Los “expertos” achacan los efectos adversos de las “vacunas” a… ¡La Ansiedad!

Los CDC dicen ahora que una “investigación” que llevaron a cabo determinó que el miedo de las personas es responsable de los efectos adversos de las vacunas más que de las vacunas en sí mismas. Según la nueva narrativa del gobierno los afectados van a estar todos mal de la cabeza….

Los miles de estadounidenses que murieron o resultaron gravemente heridos después de ser pinchados con la inyección (Covid-19) no son víctimas del contenido de la vacuna sino de su propia ansiedad, según Associated Press (AP) .

Funcionarios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., Una corporación privada que se hace pasar por una agencia gubernamental, dicen que una “investigación” que llevaron a cabo determinó que los propios temores de las personas son responsables de los efectos adversos de las vacunas.

“Sabíamos que íbamos a ver esto”, dice el Dr. Noni MacDonald, un investigador canadiense.

Los CDC observaron a los receptores de la vacuna de California, Colorado, Georgia, Iowa y Carolina del Norte que, según los informes, sintieron náuseas, comenzaron a vomitar y experimentaron dolores en el corazón o el pecho después de recibir la inyección de Johnson & Johnson (J&J). La corporación determinó que ninguno de estos síntomas se debió a las vacunas en sí, sino que se manifestó debido a la ansiedad en las mentes de los destinatarios.

Debido a que la inyección de J&J es la única de las tres que se usan actualmente en los Estados Unidos que viene en una dosis en lugar de dos, los CDC afirman que las personas más nerviosas y ansiosas de todas probablemente opten por esta en lugar de las otras.

Estas personas están “más altamente predispuestas a los eventos relacionados con la ansiedad”, según los CDC, lo que significa que no se puede culpar a las vacunas en sí mismas por los eventos adversos que sufren muchos receptores.

Si algo sale mal con su inyección, probablemente le tenía demasiado miedo.

Otro informe de los CDC que analizó los efectos secundarios informados por más de 300,000 receptores de la vacuna de J&J determinó que más de la mitad de ellos experimentaron dolor en el brazo, fatiga o dolor de cabeza después de la inyección. Otro tercio informó escalofríos o fiebre, mientras que un quinto dijo que sentía náuseas.

El CDC dice que esto es perfectamente normal, y MacDonald, que enseña pediatría en la Universidad de Dalhousie en Nueva Escocia, dice que hasta el 15 por ciento de los adultos le temen a las inyecciones; la inferencia una vez más es que el miedo es lo que enferma a las personas.

“Todo el mundo piensa que son (solo) chicas adolescentes”, bromeó MacDonald. “Bueno, no lo es”.

Si una persona se desmaya mientras recibe una inyección, otra persona podría desmayarse. Esto podría provocar una reacción en cadena en la que toda la habitación comience a enfermarse justo después de que se retire la aguja de los brazos de todos.

Si bien los CDC admiten en voz baja que pueden ocurrir reacciones “raras” que no tienen nada que ver con la ansiedad, el titular de AP y el artículo asociado que informa sobre el fenómeno aparentemente quieren que los lectores crean que las vacunas son generalmente seguras y que solo la “ansiedad” te causará enfermarte.

“Estas personas no están locas”, agregó MacDonald, minimizando la situación y asegurándose de no ofender a nadie que pueda tener miedo a las inyecciones por razones distintas a las que contienen y lo que los informes dicen que le están haciendo a la gente.

En Twitter, muchos se dieron cuenta rápidamente de la nueva narrativa de “ansiedad” del gobierno. Algunos relataron historias de terror sobre cómo sus propios médicos descartaron los síntomas como si estuvieran “en su cabeza”, lo cual es abuso médico.

“Hace años que un médico me dijo que mis síntomas estaban en mi cabeza”, escribió uno de ellos. “Una segunda opinión diagnosticó la verdadera condición y me remitieron a un cirujano torácico. Moraleja de la historia: nunca creas las tonterías de ‘está en tu cabeza’ porque es una excusa conveniente para los médicos tontos “.

Otra notó que comenzó a sentirse muy enferma unas 30 horas después de recibir la vacuna Covid.  Sufrió el peor dolor de cabeza que pueda recordar y no pudo levantarse de la cama ni encontrar ningún tipo de consuelo. ¿Estaba todo esto en su cabeza, CDC?

El engaño del (Covid-19) está en todas partes.

Las fuentes de este artículo incluyen:

APNews.com

NaturalNews.com

Traducido por Ejército Remanente 🏹de Natural News

 Se me consideraba estar loco 

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

26 de agosto de 2013

Antes de que fuera crucificado, muchas mentiras llenas de odio fueron creadas acerca de Mí por Mis enemigos. Hubo reuniones celebradas por los fariseos, muchas veces, para decidir qué hacer respecto a Mí. No aceptaban, ni por un minuto, que Yo había sido enviado por Dios para salvar a la humanidad. Cómo me odiaron. Cómo gritaron y atormentaron a aquellos discípulos Míos, que fueron capturados por ellos.

Los fariseos azotaron y asesinaron a muchos antes de finalmente crucificarme. Su salvajismo y su maldad estaban en contra de la Enseñanza de Dios y la Santísima Biblia. Esto no los desalentó, mientras me persiguieron. Predicaban la Palabra de Dios y luego desafiaban la Palabra de Dios – todo al mismo tiempo. No solo me condenaron, sino que declararon que Dios nunca enviaría a un Mesías de este tipo. Menospreciaban a la gente humilde y pobre y a aquellos que consideraban que eran teológicamente ignorantes. Su odio por Mí asustó a muchas pobres almas, que asistían a los templos. Aquellos que les preguntaban por qué ellos, los fariseos, me condenaron, fueron ellos mismos condenados, por atreverse a cuestionar sus razones para rechazarme.

Hubo muchos falsos profetas predicando, mientras Yo caminaba la Tierra y se me consideraba estar loco y no ser tolerado. Muchos de estos falsos profetas citaban del Libro del Génesis y hacían afirmaciones ridículas, que eran ofensivas a Dios, sin embargo eran toleradas y les era dada poca atención.

Aunque los milagros, los que realicé, fueron presenciados, ellos todavía no abrían sus ojos a la Verdad, porque no querían ver. Los sacerdotes de entonces ofrecieron muchos discursos públicos, que me condenaban como siendo el hijo de Satanás y advirtieron a aquellos que fueron vistos asociarse Conmigo que ellos serían expulsados de los templos. Me rechazaron porque no podían aceptar Mi origen humilde y porque no era educado para sus altas expectativas. Por lo tanto, concluyeron, Yo no podía posiblemente ser el Mesías. Pensaron que el Mesías vendría de dentro de sus propias filas. Y en consecuencia, detestaban todo sobre Mí. Se sintieron amenazados por Mis Palabras, las que a pesar de su rechazo a Mí, los tocaban de alguna manera, que ellos no comprendían.

No estaban preparados para Mi Primera Venida. Ciertamente ellos no están preparados para Mi Segunda Venida, hoy. Cualquiera que se atreva a decir que es un profeta, enviado para advertir a los hijos de Dios de la Segunda Venida, será tolerado, una vez que no revele la Verdad. Pero cuando un verdadero profeta se revele a sí mismo y hable la Palabra de Dios, él o ella serán odiados y condenados públicamente. Cuando veáis condenación rotunda, basada en la ignorancia de las Promesas hechas por Mí, de venir otra vez, y cuando el odio sea tan despiadado que los perpetradores quebranten la Palabra de Dios, sabréis entonces que es a Mí al que odian. Solo yo puedo atraer tal odio entre los pecadores. Solo Mi Voz suscita tal oposición.

Si fuera a caminar sobre la Tierra, en este momento, me crucificarían otra vez. Aquellos que afirman amarme y quienes guían a Mis discípulos en la Iglesia cristiana serán, tristemente, los primeros en clavar el primer clavo en Mi Carne.

Recordad, ninguno de vosotros es digno de ponerse ante Mí. Ninguno de vosotros tiene la autoridad para condenar públicamente Mi Palabra, cuando no me conocéis. Vosotros, quienes me condenáis, mientras trato de cumplir la Alianza Final de Mi Padre, no tenéis vergüenza. Vuestro orgullo me indigna. Habéis condenado vuestra propia alma, a Mis Ojos. No habéis aprendido nada sobre Mí. No creéis en la Sagrada Escritura porque negáis que Mi Segunda Venida se llevará a cabo.

Se os pedirá contar las almas que me habéis perdido, en el último día. En ese día, mientras gritáis por Mi Misericordia, seréis incapaces de mirarme a los Ojos.

Vuestro Jesús

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a26-ago-2013-los-fariseos-azotaron-y-asesinaron-a-muchos-antes-de-finalmente-crucificarme/

A %d blogueros les gusta esto: