Viganò y el plan infernal de Bergoglio


Declaración del Arzobispo Carlo Maria Viganò con respecto a la “Quinta Conferencia Internacional del Vaticano” 


Del 6 al 8 de mayo de 2021 tendrá lugar la quinta Conferencia Internacional del Vaticano, titulada Explorar la mente, el cuerpo y el alma. Unirse para prevenir y unirse para curar. Una iniciativa mundial de atención sanitaria: cómo la innovación y los nuevos sistemas de prestación de servicios mejoran la salud humana. 


El evento está organizado por el Consejo Pontificio de la Cultura, la Fundación Cura, la Fundación Ciencia y Fe y Stem for Life. Michael Haynes, de LifeSiteNews, ha informado sobre los temas que se tratarán y los participantes, entre los que se encuentra el infame Anthony Fauci, cuyos escandalosos conflictos de intereses no le impidieron hacerse cargo de la gestión de la pandemia en Estados Unidos; Chelsea Clinton, seguidora de la Iglesia de Satán y defensora a ultranza del aborto; el gurú de la Nueva Era Deepak Chopra; Dame Jane Goodall, ecologista y experta en chimpancés; los directores generales de Pfizer y Moderna; representantes de las Grandes Tecnologías; y toda una serie de abortistas, maltusianos y globalistas conocidos por el gran público. 

La conferencia ha reclutado a cinco destacados periodistas como moderadores, que proceden exclusivamente de medios de comunicación de izquierdas como CNN, MSNBC, CBS y Forbes. Esta Conferencia -junto con el Consejo para el Capitalismo Inclusivo de Lynn Forester de Rothschild, el Pacto Mundial por la Educación y el Panteón interreligioso que se celebrará en junio en Astana, Kazajistán- es la enésima confirmación escandalosa de un preocupante alejamiento de la actual Jerarquía, y en particular de sus más altos miembros romanos, de la ortodoxia católica. 

La Santa Sede ha renunciado deliberadamente a la misión sobrenatural de la Iglesia, haciéndose sierva del Nuevo Orden Mundial y del globalismo masónico en un contramagisterio anticristiano. Los mismos dicasterios romanos, ocupados por personas ideológicamente alineadas con Jorge Mario Bergoglio y protegidas y promovidas por él, continúan ahora sin freno en su implacable labor de demolición de la Fe, la Moral, la disciplina eclesiástica y la vida monástica y religiosa, en un esfuerzo tan vano como inédito por transformar a la Esposa de Cristo en una asociación filantrópica esclavizada a los Poderes Fuertes. 

El resultado es la superposición sobre la verdadera Iglesia de una secta de modernistas heréticos y depravados que se empeñan en legitimar el adulterio, la sodomía, el aborto, la eutanasia, la idolatría y cualquier perversión del intelecto y la voluntad. La verdadera Iglesia está ahora eclipsada, negada y desacreditada por sus mismos pastores, traicionada incluso por quien ocupa el más alto Trono. 

El hecho de que la Iglesia profunda haya conseguido elegir a su propio miembro para llevar a cabo este plan infernal de acuerdo con el Estado profundo ya no es una mera sospecha, sino un fenómeno sobre el que es imprescindible preguntarse y arrojar luz. La sumisión de la Cathedra veritatis a los intereses de la élite masónica se está manifestando en toda su evidencia, en el silencio ensordecedor de los Sagrados Pastores y en el desconcierto del Pueblo de Dios, abandonado a sí mismo. Otra demostración de esta degenerada libido serviendi del Vaticano hacia la ideología globalista es la elección de los oradores para dar testimonios y conferencias: partidarios del aborto, del uso de material fetal en la investigación, del declive demográfico, de la agenda pansexual LGBT y, por último, de la narrativa de Covid y las llamadas vacunas. 

En esta representación sacrílega, el orden de la Creación se subvierte en anticreación terapéutica, en la que el hombre se salva a sí mismo y se convierte en el loco autor de su propia “redención” sanitaria. En lugar del lavatorio purificador del Bautismo, la religión Covid propone la vacuna, portadora de incapacidades y muerte, como único medio de salvaciónEn lugar de la fe en la Revelación de Dios, encontramos la superstición y el asentimiento irracional a preceptos que no tienen nada de científicos, con ritos y liturgias que imitan la verdadera Religión en una parodia sacrílega.Esta elección de la imaginería tiene un tinte aberrante y blasfemo, porque utiliza una imagen conocida y evocadora para insinuar y promover una narrativa falsa y tendenciosa que dice que ante una gripe estacional, cuyo virus aún no ha sido aislado según los postulados de Koch  y que puede curarse eficazmente con los tratamientos existentes, es necesario administrar vacunas que se admiten ineficaces y que aún están en fase de experimentación, con efectos secundarios desconocidos, y cuyos productores han obtenido un escudo criminal de inmunidad para su distribución. Las víctimas inmoladas en el altar del Moloch de la salud, desde los niños desmembrados en el tercer mes de embarazo para producir el suero genético hasta los miles de personas muertas o lisiadas, no detienen la máquina infernal de la Big Pharma, y es de temer que se produzca un recrudecimiento del fenómeno en los próximos meses.

El cardenal Ravasi, presidente del Consejo Pontificio de la Cultura, es ciertamente uno de los principales representantes de la Iglesia profunda y del progresismo modernista, así como un defensor del diálogo con la infame secta masónica y un promotor del famoso Patio de los Gentiles. Por ello, no es de extrañar que entre los organizadores del evento se encuentre la Fundación Stem for Life, que se define orgullosamente como “una organización no sectaria, no partidista y exenta de impuestos, centrada en la creación de un movimiento para acelerar el desarrollo de las terapias celulares.” 
Si se examina más de cerca, el sectarismo y el partidismo de la Conferencia del Vaticano se hacen evidentes por el tema que aborda, las conclusiones que pretende extraer, sus participantes y sus patrocinadores. Incluso la imagen elegida para promocionar la Conferencia es extremadamente elocuente: un primer plano del fresco de la Creación de Miguel Ángel en el techo de la Capilla Sixtina, en el que la mano de Dios Padre se extiende hacia la mano de Adán, pero con ambas manos cubiertas por guantes quirúrgicos desechables, recordando las normas de la nueva “liturgia de la salud” e insinuando que incluso el propio Señor podría contagiar el virus.

Cabe preguntarse si el celo de Bergoglio por la difusión del suero genético no está motivado también por bajas razones económicas, como compensación por las pérdidas sufridas por el Vaticano y las Diócesis tras el cierre y el desplome de la asistencia de los fieles a la misa y los sacramentos. Por otra parte, si el silencio de Roma sobre la violación de los derechos humanos y religiosos en China ha sido pagado por la dictadura de Pekín con sustanciosas prebendas, nada impide que se reproduzca este esquema a gran escala a cambio de la promoción de las vacunas por parte del Vaticano.
Evidentemente, la Conferencia se cuidará mucho de no mencionar ni siquiera indirectamente la enseñanza perenne del Magisterio sobre cuestiones morales y doctrinales de la mayor importancia. Por el contrario, la alabanza aduladora de la mentalidad mundana y de la ideología imperante será la única voz, junto con el amorfo repertorio ecuménico inspirado en la Nueva Era.

Observo que, en 2003, el mismo Consejo Pontificio para la Cultura condenó la meditación del yoga y, en general, el pensamiento de la Nueva Era como incompatible con la fe católica. Según el documento del Vaticano, el pensamiento de la Nueva Era “comparte con una serie de grupos internacionalmente influyentes el objetivo de sustituir o trascender las religiones particulares con el fin de crear un espacio para una religión universal que pueda unir a la humanidad”. En estrecha relación con esto, hay un esfuerzo muy concertado por parte de muchas instituciones para inventar una Ética Global, un marco ético que refleje la naturaleza global de la cultura, la economía y la política contemporáneas. Además, la politización de las cuestiones ecológicas tiñe ciertamente toda la cuestión de la hipótesis Gaia o del culto a la madre tierra” (2.5). Ni que decir tiene que las ceremonias paganas con las que se profanó la Basílica de San Pedro en honor al ídolo-pachamama encajan perfectamente en esa “politización de las cuestiones ecológicas” denunciada por el documento vaticano de 2003, y que hoy, en cambio, es promovida sine glossa por el llamado magisterio bergogliano, a partir de Laudato Sì y Fratelli Tutti.


En La Salette, la Virgen nos advirtió: “Roma perderá la Fe y se convertirá en la sede del Anticristo”. No será la Santa Iglesia, indefectible por las promesas de Cristo, la que perderá la Fe: será la secta que ocupa la Sede del Santísimo Pedro y que hoy vemos propagar el antievangelio del Nuevo Orden Mundial. Ya no es posible callar, porque hoy nuestro silencio nos haría cómplices de los enemigos de Dios y del género humano. Millones de fieles están asqueados por los innumerables escándalos de los Pastores, por la traición a su misión, por la deserción de aquellos que por el Orden Sagrado están llamados a dar testimonio del Santo Evangelio y no a apoyar la implantación del reino del Anticristo.

Ruego a mis Hermanos en el Episcopado, a los sacerdotes, a los religiosos y, de modo particular, a los fieles laicos que se ven traicionados por la Jerarquía, que levanten su voz para expresar con espíritu de verdadera obediencia a Nuestro Señor, Cabeza del Cuerpo Místico, una denuncia firme y valiente de esta apostasía y de sus autores. Invito a todos a rezar para que la Divina Majestad se compadezca e intervenga en nuestra ayuda. Que la Santísima Virgen, terribilis ut castrorum acies ordinata, interceda ante el Trono de Dios, compensando con sus méritos la indignidad de sus hijos que la invocan con el glorioso título de Auxilium Christianorum.

+ Carlo Maria Viganò, Arzobispo

20 de abril de 2021


Feria Tertia infra Hebdomadam II
post Octavam Paschae


Madre de la Salvación: El tiempo para que las profecías de La Salette y Fátima se cumplan está muy cerca

13 de agosto de 2014

🏹 Mensaje del Libro de la Verdad

 Mis queridos hijos, el tiempo para que las profecías de La Salette y Fátima se cumplan está muy cerca. No debéis temer estos tiempos, antes bien, abrazadlos, porque debéis saber que el Pacto de Mi Padre será finalmente completado, tal como estaba destinado a ser. El Anticristo, con el tiempo, tomará su asiento en la Iglesia de Mi Hijo en la tierra y nada evitará que esto suceda. Muchos negarán las profecías, que Yo he revelado al mundo y lo harán bajo su propio riesgo. Los que se nieguen a aceptar las advertencias dadas al mundo, y que siguen a los enemigos de Dios, pondrán sus almas en peligro y es por estas equivocadas almas que os pido que oréis fervientemente.

La batalla por la raza humana y por la salvación de todos los hijos de Dios se está librando en la actualidad y un gran daño está siendo infligido sobre todo sobre aquellos que se mantienen firmes a la Verdad de todo lo que mi Hijo reveló al mundo. Vosotros nunca podéis tomar una parte de Su Palabra o de la Santa Biblia y luego descartarla en favor de algo, que os pueda hacer sentir más cómodos. La Verdad nunca es fácil de aceptar porque puede infundir miedo en los corazones de los incluso más bravos y valientes Cristianos. La Verdad es siempre rechazada y cuando las espinas fueron puestas sobre la Sagrada Cabeza de mi Hijo, Jesucristo, los sacerdotes y los ancianos en ese momento estaban orando en el templo dando gloria a Dios, mientras que sus cohortes lo maldijeron cuando Él murió en la Cruz. Esa fue la forma en que fue entonces y esta será la forma en que será cuando el mundo tome represalias en contra de la Palabra de Dios y la den vuelta al revés y de arriba hacia abajo. Yo les insto, queridos hijos, a aceptar la Verdad, ya que será el medio por el que marcharán con mayor facilidad hacia el Reino de la Nueva Era. Sin haber reconocido lo que se os ha dicho ahora, muchas almas caerán en el error y abrazarán a la bestia. Ellos anularán todos los derechos civiles y la libertad individual cuando idolatren a los enemigos de mi Hijo hasta que, finalmente, le entregarán su alma al maligno.

El miedo de la Verdad puede conducir al resentimiento ya que puede ser muy difícil de digerir. El resentimiento lleva a la ira y la ira lleva al odio. El odio contra esta misión, y a cada otra misión anterior, se intensificará y los que me aman a mí, la Madre de Dios, se atreverán a denunciarlo. ¡Cómo me entristece cuando mi nombre se utiliza para insultar la Palabra de Jesucristo, el solo y único Salvador de la humanidad! La confusión será causada sobre mis grupos marianos de modo que empezarán a dudar de las advertencias que fui encargada de presentar al mundo en La Salette y Fátima. La gente va a huir de lo que dije y ellos creerán que las profecías dadas han de ser para otro momento en el futuro lejano.

Cuando toda la agitación estalle y cuando la doctrina contenida en el Libro de mi Padre sea re-escrita y presentada al mundo como siendo auténtica, solo aquellos con verdadero discernimiento comprenderán la Verdad. Vosotros debéis orar mucho por la supervivencia de la Iglesia de Mi Hijo, para que Su Cuerpo en la tierra, no sea descartado y tirado a los perros. Cuando ese día se lleve a cabo, la Justicia de Dios intervendrá y la humanidad entenderá, por fin, lo que se siente al estar sumido en la oscuridad. El día que la Luz de Dios se extinga es el momento en que se cumplirán todas las cosas como fueron profetizadas.

Vuestra amada Madre

Madre de la Salvación

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a013-ago-2014-madre-de-la-salvacion-el-tiempo-para-que-las-profecias-de-la-salette-y-fatima-se-cumplan-esta-muy-cerca/

A %d blogueros les gusta esto: