El pasaporte de vacunación o el camino de la discriminación «correcta»

Como casi siempre, se nos ha vuelto a mentir sobre si tenemos o no libertad de elección para vacunarnos contra el Sars Cov-2. En Qatar se hace todo lo posible para que las personas que deciden no vacunarse sufran una exclusión que no dice su nombre. En Israel es peor: una ley obliga al gobierno a identificar a quienes han decidido no vacunarse. En otras palabras, las personas sanas que, por una u otra razón legítima, han rechazado una de las vacunas de Big Pharma serán catalogadas como terroristas. Y esto es sólo el principio.

En Gran Bretaña, las voces se alzan a favor del llamado «pasaporte de vacunas», y los legisladores actúan rápidamente hacia este objetivo. Las aplicaciones llamadas Anti-Covid, verdaderas herramientas para rastrear las relaciones e interacciones sociales de las personas, pueden contener un código de barras u otro marcador visual que evidencie una eventual vacunación. Esto no es el comienzo de una discriminación no anunciada. Es la discriminación.

Otros países, y no se trata de un puñado, están siguiendo el movimiento. Este último parece demasiado sincronizado como para no ser el resultado de una campaña centralizada y coordinada. A nivel supraestatal, esto implica tanto una influencia estratégica como geopolítica. Y ahí radica una de las principales cuestiones en juego en esta guerra de vacunas cuyas líneas divisorias se alinean curiosamente con las líneas de enfrentamiento de la Guerra Fría 2.0 que enfrenta el imperio de un lado, y al tándem China-Rusia, por otro. Sin embargo, todos ellos juegan al juego y se esfuerzan por dar forma al mundo extraño que se avecina.

Un pequeño inconveniente, Las estadísticas nacionales relativas a las campañas de vacunación contra la gripe (olvidamos que ha desaparecido desde la operación Covid-19) o más bien este extraño vector que se le parece, son falsas y reflejan más una política de números (o de rendimiento porque también es una cuestión de mucho dinero) que cualquier voluntad de vacunar hasta el último de los bípedos apegados a sus smartphones. Pero espíritus de mala uva creen firmemente y están convencidos a seguirlos, la humanidad se dividirá en dos categorías distintas: los que se han vacunado y los que no se han vacunado. Estos últimos serán los nuevos parias del mundo venidero. O quizás la última oportunidad de la humanidad. Lo sabremos con el tiempo suficiente para convencernos de ello.

Conseguimos la especialización a través del trabajo. Estamos en proceso de distinguir por el tipo de sustancia biológica patentada y aprobada por las autoridades del organismo. Y posiblemente en el genoma. ¿Debemos aplaudir a esto? Desde luego que no. De alguna manera, si hemos conseguido amordazar, en el sentido literal poblaciones enteras, ¿por qué no vacunarlas con un medio de coacción apenas oculto? Esta es la fuerte tendencia que estamos observando.

El miedo es una poderosa herramienta de gestión y control social. Variantes de un virus, siempre habrá variantes. Gran potencial de inversión en el negocio del miedo. Es mucho mejor que una guerra interminable contra un enemigo ficticio.

Quieren imponernos mediante mentiras y artimañas algo que nunca habríamos aceptado hace poco tiempo. Lo habríamos aceptado de buen grado (algunos no tenemos nada que perder o tenemos la vida a cuestas, después de todo) si no existiera esta fuerte censura de todas las opiniones divergentes sobre el asunto que provienen de las élites y de los aparatos de propaganda del Estado llamado profundo.

Eso significa que tienen cosas que ocultar o reprocharse. Que debe de haber forzosamente una maquinación o conspiración. Creerlo  se puede castigar por una acusación de conspiración. Es así como nacen las conspiraciones por la conspiración. Lo que indica que todo esto es un mal presagio para el futuro, ya que la vacunación no pondrá fin a las políticas de confinamientos y a las restricciones que muchos gobiernos quieren mantener con fines ocultos y a menudo pragmáticos.

strategika51

Salmo 35

De David.

Combate, Señor, a los que me atacan,

pelea contra los que me hacen la guerra.

2 Toma el escudo y el broquel,

levántate y ven en mi ayuda;

3 empuña la lanza y la jabalina

para enfrentar a mis perseguidores;

dime: «Yo soy tu salvación».

4 Que sufran una derrota humillante

los que intentan quitarme la vida;

que vuelvan la espalda confundidos

los que traman mi perdición.

5 Que sean como la paja ante el viento,

mientras el Angel del Señor los arrastra;

6 que su camino sea oscuro y resbaladizo,

mientras el Angel del Señor los persigue.

7 Porque me tendieron sus redes sin motivo

y me cavaron una fosa mortal:

8 ¡que los sorprenda un desastre imprevisto;

que sean atrapados por sus propias redes,

y caigan en la fosa que ellos mismos cavaron!

9 Pero yo me alegraré en el Señor,

me regocijaré por su victoria;

10 todo mi ser proclamará:

«Señor, no hay nadie igual a ti;

tú libras al débil de las manos del más fuerte,

y al pobre, de aquel que lo despoja».

11 Se presentan contra mí testigos falsos;

me piden cuenta de cosas que ignoro;

12 me devuelven mal por bien,

dejando mi alma desolada.

13 Yo, en cambio, cuando ellos estaban enfermos,

me cubría con ropas de penitente,

afligía mi alma con ayunos

y oraba con la cabeza inclinada.

14 Ellos eran para mí como un amigo o un hermano,

y yo andaba triste y abatido,

como quien llora la muerte de su madre.

15 Pero cuando tropecé ellos se alegraron,

se juntaron todos contra mí

y me golpearon sorpresivamente;

me desgarraban sin cesar,

16 se burlaban de mí con crueldad

y rechinaban contra mí sus dientes.

17 Señor, ¿cuánto tiempo vas a tolerarlo?

Líbrame de los animales rugientes,

salva mi vida de los leones;

18 y te daré gracias en la gran asamblea,

te alabaré en medio de una multitud.

19 ¡Que no canten victoria mis enemigos traicioneros,

ni se guiñen el ojo los que me odian sin motivo!

20 Ellos no hablan de paz,

sino que atacan a los oprimidos de la tierra;

traman planes engañosos

21 y se ríen de mí a carcajadas, diciendo:

«Lo hemos visto con nuestros propios ojos».

22 Tú también lo has visto, Señor, no te calles;

no te quedes lejos de mí, Señor;

23 ¡despiértate, levántate, Dios mío,

Señor mío, defiende mi causa!

24 Júzgame según tu justicia, Señor;

Dios mío, que no canten victoria sobre mí;

25 que no piensen: «Se cumplió nuestro deseo»,

ni digan: «Lo hemos devorado».

26 Que sufran una derrota humillante

los que se alegran de mi desgracia;

que se cubran de confusión y de vergüenza

los que se envalentonan contra mí.

27 Canten, en cambio, y alégrense,

los que desean mi triunfo;

los que desean mi felicidad,

repitan siempre: «¡Qué grande es el Señor

que en la paz de su siervo se complace!».

28 Entonces mi lengua pregonará tu justicia,

y cada día proclamaré tu alabanza

A %d blogueros les gusta esto: