Israel: “La población más vulnerable es la que ha recibido las dos dosis”

🇮🇱 Primer Ministro de Israel: “La población más vulnerable en este momento, de forma paradójica, son los que han recibido las 2 dosis, pero no la 3a… los que NO se han vacunado durante año y medio no enferman porque probablemente estén encerrados en una habitación o algo”. ¡QUÉ FUERTE!

El NOM se ríe de todos ustedes DESCARADAMENTE.
D E S P I E R T E N

La ‘variante delta’ son las lesiones causadas por las vacunas, las denuncias de los denunciantes

En cuanto a la variante Delta, no existen pruebas comerciales que identifiquen variantes, aunque la secuenciación genética en un laboratorio de investigación podría diferenciarlas. La enfermera enfatiza que nunca ha visto “Delta” especificado en ningún historial de pacientes, una afirmación que plantea la pregunta de cómo los funcionarios pueden afirmar que la mayoría de los pacientes con COVID-19 ahora están infectados con la variante Delta.

Ella también informa haber visto una cantidad significativa de lesiones por vacunas, pero no tiene conocimiento de un solo caso en el que la lesión haya sido reportada al Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas de EE. UU. (VAERS). Siempre que ha llevado sus sospechas al médico, ha sido rechazada y se ha descartado el vínculo de la vacuna.

La conclusión más impactante de esta entrevista es que el supuesto aumento en los casos de Delta son, de hecho, lesiones por vacunas mal etiquetadas, según este denunciante.

“La variante Delta son las lesiones por vacunas”,  le dice a Peters. “Es de conocimiento común entre el personal que está al tanto de lo que está sucediendo, [que están] prestando atención [y] no lo niegan”

The ‘Delta Variant’ Is Vaccine Injuries, Whistleblower Claims

Salmo 31

Del maestro de los músicos. Salmo de David.

2 Yo me refugio en ti, Señor,

¡que nunca me vea defraudado!

Líbrame, por tu justicia

3 inclina tu oído hacia mí

y ven pronto a socorrerme.

Sé para mí una roca protectora,

un baluarte donde me encuentre a salvo,

4 porque tú eres mi Roca y mi baluarte:

por tu Nombre, guíame y condúceme.

5 Sácame de la red que me han tendido,

porque tú eres mi refugio.

6 Yo pongo mi vida en tus manos:

tú me rescatarás, Señor, Dios fiel.

7 Yo detesto a los que veneran ídolos vanos

y confío en el Señor.

8 ¡Tu amor será mi gozo y mi alegría!

Cuando tú viste mi aflicción

y supiste que mi vida peligraba,

9 no me entregaste al poder del enemigo,

me pusiste en un lugar espacioso.

10 Ten piedad de mí, Señor,

porque estoy angustiado:

mis ojos, mi garganta y mis entrañas

están extenuados de dolor.

11 Mi vida se consume de tristeza,

mis años, entre gemidos;

mis fuerzas decaen por la aflicción

y muy huesos están extenuados.

12 Soy la burla de todos mis enemigos

y la irrisión de mis propios vecinos;

para mis amigos soy motivo de espanto,

los que me ven por la calle huyen de mí,

13 Como un muerto, he caído en el olvido,

me he convertido en una cosa inútil.

14 Oigo los rumores de la gente

y amenazas por todas partes,

mientras se confabulan contra mí

y traman quitarme la vida.

15 Pero yo confío en ti, Señor,

y te digo: «Tú eres mi Dios,

16 mi destino está en tus manos».

Líbrame del poder de mis enemigos

y de aquellos que me persiguen.

17 Que brille tu rostro sobre tu servidor,

sálvame por tu misericordia;

18 Señor, que no me avergüence

de haberte invocado.

Que se avergüencen los malvados

y bajen mudos al Abismo;

19 que enmudezcan los labios mentirosos,

los que profieren insolencias contra el justo

con soberbia y menosprecio.

20 ¡Qué grande es tu bondad, Señor!

Tú la reservas para tus fieles;

y la brindas a los que se refugian en ti,

en la presencia de todos.

21 Tú los ocultas al amparo de tu rostro

de las intrigas de los hombres;

y los escondes en tu Tienda de campaña,

lejos de las lenguas pendencieras.

22 ¡Bendito sea el Señor!

El me mostró las maravillas de su amor

en el momento del peligro.

23 En mi turbación llegué a decir:

«He sido arrojado de tu presencia».

Pero tú escuchaste la voz de mi súplica,

cuando yo te invocaba.

24 Amen al Señor, todos sus fieles,

porque él protege a los que son leales

y castiga con severidad a los soberbios.

25 Sean fuertes y valerosos,

todos los que esperan en el Señor.

A %d blogueros les gusta esto: