La dictadura sanitaria no se detendrá porque una crisis que se instala en el tiempo no es una crisis, es un sistema

Desde el principio, se ha puesto en marcha toda una ingeniería social con todos los actores interesados en la cosa. Con el poder de la apisonadora de los grandes medios de comunicación a las órdenes.

Por Michel Lebon

Vuelta al pasado, fue hace apenas un año:

La prohibición de desplazamiento en Francia, vulgarizada en los medios de comunicación en neolengua como “confinamiento”, se pone en marcha por primera vez a partir del 17 de marzo de 2020 a las 12:00 horas durante tres semanas… luego se renueva… hasta el 11 de mayo, los 55 días de Pekín.

Un test para medir la sumisión de la población a estas medidas liberticidas y su grado de aceptación.

¡Es un éxito!

Desde entonces, esta prohibición será constantemente renovada, parcial o totalmente, hasta el toque de queda militar.

Mediante el decreto del 29 de octubre de 2020, un sistema difícil de comprender, el gobierno expone no menos que 47 artículos que encuadran el conjunto de estas restricciones supuestamente sanitarias. Retendremos simbólicamente el cierre puro y simple de los restaurantes.

Noviembre… Diciembre… Enero… Febrero… Marzo…

Mientras funcione, seguimos.

Desde el principio, se ha puesto en marcha toda una ingeniería social con todos los actores interesados en la cosa. Con el poder de la apisonadora de los grandes medios de comunicación a las órdenes. Con los estímulos ofrecidos por los laboratorios de vacunas, los fabricantes de subproductos, máscaras y otros artilugios sanitarios. Y todos los comités sin ninguna eficacia, las agencias sanitarias independientes, los expertos cómplices que les sirven la sopa y las miríadas de políticos a las órdenes que aprueban las leyes, demasiado felices de poder sofocar cualquier atisbo de manifestación masiva de los Chalecos Amarillos y otros galos refractarios. A los que llamamos conspiranoicos.

Miles de funcionarios, organismos salud, redactores, juristas, abogados, están implicados y producen textos, medidas, protocolos en una complejidad de la que no hay salida. No hicieron todo esto para nada.

Una crisis que se instala en el tiempo no es una crisis, es un sistema

Todas las instituciones públicas comunican sin limitación sobre   cómo integrar la crisis sanitaria en la duración. Por supuesto, la región de Provenza Alpes Costa Azul no se queda atrás. Extracto de un comunicado de prensa del Presidente de la Región, Renaud Muselier:

Estas medidas retoman las que son anunciadas en el sitio web de la Región.

Allí puedes puedes encontrar de todo y cualquier cosa, hasta lo absurdo: el abono bocanada de aire, la entrada solidaria para ir al espectáculo (cerrado), ¡la fiesta de  las terrazas! ¡Pasando por El millón  ¡El millón! como la Lotería. Mayo, junio, julio de 2021… ¡no se trata de volver a la normalidad!

El dinero fluye para instalarse duraderamente en la crisis sanitaria

Imagína los innumerables servicios, los innumerables funcionarios, los innumerables cargos electos, los subcontratistas que se han movilizado, pagados con tus impuestos para idear todas estas sandeces. ¿Y crees que han hecho todo esto para que todo vuelva a la normalidad mañana? Son demasiadas las personas que tienen intereses creados en esta situación de crisis: desde los multimillonarios accionistas de Big Pharma hasta todas esas decenas de miles de cargos electos y funcionarios a nivel territorial y nacional, por supuesto.

Todo está en su sitio

¡Esperemos que dure! Empezamos a oír aquí y allá que el final de la crisis no llegará antes del horizonte(*) 2022. Bueno, ¡vamos a ver!

Michel Lebon

(*) Siendo el horizonte una línea que retrocede a medida que se avanza.

nice-provence

Salmo 56

De David

2 Ten piedad de mí, Señor, porque me asedian,

todo el día me combaten y me oprimen:

3 mis enemigos me asedian sin cesar,

son muchos los que combaten contra mí.

4 Cuando me asalta el temor,

yo pongo mi confianza en ti, Dios Altísimo;

5 confío en Dios y alabo su Palabra,

confío en él y ya no temo:

¿qué puede hacerme un simple mortal?

6 Me afligen constantemente con sus palabras,

sólo piensan en hacerme daño;

7 conspiran, se esconden y siguen mis rastros,

esperando la ocasión de quitarme la vida.

8 ¿Podrán librarse a pesar de su maldad?

¡Derriba a esa gente, Dios mío, con tu enojo!

9 Tú has anotado los pasos de mi destierro;

recoge mis lágrimas en tu odre:

¿acaso no está todo registrado en tu Libro?

10 Mis enemigos retrocederán cuando te invoque.

Yo sé muy bien que Dios está de mi parte;

11 confío en Dios y alabo su palabra;

12 confío en él y ya no temo:

¿qué pueden hacerme los hombres?

13 Debo cumplir, Dios mío, los votos que te hice:

te ofreceré sacrificios de alabanza,

14 porque tú libraste mi vida de la muerte

y mis pies de la caída,

para que camine delante de Dios

en la luz de la vida.

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: