El Gran Monarca

¿En qué se basa la profecía del Gran Monarca?

Para entender esta profecía hay que partir de una consideración previa: entender qué es España. Sintetizando al máximo sus bases: España ha sido una hermandad universal católica con la misión existencial de evangelización y defensa de la catolicidad. Esto es España. No es sólo un hecho histórico sino también trascendente, definición misma de su ser, de su esencia y existencia.

Con este enfoque la historia de España, España misma, adquiere pleno sentido global y particular en sus sucesos y hechos. Por ejemplo la evangelización de Santiago y su encuentro con la Virgen María a orillas del Ebro, el III Concilio de Toledo y la conversión del reino al catolicismo o la Reconquista, con la aparición de la Virgen María en Covadonga o del propio Santiago. El soporte del Cielo a la Reconquista fue constante. Y también hay que destcara el reinado de los Reyes Católicos o la política económica y militar de Carlos V y de los Austrias que durante 300 años consumieron vidas y haciendas, recursos materiales y humanos hasta la extenuación en la defensa de la Cristiandad y contra los enemigos herejes y musulmanes.

La defensa de la Cristiandad y la evangelización del mundo es misión existencial de España. Por eso cada vez que España se ha apartado e incluso ha renunciado a esta misión, ha entrado en el camino de la quiebra y la desintegración. (…)

Pero cuando estas situaciones pusieron a España en situación límite surgió el despertar de los españoles retornando a sus raíces y derrotando al enemigo interno y externo. Ocurrió con Don Pelayo en Covadonga. Ocurrió con Napoleón, y la recuperación se intentó en el siglo XIX mediante el Carlismo, al cual liberalismo y socialismo (masonería) le hicieron guerra. Y éste espíritu de recuperación volvió a surgir en 1936.

Concluyendo, la profecía afirma que cuando lleguen los últimos tiempos –no confundir con el fin del mundo- España se encontrará en una situación de quiebra similar o peor a las reseñadas pero en ese momento surgirá un salvador que restaurará la Cristiandad desde España. 

Antonio R. Peña

Apocalipsis 10

1 Luego vi descender del cielo a otro Angel poderoso, envuelto en una nube, con un arco iris sobre su cabeza. Su rostro era como el sol, sus piernas parecían columnas de fuego,

2 y en su mano tenía abierto un libro pequeño. Puso su pie derecho sobre el mar y el izquierdo sobre la tierra,

3 y gritó con voz potente, semejante al rugido del león. Entonces, los siete truenos hicieron resonar sus voces.

4 Una vez que estos hablaron, yo me dispuse a escribir, pero una voz del cielo me ordenó: «Guarda en secreto lo que han dicho los siete truenos y no lo escribas».

5 Y el Angel que yo había visto de pie sobre el mar y sobre la tierra, levantó su mano derecha hacia el cielo,

6 y juró por aquel que vive por los siglos de los siglos, por el que ha creado el cielo, la tierra y el mar y todo lo que hay en ellos, diciendo: «¡Se acabó el tiempo de la espera!

7 Pero el día en que suene la trompeta del séptimo Angel y se escuche su voz, se cumplirá el misterio de Dios, conforme al anuncio que él hizo a sus servidores, los profetas».

8 Y la voz que había oído desde el cielo me habló nuevamente, diciéndome: «Ve a tomar el pequeño libro que tiene abierto en la mano el Angel que está de pie sobre el mar y sobre la tierra».

9 Yo corrí hacia el Angel y le rogué que me diera el pequeño libro, y él me respondió: «Toma y cómelo; será amargo para tu estómago, pero en tu boca será dulce como la miel».

10 Yo tomé el pequeño libro de la mano del Angel y lo comí: en mi boca era dulce como la miel, pero cuando terminé de comerlo, se volvió amargo en mi estómago.

11 Entonces se me dijo: «Es necesario que profetices nuevamente acerca de una multitud de pueblos, de naciones, de lenguas y de reyes».

A %d blogueros les gusta esto: