Mons. Viganó: «Hay que darle un alma cristiana a la protesta civil»

Si os estáis organizando para afrontar la amenaza que se cierne sobre vosotros de una clase de políticos, médicos y periodistas que han traicionado todos los ideales y la ética que deben inspirar su acción, también es indispensable darle un alma cristiana a esta protesta civil, para que siga siendo moralmente noble y para que pueda esperar tener éxito y ser bendecida por Dios.

Hace cuatrocientos cincuenta años, el 7 de octubre de 1571, la flota cristiana dirigida por Don Juan de Austria obtuvo una contundente victoria sobre los turcos en Lepanto en el Golfo de Patras. Aquella victoria, lograda milagrosamente por la Santa Liga a pesar de que era claramente inferior numérica y militarmente a la flota del Imperio Otomano, se atribuyó a la intervención de la Mater, quien desde ese día fue venerada con el título de Reina de las Victorias. y Auxilio de los cristianos: a continuación de aquella milagrosa victoria se añadió la invocación Auxilium Christianorum que recitamos en las Letanías de Loreto. Desde entonces también celebramos a la Santísima Madre como Reina del Santísimo Rosario.

El estandarte de la Santa Liga, que llevaba el Crucifijo flanqueado por los Santos Apóstoles Pedro y Pablo con el lema In hoc signo vinces, y había sido bendecido el año anterior en la Basílica de San Pedro por San Pío V, el Papa del Concilio de Trento. , la Misa tradicional y el Santo Rosario – fue confiado al Almirante de la Flota Papal, Marcantonio Colonna. El 16 de septiembre de 1571 la flota de la Liga Santa zarpó de Messina y el 4 de octubre se reunió en el puerto de Cefalonia para avanzar contra los turcos. La Liga estaba formada por el Rey de España, la República de Venecia, los Estados Pontificios, las repúblicas de Génova y Lucca, los Caballeros de Malta, la familia Farnese de Parma, la familia Gonzaga de Mantua, la familia Estense de Ferrara, la Familia Della Rovere de Urbino, el duque de Saboya y el gran duque de Toscana.

Hoy nuestro enemigo es más sutil y traicionero: los que deberían ser nuestros aliados, los que deberían ayudarnos y protegernos ante una amenaza que no es menos terrible que la que enfrentaron entonces, son precisamente ellos los que están librando una guerra despiadada contra nosotros.

Quienes deben defendernos son los que están apoyando la invasión y el borrado sistemático de nuestra identidad, nuestra Fe, nuestra cultura y nuestras tradiciones. En nombre de “cancelar la cultura” han logrado avergonzarnos de la Victoria de Lepanto, que durante cuatro siglos impidió que el Islam sometiera a nuestras naciones a la Luna Creciente.

Pero si lo que estamos presenciando hoy hubiera tenido lugar en 1570, el prodigio de esa victoria con toda probabilidad hubiera sido imposible. Si San Pío V había promovido el diálogo con el Islam, en lugar de formar la Santa Liga; si Don Juan de Austria hubiera conspirado con el sultán por intereses personales, y si la República de Venecia hubiera guardado silencio sobre lo que hoy llamaríamos “violaciones de los derechos humanos” infligidas por los otomanos a los venecianos de Chipre; si el Rey de España o los Duques y Grandes Duques de Italia hubieran invocado la naturaleza secular del Estado, nunca habría sido posible para los pueblos de la Europa católica luchar y obtener la victoria. Porque los movimientos populares, incluso los motivados por las mejores intenciones, necesitan líderes, guías carismáticos y una autoridad que los oriente y coordine su acción.

Por eso la crisis que atravesamos es tan grave: surge de una crisis de autoridad, de una falta de principios y valores morales que animen y orienten a los que mandan antes que a los que obedecen. Quienes nos mandan no cumplen su papel a favor del pueblo italiano, sino que siguen las órdenes de una élite financiera muy poderosa. Quienes realmente mandan hoy no son ellos mismos parte de las Instituciones, pero las aprovechan sobornando a sus funcionarios, chantajeando a los que han colocado allí para manipularlos a su antojo, expulsando a los honestos y controlando a la oposición.

Si nuestros líderes realmente se preocuparan por el bonum commune y no obedecieran a quienes los ordenan, habrían curado el virus sin seguir las órdenes de la industria farmacéutica por un lado y las élites globalistas por el otro. Lo mismo ocurre también en la Iglesia: basta con pensar sólo en la forma en que los obispos se han postrado ante la narrativa del COVID, en cómo se apresuraron a cerrar iglesias y en cómo han recomendado que los fieles se vacunen, utilizando la autoridad y prestigio del Papado para patrocinar primero el suero genético y ahora la transición ecológica, otra obsesión del Gran Reset teorizada por Klaus Schwab Rothschild.

Políticos, parlamentarios, magistrados, médicos, periodistas y clérigos: todos están subordinados a la narrativa de la psicopandémia y están igualmente dispuestos a aceptar acríticamente las teorías absurdas y científicamente confusas del calentamiento global, sólo porque sus amos han decidido primero especular sobre la situación de pandemia de emergencia y ahora sobre la llamada «emergencia verde», utilizando otra emergencia como pretexto para imponer el «pase verde» – que no se llama «verde» por accidente – y junto con él otras privaciones de las libertades naturales de los ciudadanos .

A estas alturas habrás entendido que todo lo que se nos presenta como justificación de sus acciones es siempre y solo un pretexto que nada tiene que ver con sus intenciones criminales. Por otro lado, si nos dijeran claramente, en lugar de solo anticiparlo en las publicaciones de sus conferencias para iniciados, que quieren reducir a la población a la esclavitud, no lograrán engañar a nadie.

En todas las partes del mundo donde está vigente la psicopandémia, la gente está saliendo a las calles para expresar su disconformidad. Los medios de comunicación del régimen, prácticamente todos los medios de comunicación, guardan silencio sistemáticamente sobre lo que todos podemos ver en Internet, a pesar de la censura de las redes sociales: decenas de miles, cientos de miles de personas en Francia, Alemania, Holanda, Grecia, las antiguas naciones yugoslavas. , Americano, Australia, Canadá… e Italia. Nos hemos despertado un poco tarde, es cierto, pero estamos empezando a entender que nos han engañado durante casi dos años, diciéndonos cosas que no corresponden a la realidad, diciendo que no hubo tratamientos, que la gente se estaba muriendo de COVID. cuando en realidad estaban matando deliberadamente a los infectados para hacernos aceptar máscaras, encierros y toques de queda. Hoy nos dicen que hay tratamientos, sólo porque las casas farmacéuticas han patentado medicamentos a precios desorbitados (con efectos secundarios aún desconocidos) que han estado disponibles durante años a precios muy bajos (sin reacciones adversas). Y ningún magistrado tiene nada que decir.

Comprenderán bien, queridos hermanos y hermanas, que cuando una autoridad cuyo propósito es el bien de los ciudadanos se utiliza realmente para corromperlos, empobrecerlos, esclavizarlos o incluso debilitarlos o eliminarlos físicamente, lo hace usurpando el poder. La obediencia a leyes tiránicas que se nos pide se convierte en complicidad, porque mediante el chantaje nos imponen acciones irracionales y potencialmente dañinas que en condiciones normales nos negaríamos a realizar. Pero, ¿cómo podemos considerar normal que los médicos no atiendan a los enfermos y se vendan a las empresas farmacéuticas? ¿Cómo callar ante los conflictos de intereses de los miembros de la CTS, la AIFA, la EMA y la OMS? ¿Cómo podemos aceptar silenciosamente las admisiones sobre protocolos, sobre el plan pandémico, sobre la prohibición de tratamientos? ¿Cómo podemos seguir dando crédito a un poder que hasta el día de hoy solo nos ha infligido confinamientos, sufrimientos, miserias, despidos, quiebras, privaciones, sufrimiento y muerte? ¿De verdad crees que cuando te dicen que lo están haciendo por tu bien, realmente lo creen?

Por eso hay tantas manifestaciones y protestas, y por eso es deseable tener una coordinación entre ellas que las haga seguir creciendo y ser cada vez más efectivas. Es por eso que debemos esperar que el Señor también suscite a personas honestas motivadas por principios sólidos, ideales nobles y un verdadero sentido del deber que puedan crear una alternativa concreta y compartible, sin infiltraciones masónicas y sin guardias, a la sombría actualidad política , paisaje social y religioso.

Jóvenes polacos rezando el Rosario

Pero si os estáis organizando para afrontar la amenaza que se cierne sobre vosotros de una clase de políticos, médicos y periodistas que han traicionado todos los ideales y la ética que deben inspirar su acción, también es indispensable darle un alma cristiana a esta protesta civil, para que siga siendo moralmente noble y para que pueda esperar tener éxito y ser bendecida por Dios.

Pronto rezaremos juntos el Rosario, implorando la intercesión de la Santísima Virgen ante el Trono de Dios, pidiéndole que intervenga hoy en los asuntos humanos, como lo ha hecho muchas veces a lo largo de la Historia. Lo harás con la Fe y la humilde confianza de los niños que corren hacia su Madre Celestial, sabiendo que a pesar de sus faltas pueden recurrir a Ella, invocándola una vez más, prometiéndola convertirse y hacer lo posible por restaurar su Patria. A ser una nación cristiana, orgullosa de sus valores, orgullosa de levantar la Cruz de Cristo en público, a dar testimonio en sus leyes, instituciones, obra y arte de la Fe que ha hecho grande a Italia, que le ha dado muchos santos, que ha hecho fructífera su cultura y prosperado su negocio.

Tras la Batalla de Lepanto, el Senado de Venecia, la “ Repubblica Serenissima ”, declaró solemnemente – con un acto de devoción que hoy escandalizaría a los partidarios del Estado laico – “ Non virtus, non arma, non duces, sed Maria Rosarii victores nos fecit ”-“ No fue la fuerza, ni las armas, ni los líderes los que nos hicieron vencedores, sino Nuestra Señora del Rosario ”. Asimismo, San Pío V tenía grabado este lema del Salmo 118 en las monedas conmemorativas emitidas después de la batalla: “Dextera Domini fecit virtutes” – “La diestra del Señor ha obrado maravillas”.

Hace cuatrocientos cincuenta años, la Santísima Virgen escuchó la ferviente oración de todo el mundo católico y otorgó una victoria milagrosa a la flota cristiana. También hoy, si aprendemos a rezar y a hacer penitencia como nos ha pedido en Fátima y en muchas otras apariciones, el rezo del Santo Rosario puede suplicar otro milagro del Cielo: liberar nuestra amada Patria de los corruptos. y de los traidores que infestan nuestras instituciones; moviendo los buenos a denunciar valientemente a quienes se han manchado con graves delitos; iluminar a los magistrados y miembros de las fuerzas del orden para que cumplan con sus deberes, impidiéndoles que se entreguen a los delirios tiránicos de los filántropos autodenominados y de quienes les sirven;

Hagámonos dignos de lo que pedimos a la Virgen María, siendo testigos constantes de la Fe que profesamos, viviendo una vida honesta y santa, alimentada por la oración y los sacramentos. Nuestra Madre y Reina espera de nosotros sólo un signo concreto: Nos cum prole pia benedicat Virgo Maria.

+ Carlo Maria Viganò, arzobispo

15 de octubre de 2021

Recen por mi protección en todo el mundo

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

Jueves 22 de septiembre de 2011 a las 21:00 hrs.
Hija Mía, tienes que pedir a mis hijos que me recen, para que, en estos tiempos, yo pueda cubrirlos con Mi Santísimo Manto. El trabajo del engañador se intensifica y se extiende como fuego sin control. El control diabólico que ves a tu alrededor, está dirigido por él y su ejército de demonios. Ellos causan mucho sufrimiento y dolor en el mundo. El rezo de mi Santo Rosario le impedirá provocar el daño que intenta infligir en este mundo.

Recen, hijos Míos, donde quiera que se encuentren, para pedir mi protección especial contra el demonio.

Recen para aliviar el sufrimiento de mi amado Hijo, Quien necesita con urgencia el consuelo de ustedes. Él necesita de sus oraciones, hijos, ya que se propone salvar a la humanidad de sus vidas pecaminosas y perversas, una vez más.

Recen ahora como nunca antes lo habían hecho.

Su Bendita Madre
Reina de la Paz

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a22-sep-2011-1-2-/

A %d blogueros les gusta esto: