Viganò, Covid-19: Santa Sede Cómplice de una conspiración contra Dios y el Hombre.

Monseñor Carlo Maria Viganó

Marco Tosatti

Estimado Stilumcuriali, recibimos del Arzobispo Carlo Maria Viganò esta carta en respuesta a las preguntas que le hizo un sacerdote, y a los problemas relacionados con la posición de la Iglesia sobre las vacunas y el Covid 19, y la compartimos con ustedes. Disfruten la lectura.

§§§

Reverendo y querido sacerdote de Cristo,

Recibí su carta, en la que me presenta algunas preguntas serias sobre la crisis de autoridad en la Iglesia, una crisis que se ha ido agravando en los últimos años y en particular durante la «emergencia pandémica», con motivo de la cual la gloria de Dios y la salvación de las almas se han dejado a un lado en beneficio de una supuesta salud del cuerpo. Si pretendo hacer pública mi respuesta detallada a tu carta es porque responde a los numerosos fieles y sacerdotes que me escriben de todas partes, exponiéndome a preguntas y tormentos de conciencia sobre estas mismas cuestiones graves.

El problema de una autoridad pervertida, es decir, que no actúa dentro de sus propios límites o que se ha dado autónomamente un fin opuesto al que la legitima, es abordado por las Sagradas Escrituras para recordarnos que omnis potestas a Deo ( Rom 13: 1) y que aquí resistit potestati, Dei ordinationi resistit (ibidem., 2). Y si san Pablo nos dice que obedezcamos a la autoridad civil, con mayor razón estamos obligados a obedecer a la autoridad eclesiástica, por la primacía que tienen las cuestiones espirituales sobre las temporales.

Ella observa que no nos corresponde a nosotros juzgar la autoridad, porque el Hijo del hombre volverá para hacer justicia al final de los tiempos. Pero si tuviéramos que esperar el día del Juicio para ver a los malvados castigados, ¿con qué propósito establecería la divina Majestad una autoridad temporal y espiritual en la tierra? ¿No es su trabajo, como vicarios de Cristo Rey y Sumo Sacerdote, gobernar y gobernar a sus súbditos en esta tierra, administrar justicia y castigar a los impíos? ¿Qué sentido tendrían las leyes si no hubiera quienes las hacen cumplir, sancionando a quienes las violan? Si la arbitrariedad de quienes están constituidos en autoridad no fuera castigada por quienes tienen autoridad sobre ellos, ¿cómo podrían los súbditos – civiles y eclesiásticos – esperar obtener justicia en la tierra?

Me temo que tu objeción, según la cual los eclesiásticos que ostentan un poder derivado de la autoridad del oficio que ostentan sólo pueden ser juzgados al final de los tiempos, lleva por un lado al fatalismo y la resignación de los sujetos, y por otro La mano constituye una especie de estímulo para abusar del propio poder en los Superiores.

La obediencia a una autoridad pervertida no puede considerarse obediente, ni moralmente buena, simplemente porque a su regreso el Hijo del hombre volverá para hacer justicia al final de los tiempos. La Escritura nos urge a ser obedientes, moderando nuestra obediencia con paciencia y espíritu de penitencia, pero en absoluto nos exhorta a obedecer órdenes intrínsecamente malas, por la única razón de que quienes nos las imparten están constituidas en autoridad. Esa autoridad, en efecto, precisamente en el momento en que se ejerce contra la finalidad para la que existe, se priva de la legitimidad que la justifica y, aunque no caduca en sí misma, exige sin embargo de los sujetos una adhesión que debe ser examinado y juzgado en bóveda.

Con la Revolución, se derrocó el ordo christianus, que reconocía la Autoridad constituida como proveniente de Dios, para dar paso a las llamadas democracias.en nombre del estado secular y su separación de la Iglesia. Con el Concilio Vaticano II esta subversión del principio de autoridad se coló en la propia Jerarquía, provocando que ese orden querido por Dios no solo fuera cancelado de la sociedad civil, sino incluso socavado en la Iglesia. Obviamente, cuando se manipula la obra de Dios y se niega Su Autoridad, el poder queda irremediablemente comprometido y se crean las condiciones para la tiranía o la anarquía. La Iglesia tampoco es una excepción, como podemos ver dolorosamente: el poder se ejerce a menudo para castigar a los buenos y recompensar a los malvados; las sanciones canónicas casi siempre sirven para excomulgar a quienes permanecen fieles al Evangelio; los Dicasterios y los órganos de la Santa Sede favorecen el error e impiden la difusión de la Verdad.First Sedes para nemine judicatur que le permite actuar sin ser molestado.

Esta situación es obviamente anómala, porque en el orden establecido por Dios la obediencia se debe a quien representa la autoridad. Pero en este admirable kosmos Satanás insinúa el caos , manipulando el elemento frágil y pecaminoso: el hombre. Bien lo destaca en tu carta, querido Sacerdote: » Ahora bien, lo más diabólico que ha logrado nuestro enemigo, es utilizar precisamente a quienes se presentan al mundo investidos de la autoridad conferida por Jesucristo a su Iglesia, para hacer el mal, y con esto: por un lado involucrar a algunos de los buenos en el mal, por otro escandalizar a los buenos que se dan cuenta «, y luego contextualiza esta situación en el caso que nos ocupa:»Se usó abusivamente la autoridad de Jesús para justificar y sustentar una terrible operación, que se presenta bajo el falso nombre de vacunación ”.

Estoy de acuerdo con usted en las valoraciones de inmoralidad objetiva de la llamada vacuna contra Covid-19, debido al uso de material derivado de fetos abortados. También estoy de acuerdo con la absoluta insuficiencia, científica, así como filosófica y doctrinal, del documento promulgado por la CDF, cuyo Prefecto se limita a ejecutar supinamente más que cuestionables órdenes dadas desde arriba: la obediencia del réprobo es emblemática, en estas situaciones, porque sabe ignorar casualmente la autoridad de Dios y de la Iglesia, en nombre de una esclavitud cortesana al autoritarismo del superior inmediato.

No obstante, me gustaría precisar que el documento de la Santa Sede es particularmente insidioso no solo por haber analizado solo un aspecto remoto, por así decirlo, de la composición de la droga (independientemente de la legitimidad moral de una acción que no pierde gravedad con el paso del tiempo); pero por haber ignorado deliberadamente que para «refrescar» el material fetal original es necesario agregar periódicamente nuevos fetos, obtenidos de abortos en el tercer mes causados ad hoc, y que los tejidos deben tomarse de criaturas aún vivas con un corazón palpitante. Dada la importancia del asunto y la denuncia de la comunidad científica católica, la omisión de un elemento integral para la producción de la vacuna en un pronunciamiento oficial confirma, en la hipótesis más generosa, una incompetencia escandalosa y, en la más realista, la voluntad deliberada de hacer pasar las vacunas producidas con abortos inducidos como moralmente aceptables. Este tipo de sacrificio humano, en su forma más abyecta y sangrienta, es por tanto considerado insignificante por un Dicasterio de la Santa Sede en nombre de la nueva religión de la salud, de la que Bergoglio es un acérrimo defensor.

Coincido con usted en la omisión de las evaluaciones sobre la manipulación genética inducida por algunas vacunas que actúan a nivel celular, con fines que las empresas farmacéuticas no se atreven a confesar, pero que la comunidad científica ha denunciado ampliamente y de las que están No se conocen todavía las consecuencias a largo plazo. Pero la CDF evita escrupulosamente expresarse también sobre la moralidad de la experimentación en humanos, admitida por los propios fabricantes de vacunas, que se reservan el derecho de proporcionar datos sobre esta experimentación masiva solo en unos pocos años, cuando será posible entender si la droga es eficaz y a costa de efectos secundarios permanentes. Así como la CDF guarda silencio sobre la moralidad de especular vergonzosamente sobre un producto que se presenta como la única defensa contra un virus de la influenza que aún no ha sido aislado sino que solo se ha secuenciado. En ausencia de aislamiento viral, no es científicamente posible producir el antígeno de la vacuna, por lo que toda la operación de Covid se muestra, que no está cegada por el prejuicio o la mala fe, en toda su criminal falsedad e inmoralidad intrínseca. Una falsedad confirmada no solo por el énfasis casi religioso con el que se presenta el papel salvífico de la llamada vacuna, sino también por la obstinada negativa de las autoridades sanitarias mundiales a reconocer la validez, efectividad y bajo costo de los tratamientos existentes, desde el plasma. hiperinmune a hidroxicloroquina e ivermectina, desde la ingesta de vitaminas C y D para aumentar las defensas inmunitarias hasta el tratamiento oportuno de los primeros síntomas. No olvidemos que, si hay personas ancianas o debilitadas en salud que han fallecido con Covid, es porque la OMS ha recetado a médicos generales para no tratar los síntomas, lo que indica una atención hospitalaria absolutamente inadecuada para quienes presentan complicaciones y daños. También en estos aspectos la Santa Sede guarda silencio, cómplice evidente de una conspiración contra Dios y contra el hombre.

Volvamos ahora a la autoridad. Ella escribe: « Por lo tanto, quien se encuentra frente a personas investidas por la Autoridad de Jesús que evidentemente actúan en contra de su mandato, está en condiciones de preguntarse si puede o no obedecer su Autoridad, cuando se encuentra en situaciones terribles como esta. , quien ejerza autoridad en el nombre de Jesús está claramente en contra de sus mandatos«. La respuesta nos llega de la doctrina católica, que pone límites de acción muy claros a la autoridad de los prelados y la autoridad suprema del Papa. En este caso me parece claro que no es competencia de la Santa Sede expresar valoraciones que, por la forma en que se presentan y analizan y las obvias omisiones en las que se producen, no pueden caer en el ámbito determinado por el Magisterio. El problema, en retrospectiva , es lógico y filosófico, incluso antes que teológico o moral, porque los términos de la quæstio son incompletos y erróneos, y por tanto la respuesta será errónea e incompleta.

Esto no quita la gravedad del comportamiento de la CDF, pero al mismo tiempo es precisamente traspasando los límites propios de la autoridad eclesiástica que se confirma el principio general de doctrina, y con él también la infalibilidad que el Señor garantiza a Su Vicario cuando pretenda enseñar una verdad relacionada con la Fe o la Moral como Supremo Pastor de la Iglesia. Si no hay verdad que enseñar; si esta verdad no tiene nada que ver con la fe y la moral; si quien promulga esta enseñanza no tiene la intención de hacerlo con la Autoridad Apostólica; Si no es explícita la intención de transmitir esta doctrina a los fieles como una verdad para ser sostenida y creída, la asistencia del Paráclito no está garantizada, y la autoridad que la promulga puede serlo y en algunos casos debe serlo.– ignorado. Por tanto, los fieles pueden oponerse al ejercicio ilícito de una autoridad legítima, al ejercicio de una autoridad ilícita o al ejercicio ilícito de una autoridad ilícita.

Por tanto, no estoy de acuerdo contigo cuando dices: « Si la infidelidad toca esta autoridad, sólo Dios puede intervenir. También porque incluso contra autoridades de nivel inferior se hace difícil apelar con la esperanza de hacer justicia ». El Señor puede intervenir positivamente en el curso de los acontecimientos, manifestando su voluntad de manera prodigiosa o incluso simplemente acortando los días de los malvados. Pero la infidelidad de quien se constituye en autoridad, aunque no pueda ser juzgada por sus súbditos, no es menos culpable de ello, ni puede reclamar obediencia a órdenes ilegítimas o inmorales. En efecto, una cosa es el efecto que tiene sobre los sujetos, otra el juicio sobre su forma de actuar y otra más el castigo.que pueda merecer. Así, si no corresponde a los súbditos condenar al Papa por herejía (aunque Santo Tomás de Aquino considera que la pena de muerte es proporcional al crimen de quienes corrompen la Fe), podemos reconocer a un Papa como un hereje, y como tal se niegan, caso por caso, a darle la obediencia a la que de otro modo tendría derecho. No lo juzgamos, porque no tenemos la autoridad para hacerlo; pero lo reconocemos por lo que es, esperando que la Providencia despierte a quienes pueden pronunciarse definitiva y autoritariamente.

Por eso, cuando Ella dice que » no son los subordinados de los malvados quienes tienen la autoridad para rebelarse y derrocarlos de su lugar «, es necesario distinguir primero qué tipo de autoridad está en cuestión, y segundo qué orden es dado. y cuál sería el daño que ocasionaría la eventual obediencia. Santo Tomás considera moralmente lícitos la resistencia al tirano y al regicidio, en algunos casos; así como es lícito y obediente desobedecer la autoridad de los prelados que abusan de su poder contra el propósito intrínseco del poder mismo.

En su carta, identifica la marca de la ideología comunista en la rebelión contra la autoridad. Pero la Revolución, de la que el comunismo es una expresión, pretende derrocar a los soberanos no como posiblemente corruptos o tiránicos, sino como insertos jerárquicamente en un kosmos que es esencialmente católico y, por lo tanto, antitético del marxismo.

Si no hubiera sido posible oponerse a un tirano, habrían pecado los cristeros, que se rebelaron con las armas contra el dictador masónico que en México perseguía a sus ciudadanos abusando de su autoridad. Los vendeanos, los sanfedistas, los insurgentes habrían pecado: víctimas de un poder revolucionario, pervertido y pervertido, ante el cual la rebelión no sólo es lícita, sino necesaria. Incluso los católicos que, a lo largo de la historia, se vieron obligados a rebelarse contra sus prelados, por ejemplo los fieles que en Inglaterra tuvieron que resistir a sus obispos que se convirtieron en herejes con el cisma anglicano, o los que en Alemania se vieron obligados a negarse a obedecer. a los prelados que habían abrazado la herejía luterana. La autoridad de estos pastores que se convirtieron en lobos fue de hecho nada, ya que está orientado a la destrucción de la Fe más que a su defensa, contra el Papado más que en comunión con él. Ella correctamente agrega: «Entonces los pobres fieles, frente a sus pastores que cometen tales crímenes, y de manera tan descarada, se consternan. ¿Cómo puedo seguir en el nombre de Jesús a alguien que en cambio hace lo que Jesús no quiere? «

Aún un poco más adelante leo estas palabras tuyas: « Quien niega su Autoridad, en realidad niega la Autoridad de quienes lo establecieron. Y quien quiera negar la autoridad de quienes las establecieron, también debe negar su autoridad. Por otro lado, quienes permanecen sujetos a la autoridad de los ministros constituidos en autoridad por Jesús , sin hacerse cómplices de sus errores, obedecen a la Autoridad de Jesús, quien los estableció.«. Esta proposición es claramente errónea, ya que al vincular indisolublemente la autoridad primera y original de Dios a la autoridad derivada y vicaria de la persona, se infiere una especie de vínculo indefectible, vínculo que en cambio desaparece precisamente cuando quien ejerce en nombre de Dios, en realidad lo pervierte, trastorna su propósito al subvertirlo. Al contrario, yo diría que es precisamente porque debemos tener la autoridad de Dios en el más alto honor que no se puede ignorar obedeciendo a quienes están sujetos por naturaleza a la misma autoridad divina. Por eso San Pedro (Hch 5, 29) nos exhorta a obedecer a Dios antes que a los hombres.: la autoridad terrenal, ya sea temporal o espiritual, está siempre sujeta a la autoridad de Dios. No es posible pensar que, por una razón que parece casi dictada por un burócrata, el Señor quisiera dejar su Iglesia a merced de los tiranos. , casi prefiriendo su legitimidad procesal legal al propósito para el cual Él los ha puesto para pastorear Su rebaño.

Por supuesto, la solución de la desobediencia parece más fácilmente aplicable a los Prelados que al Papa, ya que éstos pueden ser juzgados y depuestos por el Papa, mientras que este último no puede ser depuesto por nadie en la tierra. Pero si es humanamente increíble y doloroso tener que reconocer que un Papa puede ser malvado, esto no nos permite negar la evidencia y no nos obliga a rendirnos pasivamente al abuso del poder que ejerce en nombre de Dios, pero contra Él, querrá atacar los Sagrados Palacios para expulsar al huésped indigno, también se pueden ejercer formas legítimas y proporcionadas de oposición real, incluida la presión para que renuncie y abandone el cargo. Es precisamente para defender el Papado y la sagrada Autoridad que recibe del Sumo y Eterno Sacerdote que es necesario remover a quienes lo humillan la derriba y la abusa. Me atrevería a decir, en aras de la integridad, que incluso la renuncia arbitraria al ejercicio de la sagrada autoridad del Romano Pontífice representa una gravísimavulnus al Papado, y debemos responsabilizar a Benedicto XVI de esto más que a Bergoglio.

A continuación, menciona lo que el prelado tiránico debería pensar de su propia autoridad: « un ministro de Dios […] debe ante todo negar su autoridad como apóstol, o enviado por Jesús. Debe reconocer que no quiere seguir a Jesús, y vete. De esta forma se solucionaría el problema«. Pero ella, querido Sacerdote, espera que el inicuo actúe como una persona honesta y temerosa de Dios, mientras que precisamente por ser malvado abusará sin consistencia y sin escrúpulos de un poder que sabe muy bien que ha conquistado maliciosamente para demoler. eso. Porque está en la esencia misma de la tiranía, como una perversión de la justa y buena autoridad, no sólo ejercerla de manera perversa, sino también querer desacreditar y repeler la autoridad de la que es una grotesca falsificación. Los horrores hechos por Bergoglio en los últimos años no solo representan un abuso indecoroso de la autoridad papal, sino que tienen como consecuencia inmediata el escándalo del bien contra él, porque hace que hasta el papado en sí mismo sea odioso y odioso, con la parodia del papado. .,

Escribe: « Por tanto, nadie es lícito obedecer órdenes injustas o perversas, ilegítimas, ni hacer daño con el pretexto de la obediencia. Pero ni a nadie se le permite negar la autoridad del Papa porque la ejerce de manera perversa, saliendo de la Iglesia constituida por Jesús sobre la roca del Apóstol Pedro ». Aquí la expresión » negar la autoridad » debe distinguirse entre negar que Bergoglio tenga una autoridad como Papa y viceversa negar que Bergoglio, en este orden específico que imparte a los fieles, tenga derecho a ser obedecido cuando la orden esté en conflicto la autoridad del Papa. Nadie obedecería a Bergoglio si hablara a título personal o fuera empleado del catastro, pero el hecho de quecomo Papa enseña doctrinas heterodoxas o da escándalo a los sencillos con declaraciones provocativas, hace gravísima su culpa, porque quienes le escuchan creen estar escuchando la voz del Buen Pastor. La responsabilidad moral de los responsables es inconmensurablemente mayor que la del sujeto que debe decidir si obedecerle o no. El Señor pedirá inflexiblemente cuenta de esto, de las consecuencias que el bien o el mal hecho por el superior conlleva en los subordinados, incluso en términos de buen o mal ejemplo.

En una mirada más cercana, es precisamente para defender la comunión jerárquica con el Romano Pontífice que es necesario desobedecerlo, denunciar sus errores y pedirle que renuncie. Y ruega a Dios que lo llame a sí lo antes posible, si de esto puede derivarse un bien para la Iglesia.

El engaño, el engaño colosal del que he escrito en varias ocasiones, consiste en obligar a los buenos – llamémoslos así por brevedad – a permanecer presos en reglas y leyes que los malos usan en fraudem legis . Es como si comprendieran nuestra debilidad : es decir, que nosotros, a pesar de todos nuestros defectos, estamos orientados religiosa y socialmente al respeto de la ley, la obediencia a la autoridad, el honor a nuestra palabra, el actuar con honor y lealtad. Con esta debilidad nuestravirtuosos, nos garantizan obediencia, sumisión, máxima resistencia respetuosa y prudente desobediencia. Saben que nosotros –pobres tontos, piensan– vemos la autoridad de Cristo en ellos y tratamos de obedecerla aunque sabemos que esa acción, aunque sea moralmente irrelevante, va en una dirección muy específica … Así que impusieron la Misa reformada sobre nosotros. así nos han acostumbrado a oír cantar las suras del Corán desde el ambón de nuestras catedrales, y verlas transformadas en restaurantes o dormitorios; por eso quieren que presentemos como normal la admisión de mujeres al servicio del altar…. Cada paso que dio la Autoridad, desde el Concilio en adelante, fue posible precisamente porque obedecimos a los Sagrados Pastores, y aunque nos parecía seguro de sus desviadas decisiones, no podíamos creer que nos engañaran; y tal vez ellos mismos, a su vez, no se dieron cuenta de que las órdenes dadas tenían un propósito injusto. Hoy, siguiendo elFil rouge que une la abolición de las Órdenes Menores a la invención de acólitos y diaconisas, entendemos que quienes reformaron la Semana Santa bajo Pío XII ya tenían ante sus ojos el Novus Ordo y sus atroces declinaciones. El abrazo de Pablo VI con el Patriarca Atenágoras despertó en nosotros esperanzas de una verdadera ecumène , porque no entendíamos – como algunos habían denunciado en cambio – que este gesto era preparar el panteón de Asís, el ídolo obsceno de la pachamama y, en breve, el Astaná. Sábado.

Ninguno de nosotros quiere entender que este impasse se rompe simplemente por no seguirlo: debemos negarnos a enfrentarnos en un duelo con un oponente que dicta las reglas a las que solo nosotros debemos cumplir, dejándose libre para romperlas. Ignoralo. Nuestra obediencia no tiene nada que ver ni con el servilismo ni con la insubordinación; por el contrario, nos permite suspender cualquier juicio sobre quién es o no Papa, y seguir comportándonos como buenos católicos aunque el Papa se ría de nosotros, nos desprecie o nos excomulgue. Porque la paradoja no radica en la desobediencia del bien a la autoridad del Papa, sino en el absurdo de tener que desobedecer a una persona que es a la vez Papa y heresiarca, Atanasio y Arrio, light de jurey oscuridad de facto. La paradoja es que para permanecer en comunión con la Sede Apostólica debemos separarnos de quien debe representarla y vernos excomulgados burocráticamente por quienes se encuentran en un estado objetivo de cisma consigo mismos. El precepto evangélico de «No juzgar» no debe entenderse en el sentido de abstenerse de formular un juicio moral, sino de condenar a la persona, de lo contrario no podríamos realizar actos morales. Por supuesto, no depende del individuo separar el trigo de la mala hierba, pero nadie debería llamar a la mala hierba del trigo ni a la mala hierba trigo. Y quien recibe la Santa Orden, más aún si en la plenitud del Sacerdocio, no solo tiene el derecho, sino el deber de señalar a los sembradores de cizaña, lobos voraces y falsos profetas. Dado que incluso en ese caso, junto con la participación en el sacerdocio de Cristo,

De lo que no nos damos cuenta, tanto en el ámbito político y social como en el eclesiástico, es que nuestra aceptación inicial de un presunto derechode nuestro adversario hacer el mal, basado en un concepto erróneo de libertad (moral, doctrinal, religiosa), se está convirtiendo ahora en una tolerancia forzada del bien mientras que el pecado y el vicio se han convertido en la norma. Lo que ayer fue admitido como nuestro gesto de indulgencia hoy reclama plena legitimidad y nos confina a los márgenes de la sociedad como minoría moribunda. Próximamente, en línea con la ideología anticristiana que vela por este inexorable cambio de valores y principios, la virtud será prohibida y quienes la practiquen serán condenados, en nombre de la intolerancia hacia el Bien señalado como divisivo, integralista, fanático. Nuestra tolerancia hacia quienes, hoy, promueve las demandas del Nuevo Orden Mundial y su asimilación al cuerpo eclesial conducirá infaliblemente al establecimiento del reino del Anticristo, en el que los fieles católicos serán perseguidos como enemigos públicos, como en la época cristiana los herejes eran considerados enemigos públicos. En definitiva, el enemigo ha copiado, volcando y pervirtiendo el sistema de protección de la sociedad implementado por la Iglesia en las naciones católicas.

Creo, querido reverendo, que sus observaciones sobre la crisis de autoridad pronto se verán completadas, al menos a juzgar por la rapidez con que Bergoglio y su corte asestan sus golpes a la Iglesia. Por mi parte, oro para que el Señor saque a la luz la verdad hasta ahora oculta, permitiéndonos reconocer al Vicario de Cristo en la tierra no tanto por la túnica que viste, sino por las palabras que salen de su boca y por el ejemplo de sus obras.

Recibe mi bendición mientras me entrego confiado a tu oración.

+ Carlo Maria, arzobispo

31 de enero de 2021

Dominica en la Septuagésima

Fuente: https://www.marcotosatti.com/2021/01/31/vigano-covid-19-santa-sede-complice-di-una-congiura-contro-dio-e-luomo/

Seguirán como corderos al matadero, el camino a la destrucción

21 de octubre de 2013

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

Mi amadísima hija, la mayor traición a Mis leales, amados discípulos – aquellos que siempre se mantendrán firmes a la Verdad – será por aquellos seguidores en Mi Iglesia que caerán presa del gran engaño.

Tanta gente, a causa de su equivocada lealtad, será engañada por el impostor quien se apoderará de las riendas en Mis Iglesias en todas partes. Aunque ellos puedan sentirse incómodos a veces, cuando oigan extrañas interpretaciones de Mi Santa Palabra, que no será tomada en el contexto correcto, seguirán como corderos al matadero, el camino a la destrucción. Ellos prodigarán elogios al falso profeta y lo homenajearán como a un gran dictador y se volverán como uno para crear un ejército grande. Este ejército causará la mayor persecución sobre sus compañeros cristianos. Hermano combatirá a hermano en esta terrible batalla por la Verdad. El número de aquellos que seguirán a la trinidad profana, compuesta por el falso profeta, el anticristo y Satanás, será mucho mayor que aquellos que permanecen fieles a la Santa Palabra de Dios como fue establecida desde el principio.

Vosotros, Mi pueblo elegido, que no os desviáis de la Verdad, encontraréis este camino difícil. Nunca, ni por un momento en vuestras vidas, os hubierais imaginado el terrible engaño, el cual estáis a punto de presenciar. Mis enemigos están bien preparados, tienen mucha influencia y están bien financiados. Ellos tienen muchas ventajas, pero no tienen, de su parte, el Poder de Dios. No solo no poseen el Poder de Dios, Mi Padre, el Todopoderoso, sino que pueden ser fulminados en cualquier momento por Su Voluntad. Tristemente, alejarán a muchas almas de Mí y permitiré esto como parte de la purificación final de la humanidad. Este período en la Tierra será para separar los buenos de los malos.

¿Qué quiero decir con esto? Seguramente, vosotros diréis, los buenos serán engañados y que esto no es su culpa. Esto es cierto. Pero, cuando aquellos que dicen que son verdaderos cristianos, aceptan herejía, en lugar de Mi Santa Palabra, blasfeman contra Mí. Ellos están muy conscientes de la Verdad y deben estar alerta a Mi Palabra cada segundo. Tantos de vosotros estáis dormidos. Tantos no me conocéis verdaderamente, porque no tenéis humildad en vuestra alma, tan orgullosos estáis de vuestro conocimiento de la Sagrada Escritura. Muchos de vosotros habéis fracasado en leer los Evangelios o entender lo qué sucederá antes de Mi Segunda Venida. Todavía no sabéis, sin embargo, que la Verdad fue dada a vosotros, en la Santísima Biblia. ¿Por qué continuáis desafiando la Palabra de Dios, discutís, rechazáis y lucháis contra la Mano que os creó?  No estáis más informados que aquellos que me crucificaron. No tenéis más conocimiento que los fariseos quienes creían que su interpretación de la Santa Palabra de Dios era superior a la del Hijo del hombre. A causa de vuestro rechazo a aceptar las profecías finales, me negaréis. Todos vuestros servicios para Mí no significarán nada, ya que seguiréis al enviado por Satanás negandoos vuestra legítima herencia en Mi Paraíso.

Cómo me hacéis llorar. El cómo me traicionaréis se verá reflejado en la persecución que desataréis sobre aquellos a quienes llamáis vuestros hermanos y hermanas, en Mi Nombre. Vosotros seréis adoctrinados con mentiras, como otros antes que vosotros lo fueron, por malvados dirigentes y dictadores del pasado. Debido a vuestra falta del verdadero amor por Mí, que requiere gran sacrificio, me traeréis mucho dolor y sufrimiento. Mientras los enemigos de Mi Iglesia os atraen dentro de una red de engaño, vosotros cantaréis sus alabanzas, adoraréis y amaréis a aquellos que me odian y Yo seré olvidado.

Recordad estas Palabras. Cuando colocáis falsos dioses antes que a Mí, incurriréis en la Ira de Dios.

Vuestro Jesús

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a21-oct-2013-seguiran-como-corderos-al-matadero-el-camino-a-la-destruccion/

A %d blogueros les gusta esto: