«Jesús, yo confío en Tí»

Después de una experiencia terrible, tuve una época muy mala en mi vida. Casi rayando en la desesperación. Este mensaje de Jesús, el del vídeo, era lo único que podía leer, pues lo tenía escrito en papel, y lo leía una y otra vez, ya que era la única paz y el único consuelo que podía encontrar. Me abandoné a Jesús, y confíe en Él.

¿Por qué te confundes y te agitas ante los problemas de la vida?

Cuando hayas hecho todo lo que esté en tus manos para tratar de solucionarlos, déjame el resto a Mí.

Si te abandonas en Mí, todo se resolverá con tranquilidad según mis designios.

No te desesperes, no me dirijas una oración agitada como si quisieras exigirme el cumplimiento de tu deseo. Cierra los ojos del alma y dime con calma:

Jesús, yo confío en Ti.

Evita las preocupaciones y angustias, y los pensamientos sobre lo que pueda suceder después.

No estropees mis planes queriéndome imponer tus ideas. Déjame ser Dios y actuar con libertad.

Abandónate confiadamente en Mí. Reposa en Mí y deja en mis manos tu futuro.

Dime frecuentemente:

Jesús, yo confío en Ti.

Y no seas como el paciente que le pide al médico que lo cure pero le sugiere el modo de hacerlo.

Déjate llevar en mis manos.

No tengas miedo…

Yo te amo.

Si crees que las cosas empeoraron, o se complican a pesar de tu oración, sigue confiando, cierra los ojos del alma y confía.

Continúa diciéndome a todas horas:

Jesús, yo confío en Ti.

Necesito las manos libres para obrar.

No me ates con tus preocupaciones inútiles.

Confía solo en Mí, abandónate en Mí. Así que no te preocupes, echa en Mí todas las angustias y duerme tranquilamente.

Dime siempre:

Jesús, yo confío en Ti.

Y verás grandes milagros, te lo prometo por mi amor.

y sí, ví grandes milagros.

Soldado de Jesucristo

Cómo pedirme ayuda para resolver vuestras preocupaciones

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

17 de agosto de 2011


Mi muy querida bienamada hija, las gracias puestas sobre ti te están siendo dadas para hacerte aún más fuerte en este Trabajo dándote confianza adicional.

Confiar en Mí, hijos es muy importante. Sí, trae mucha alegría a Mi Sagrado Corazón cuando siento el amor de ustedes por Mí. Sin embargo, es solo cuando confían verdaderamente en Mí y dejan ir todas sus preocupaciones pasándomelas a Mí, así me puedo hacer cargo de ellas, para que puedan sentir solo un verdadero sentimiento de paz.

Muchos de Mis hijos rezan por intenciones especiales. Yo les escucho a cada uno, pero deben, cuando rezan a Mí por algo muy importante para ustedes, dejar ir sus miedos. El miedo no proviene de Mí, les es dado por Satanás como un medio para atormentarles. ¿Lo comprenden? Cuando tienen miedo a algo que ustedes sienten que les controla su vida, cuanto más teman, se empeora más el problema.

Es solo cuando se detienen y me dicen:

“Jesús, te entrego todas mis preocupaciones en este asunto, confiando en que el problema es ahora Tuyo para que lo resuelvas de acuerdo a Tu Divinísima Voluntad.”

que sus mentes puedan estar en paz. Eso es lo que quiero decir por confianza, hijos.

Confiar en Mí significa que ustedes demuestren una gran Fe. Tengan Fe en Mí. Morí por sus pecados -por cada uno de ustedes que viven hoy aún en esta época. ¿Por qué no confiar en Mí?

Los amo como a ninguna otra criatura en esta Tierra. Nadie podrá o puede amarlos como Yo lo hago. Recuerden esto, todo el tiempo.

Vayan ahora en paz y en amor. Estoy a su lado de mañana, tarde y noche esperando solo su llamada.

Su amado amigo y Salvador
Rey de Misericordia, Jesucristo

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a17-ago-2011/

A %d blogueros les gusta esto: