Remontándonos como águilas

Si nos elevamos hacia Dios, hacia la conquista de nuestras miserias y pasiones, a alejarnos del materialismo y poner nuestra mirada y confianza en los Cielos, no todos podrán resistir nuestra altura, se quedarán atrás y no podrán molestarnos. Nada nos perturbará. Seremos incapaces de sentir odio por los demás, incluyendo a los que nos causan gran daño o amargura. Así es como debemos ser los cristianos, como las águilas.

La Biblia menciona al águila 38 veces. Este rey de los pájaros es un ejemplo de cómo Dios trata con nosotros. Para aquellos que conocen y confían en Dios, Él les promete que se elevarán alto como las águilas. Así como mamá águila les enseña a sus aguiluchos a volar dejando la seguridad de su nido, así mismo Dios agranda nuestra fe permitiéndonos pruebas y dificultades en nuestras vidas. Pero es muy importante para nosotros depender de Él siempre, de modo que no seamos aplastados por nuestras circunstancias.

La Biblia dice: “Aquellos que esperan en el Señor renovarán sus fuerzas, levantarán alas como águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán”. Isaías 40:31

En la primera parte hablamos sobre cómo los aguiluchos aprenden a volar. Después de su nacimiento el ave solo come y duerme pero cuando sus alas comienzan a crecer, mamá águila se encarga de que el nido ya no sea un lugar tan confortable de modo que el aguilucho quiera salir y aprender a volar. Este es un proceso que asusta bastante. Pero la mamá mantiene una estrecha vigilancia sobre su pequeño de modo que si corre el riesgo de caer ella vuela por debajo y lo recoge sobre sus alas para que no se lastime. Este es un proceso de aprendizaje. Finalmente el aguilucho aprende a volar, alto en los cielos así como su mamá águila. Es entonces cuando puede enfrentar la vida por si mismo.

Hoy quiero hablarte acerca de cómo el águila controla el viento, renueva sus fuerzas y trata con las enfermedades y la muerte. Todos sabemos que las águilas no viven en los lugares bajos como lo hacen los otros pájaros. Ellas fueron creadas para volar en los lugares altos. Pueden volar tan alto que no son vistos por el ojo humano, ni alcanzados por el rifle de un cazador. Como veremos, Dios nos hizo a los humanos también para que volásemos también en lugares altos.

No necesitamos vivir una vida miserable sin esperanza, llena de temor y desesperación. Nuestra mente puede ser renovada cuando entendemos los propósitos de Dios para cada una de nosotros. Podemos ser libres del control de pensamientos y conductas destructivas, Dios quiere que seamos puros y santos y lleguemos a ser como Jesucristo su Hijo. 

Las águilas no vuelan, se remontan. En vez de usar sus propias fuerzas y mover sus alas como lo hacen los otros pájaros, usan las corrientes de los vientos para volar alto. El águila se sienta sobre la roca y “lee” o “estudia” el viento. Cuando el tiempo es perfecto sale y se eleva con sus grandes alas. Sin esfuerzo, solo expandiendo sus alas y se eleva más y más alto hacia el cielo. La Biblia se refiere al Espíritu Santo de Dios como un viento. Nosotros podemos cooperar con el Espíritu Santo y permitir remontarnos sobre nuestras miserias y dificultades. No podemos mejorar nuestras vidas por nuestros propios esfuerzos, si no permitiéndole a Dios que lo haga. 

La Biblia nos dice que debemos aprender a perseverar y crecer en nuestro carácter a través del sufrimiento. Cuando dependemos de Dios en nuestra necesidad, su Santo Espíritu llena nuestros corazones con esperanza. Él está con nosotros para cuidarnos.

Algo más quiero decirte. El águila tiene que morir. Cuando un águila está cerca de morir, vuela a su lugar favorito de la montaña, abre sus alas alrededor de si mismo, mira los rayos de sol y muere. ¡Eso es lo que hace un águila! Cuando una persona conoce a Dios puede morir con dignidad y con una maravillosa esperanza. El Salmo 116:15 dice así: “Preciosa es a los ojos de Dios la muerte de sus santos”. Este mundo no es nuestro hogar permanente. Por eso Jesucristo dijo a sus discípulos antes de morir: “No se preocupen ni sufran. Si confían en Dios confíen también en mi. Allá donde vive mi Padre hay muchas moradas y voy a prepararlas para cuando vayan. Cuando todo esté listo, volveré y me los llevaré a ustedes, para que estén siempre donde yo esté” (Juan 14:1-4).

Asi debemos vivir los cristianos, levantando la cabeza mirando nuestra esperanza en el cielo, ya gozando de las primicias de victoria. Porque pertenecemos al Ejercito Victorioso de Dios. Los globalistas saborean una falsa victoria temporal con sus mentiras, ellos en verdad pertenecen al ejercito de los derrotados para siempre.

Cuando una persona dice que me ama, hará todo de acuerdo a Mi Santa Voluntad

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

25 de agosto de 2014

Mi muy querida bien amada hija, cuando una persona dice que me ama, hará todo de acuerdo a Mi Santa Voluntad. Ella pondrá todo en Mis Sagradas Manos y se olvidará de sus propias necesidades y deseos. Entonces me dirá: «Jesús todo lo que digo y hago es conforme a Tu Santa Voluntad – haz conmigo conforme a la Voluntad de Dios.»

El hombre que vive en Mí y Yo en él, entregará todo de acuerdo a lo que da Gloria a Dios. Él no tendrá motivos egoístas; no tendrá deseos ocultos de complacerse a sí mismo y hará todo lo que pueda, en esta vida, a fin de que esté en plena unión Conmigo. Me entregará cada pensamiento; cada movimiento; cada paso y cada acción de modo que Yo pueda actuar dentro de su alma. Él confiará en Mí, por completo, y él sabrá que todo lo que Yo hago, todo lo que Yo permito y todo lo que llevo a cabo, con el fin de purificar la tierra, tendrá un solo objetivo y ese es para dar Gloria a Dios. 

El hombre, por sí mismo, no puede darme tal regalo a menos que él le permita a Mi Espíritu Santo residir dentro de él. Sólo entonces, puede elevarse a la perfección, lo que lo transformará, para que su corazón y su alma se entrelacen Conmigo. Puedo entonces, a través de Mi Divinidad, crear grandes milagros en esa alma quien, habiendo confiado en Mí completamente, seguirá conservando su derecho dado por Dios – el de su libre albedrío.

El permitirme a Mí, Jesucristo, residir dentro de vosotros, requerirá gran sacrificio de vuestra parte. Debéis arrojar todo pensamiento altivo; cada debilidad y cada onza de autocompasión. Cuando lleguéis a Mí, y me pidáis que os guíe, entonces cualquier sufrimiento, el cual era antes vuestro destino, se desechará. Nada os perturbará. Seréis incapaces de sentir odio por los demás, incluyendo a los que os causan gran daño o amargura. Vais a perdonar fácilmente, no conservaréis ningún resentimiento en vuestro corazón, cualquiera que sea la situación difícil en la que podáis estar, y veréis las cosas como Yo las veo. 

Para prepararse para la vida en Mí, debéis recordaros que todo lo que es bueno viene de Dios. El hombre, por su propia inteligencia y determinación, jamás  puede alcanzar la paz hasta el día en que el mismo se ofrece a Dios, en mente, cuerpo y alma. Al ofrecerme a Mí, Jesucristo, la ofrenda de su confianza plena, Yo residiré en esa alma y él se convertirá en parte de toda Mi Gloria. Enalteceré a este tipo de almas. ¡Qué alegría inundará sus corazones! El miedo a lo desconocido no les perturbará más. De esta manera voy a preparar al mundo para Mi Gran Gloria – Mi Nuevo Reino Glorioso, donde toda la vida será vivida, de acuerdo a la Voluntad de Dios, en la tierra así como en el cielo.

Cuando Mi Voluntad queda arraigada dentro de las almas de aquellos que viven sus vidas de acuerdo a todos Mis deseos, nunca experimentarán el odio en sus corazones, de cualquier tipo, otra vez. Porque esto sería imposible. Yo Soy incapaz de odiar y si se me permitió vivir en vuestra alma, entonces nada puede permanecer dentro de vosotros, que no venga de Mí.

Vuestro Jesús

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a025-ago-2014-cuando-una-persona-dice-que-me-ama-hara-todo-de-acuerdo-a-mi-santa-voluntad/

A %d blogueros les gusta esto: