Te niegas a vacunarte, pero ¿estás dispuesto a ser un marginado?

Los medios de comunicación no tienen derecho a requisar las ondas y controlar lo que la gente oye y ve. Tampoco tienen derecho a excluir deliberadamente a los profesionales de la salud y a otros expertos cuyas opiniones son contrarias al discurso oficial.

Supongamos por un momento que la campaña de vacunación la llevan a cabo personas que desean sinceramente acabar con la crisis actual y devolver al país a la “normalidad”. Supongamos también que creen que la vacunación masiva es la mejor manera de lograr este objetivo porque evita la propagación del virus y, por tanto, reduce el número de muertes. ¿Es esta justificación suficiente para silenciar a los críticos de la vacunación y llevar a cabo una operación de lavado de cerebro a nivel nacional para controlar la opinión pública?

No, eso no debería ser el caso. La gente necesita escuchar las dos caras de la historia; de hecho, es la única manera de que puedan tomar una decisión informada sobre cómo quieren proceder. Los medios de comunicación no tienen derecho a requisar las ondas y controlar lo que la gente oye y ve. Tampoco tienen derecho a excluir deliberadamente a los profesionales de la salud y a otros expertos cuyas opiniones son contrarias al discurso oficial. La única manera de que la gente pueda dar su consentimiento informado a la vacunación es que sea capaz de sopesar los riesgos y los beneficios por sí misma. Pero esto sólo es posible si tienen acceso a muchas y diversas fuentes de información, que, en la actualidad, no tienen. Cada vez más, el único mensaje que escucha la mayoría de la gente es el que proporciona el gobierno en colaboración con los jefes de la industria y otras élites. Tradicionalmente, este tipo de medios de comunicación estatales se denominan “propaganda”, un término que ciertamente se aplica aquí.

No hace falta ser un genio para darse cuenta de cómo ha afectado esto al debate sobre las vacunas, sobre todo porque no hubo ninguno. Los escépticos son tachados como locos miembros de una banda anti-vaxx, mientras que un nuevo tipo de vacunas, aún en fase experimental, es alabado como un “medicamento milagroso”. Al mismo tiempo, el gobierno -que se ha alineado con la industria cuando se supone debe reglamentar- está haciendo todo lo posible para presionar a la gente para que se vacune. Estamos asistiendo al “lanzamiento de productos” más extravagante de la Avenida Madison en los 245 años de historia de Estados Unidos, y nos llega a toda velocidad desde todos los frentes. Es casi imposible encender la televisión o la radio sin verse abrumado por un anuncio emocional tras otro, todos promoviendo la vacunación. ¿Cómo respeta esto el derecho del individuo a tomar su propia decisión con conocimiento de causa, libre de coacción gubernamental?


En nada. Se trata de un adoctrinamiento flagrante y, sin embargo, nadie habla de ello. Es impactante. ¿Te has dado cuenta de cómo se ha impedido a los críticos de las vacunas de ARNm expresar sus opiniones en los medios de comunicación? ¿Te has dado cuenta de cómo los médicos, científicos, virólogos, epidemiólogos y expertos en salud pública han sido bloqueados para que no aparezcan en los canales de noticias por cable o excluidos de los principales periódicos del país? ¿Te has dado cuenta de cómo estos críticos han sido atacados en las redes sociales, censurados en Facebook y eliminados de Twitter? ¿Te has dado cuenta de los esfuerzos de los medios de comunicación por eliminar cualquier desafío a la “narrativa oficial” y por denunciar, ridiculizar o poner en la lista negra a cualquiera que se atreva a ofrecer una opinión contradictoria?

¿Por qué? ¿Por qué los medios de comunicación impiden que estos expertos expresen sus reservas directamente al pueblo estadounidense?

Es obvio, ¿no? Es porque la gente que dirige esta campaña no quiere nada que se desvíe de la “narrativa oficial”. No quieren que la gente piense por sí misma, no quieren que la gente busque sitios web alternativos que cuestionen la nueva doctrina dominante sobre las vacunas, no quieren que la gente lea los detalles de los ensayos, las revistas médicas o los trabajos de investigación. No quieren que usted cuestione sus motivos, ni que sopese los riesgos y beneficios de la vacunación.

No quieren que te des cuenta de que su vacuna nunca ha sido sometida a pruebas a largo plazo ni ha cumplido con las normas normales de seguridad del producto. No quieren que consideres el hecho de que el ARNm es una tecnología relativamente nueva con un pasado accidentado que incluye algunos ensayos con animales muy inquietantes en los que todos los animales murieron. No quieren que pienses en ello. Quieren que te calles, que te pongas en la cola, que apagues el cerebro y que te arremangues. Y se censura a quien no esté de acuerdo con ese sentimiento.

¿Estoy siendo injusto?

No es mi intención. Y, lo creas o no, mi intención no es criticar las vacunas en sí, sino la forma en que nos las hacen tragar. Me opongo firmemente a ella porque viola el derecho de las personas al consentimiento informado. Un bombardeo de relaciones públicas a nivel nacional que glorifica implacablemente las vacunas mientras excluye deliberadamente cualquier crítica de profesionales respetados, no respeta los derechos de las personas. Es un lavado de cerebro, puro y duro.

¿Y por qué el gobierno ha contratado a psicólogos del comportamiento para promover esta campaña de vacunación? Por qué han elaborado una estrategia diseñada para “cambiar las creencias y los sentimientos de la gente sobre la vacunación”, para informar “a la gente sobre los beneficios prosociales de la vacunación” y para “intervenir directamente en el comportamiento”, lo que significa que te dan una cita y te dicen que te vacunarán al final de la sesión. Los psicólogos llaman a esto una “presunta recomendación” que eliminan el elemento de elección personal al crear un escenario en el que vacunarse es un hecho consumado. ¿Cómo es que esto no es coerción?

Esto es coerción, coerción subconsciente. El médico obliga al paciente a vacunarse haciendo ver que es un procedimiento estándar. Esto presiona al paciente para que siga el camino de menor resistencia, el de la conformidad. Es una táctica inteligente, pero también es una manipulación de manera transparente.

Los psicólogos del comportamiento que han contribuido a configurar la política gubernamental creen que hay que centrarse en la “seguridad y eficacia” de las vacunas. Esta es la piedra angular para conseguir el apoyo de los ciudadanos. Al mismo tiempo, no muestran ningún interés en aportar pruebas que respalden sus afirmaciones, lo que sugiere que “seguro y eficaz” no es más que un eslogan sin sentido invocado para engañar a las ovejas para que se vacunen.

Es posible que también hayas oído el término “indecisión a vacunarse” para describir a las personas que han decidido no vacunarse. Este apodo tiene la clara intención de denigrar a los escépticos de las vacunas sugiriendo que padecen una enfermedad mental, como la esquizofrenia paranoide. Es una forma eficaz de desacreditar a los enemigos, pero también muestra la evidente debilidad de la posición pro-vacuna. Si los defensores de las vacunas tuvieran algo concreto que ofrecer, se basarían en hechos y datos en lugar de ataques ad hominen (a la persona). En este caso, los hechos no apoyan su posición. Porque la ” indecisión a vacunarse ” no es un defecto de carácter ni un trastorno mental, es un signo de alguien que ha asumido la responsabilidad de su propia salud y bienestar. Hágase esta pregunta: ¿Por qué una persona normal y racional estaría dispuesta a que le inyectaran un cóctel experimental en el torrente sanguíneo, arriesgándose a sufrir todo tipo de dolencias a largo plazo o a morir? ¿Es esta la elección que haría una persona normal?


Por lo que sé, los psicólogos del comportamiento están desempeñando un papel clave en esta campaña de vacunación masiva. Según un informe publicado por los Institutos Nacionales de Salud, parece que se ha formado un equipo de respuesta rápida para atacar las opiniones de las personas que cuestionan la “narrativa oficial.” Consulte este pasaje del informe titulado “Vaccination COVID-19: Communication: Applying Behavioral and Social Sciences to Address Vaccine Hesitancy and Promote Vaccine Confidence”:

Contrarrestar el impacto de la desinformación relativa al COVID-19…

La difusión de falsas informaciones sanitarias relativas a la salud pública era un problema importante mucho antes de la pandemia de COVID-19. Durante la última década, el discurso en línea sobre las vacunas y en los medios de comunicación ha estado marcado por la desinformación. Los grupos antivacunas han explotado las divisiones políticas y sociales para disminuir la confianza en las vacunas, han promovido falsas narrativas que cuestionan la seguridad y la eficacia de las vacunas, han difundido falsas afirmaciones sobre acontecimientos adversos y han restado importancia a los riesgos de la enfermedad contra la que protegen las vacunas.

Los esfuerzos de comunicación sobre las vacunas COVID-19 no pueden ignorar la desinformación y deben tomar medidas, basadas en la investigación sobre el comportamiento y  la comunicación, para identificar y responder a los rumores emergentes de una manera fundada en las ciencias del comportamiento. El seguimiento en tiempo real, ágil y evolutivo del discurso sobre la vacunación contra el COVID-19 -incluidas la teorías conspirativas, rumores y mitos- puede ayudar a desarrollar y aplicar una respuesta rápida.  Los esfuerzos de “vigilancia de la desinformación” deben identificar las fuentes más importantes de desinformación, las tácticas utilizadas y los grupos con más probabilidades de estar expuestos a los rumores e influenciados por ellos. Esta información, junto con los datos sobre la dinámica y los patrones de difusión de la desinformación, podría ayudar a definir la respuesta adecuada y los mejores objetivos para los esfuerzos de intervención.

Corregir las falsas afirmaciones contenidas en el mensaje, exponer las tácticas utilizadas por los agentes de desinformación y generar escepticismo poniendo de relieve los motivos ulteriores de estos actores son estrategias potencialmente eficaces para mitigar el impacto de la desinformación… (“COVID-19 Vaccination* Communication: Applying Behavioral and Social Science to Address Vaccine Hesitancy and Foster Vaccine Confidence”, the National Institutes of Health)

Repito: ” vigilancia de la desinformación “… ” agentes de desinformación “… ” los motivos ocultos de estos actores “??

Te niegas a vacunarte, pero ¿estás dispuesto a ser un marginado?

¿De verdad? ¿Ahora quién parece paranoico?

Esto da mucho miedo. Los agentes del Estado identifican ahora a los críticos de la vacuna Covid como enemigos mortales. ¿Cómo se ha llegado a este punto? ¿Y cómo se ha llegado al punto en que el gobierno está apuntando a la gente que no está de acuerdo con ellos? Esto va más allá de Orwell. Hemos entrado en un universo alternativo aterrador.

Aquí hay más informaciones sobre el tema, extraídas de una declaración de Arthur C. Evans Jr, PhD, director general de l’American Psychological Association, en respuesta a la aprobación de un panel asesor de  la Food and Drug Administration  de una vacuna contra el  COVID-19:

“Reconocemos que existen focos de resistencia a las vacunas, desconfianza en el cuerpo médico y desinformación sobre las vacunas en general… Es comprensible  que algunas poblaciones sean naturalmente menos propensas a aceptar las vacunas debido a un legado de desconfianza arraigado en prácticas de salud pública no éticas…

“Es fundamental que los líderes de todo el espectro político se unan detrás los mensajes de seguridad y transparencia de las vacunas”…

Reclute a portavoces creíbles que puedan conectar con diversas comunidades, especialmente aquellas en las que la desconfianza y el escepticismo son elevados. Cuando los líderes ven las vacunas como prácticas estándar, en lugar de opciones, es más probable que la gente las acepte. Las investigaciones demuestran que generar confianza y proporcionar información clara sobre las vacunas puede mejorar las tasas de aceptación de la vacunación. Es esencial que los líderes de todo el espectro político se unan para apoyar la seguridad y la transparencia de las vacunas, explicando claramente lo que contienen y lo que hacen y no hacen en el cuerpo.

Considere la gran variedad de factores que motivan el comportamiento humano. La ciencia del comportamiento indica que es más probable que las personas se adhieran a las recomendaciones de las vacunas cuando creen que están en riesgo de contraer la enfermedad, cuando quieren proteger a los demás, cuando creen que la vacuna es segura o al menos más segura que la enfermedad, y cuando sus preocupaciones y preguntas son manejads con respeto por los médicos y los expertos. (“APA Welcomes Step Toward First U.S. Vaccine Approval”, American Psychological Association)

¿Es realmente ético que la APA participe en una campaña de vacunación masiva? ¿Es éste el papel que debe desempeñar una organización como ésta en una sociedad democrática? ¿Debería la APA utilizar su conocimiento único del comportamiento humano para persuadir a la gente en nombre del gobierno y de las grandes farmacéuticas? Y, lo que es más importante, si los psicólogos del comportamiento ayudaron a dar forma a la estrategia de vacunación masiva del gobierno, ¿en qué otras políticas estuvieron involucrados? ¿Fueron ellos los “profesionales” que idearon las restricciones de la pandemia? ¿Las máscaras, el distanciamiento social y los confinamientos fueron promovidos por los “expertos” como un medio para socavar las relaciones humanas normales e infligir el máximo dolor psicológico al pueblo estadounidense? ¿Se trataba de crear una población débil y sumisa que aceptara de buen grado el desmantelamiento de las instituciones democráticas, la reestructuración dramática de la economía y la imposición de un nuevo orden político?

Estas preguntas necesitan respuesta.

Sorprendentemente, la resistencia a la vacunación es casi tan fuerte hoy como lo era hace un año. Según PEW Research:

” (sólo) “el 69% del público tiene intención de vacunarse – o ya lo ha hecho …

Los que no tienen intención de vacunarse (el 30% del público) aducen una serie de razones. La mayoría cita la preocupación por los efectos secundarios (72%), la sensación de que las vacunas se han desarrollado y probado demasiado rápido (67%) y el deseo de saber más sobre su eficacia (61%) como las principales razones por las que no tienen intención de vacunarse.

Una proporción menor de los que no tienen intención de vacunarse dice que los errores cometidos en el pasado por el sistema sanitario (46%) o la sensación de no necesitarla (42%) son las principales razones por las que no tienen intención de vacunarse; el 36% de este grupo (el 11% de todos los adultos estadounidenses) dice que una de las principales razones por las que no se vacunarían contra el coronavirus es que no suelen vacunarse.

The new national survey by Pew Research Center, conducted Feb. 16 to 21 among 10,121 U.S. adults. (“Growing Share of Americans Say They Plan To Get a COVID-19 Vaccine – or Already Have“, PEW Research)

Esta nueva encuesta nacional del Centro de Investigación Pew se realizó del 16 al 21 de febrero entre 10.121 adultos estadounidenses.

Así que, a pesar de la incesante campaña de propaganda, una parte importante de la población no está convencida, ni impresionada, ni se muestra firme. ¿Lo entiendes? Por supuesto, esto es sólo la primera ronda. Pronto, la persuasión se convertirá en coerción, y la coerción en fuerza absoluta. Ya está claro que los viajes en avión requerirán pasaportes con vacunas, y que el transporte público, los conciertos, las bibliotecas, los restaurantes y quizás incluso las tiendas de comestibles pueden seguir. La vacunación parece ser el tema que definirá los próximos años, al menos. Y quienes se resistan a los edictos del Estado se encontrarán cada vez más rechazados, considerados parias en su propio país.

* unz.com / Traducido por Verdad y Paciencia

Los medios de comunicación y otras censuras por venir

1 enero 2011

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

El Secreto de Fátima – vínculo con el futuro

Tantas de ustedes inocentes y confiadas almas no consiguen captar el mal que está por desplegarse. Hijos Míos, e incluyo a aquellos leyendo estos mensajes por primera vez, por curiosidad, que pueden sentir un vacío en su bienestar espiritual, escuchen ahora.

Ustedes y sus hermanos y hermanas semejantes están siendo llevados a un mundo dictado por el grupo, predicho en el último secreto de Fátima, del cual ustedes no están al tanto, donde pronto encontrarán lo siguiente:

1.    Su dinero no tendrá valor y la única forma de comerciar será en oro o plata.

2.   Necesitarán rezar en grupos y encontrar a un siervo consagrado, suficientemente valiente, para levantarse en contra de la persecución.

3.   Deberán encontrar refugios para la oración porque sus iglesias serán vendidas para obtener beneficio monetario.

4.    Aférrense a las Escrituras, puede que nunca las hayan leído antes, pero tengan la seguridad de que los ejemplares serán imposibles de comprar en el futuro.

5.    Establezcan grupos de oración para rezar por la salvación de la humanidad. Dentro de tres años entenderán por qué esto es importante.

Censura a los medios de comunicación

A los medios de comunicación tengo esto que decirles. Como comunicadores para el mundo la arrogancia que despliegan hoy se tornará en desesperanza cuando su palabra no se oiga más. Ustedes también, pronto, se darán cuenta de la importancia de la oración, cuando la humanidad se aparte de la verdad. La palabra de ustedes hoy todavía puede representar la importante verdad independiente. Pero este regalo ahora les será quitado. En su lugar la verdad será ahora ocultada a la humanidad a través de la dictadura que están a punto de presenciar, durante la Gran Tribulación.

Entonces la palabra de ustedes será negada, como lo es la Mía.

El “canal secreto” de comunicación

Nadie los escuchará porque la única palabra entregada a la humanidad que tendrá impacto será por el Canal Secreto entregado al mundo a través de la tecnología. Ustedes se encontrarán  en el desierto y terminarán tratando de comunicarse con un mundo descreído, igual que Yo estoy tratando de hacerlo en este momento cuando la palabra de ustedes no es oída.

Cuidado con los dictadores

No tengan temor, aquellos de ustedes, independientemente de por qué sendero siguen a Dios, simplemente escúchenme ahora. Luchen contra quienes impongan dictadura en su mundo porque ellos son de Satanás. Que nunca sean engañados por ellos, no importa cuánto les paguen por comunicar mentiras. Ellos encararán la condenación eterna a menos que se arrepientan. Aunque el tiempo no está de su lado. Luchen por la libertad de informar las injusticias que presencien. No importa si creen en Mí porque cuando vean que se cumple esta profecía, entonces se darán cuenta de la Verdad de Mis Enseñanzas.

El Libro del Apocalipsis

Hoy en día, en un mundo que puede verse maltratado y golpeado a causa del colapso económico, es fácil creer que las cosas estarán bien. Sí, hijos Míos, en el pasado eso sería una suposición natural, pero ya no lo es. El complot, tramado por el grupo central de organizaciones mundiales en cada país, unidos inseparables de origen satánico, está ya listo para surgir. Aquellos de entre ustedes que no crean en Mí, entenderán ahora finalmente las profecías contenidas en el Libro de Mi Padre y en el Libro del Apocalipsis.

No teman, hijos Míos. Vuélvanse a Mí y háblenme en privado con sus propias palabras y Yo les daré la fortaleza, la esperanza y la energía para salir avante de este oscuro pasaje en la historia de la humanidad.

Aquellos de ustedes que leen este mensaje, piensen cuidadosamente. Si dudan del contenido, entonces miren a su alrededor y decidan si se atreven a considerar las señales. ¿Notan que su libertad de libre albedrío, dada a ustedes como un don de Mi Padre Eterno, está siendo alterada? Yo, y Mi Padre Eterno nunca interferiríamos con este don Divino, tan sagrado don que es. Pero si el hombre decide aceptar a Satanás y las llamas del Infierno, entonces que así sea.

Dios, Mi Padre Eterno no puede evitar esto. Sin embargo, Satanás tratará de quitarles este don del libre albedrío. Cuando se encuentren que su libre albedrío les está siendo arrebatado, por fuerzas poderosas sobre las cuales ustedes no tienen control, entonces sabrán que el maligno está detrás de todo esto.

Satanás nunca ganará

Por favor, por favor manténganse alerta, Mis preciosos hijos. No cedan. Si suficientes de ustedes rezan y perseveran, salvarán almas. Satanás y su ejército nunca ganarán. No pueden. Es imposible. Solo Dios tiene el poder de acabar este terrible conflicto.

Yo, su Salvador y Juez designado, les animo a ponerse de pie, ser valientes y luchar por lo que es correcto en sus corazones, incluso si sufren miedo. El miedo es dado a ustedes por Satanás. El miedo nunca es puesto en sus corazones por Mí o Mi Padre Eterno.

Bajen la guardia y abran sus corazones al amor, no al miedo. El amor viene de Dios. Les he dicho que el amor no es algo que sientan, a menos que abran su corazón. El amor y Dios, el Padre Eterno, Creador de esta Tierra, van mano a mano. No se pueden separar. Cuando lo estén entonces Satanás está obrando.

Vayan ahora, hijos Míos, y decidan. ¿Quieren que el Amor los envuelva a través de Mi Sagrado Corazón, o el miedo? Es su decisión.

Su Divino Maestro Salvador y Justo Juez de Misericordia

Jesucristo

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a01-ene-2011/

A %d blogueros les gusta esto: