Imperdible entrevista a Carlo Maria Viganó: “Que esta Pascua nos impulse a volver a Dios”

Habrá visto, Excelencia, que se ha vuelto a plantear la cuestión de “quién es Papa y quién no”. 

Querido Ejército Remanente, pasamos a transcribir esta valiosísima entrevista hecha ayer a Monseñor Viganó por Aldo Maria Valli. Que sea luz y consuelo para estos tiempos de división, apostasía, error y confusión.

Excelencia, a través de sus reiteradas intervenciones y la actividad de algunos blogs estamos denunciando en todos los sentidos la apostasía que se está extendiendo en la Iglesia, así como la tiranía impuesta por la ideología del Nuevo Orden Mundial, a la que se presenta la Jerarquía de la Iglesia en todo sumisa.

Con respecto a estos temas, existe una división cada vez más acentuada dentro de las propias familias y también entre amigos. Sobre el juicio respecto a los acontecimientos del mundo y de la Iglesia estamos divididos de manera radical, con una polarización que no parece admitir ninguna forma de entendimiento mutuo. Es como si emergieran dos culturas, dos antropologías e incluso dos religiones diferentes. Entonces, ¿cómo comportarse, en esta situación, salvaguardando el amor a la verdad?

Tiene razón: la instauración del Nuevo Orden, que se inició con el pretexto de la llamada pandemia, hace perceptible a muchos la pérdida de la serenidad y la paz interior; nos hace percibir un mal que nos abruma y frente al cual nos sentimos impotentes; agudiza las divisiones y disputas entre miembros de la familia, parientes y amigos. Muy a menudo nos entristece ver cómo la mentira logra convencer a personas cercanas a nosotros que también creíamos maduras y capaces de discernir el bien del mal. Nos parece increíble que nuestros amigos se hayan dejado engañar, de hecho casi diría hipnotizados por los golpes de los grandes medios.: los médicos que considerábamos concienzudos parecen haber anulado sus conocimientos científicos al abdicar de la racionalidad en nombre de una suerte de superstición loca; conocidos que hasta ayer condenaron los horrores del nazismo y el comunismo no se dan cuenta de cuánto los horrores de esas dictaduras se vuelven a proponer de una forma aún más inhumana y despiadada, replicando a gran escala los experimentos de los campos de concentración y la violación de la naturaleza natural y derechos sobre la población mundial. No entendemos que nuestro párroco nos hable de Covid como si fuera una plaga, que el alcalde se comporte como un jerarca, que el vecino llame a los Carabinieri porque una familia organiza un asado en la terraza. Los ancianos que lucharon valientemente y arriesgaron sus vidas están literalmente aterrorizados por una gripe tratable. Los padres de familia de sólidos principios morales toleran que sus hijos sean adoctrinados en el vicio y la perversión, como si lo que les ha sido transmitido y en lo que han creído ya no tuviera ningún valor. Hablando de amor a la patria, defensa de las fronteras nacionales, la soberanía nacional se considera fascista. Y nos preguntamos: ¿dónde está la Italia que amamos? ¿Dónde está la Iglesia que nos ha instruido en la Fe y nos ha hecho crecer en la Gracia de Dios? ¿Era posible que todo se cancelara en unos años? 

Es evidente que lo que está sucediendo está planificado desde hace décadas, tanto en el ámbito civil como en el religioso. Y muchos, muchísimos han sido engañados, primero convenciéndolos de otorgar derechos a quienes no compartían ni nuestra Fe ni nuestros valores; luego haciéndolos sentir casi culpables por ser católicos, por sus ideas, por su pasado. Hoy hemos llegado al punto de ser apenas tolerados como retrógrados y fanáticos, mientras hay quienes quisieran convertir en crimen lo que durante milenios ha constituido la base de la vida civil y declaran no solo lícito, sino obligatorio todo comportamiento contra Dios, contra la naturaleza, contra nuestra identidad.

Frente a esta conmoción que involucra a toda la sociedad, la división que surge entre hijos de la luz e hijos de las tinieblas aparece cada vez más clara: es una gracia que nos concede Dios para hacer una elección valiente de campo. Recordemos las palabras de Nuestro Señor: « No creáis que he venido a traer la paz a la tierra; No vine a traer la paz, sino una espada»(Mt 10, 34). El pacifismo del que hemos estado escuchando durante décadas solo sirve para desarmar a los buenos y liberar a los malvados para que cometan sus actos injustos. Por tanto, si sirve para abrirnos los ojos, también son bienvenidas la división y polarización entre los que pertenecen a la Ciudad de Dios y los que sirven al príncipe de este mundo. El amor a la verdad implica necesariamente el odio a la mentira, y sería tonto e ilusorio creer que se puede servir a dos amos. Si hoy se nos pide que escojamos entre el Reino de Cristo y la tiranía del Nuevo Orden Mundial, no podemos evitar esta elección y debemos llevarla a cabo de forma consecuente, pidiendo al Señor la fuerza para dar testimonio de Él hasta el martirio . Quien nos diga que el Evangelio se puede reconciliar con el anti-evangelio de la globalización miente, como mienten quienes nos proponen un mundo sin guerras en el que todas las religiones puedan convivir en paz. No hay paz excepto en el Reino de Cristo: pax Christi en Regno Christi. Por supuesto, para llevar a cabo con éxito nuestro combate deberíamos poder contar con generales y comandantes que nos guíen: si casi todos preferían la deserción y la traición, todavía podemos contar con un Líder invencible, la Santísima Virgen, que invoca Su protección a Sus hijos y sobre toda la Iglesia. Bajo Su poderosa guía no debemos temer nada, porque es Ella quien aplastará la cabeza de la serpiente antigua, restaurando ese orden que el orgullo de Satanás ha roto.

Hablemos de la liturgia y la Santa Misa. No todos los fieles católicos, por muy bien intencionados que sean, tienen la oportunidad de participar en las Misas Vetus Ordo y deben “estar satisfechos” con las que se celebran en sus parroquias, a menudo marcadas por rudezas litúrgicas si no por abusos descarados. En estas Misas, se recibe la Comunión en la mano, estando de pie, se recita el Padrenuestro según la nueva fórmula, se nos invita a intercambiar “la mirada de la paz”, se escuchan sermones en línea con el bergoglismo (solo por tocar algunos aspectos). Al final, sales de la Misa sintiéndote triste, por decirlo suavemente, en lugar de calmado y reconciliado con Dios y tus hermanos. ¿Entonces? ¿Cómo hacer?

Primero debemos preguntarnos cómo es posible que el acto supremo de culto, instituido por Nuestro Señor para perpetuar las gracias infinitas del Sacrificio del Calvario de manera incruenta sobre nuestros altares, se convierta en un obstáculo para la santificación de los fieles más que en un ocasión para el progreso espiritual y la paz interior. En otras ocasiones, la Misa ofrecía una visión del cielo en medio de las pruebas y el caos del mundo; hoy parece que el clamor del mundo es un elemento indispensable para desterrar el silencio, la adoración orante, el sentido de lo sagrado y de la presencia de Dios. Pero si en el orden natural es nuestro deber nutrir el cuerpo con alimentos saludables y evitar a los envenenados o adulterados, más aún en el orden sobrenatural es nuestro deber alimentar nuestras almas con alimentos saludables,

Obviamente comprendo la dificultad de los fieles para asistir a iglesias donde no se celebra la Santa Misa tradicional; pero creo que el Señor también sabe apreciar la buena voluntad de quienes son conscientes de la importancia que tiene el Santo Sacrificio para nuestra alma, especialmente en momentos de gran crisis como los que estamos atravesando, y por eso saben hacer un pequeño esfuerzo, al menos el domingo, para santificar dignamente el día del Señor. Ha habido momentos y lugares donde los católicos fueron perseguidos y asistir a misa era difícil y peligroso, sin embargo los fieles lograron reunirse clandestinamente en los bosques, sótanos o áticos para honrar a Dios y alimentarse del Pan de Ángeles: tenemos el deber de ser dignos de estos hermanos nuestros en la Fe, sin excusas ni pretextos. Por otro lado, Summorum Pontificum reconoce el derecho de los fieles -un derecho, no un privilegio- a tener la Misa tradicional y si esto no ocurre en todas partes es en gran parte porque los fieles no saben imponerse. No se trata de esteticismo, de amor por el canto latino o gregoriano o una forma de nostalgia por el propio pasado; aquí se cuestiona el corazón de la vida de la Iglesia, el alma de la vida sobrenatural de los católicos, el bien del mundo.

Entiendo que muchos fieles se encuentran en una situación difícil, al menos desde el punto de vista humano, cuando tienen que decidir si abandonar la vida de la parroquia para buscar en otra parte, a veces a kilómetros de distancia, una misa tradicional. Los fieles tienen el grave deber moral de buscar al menos una Misa celebrada con decoro y respeto por un sacerdote piadoso que administre la Comunión en la boca.

La pandemia ha dado el pretexto para imponer ilegalmente limitaciones a las funciones litúrgicas: no nos hagamos responsables de estos abusos con nuestro silencio y nuestra resignación para dejarnos imponer misas indecorosas o sacrílegas. Dios también se siente ofendido por la indolencia y la indiferencia con que le devolvemos su amor. Una indolencia cada vez más perceptible en los fieles que incluso se dejan vacunar en la iglesia el Sábado Santo, sustituyendo la meditación del Novissimi por el infundado miedo a la muerte física. Ante estas manifestaciones de esclavitud del Clero y la Jerarquía a los dictados de una autoridad corrupta y corruptora, levantar la voz en voz alta representa no solo un deber moral. pero también un freno a los excesos de tantos eclesiásticos que han olvidado el sentido de su sacerdocio y el alma de su vocación. Deben considerar seriamente cuán seria es la cooperación en la narrativa de Covid, especialmente cuando la superstición pseudocientífica se convierte en la única forma posible de fe, apropiándose de la simbología, el vocabulario y la ritualidad de una religión. Cualquiera que tenga oídos para oír, oiga.

Por tanto, pedimos a nuestros sacerdotes que celebren la Santa Misa como si fuera la primera y la última de sus vidas, que acaben con estos ritos mundanos y nos devuelvan un tesoro que guardan obstinadamente escondido. No olvidemos dar ayuda material y espiritual a los sacerdotes que celebran con valentía y coherencia la liturgia tradicional, recordándonos que algún día serán ellos quienes reconstruyan el tejido que restaurará la sociedad cristiana. Y si realmente no podemos asistir al Santo Sacrificio con regularidad en el rito que nos transmitieron los Apóstoles, manténgase alejado de los que profanan el Santísimo Sacramento y usan el púlpito para corromper la fe y la moral. Sin embargo, quisiera reiterar, por deber de conciencia, que donde sea posible, asistir a la Misa Tridentina sin serios inconvenientes.

Habrá visto, Excelencia, que se ha vuelto a plantear la cuestión de “quién es Papa y quién no”. Algunos dicen: dado que Bergoglio fue elegido sobre la base de las maniobras de la mafia de San Gallo y quizás con irregularidades durante el Cónclave, no es Papa. Y, en cambio, seguiría siendo Ratzinger, que habría renunciado al trono no libremente, sino porque se vio obligado por fuertes presiones, y habría escrito deliberadamente incorrectamente el texto latino de la renuncia para invalidarla. Fantasía? ¿O hay algún elemento a tener en cuenta seriamente?

Múltiples causas -fuertes e indebidas presiones tanto externas a la Iglesia como por parte de eminentes miembros de la Jerarquía, así como la naturaleza personal de Joseph Ratzinger- habrían inducido a Benedicto XVI a formular una declaración de renuncia de forma completamente irracional, abandonando la Iglesia en un estado de severa incertidumbre y confusión; Las maquinaciones de un grupo de conspiradores progresistas habrían indicado a Bergoglio como el candidato entonces elegido durante un cónclave marcado por infracciones de la Constitución Apostólica Universi Dominici Gregisque que rige la elección del Romano Pontífice: estos elementos serían tales que anularían la abdicación de Ratzinger, el Cónclave de 2013 y la elección del sucesor. Sin embargo, aunque generalizados e innegables, estos elementos necesitan una confirmación y sobre todo una declaración de la autoridad suprema de la Iglesia. Cualquier pronunciamiento hecho por alguien que no tiene la autoridad para hacerlo sería imprudente. (N. del T: La autoridad la tiene el Señor, que en el Libro de la Verdad nos lo manifiesta sin ningún género de dudas. Que Bergoglio es el Falso Profeta, usurpando la Silla de Pedro, y Benedicto XVI sigue siendo el Papa hasta su muerte). También creo que, en la actualidad, la disputa sobre quién es el Papa reinante sólo sirve para debilitar la parte sana ya fragmentada del cuerpo eclesial, sembrando la división entre los buenos.

Oramos con confianza al Señor para que haga surgir la verdad y nos muestre el camino a seguir. Por ahora, fortalecidos por la virtud de la prudencia que ordena los medios para el fin último, permanezcamos fieles y guardemos celosamente lo que la Iglesia siempre ha creído: quod semper, quod ubique, quod ab omnibus creditum est.

En esta fase que, en muchos aspectos, es tan complicada y confusa, ¿cuál es su oración? ¿Le gustaría sugerirnos cómo volvernos a nuestro Señor?

Lo que está sucediendo hoy se debe a los pecados públicos de las naciones, los pecados de las personas y, por terrible que parezca, los pecados de los eclesiásticos. No podemos intervenir por los pecados de las naciones ni por los de la Jerarquía, pero podemos comenzar con humildad y con un espíritu de verdadera conversión para corregirnos de nuestros pecados, nuestras infidelidades, nuestra tibieza. Así, mientras los nuevos fariseos se deleitan en el aprecio del mundo, además de orar por su conversión, debemos implorar la misericordia del Señor para nosotros con las palabras del Evangelio: “Oh Dios, ten piedad de mí, pecador” (Lc 18, 13). La sociedad, e incluso antes que la Iglesia, se beneficiará enormemente de nuestra fidelidad y de nuestro andar, con la Gracia de Dios y la protección del Santísimo el camino de santidad que está preparado para nosotros. No nos privemos del recurso confiado a Aquella que Nuestro Señor nos dio como Madre en la Cruz, y que como tal no nos negará su ayuda en las pruebas.

Nos acercamos a la Pascua: a pesar de todo, el Señor resucita. Queremos encontrar motivos para la esperanza. Empresa difícil, pero ¿podemos intentarlo?

No solo podemos intentar: debemos tener fe y también ejercer la virtud de la Esperanza, según la cual sabemos que el Señor nos concede las gracias necesarias para evitar el pecado, hacer el bien y merecer la eterna bienaventuranza del Cielo. No olvidemos que somos peregrinos en el hac lacrimarum valle , y que nuestra patria es la Jerusalén celestial, junto con los ángeles y los santos, en la gloria de la Santísima Trinidad. Surrexit Dominus vere, proclama la liturgia pascual: Ha resucitado de una vez por todas, venciendo a Satanás y arrebatándole ese pacto que Adán había firmado con el pecado original. Las pruebas actuales, el miedo a ser abandonados y solos frente a un alineamiento muy poderoso que parece aplastarnos y vencernos, no deben asustarnos, sino empujarnos a renovar nuestra confianza en Aquel que dijo de sí mismo: ” Les he dicho estas cosas. para que tengáis paz en Mí. En el mundo tendréis tribulación; pero anímo yo he vencido al mundo ”(Jn 16, 33).

Que esta Santa Pascua nos impulse a volver a Dios, ofreciendo pruebas y tribulaciones con espíritu de expiación y reparación por la conversión de los pecadores, para que, después de haber compartido también nosotros la amarga copa de Getsemaní, podamos hacernos dignos de la gloria. de la Resurrección.

comisariada por Aldo Maria Valli

Traducido por Ejército Remanente 🏹

Mi Iglesia remanente, los Dos Testigos, mencionados en el Libro del Apocalipsis

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

15 de abril de 2012

Mi queridísima bienamada hija, sé que algunos de estos mensajes no tienen sentido para tí, pero debes confiar en Mí y saber que Yo debo revelar los contenidos del Libro del Apocalipsis, para que las almas sepan qué esperar en estos tiempos.

Aquellos con una fe pequeña pero que aceptan Mi Palabra, dada a vosotros por esta profeta, sabed que vuestra humildad y deseo, nacido de puro amor por Mí, os ha traído más cerca de Mi Sagrado Corazón.

Vosotros sois Mi Iglesia Remanente. Vosotros sois la Iglesia, referida en el Libro del Apocalipsis.

Vosotros sois el producto de la mujer que dió a luz a un varón y que fue arrojada al desierto, en donde estaréis aislados, aunque unidos como úno solo, para proclamar Mi Santa Palabra y predicar los verdaderos Evangelios.

La mujer da a luz a Mi verdadera Iglesia, Mi rebaño leal, que no será engañado por el Falso Profeta.

Vosotros, Mi Iglesia, serán arrojados a un lado dentro del desierto, durante 1,260 días, en donde os refugiaréis, pero con el Don del Espíritu Santo, seréis alimentados con los frutos de Mi amor.

Serán los miembros leales de Mis Iglesias Cristianas, incluyendo a Mis siervos consagrados  y a aquellos de Mis seguidores que rechacen al Falso Profeta, quienes tendrán que mantener Mi Iglesia junta.

Vosotros tendréis que honrarme en secreto, porque la Misa cambiará más allá del reconocimiento bajo el gobierno del Falso Profeta.

Vosotros sóis Mis verdaderos seguidores y todas las gracias del Cielo están siendo derramadas sobre vuestras preciosas almas.

Cómo os amo hijos y cómo aliviáis Mi sufrimiento. Pero cuánto dolor hay en Mi corazón a causa de  aquellos de Mis seguidores que rehusarán escucharme.

Ellos serán atraídos en una red, por el Falso Profeta, dentro de las tinieblas y Yo no los puedo salvar.

Por su propia voluntad, ellos Me abofetearán en la cara.

Mi Iglesia Remanente necesitará difundir la Palabra a Mis otros hijos, incluyendo a aquellos que no me conocen de nada.

Vosotros, Mi Iglesia Remanente, necesitaréis proclamar Mis profecías y Mi Santa Palabra a aquellos, que no son Cristianos o que no conocen los Diez Mandamientos.

Vuestra labor será asegurar que la Santa Biblia sea leída y entendida.

Dependerá de vosotros informar al mundo del sentido completo de los sellos contenidos en el Libro del Apocalipsis, el cual Yo revelaré a María Divina Misericordia.

Los Dos Testigos en el Libro del Apocalipsis:

Vosotros, Mis seguidores, sois uno de los Dos Testigos referidos en el Libro del Apocalipsis y quienes estaréis protegidos desde los Cielos.

Mi Palabra, dada a vosotros, Mi Iglesia Remanente, puede ser desechada como un cadáver, pero Mi Palabra nunca morirá.

Los Judíos serán el segundo de los Dos Testigos.

Las dos lámparas son Mis Iglesias Cristianas, la tradicional y verdadera Iglesia y aquellos seguidores Míos, que serán desechados por el Falso Profeta.

Los dos Árboles de Olivo, son el Antiguo Jerusalén Israel y el Nuevo Israel.

Ellos, los judíos, sabrán por fin que Yo soy el Mesías, y su prédica de la Verdad será también desechada y expulsada por el Falso Profeta y el Anticristo, para pudrirse como un cadáver. De nuevo, ésta raza elegida no morirá.

Ambos se sentirán derrotados, pero esto no será así porque formaréis, junto con otras religiones, la única Iglesia verdadera – la Nueva Jerusalén – la cual se levantará de las Cenizas.

Vosotros sobreviviréis la terrible y malvada monarquía, que surgirá bajo el dual liderazgo del Falso Profeta y el Anticristo, ambos, los cuales serán arrojados al lago de fuego, que es el Infierno.

Esta persecución no tardará mucho y a vosotros se os será dada una gran fortaleza y protección.

Os será dada ayuda y muchos líderes surgirán de entre vosotros, para guiaros a través de este período.

Muchos de vosotros llegaréis a ser santos en Mi Nuevo Paraíso y, habiendo ayudado a edificar Mi Iglesia Remanente en la Tierra, reinaréis Conmigo en el Nuevo Cielo y Tierra, que emergerá a Mi Segunda Venida.

Aquellos de vosotros que no estáis Conmigo, se os dará un corto plazo de tiempo para elegir.

Vosotros estaréis, o del lado del Falso Profeta y contra Mí, o de Mi lado.

Elejid lo primero y vuestra alma será robada por el engañador. Severo como suena, esta es la verdad.

La prueba de Mi Presencia será dada a todos los hijos de Dios durante el Aviso.

Rezad para que aceptéis la Verdad de que Soy Yo, vuestro bienamado Jesús, el que os llama desde el Cielo, a fin de abriros los ojos para que podáis ver y para que podáis oir, y así de esta manera escuchéis antes de que sea demasiado tarde.

Vuestro bienamado Jesus

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a2012-abr-15-mi-iglesia-remanente-los-dos-testigos-mencionados-en-el-libro-del-apocalipsis/

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: