¿Por qué Dios permite que triunfen los malos?

Dios hizo a los seres humanos libres. Ser hombre o mujer significa ser libre, porque Dios quiere que lleguemos a El en libertad. Ser libre significa que podemos escoger libremente el bien y también escoger libremente el mal. Con la libertad existe entonces la posibilidad del mal

Esta es una pregunta que muchos se hacen para dejar de creer en Dios, pues piensan que un Dios todo bondad no lo permitiría. Es una cuestión importante y aquí os damos la respuesta:

Está bien decir que Dios “permite”, porque Dios nunca puede causar el mal, ya que El es infinitamente perfecto e infinitamente bueno. Dios es la Bondad y la Perfección mismas.

Ahora bien, en la Voluntad de Dios podemos apreciar dos formas: una activa, mediante la cual Dios causa todo el bien que vemos, y una pasiva mediante la cual permite que se suceda el mal … y lo permite sólo para sacar un mayor bien.

Dios no quiere el mal … solamente lo permite. Y lo permite porque Dios hizo a los seres humanos libres. Ser hombre o mujer significa ser libre, porque Dios quiere que lleguemos a El en libertad. Ser libre significa que podemos escoger libremente el bien y también escoger libremente el mal. Con la libertad existe entonces la posibilidad del mal.

El problema está en que los hombres y mujeres de todos los tiempos -desde Adán y Eva hasta hoy- hemos mal usado ese regalo tan valioso que Dios nos dio: la libertad.

Pero el mal en el mundo no es fruto de la Voluntad de Dios, sino del mal uso que el ser humano ha hecho de la libertad que Dios le dio.

Al dejarnos llevar por el orgullo, el egoísmo, la mentira y por tantas otras seducciones del Maligno, crecen, entonces, la maldad, la injusticia, el desamor, la violencia y todos los demás males que vemos en nuestro entorno y en el mundo entero.

Pero Dios no quiere esto. La Voluntad activa de Dios es que todos los seres humanos nos salvemos y lleguemos al conocimiento de la Verdad. El mal se sucede porque nosotros, los seres humanos, escogemos el mal. Dios simplemente permite que tomemos esa terrible opción por el mal. Y cada opción por el mal que tomamos cada uno de nosotros va causando otros males en el mundo.

Sabemos que Dios puede sacar -y de hecho saca- bien de cualquier mal. El problema es que a veces nos cegamos y vemos sólo el mal y los males causados por el mal. Por estar tan alejados de Dios no podemos apreciar su actuación sacando bien del mal.

El mejor ejemplo de este tipo de actuación divina es nuestra redención. Esta ha sido el mayor bien sacado del peor mal: la muerte injustísima de Jesucristo, el Hijo de Dios, fue causa de nuestra salvación eterna.

Santo Tomás Moro, poco antes de su martirio, consuela a su hija: “Nada puede pasarme que Dios no quiera. Y todo lo que Él quiere, por muy malo que nos parezca, es en realidad lo mejor”.  (CIC #313)

Cierto, muchos males parecen no recibir su castigo aquí en esta vida. Pero tenemos que estar seguros que, siendo Dios también infinitamente justo, en el tribunal de la eternidad quedará todo en orden.

Es decir, el Juicio Final dará a conocer la Sabiduría y la Justicia de Dios. Ese día conocerá toda la humanidad cómo Dios dispuso la historia de la salvación de la humanidad y la historia de cada uno de nosotros para nuestro mayor bien, que es la felicidad definitiva, perfecta y eterna en la presencia de Dios en el Cielo. Se conocerá cómo los diferentes males y sufrimientos de las personas y de la humanidad los ha tornado Dios para Su gloria y para nuestro bien eterno. Mucho de lo que ahora en este mundo se considera tonto, negativo, incomprensible, se verá a la luz de la Sabiduría Divina.

Creemos firmemente que Dios es el Señor del mundo y de la historia. Pero los caminos de su providencia nos son con frecuencia desconocidos. Sólo al final, nos serán plenamente conocidos los caminos por los cuales, incluso a través de los dramas del mal y del pecado, Dios habrá conducido su creación hasta el reposo definitivo, en vista del cual creó el cielo y la tierra. (CIC #314)

“‘El día que Yo actúe’, dice el Señor de los Ejércitos … entonces verán la diferencia entre los buenos y los malos, entre los que obedecen a Dios y los que no lo obedecen. Ya viene el día, ardiente como un horno, y todos los soberbios y malvados serán como la paja. El día que viene los consumirá, dice el Señor de los Ejércitos, hasta no dejarles ni raíz ni rama. Pero para ustedes, los que temen al Señor, brillará el Sol de Justicia, que les traerá la salvación en sus rayos” (Mlq. 3, 13-20).

Es así como la presencia del mal en el mundo es un misterio que sólo quedará explicado en la otra vida, en el Juicio Final.

 http://www.buenanueva.net/index.html

A veces, lo que puede parecer injusto está más allá de vuestro entendimiento

26 de octubre de 2014

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

Los que me rechazan porque creen que si Yo existiera, un Dios Amoroso nunca permitiría el sufrimiento o permitiría tragedias inesperadas, enfermedades o que muertes prematuras tuvieran lugar.

Dios da la vida y Él la quita como Él desea y, por cada Acto Divino, el bien siempre procederá de ello, ya sea en el mundo en el que vivís, o en Mi Reino Celestial. Es la falta de confianza en Mí, lo que crea amargura en las almas que me juzgan sobre los actos que ellos creen que son crueles e innecesarios. Lo que ellos no saben es que hay un tiempo para todo – un tiempo para vivir y un tiempo para morir – y que Dios es el Autor de la Vida. Sólo Él puede decidir cuándo  quitarla.

El sufrimiento por manos de los otros es algo, que es causado por el pecado – no por Dios. Cuando el hombre elige diferentes caminos en la vida, es totalmente de su propia elección lo que él elige. Algunos eligen sabiamente, de acuerdo a su propia conciencia, y entienden la diferencia entre lo correcto y lo incorrecto. Otros elegirán  el camino, que ellos creen les proporcionará los bienes que necesitan para su subsistencia en el mundo. Pero, habrá aquellos que eligen imprudentemente y se embarcan en un camino de egoísmo, maldad y codicia.

Todas las cosas buenas vienen de Dios. A veces, lo que puede parecer injusto está más allá de vuestro entendimiento, pero sabed que Dios elige la manera en que Él recolecta el fruto para el bien del hombre. Y, el sufrimiento es parte de este Su Plan en la Salvación de las almas. Él no disfruta el sufrimiento, pero es una forma de purificación. Si vosotros sufrís, Dios tratará de utilizar este sufrimiento por el bien de vuestra propia alma. Pero, Él nunca os olbigará a hacer alguna cosa porque Él os da el libre albedrío. El abuso de vuestro libre albedrío puede conducir a terrible pecado y, sin embargo, Dios nunca se llevará vuestro libre albedrío lejos de vosotros. El libre albedrío es sacrosanto. Éste fue dado por Dios gratuitamente al hombre, y es el único Don  que Él nunca os quitará. Es a través del libre albedrío del hombre, sin embargo, que el hombre cae de la Gracia y cae en el pecado.

El maligno juega con el libre albedrío del hombre a través de la tentación de los sentidos. El libre albedrío es un Don que, cuando se utiliza correctamente, puede dar mucha Gloria a Dios. Pero, cuando se abusa de él para cometer terribles atrocidades, es utilizado por Satanás para maldecir a la humanidad.

La batalla por las almas terminará cuando el libre albedrío del hombre se convierta en uno con la Voluntad de Dios. Sólo entonces, el hombre será libre de todas las cosas, que le traen dolor y sufrimiento de cualquier tipo.

La Voluntad de Dios reinará en el mundo por venir, el cual no tiene fin.

Vuestro Jesús

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a026-oct-2014-a-veces-lo-que-puede-parecer-injusto-esta-mas-alla-de-vuestro-entendimiento/

A %d blogueros les gusta esto: