COVID-19: «Las técnicas de lavado de cerebro utilizadas son idénticas a las de las sectas»

Para el Dr. Badel, psiquiatra, las consecuencias psicológicas de las técnicas de manipulación política son muy graves y provocan una ruptura entre dos partes de la población que pueden llegar a enfrentarse: «Las medidas adoptadas alteran la salud de la población y matan. Son anti-sanitarias. La dictadura está en marcha», escribió en un artículo publicado el 22 de diciembre de 2020 en covidinfos.net que hemos querido reproducir.

«Covid 19, un virus y los hombres»

Actualmente, la manipulación continúa utilizando los mismos métodos para incitar a la vacunación

En efecto, la vacunación contra un virus que expone a la muerte a menos del 0,5% de las personas infectadas, siendo la edad media de las víctimas de 84 años, vacunar contra un virus que, además, se rige como este tipo de virus por la regla de la mutación (ya se han detectado varias), no es racional. Es un absurdo desde el punto de vista médico. La relación beneficio-riesgo no es favorable y la cuestión de la elaboración de tal vacuna ni siquiera debería plantearse. Además, existen tratamientos para esta enfermedad y son eficaces. Pero no hay espacio para la ciencia. Son los médicos de los platós de televisión los que forman la opinión, a pesar de su connivencia con los laboratorios sobre los que rara vez se les piden cuentas.

La población queda dividida en dos grupos

La primera, heterogénea, está formada por personas que están a favor de la vacuna. Reúne a quienes, por convicción o por fatiga, están dispuestos a someterse a ella para salir de la crisis. Así, da cobijo a las personas que han sido capaces de sensibilizar, que creen sin vacilar al mensaje transmitido por las ondas. Seguirán siendo receptivas a todos los mensajes de peligro y aceptarán el método para salir de la crisis, aunque vaya acompañado de una privación permanente de sus derechos. En este grupo también se encuentran las personas que hace tiempo se han aislado de toda información para protegerse, y que se han vuelto indiferentes a todo discurso. Para ellas, lo más importante es dejar de escuchar el tema. Han descalificado todas las opiniones para neutralizarlas. Así, el señuelo de los tests que conducen a una epidemia de casos, sin muertes ni enfermos,  no logra que entren en razón, como si sus cerebros se hubieran desconectado. Su prioridad es poner fin a los abusos que se les han infligido, aislándose de cualquier molestia.

El segundo grupo agrupa a los detractores de la vacuna, aquellos que han escapado a la influencia de los medios de comunicación, que a menudo se han asesorado o han buscado información fuera de las fuentes tradicionales, sin dejar de ser sensibles a la realidad de su entorno (servicios hospitalarios no saturados), número de muertes comparable al de años anteriores, medidas tomadas que no son proporcionadas, recortes de derechos fundamentales sin justificación, etc.). Estas personas también han integrado que una vacunación no les eximiría de las medidas de distanciamiento social. y, por lo tanto, que la convivialidad no se restablecerá, que el gobierno mantendría arbitrariamente el control sobre la población y sus actividades. Observan sobre todo, observan la injerencia cada vez mayor del Estado en sus vidas cotidianas y privadas.

Estos dos grupos están ahora separados por una línea que será difícil de mover. La manipulación ha mostrado límites que eran predecibles y no tendrá ningún efecto sobre aquellos a los que ha intentado, en vano, convencer. Estos grupos se han estancado, sus efectivos se han inmovilizado, y poco importa los argumentos que se expongan, los escándalos que se establezcan, o las pruebas que se aporten, estos se ahogarán en un relato nacional inalienable imposible a denunciar salvo a ser tratado de conspirador.

Estos dos grupos están ahora separados por una línea que será difícil de mover. La manipulación ha mostrado límites que eran predecibles y no tendrá ningún efecto sobre aquellos a los que ha intentado, en vano, convencer. Estos grupos se han congelado, sus efectivos se han inmovilizado, y no importa qué argumentos se esgriman, no importa qué escándalos se establezcan, no importa qué pruebas se aporten, éstos se ahogarán en un relato nacional inalienable imposible de denunciar, salvo a ser tratados como conspiradores. Las palabras habrán sustituido a la realidad y, utilizadas de forma equivocada, habrán perdido su significado y transmitirán ideas contrarias a los hechos. El poder en funciones podrá incluso confesar sus mentiras, el pueblo lo aclamará, incapaz de creer que es malintencionado y convencido de que está por encima de toda sospecha. Por lo tanto, ya no es el momento de publicar los resultados de los estudios que prueban la eficacia de tal producto, la mentira sobre tal otro producto, de producir curvas que muestran el carácter infinitesimal del riesgo sanitario y desproporcionado de las reacciones de miedo. La sordera y la ceguera reinan entre las personas que, cuando están condicionadas, carecen de juicio y son incapaces de admitir que los hechos objetivos pueden desmentir la realidad que han construido.

Organizar un enfrentamiento entre estos dos grupos de población es una posibilidad -una oportunidad- que ahora es posible

Nuestros dirigentes deben actuar con rapidez para estimular una organización social que oponga a los buenos y malos ciudadanos,  las personas sanas, dóciles, responsables y vacunadas y las personas tóxicas, rebeldes, incoherentes y no vacunadas. Este sistema de buenos ciudadanos está presente en China. Se basa en la denuncia y la obediencia a la norma.

El buen uso por el gobierno de la graduación en la coacción y la sumisión del pueblo conducen hasta ahora a la aceptación de una vacunación innecesaria cuya toxicidad no está evaluada y para la que los laboratorios, dada la rapidez con la que se desarrollan los productos, ya han negociado no responsabilizarse de los posibles efectos secundarios, obteniendo de los Estados que se responsabilicen de tales consecuencias.

Y por qué no en última instancia, ya que los políticos se han convertido en médicos. Nuestros gobiernos y nuestros parlamentarios, a través de su poder e influencia, incitarán a toda una población a realizar un gesto cuyo interés no está demostrado y cuyas consecuencias no se miden, y así presentarse como salvadores.

Esto evoca las técnicas sectarias y suicidios colectivos. Para escapar del fin del mundo o de los extraterrestres -aquí el virus mortal-, el sacrificio es presentado como salvador. La realidad soterrada bajo los mensajes cotidianos discordantes, culpabilizantes, ha dado paso a un delirio en el que se disuelven los vínculos lógicos.

Las sectas se sirven de estos medios: aislar a los individuos desvinculándolos de sus lazos sociales y familiares, hacer dependientes a las personas privándolas de sus medios de subsistencia, propagar un discurso inequívoco martillado en las misas solemnes permanentes, expulsar todo pensamiento divergente, presentar a los adversarios como dañinos que no comprenden ni su propio interés ni el interés común superior. «Nosotros contra los demás» es generalmente la doctrina simple y comprensible por todos, porque es simplista, y desgraciadamente adoptada.

El hito se ha superado. Ahora que las líneas divisorias que dividen a la población son cada vez más claras, este gobierno ya no tiene la oportunidad de volver a posiciones más razonables y proporcionadas. Ha hecho todo lo posible en el ámbito de la manipulación, ha movilizado todas las esferas de influencia sin dejar de ser creíble para una parte importante de la población. Para aquellos que, como rebeldes, se niegan a unirse, se necesitan otros métodos aún más coercitivos.

Los signos de esta deriva totalitaria se encuentran en las técnicas de lavado de cerebro empleadas, que son idénticas a las utilizadas por las sectas

Estaban ahí desde el principio, pero ¿cómo podemos creer que un gobierno elegido democráticamente puede volverse contra su pueblo?

Hoy, una parte de este pueblo está sumido en la pobreza, el desorden, los «no esenciales» empiezan a suicidarse, los trastornos psiquiátricos se multiplican y… el consejo científico sigue asegurando su solemne misa a un ejército de fieles alucinados.

Mañana, cualquier virus, real o ficticio, podría volver a sembrar el terror en poblaciones dispuestas a vacunarse para preservar un poco de libertad. Están preparadas para ello. Y si se siguen utilizando los tests actuales -contra toda lógica-, incluso las poblaciones vacunadas serán positivas y seguirán siendo contagiosas. Las medidas de distanciamiento seguirán siendo la norma.

Signo suplementario del engaño, los hombres que susurran al oído de los virus ya predicen las olas que se avecinan y cuándo aparecerán. Toda la ciencia ha desertado realmente de nuestras sociedades. Las redes sociales, «conspiradoras», han dado fechas de confinamiento mucho antes de su anuncio oficial, mostrando así que cualquier preocupación sanitaria estaba ausente de las decisiones oficiales.

Las consecuencias humanas son terribles. Todo lugar de convivialidad ha desaparecido, la gente está más aislada que nunca, sufre medidas inicuas impuestas por un puñado de dirigentes, sin ninguna concertación, con el pretexto de asegurar su salvación. Lo que hace que seamos humanos, nuestra capacidad de crear vínculos, nuestra necesidad de entrar en contacto con los demás, está amenazado. El tejido social se ha disuelto en las medidas impuestas por un régimen que se ha vuelto loco, fuera de control, desplegando una hoja de ruta establecida desde hace tiempo a pesar de toda consideración de la realidad.

Las medidas adoptadas alteran la salud de la población y matan. Son anti-sanitarias. La dictadura está en marcha.

Nuestro modo de vida, efectivamente, ha cambiado; el Covid es sólo el pretexto, el catalizador. Este deterioro de nuestras condiciones de vida y las medidas desproporcionadas tomadas para combatir un virus dan crédito al discurso de quienes ven en ello la forma de establecer un nuevo orden mundial que debe aniquilar nuestra intimidad y nuestros derechos individuales.

Los primeros indicios apuntan a que este nuevo orden está dando sus frutos.

Dr. Frédéric Badel, psiquiatra.

nexus

Sabiduría 1

1 Amen la justicia, ustedes, los que gobiernan la tierra, piensen rectamente acerca del Señor y búsquenlo con sencillez de corazón.

2 Porque él se deja encontrar por los que no lo tientan, y se manifiesta a los que no desconfían de él.

3 Los pensamientos tortuosos apartan de Dios, y el Poder puesto a prueba, confunde a los insensatos.

4 La Sabiduría no entra en un alma que hace el mal ni habita en un cuerpo sometido al pecado.

5 Porque el santo espíritu, el educador, huye de la falsedad, se aparta de los razonamientos insensatos, y se siente rechazado cuando sobreviene la injusticia.

6 La Sabiduría es un espíritu amigo de los hombres, pero no dejará sin castigo las palabras del blasfemo, porque Dios es el testigo de sus sentimientos, el observador veraz de su corazón, y escucha todo lo que dice su lengua.

7 Porque el espíritu del Señor llena la tierra, y él, que mantiene unidas todas las cosas, sabe todo lo que se dice.

8 Por eso no podrá ocultarse el que habla perversamente, la justicia acusadora no pasará de largo junto a él.

9 Los designios del impío serán examinados: el eco de sus palabras llegará hasta el Señor, como prueba acusadora de sus iniquidades.

10 Un oído celoso lo escucha todo, no se le escapa ni el más leve murmullo.

11 Cuídense, entonces, de las murmuraciones inútiles y preserven su lengua de la maledicencia; porque la palabra más secreta no se pronuncia en vano, y una boca mentirosa da muerte al alma.

12 No busquen la muerte viviendo extraviadamente, ni se atraigan la ruina con las obras de sus manos.

13 Porque Dios no ha hecho la muerte ni se complace en el perdición de los vivientes.

14 El ha creado todas las cosas para que subsistan; las criaturas del mundo son saludables, no hay en ellas ningún veneno mortal y la muerte no ejerce su dominio sobre la tierra.

15 Porque la justicia es inmortal.

16 Pero los impíos llaman a la muerte con gestos y palabras: teniéndola por amiga, se desviven por ella y han hecho con ella un pacto, porque son dignos de pertenecerle.

A %d blogueros les gusta esto: