueva religi贸n Covid

SANITAS CORPORUM SUPREMA LEX

Algunas consideraciones sobre la promoci贸n de la vacuna por parte de la Santa Sede

Hace varios d铆as Canale5 televis贸 una entrevista a Jorge Mario Bergoglio en su inusitado papel de patrocinador de las empresas farmac茅uticas. Ya lo hab铆amos visto hacer de pol铆tico, de sindicalista, de promotor de la inmigraci贸n descontrolada, de partidario de la acogida de inmigrantes clandestinos, de fil谩ntropo鈥 En cada una de dichas metamorfosis siempre se manifiesta la capacidad para abstraerse totalmente de su propio papel institucional, el car谩cter poli茅drico del argentino, que ahora nos ha salido propagandista de las compa帽铆as farmac茅uticas, convencido partidario de la vacunaci贸n y ardoroso entusiasta en el respaldo de quienes se sirven del covid para controlar a las masas a fin de imponer el Gran Reinicio que quiere instaurar el Foro Econ贸mico Mundial.

Que no haya la menor garant铆a de la eficacia de la vacuna, y que adem谩s pueda tener graves efectos secundarios; que algunas se hayan producido a partir de c茅lulas de fetos abortados, y sean por tanto totalmente incompatibles con la moral cat贸lica; que los tratamientos con plasma hiperinmune o por procedimientos alternativos hayan sido boicoteados a pesar de las pruebas de su validez; todas estas cosas importan poco al nuevo experto, que con sus nulas competencias m茅dicas llega a recomendar a los fieles que se vacunen, mientras impone con autoridad soberana a los ciudadanos del Vaticano que se sometan al discutible tratamiento en nombre de un vago deber 茅tico. La t茅trica aula Pablo VI ha sido escogida emblem谩ticamente como templo para celebrar este nuevo rito sanitario oficiado por los ministros de la religi贸n covidiana, por supuesto no para garantizar la salud de las almas, sino una ilusoria promesa de salud corporal.

Resulta desconcertante que despu茅s de haber dinamitado sin el menor escr煤pulo no pocas verdades cat贸licas en nombre del di谩logo con herejes e id贸latras, el 煤nico dogma al que Bergoglio no est谩 dispuesto a renunciar sea precisamente el de la obligatoriedad de vacunarse. Ojo: 隆un dogma unilateralmente definido por 茅l sin seguir los debidos procesos sinodales! Dogma ante el cual cabr铆a esperar un m铆nimo de prudencia, no digo ya dictada por la conciencia moral, sino al menos por un escr煤pulo utilitarista. Porque tarde o temprano, cuando se observen los efectos de la vacuna en la poblaci贸n; cuando se empiecen a contar los muertos e incapacitados de por vida a causa de un f谩rmaco a煤n en v铆as de experimentaci贸n, alguien podr谩 pedir cuentas a los convencid铆simos partidarios de esa vacuna. Entonces naturalmente se redactar谩 una lista en la que a los nombres de los autoproclamados expertos, de los vir贸logos e inmun贸logos en conflicto de intereses, de los mosquit贸logos a sueldo de las grandes compa帽铆as farmac茅uticas, de los veterinarios con veleidades cient铆ficas, de los periodistas y opin贸logos pagados por el Gobierno y de los actores y cantantes ca铆dos en desgracia se a帽ada a Bergoglio como testigo de excepci贸n y de prelados de su s茅quito; los cuales, en virtud de la autoridad que se les reconoce, han convencido a sus desinformados s煤bditos que se sometan a la inoculaci贸n de la supuesta vacuna. Y si actualmente la falta de competencias concretas no se considera argumento suficiente para inducirlos como m铆nimo a un prudente silencio, entonces excusas como 芦no lo sab铆a禄, 芦no me lo pod铆a imaginar禄 o 芦no era mi especialidad禄 se considerar谩n con toda justicia circunstancias agravantes. Stultum est dicere putabam

Cierto es que en la iglesia bergogliana es posible legitimar de hecho el concubinato con Amoris laetitia, hasta el punto de que Avvenire habla hoy de homogenitorialidad con un desparpajo propio de un folleto de propaganda de la ideolog铆a de g茅nero. De que se puede celebrar un rito idol谩trico en San Pedro en honor de la Madre Tierra para quedar bien con el ambientalismo maltusiano; se puede alterar la materia del Sacramento del Orden Sacerdotal confiriendo el ministerio a mujeres; se puede tranquilamente declarar inmoral la pena de muerte mientras no se dice ni p铆o del aborto; se puede administrar la Comuni贸n a notorios pecadores en tanto que se le niega a quien desea recibirla en la lengua para no cometer sacrilegio; se puede 鈥揷omo pasa ya en Irlanda鈥 impedir la entrada al colegio a los alumnos no vacunados. Y sin embargo estas patentes adulteraciones de la doctrina cat贸lica 鈥揺n perfecta continuidad ideol贸gica con la revoluci贸n conciliar鈥 vienen acompa帽adas de una inquebrantable e inflexible profesi贸n de fe en una ciencia que raya en el esoterismo y la superstici贸n. Adem谩s, cuando se deja de creer en Dios se puede creer en cualquier cosa.

As铆, si para Bergoglio la pertenencia a la 煤nica Iglesia de Cristo mediante el Bautismo es decididamente superflua para la salvaci贸n eterna de un alma, el rito inici谩tico de la vacuna es declarado ex cathedra indispensable para la salud f铆sica de la persona, y como tal, se declara necesario e impostergable. Si es posible arrinconar la verdad revelada en nombre del ecumenismo y el di谩logo interreligioso, no se considera l铆cito poner en tela de juicio los dogmas del covid, la revoluci贸n medi谩tica de la pandemia o el sacramento salv铆fico de la vacuna. Y si con Fratelli tutti es posible teorizar la fraternidad universal prescindiendo de la fe en el 煤nico Dios vivo y verdadero, se proh铆be todo contacto con los supuestos negacionistas , nueva categor铆a de pecadores vitandos, para los cuales la inquisici贸n sanitaria y la excomuni贸n medi谩tica deben castigar a los herejes y amonestar a la grey. 芦Si alguno viene a vosotros y no trae esa doctrina, no le recib谩is en casa ni le salud茅is禄, nos advierte San Juan (2.Jn. 10). Bergoglio debe de haberlo entendido mal, porque saluda a abortistas y criminales y los abraza pero no se contamina con los contrarios a la vacuna.

A nadie se le escapa que este dogmatismo cientifista 鈥搎ue pondr铆a los pelos de punta a los m谩s ac茅rrimos partidarios de la primac铆a de la ciencia sobre la religi贸n鈥 es promovido por alguien que no es cient铆fico, desde los influencers hasta Bergoglio, pasando por deportistas y por Biden, todos ansiosos de mostrar el brazo desnudo ante las c谩maras de televisi贸n, para descubrir m谩s tarde por las im谩genes grabadas que en muchos casos la aguja de la jeringa estaba cubierta por el capuch贸n, o que el l铆quido inoculado era transparente, cuando la vacuna tendr铆a que ser opaca. Objeciones que los sumos sacerdotes del Covid rechazan con desd茅n: el misterio es parte del rito, as铆 como el sacramento realiza lo que simboliza. Inyectar la vacuna con aguja retr谩ctil o sin apretar el 茅mbolo de la jeringa aporta dramatismo al mensaje que se desea transmitir a las masas de creyentes. Y las v铆ctimas del rito, aquellos que por el bien de todos se entregan d贸cilmente al espejismo de una inmunidad que ni Pfizer ni Moderna ni Astra Zeneca se atreven a garantizar, representan el sacrificio, que tambi茅n es parte de la religi贸n sanitaria. Bien mirado, los inocentes abortados en el tercer mes de embarazo a fin de producir vacunas son ciertamente una especie de sacrificio humano con miras a obtener el favor de las potencias infernales, en una terror铆fica parodia que hay que ser demasiado imp铆o para fingir no ver.

En el grotesco delirio ceremonial ni siquiera falta la nota en que la Sagrada Congregaci贸n para el Culto Divino, con desprecio de todo sentido del rid铆culo, promulga en un lat铆n macarr贸nico las instrucciones para la imposici贸n de la ceniza: 芦Deinde sacerdos abstergit manus ac personam ad protegendas nares et os induit禄. El lavado de manos con gel hidroalc贸holico y el uso de mascarilla son in煤tiles desde el punto de vista cient铆fico pero simb贸licamente necesarios para la transmisi贸n de la fe expresada por el rito. Precisamente en esto se comprende hasta qu茅 punto es verdadero y sigue vigente el viejo adagio de Pr贸spero de Aquitania, 芦Lex orandi, lex credendi禄, seg煤n el cual la manera en que se reza es reflejo de lo que se cree.

Habr谩 quien objete, en una piadosa tentativa de evitar que el Papado termine por desmoronarse por obra y gracia de Bergoglio, que las opiniones por 茅l expresadas son opinables, y por tanto no obligan en modo alguno a los cat贸licos a someterse a una vacuna que tanto su conciencia como la moral natural les muestran inmoral. Pero precisamente en Canale5 se explicit贸 el nuevo magisterio pontificio, igual que cuando defini贸 en el avi贸n el dogma LGTB con aquello de 芦驴qui茅n soy yo para juzgar?禄, y en una nota a pie de p谩gina de Amoris laetitia se niega la indisolubilidad del matrimonio en nombre de la pastoral. Los pol铆ticos tuitean en las redes sociales, sedicentes expertos pontifican en debates televisivos y los prelados predican en las entrevistas. No nos extra帽emos si un d铆a Bergoglio aparece por televisi贸n anunciando patinetes el茅ctricos.

Los cat贸licos, iluminados por el sensus fidei, que instintivamente les da a entender lo que choca con la Fe y la Moral, ya han comprendido que la propaganda sanitaria es uno de los muchos papeles representados por el polifac茅tico Bergoglio. El 煤nico papel que se obstina en no cumplir 鈥搚a sea por evidente incapacidad, por que no lo tolera o incluso por deliberada opci贸n desde el principio鈥 es el de Vicario de Cristo. Lo cual, como m铆nimo revela cu谩les son los referentes del argentino, la ideolog铆a que lo motiva, los objetivos a los que aspira y los medios que piensa adoptar para alcanzarlos.

+ Carlo Maria Vigan貌, arzobispo

14 de enero de 2021

Hilarii Episcopi Confessoris Ecclesi忙 Doctoris

Madre de la Salvaci贸n: El momento para que aplaste a la serpiente se est谩 acercando

Mensaje del Libro de la Verdad馃徆

10 de abril de 2012

Soy tu bienamada Madre, Reina de la Tierra. Soy la Inmaculada Concepci贸n, la Virgen Mar铆a, Madre de Jes煤s, quien vino en la carne.

Mi ni帽a, el momento para el triunfo de mi Inmaculado Coraz贸n est谩 cerca.

El momento para que yo aplaste a la serpiente se est谩 acercando, pero hasta el d铆a en que satan谩s y sus demonios sean arrojados al yermo, mucha confusi贸n erupcionar谩 en la Tierra.

Para los creyentes en mi Hijo, esto ser谩 un tiempo de tormento. Ellos ser谩n puestos en dos direcciones diferentes por la Iglesia Cat贸lica.

Una mitad creer谩, como un deber, la necesidad de seguir al Falso Profeta, el Papa que ir谩 a continuaci贸n de Benedicto XVI.

脡l, la bestia, est谩 vestido como un cordero pero no es de mi Padre Dios el Alt铆simo, y enga帽ar谩 a las pobres almas, incluyendo a sacerdotes, obispos y cardenales.

Muchos le seguir谩n y creer谩n que 茅l fue enviado por Dios para gobernar sobre Su Iglesia en la Tierra.

Tristemente, muchas almas seguir谩n sus ense帽anzas, las cuales ser谩n un insulto para mi Padre.

Otros, llenos del Esp铆ritu Santo y con Gracias del discernimiento dadas debido a sus humildes almas, sabr谩n instant谩neamente, que un impostor se sienta en la Iglesia en Roma.

El nuevo falso Papa ya est谩 maquinando, incluso antes de que 茅l ascienda al trono de la Sede de San Pedro, para denunciar las ense帽anzas de mi Hijo. Despu茅s 茅l me denunciar谩, a m铆 la Bendita Madre de Dios y ridiculizar谩 mi papel como Corredentora.

Mi ni帽a, tu papel va a ser incluso m谩s dif铆cil que antes. Porque muchos de mis hijos est谩n muy confundidos. Los insultos que enfrentas todos los d铆as, los tormentos que padeces en nombre de mi Hijo, aumentar谩n.

Nunca temas decirle al mundo la Verdad, mi ni帽a.

Est谩s siendo fortalecida como resultado del sufrimiento f铆sico y mental, que aceptas en nombre de mi Hijo, con el fin de salvar almas.

Todo esfuerzo, especialmente por una divisi贸n en la Iglesia Cat贸lica, ser谩 hecho para desestimar mis mensajes dados a t铆.

Tu obediencia y lealtad a m铆 y a mi bienamado Hijo, ser谩n probadas como nunca antes. Esto puede provocar que te alejes, pero esto debe suceder, no durar谩 mucho tiempo.

Reza, hija m铆a, por todos los hijos de Dios que, por causas ajenas a su voluntad, est谩n siendo arrastrados a la batalla final por las almas.

Todo esto tiene que suceder, porque est谩 contenido en el Libro de mi Padre.

Todos los 谩ngeles en el Cielo te protegen, hija m铆a, en 茅sta, un tanto, solitaria misi贸n.

Siempre recuerda cu谩n importante es la oraci贸n.

Reza, reza, reza, porque sin la oraci贸n, especialmente el rezo de mi Santo Rosario, satan谩s puede alejarte de la Sagrada Palabra de mi Precioso Hijo.

Recuerda tambi茅n la importancia del ayuno, pues este mantiene al enga帽ador a raya.

Sin una oraci贸n asidua, hijos m铆os, encontrar茅is dif铆cil permanecer cerca de mi Hijo.

Nunca tem谩is el futuro, hijos, porque una vez que permanezc谩is cerca de mi Hijo, estar茅is protegidos.

Y se os dar谩n las Gracias necesarias para preparar vuestras almas y las de vuestras familias, para la Nueva Era de Paz, predicha desde hace tanto tiempo.

Vuestra Bienamada Madre,

Reina de la Tierra,

Madre de la Salvaci贸n

Leer m谩s: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a2012-abr-10-madre-de-la-salvacion-el-momento-para-que-aplaste-a-la-serpiente-se-esta-acercando/

A %d blogueros les gusta esto: