Origen de los Gigantes en la Biblia

¬ŅPor qu√© se esconde la existencia de los gigantes?

Muy probablemente estos Nephilim fueron los ancestros de los Illuminati de lo que presumen, que nos saquean, nos pervierten y nos envenenan con sus vacunas diabólicas. Ellos se ufanan de descender de ángeles, de Tubalcain, por eso se consideran superiores a nosotros. Se creen dioses.

Visiones de la Beata Anna Catalina Emmerick

Los hombres de aquellos tiempos tempranos (antes del Diluvio) eran m√°s grandes, pero no desproporcionados: ahora se los observar√≠a con asombro, pero no con miedo, ya que ellos eran mucho m√°s hermosos que la generaci√≥n posterior. Entre las viejas estatuas de m√°rmol que veo en muchos sitios y en cuevas subterr√°neas, pueden ser encontradas figuras similares a ellos.

Ca√≠n fue castigado pero no condenado

Ca√≠n condujo a sus hijos y nietos a la regi√≥n indicada para √©l y all√≠ ellos se multiplicaron. De Ca√≠n nunca vi nada m√°s, salvo de que era un pecador. Su castigo pareci√≥ consistir en trabajar duramente, pero todo le era infructuoso. A pesar de trabajar mucho, nada le prosperaba personalmente. Vi que sus hijos y nietos se burlaban de √©l y lo maltrataban en todo momento. Y a√ļn as√≠, ellos lo segu√≠an como a su l√≠der, aunque lo trataban como a un maldito. Vi que Ca√≠n fue castigado
con severidad, pero no condenado ya que deb√≠a expiar muy duramente su culpa. Uno de los descendientes de Ca√≠n era Tubalcain, (G√©nesis 4:22.), el creador de artes variadas y el padre de los gigantes.

Ciertos √Āngeles Ca√≠dos quedaron en una monta√Īa que fue luego el Mar Negro.

Yo ve√≠a con frecuencia que, cuando los √°ngeles cayeron, cierto n√ļmero de ellos tuvo un momento de arrepentimiento y la ca√≠da de ellos no fue tan profunda como la de los dem√°s. M√°s tarde, estos esp√≠ritus ca√≠dos, se ubicaron en una monta√Īa alta, solitaria y totalmente inaccesible. Este sitio en el momento del Diluvio se volvi√≥ un mar, el Mar Negro pienso.*

*(N. del T.: Fue as√≠…Seg√ļn
investigaciones llevadas a cabo recientemente se ha podido comprobar este fen√≥meno geol√≥gico. 

En 1997, los ge√≥logos marinos Walter Pitman y William Ryan, de la Universidad de Columbia, escribieron que la inundaci√≥n se produjo hace unos 7.150 a√Īos; y que fue tan r√°pida y extendida, que oblig√≥ a los pobladores a desplazarse muy lejos, incluso hasta Europa continental. Robert Ballard, descubridor del ¬ęTitanic¬Ľ, lider√≥ una expedici√≥n que encontr√≥, a 100 metros de profundidad, la casa de un agricultor sobre un acantilado frente al Mar Negro a cien metros de profundidad.)

Se les permiti√≥ ejercer su mala influencia sobre los hombres en la misma proporci√≥n que √©stos se alejaron de Dios. Despu√©s del Diluvio
ellos desaparecieron de aquella regi√≥n y fueron confinados al aire (¬Ņextraterrestres?). Ellos s√≥lo en el Juicio Final ser√°n precipitados al infierno.

Los Gigantes de la Biblia son la mezcla de √Āngeles Ca√≠dos con las mujeres de los Hombres.

Vi a los descendientes de Ca√≠n hacerse cada vez m√°s imp√≠os, ateos y m√°s sensuales. Se acercaron cada vez m√°s a esta monta√Īa de los √°ngeles ca√≠dos y √©stos poseyeron a muchas de sus mujeres, los dominaron y les ense√Īaron todas las artes de la seducci√≥n. Sus hijos eran muy grandes, ten√≠an todo tipo de habilidades y de aptitudes y se hicieron instrumentos de los malos esp√≠ritus. As√≠ es como se origin√≥ sobre esta monta√Īa y
también a sus alrededores, una raza depravada, que procuró incluir a la
descendencia de Set en su mundo de vicios y corrupci√≥n, utilizando para ello la fuerza y la seducci√≥n. N. del T: En G√©nesis 6:4 se puede investigar mejor este tema. Nefilin: se denominaron los hijos de los √°ngeles con las mujeres. Despu√©s del diluvio, al parecer sucedi√≥ algo similar. V√©ase Biblia de Jerusal√©n

Esta descendencia de Gigantes fue causa del Diluvio.

Es entonces cuando Dios le anunció a Noé su intención de enviar el Diluvio. Mientras construía el Arca, Noé tuvo que sufrir tormentos espantosos por parte de éste pueblo.


Los Gigantes llevaban una vida sin sentido, viciosa y desquiciada.

Vi muchas cosas sobre este pueblo de gigantes: c√≥mo arrastraban muy f√°cilmente pe√Īascos enormes hasta las cumbres de las monta√Īas,
c√≥mo sub√≠an cada vez m√°s arriba, c√≥mo lograban las cosas m√°s sorprendentes. Sub√≠an corriendo a lo largo de paredes o √°rboles, tal como lo he visto hacer a otros pose√≠dos por el diablo. Pod√≠an hacer
todo tipo de cosas de lo m√°s asombrosas. Pero eran √ļnicamente
simulacros y artificios, que se producen con la ayuda del demonio. Es por esto, que todos los tipos de prestidigitación y todos los juegos de
azar me son tan insoportables.

Sus ídolos eran representaciones de piedras, imágenes y bestias.

Pod√≠an modelar todo tipo de figuras de piedra y de metal, pero a la ciencia de Dios no le ten√≠an ning√ļn respeto y procuraban adorar cualquier cosa. Vi que se pon√≠an a hacer de repente una estatua de la primera piedra adecuada que encontraban y la adoraban, otras veces, no importaba cual bestia horrible o cualquier otro objeto que no representara nada, les serv√≠a para el mismo prop√≥sito. Ellos adoraban cualquier animal espantoso y toda clase de cosas innobles.

La raza de los Gigantes se entregaba a orgías, sodomía y brujería

Ellos sabían de muchas cosas, hacían adivinación, preparaban venenos,
se entregaban a la brujer√≠a y a todos los vicios. Las mujeres descubrieron la m√ļsica y las vi frecuentar las mejores tribus para
atraerlas y seducirlas en sus depravaciones. Vi que no ten√≠an casas
para vivir, ni ciudades, sino que se construían torres enormes y redondas de piedras brillantes. Bajo las torres, al pie de las mismas,
adosaban construcciones m√°s peque√Īas que conduc√≠an a extensas cavernas donde celebraban sus org√≠as. Pod√≠an pasearse sobre el tejado de estos edificios y sub√≠an a la cumbre de las torres para observar a la
distancia a trav√©s de tubos; estos no eran como telescopios. Fueron hechos mediante un procedimiento sat√°nico.

Para pervertir a otras tribus las atacaban y abolían sus leyes

Miraban y as√≠ ubicaban a otras tribus; luego marchaban contra ellas destruyendo todo, liberando todo, aboliendo toda ley y creando la anarqu√≠a por todas partes. Vi que sacrificaban a ni√Īos, sepult√°ndolos vivos en la tierra.

Enoc, el antepasado de No√©, predic√≥ y se opuso a aquella raza perversa a trav√©s de sus ense√Īanzas. El escribi√≥ mucho. Fue un hombre muy bueno y muy devoto de Dios. En muchos lugares levant√≥ en campos abiertos altares de piedra y all√≠ los frutos de la tierra prosperaban; el daba gracias a Dios y le ofrec√≠a sacrificios.

Fue Enoc quién conservó la religión en la familia de Noé

Principalmente es él quien transmitió la religión conservada a la familia
de No√©. Enoc fue tomado hasta el Para√≠so y espera en la puerta de entrada, junto con otro (El√≠as), para venir de all√≠ antes del Juicio Final.


Los hijos de Cam y sus descendientes tambi√©n se unieron a los √°ngeles ca√≠dos despu√©s del Diluvio

Los descendientes de Cam igualmente tuvieron, después del Diluvio,
relaciones semejantes con los esp√≠ritus malignos. De tal uni√≥n proliferaron muchos demonios y nigromantes, muchos pose√≠dos; entes de gran poder y bestialidad con gran maldad y perversidad. Semiramis
tambi√©n proven√≠a de la uni√≥n de descendientes de demonios. Ella lo
pod√≠a todo a excepci√≥n de lograr su salvaci√≥n eterna. N. del T. Esto explica
la presencia de Gigantes después del diluvio. Tenemos entre otros al gigante Goliat y en la
Mitolog√≠a Griega, la historia del gigante Polifemo, del poema Hom√©rico La Odisea; del cual se ha comprobado la veracidad de muchos de sus relatos.

Se aclara cual es el origen del Politeísmo

Después de estos gigantes, aparecieron hombres poderosos y famosos,
que fueron considerados y valorados como dioses por los hombres paganos en la antig√ľedad. Las primeras mujeres que se dejaron poseer por los malos esp√≠ritus, lo hicieron con todo el conocimiento y a
conciencia de ello; otras no lo sabían y eran ignorantes de las consecuencias de sus actos. Las primeras mujeres aceptaron en ellas el
deseo de la carne y de la sangre, como cuando ocurrió el pecado
original. N. del T. Ver G√©nesis 6:4 de la Biblia de Jerusal√©n, cuando dice: ‚ÄúEstos fueron los h√©roes de la antig√ľedad, hombres famosos‚ÄĚ. El origen de los dioses paganos creados por los pueblos polite√≠stas tiene probablemente esta iniciaci√≥n. 

Traducido por : www.visionesemmerick.net

Salmo 9

1 Salmo de David. Acci√≥n de gracias por la justicia de Dios

2 Te doy gracias, Se√Īor, de todo coraz√≥n

y proclamaré todas tus maravillas

3 Quiero alegrarme y regocijarme en ti,

y cantar himnos a tu Nombre, Altísimo.

4 Cuando retrocedían mis enemigos,

tropezaron y perecieron delante de ti,

5 porque t√ļ defendiste mi derecho y mi causa,

sent√°ndote en el trono como justo Juez.

6 Escarmentaste a las naciones,

destruiste a los impíos y borraste sus nombres para siempre;

7 desapareció el enemigo: es una ruina irreparable;

arrasaste las ciudades, y se perdió hasta su recuerdo

8 Pero el Se√Īor reina eternamente

y establece su trono para el juicio:

9 él gobierna al mundo con justicia

y juzga con rectitud a las naciones.

10 El Se√Īor es un baluarte para el oprimido,

un baluarte en los momentos de peligro.

11 ¡Confíen en ti los que veneran tu Nombre,

porque t√ļ no abandonas a los que te buscan!

12 Canten al Se√Īor, que reina en Si√≥n,

proclamen entre los pueblos sus proezas.

13 Porque él pide cuenta de la sangre,

se acuerda de los pobres y no olvida su clamor.

14 El Se√Īor se apiad√≥ de m√≠, contempl√≥ mi aflicci√≥n;

me tomó y me alzó de las puertas de la Muerte,

15 para que pudiera proclamar sus alabanzas

y alegrarme por su victoria en las puertas de Sión.

16 Los pueblos se han hundido en la fosa que abrieron,

su pie quedó atrapado en la red que ocultaron.

17 El Se√Īor se dio a conocer, hizo justicia,

y el impío se enredó en sus propias obras.

18 Vuelvan al Abismo los malvados,

todos los pueblos que se olvidan de Dios.

19 Porque el pobre no ser√° olvidado para siempre

ni se malogra eternamente la esperanza del humilde.

20 ¬°Lev√°ntate, Se√Īor!

que los hombres no se envanezcan,

y las naciones sean juzgadas en tu presencia.

21 Inf√ļndeles p√°nico, Se√Īor,

para que aprendan que no son m√°s que hombres.

A %d blogueros les gusta esto: