Mons. Viganó: «El Pase Verde es sólo un paso más hacia la Puerta del Infierno»

Sin embargo tenemos algo que los poderosos no tienen. Tenemos la Fe, la certeza de la promesa de Nuestro Señor: “ Las puertas del infierno no prevalecerán.Y también nos anima una fuerza interior que no es la nuestra, y que recuerda ese coraje sereno con el que los cristianos perseguidos afrontaron las persecuciones y el martirio, una fuerza que atemoriza a los que no tienen corazón, que aterra a los que sirven a una ideología de la muerte y la mentira, que saben que están del lado de los eternamente derrotados.

Esta es una transcripción traducida del mensaje en video del arzobispo Viganò para el “Día sin miedo” del 15 de octubre de 2021 en Turín (Torino), Italia. 

Te has reunido en tan gran número, en esta plaza de Turín, cientos de miles de personas en todo el mundo muestran su oposición al establecimiento de una tiranía global. Desde hace meses, a pesar del silencio ensordecedor de los medios de comunicación, millones de ciudadanos de todas las naciones han gritado su “¡NO!”. No a la locura pandémica, No a los encierros, a los toques de queda, a la imposición de vacunas, a los pasaportes sanitarios, a los chantajes del poder totalitario esclavizado a la élite. Es un poder que se revela como intrínsecamente maligno, animado por una ideología infernal e impulsado por propósitos criminales. Un poder que ahora declara que ha roto el contrato social y nos considera no como ciudadanos sino como esclavos de una dictadura que hoy es dictadura de salud y mañana será dictadura ecológica.

Este poder está tan convencido de haber tenido éxito ahora en su silencioso golpe de état que descaradamente nos da una bofetada en la cara no sólo con la ideología que la motiva, sino también con la religión que la inspira. Este mismo día en la colina del Quirinal, el palacio que fue la residencia de los sumos pontífices en la ciudad de Roma, se inaugura una exposición que se titula emblemáticamente “ Inferno ”, cuya pieza central es la escultura de Auguste Rodin Las puertas del infierno , completada entre 1880 y 1890. Esta obra estaba destinada a servir como entrada al Museo de Artes Decorativas de París, y su modelo también se presentó en la Exposición de París de 1900 para sellar la naturaleza masónica y anticatólica de ese evento. Y lo que es más,Desde hace años, el ídolo de Moloch del plató de la película Cabiria se encuentra en el Coliseo. Así que tenemos al demonio que devora a los niños, la “Puerta del infierno” inspirada en los poemas Fleurs du mal (Flores del mal) de Charles Beaudelaire , y también el “Festival de la blasfemia” hace unos días en Nápoles. En la ciudad de San Gennaro (San Januarius), con el permiso del gobierno municipal, se exhibieron carteles que mostraban horribles blasfemias contra Dios, para celebrar la libertad de pensamiento y expresión insultando al Señor.

Nos dicen claramente: son servidores del diablo y, como tales, reclaman el derecho a afirmarse, a ser respetados y a difundir sus ideas. Y no solo esto: en nombre de un poder usurpado -un poder que según la Constitución debe pertenecer al pueblo- exigen nuestra obediencia hasta el punto de la autolesión, la privación de los derechos más elementales, y la anulación de nuestra identidad.

Estas cortesanas del poder, a quienes nadie ha elegido y que deben su nombramiento a la élite globalista que las utiliza como cínicas ejecutoras de sus órdenes, han declarado desde 2017 en términos inequívocos la sociedad que quieren lograr. En los documentos sobre la Agenda 2030 que se encuentran en el sitio web del Foro Económico Mundial leemos: “No tengo nada, no tengo privacidad y la vida nunca ha sido mejor”. La propiedad privada, en el plan de los globalistas impulsado por Klaus Schwab Rothschild, tendrá que ser abolida y reemplazada por una renta universal que permita a las personas alquilar una casa, sobrevivir y comprar lo que la élite ha decidido venderles, quizás incluso la luz del sol. y el aire que respiran.

Esto no es una pesadilla distópica: eso es exactamente lo que se están preparando para hacer, y no es casualidad que en estas semanas estemos oyendo hablar de la revisión de las estimaciones catastrales y de los incentivos para la reestructuración inmobiliaria. Primero nos hacen endeudarnos con el espejismo de restaurar nuestra casa, luego los bancos ejecutan la hipoteca y nos la alquilan. Con el trabajo pasa lo mismo: hoy nos dicen que podemos trabajar si tenemos el “pase verde”, una aberración jurídica que utiliza la psicopandémia para controlarnos, rastrear cada uno de nuestros movimientos y decidir si, dónde y cuándo. podemos salir y volver a casa. La Agenda 2030 también incluye el dinero electrónico, obviamente, con la obligación de comprar y vender con tarjeta que está vinculada al “green pass” y al crédito social. Porque la emergencia sanitaria y la emergencia ecológica ahora inminente legitima efectivamente a quienes detentan el poder para crear un sistema de evaluación de nuestro comportamiento, como ya está vigente en China y Australia. Cada uno de nosotros tendrá un puntaje determinado, y si alguien no está vacunado, si come demasiada carne, si no usa coches eléctricos, se le reducirán sus puntos, y no podrá usar ciertos servicios, viajar en avión o tren de alta velocidad, o tendrá que pagar su propia atención médica o resignarse a comer cucarachas y lombrices para recuperar los puntos que le permitirán vivir. Repito: esta no es una hipótesis de algún «teórico de la conspiración».

Pero si hoy es posible impedir que trabajemos simplemente porque no nos sometemos a una regla ilegítima, discriminatoria y opresiva, ¿qué crees que impedirá que estos tiranos decidan que algún día no podemos salir a restaurantes ni ir a trabajar? si hemos participado en una manifestación no autorizada, o si hemos escrito un post en las redes sociales apoyando los remedios caseros, contra la dictadura, o a favor de quienes protestan contra la violación de sus derechos? Lo que les impedirá presionar un botón y evitar que usemos nuestro dinero, solo porque no estamos inscritos en un determinado partido político o porque no hemos adorado a la Madre Tierra, el nuevo ídolo “verde” venerado incluso por Bergoglio.

Quieren privarnos de nuestros propios medios de subsistencia, obligándonos a ser lo que no queremos ser, a vivir como no queremos vivir y a creer en cosas que consideramos una herejía blasfema.

Hay que ser inclusivo ”, nos dicen; pero se lanzan contra nosotros, discriminándonos porque queremos mantenernos cuerdos, porque consideramos normal que la familia esté compuesta por un hombre y una mujer, porque queremos preservar la inocencia de nuestros hijos, porque no queremos matar niños en el útero o ancianos y enfermos en sus camas de hospital.

 “ Nuestro modelo de sociedad se basa en la hermandad ”, nos aseguran; pero en esta sociedad las personas pueden ser hermanos sólo si niegan y blasfeman a nuestro Padre común. Por eso vemos tanto odio hacia Nuestro Señor, la Santísima Madre y los Santos. Por eso, con el pretexto de celebrar al Poeta Supremo, no han realizado una exposición sobre el Cielo, sino sobre el Infierno, que se ha convertido en el lugar deseado y alcanzado aquí en la tierra.

“ Respetamos todas las culturas y tradiciones religiosas, ”Especifican; y es cierto que todos los ídolos y supersticiones encuentran un lugar en el Panteón ecuménico de la nueva Religión Universal deseada por la Masonería y la Iglesia Bergogliana. Pero solo hay una religión que está prohibida: la verdadera Religión que Nuestro Señor enseñó a los Apóstoles, la Religión que la Iglesia nos propone para creer. De hecho, es cierto que en el crisol globalista todas las culturas encuentran aceptación, con la excepción de la nuestra. La barbarie de la poligamia, la rudeza, la descortesía, el oprobio, todo lo feo, obsceno y ofensivo tiene derecho a manifestarse e imponerse; y al mismo tiempo, con la mayor coherencia, la civilización: la verdadera cultura, los tesoros del arte y la literatura, los testimonios de nuestra Fe expresados ​​en iglesias, monumentos, pinturas, y la música: todos estos deben estar prohibidos para que no pueda haber confrontación entre ellos. No hay término de comparación que muestre cuán horrible es el mundo que anhelan y cuán preferible es el mundo que nos han hecho negar y despreciar.

Reina la mentira y no hay ciudadanía para la verdad. Usted ha experimentado esto en los últimos meses, viendo con qué descaro la corriente principal ha entregado propaganda en nombre de la narrativa pandémica, censurando cada voz discordante; y hoy los que no están de acuerdo con el Sistema no sólo son ridiculizados y desacreditados, sino incluso criminalizados, señalados como enemigos públicos, y pasados por locos a los que se les debe imponer un tratamiento obligatorio de salud. Estos son los medios que todo régimen totalitario ha utilizado para enfrentarse a adversarios políticos y religiosos. Todo se repite, ante nuestros ojos, de una manera mucho más sutil y viscosa. Por el contrario, quienes se inclinan ante la tiranía y le ofrecen su fidelidad son elogiados públicamente, vistos en todos los programas de televisión y señalados como un referente autorizado.

Nuestra protesta contra el pase verde no debe limitarse a considerar este hecho concreto, por ilegítimo y discriminatorio que sea, pero que debe expandirse al panorama general, sabiendo identificar los fines de la ideología globalista, los responsables de este crimen contra la humanidad y contra Dios, y los cómplices y posibles aliados . Si no entendemos la amenaza que se cierne sobre todos nosotros, limitándonos a protestar sólo por un detalle, aunque deslumbrante, de todo el proyecto, no podremos montar una resistencia fuerte y valiente. Una resistencia que no debe basarse en la simple petición de libertad, por legítima y compartida que sea, sino en la orgullosa reivindicación del respeto a nuestra identidad, cultura, civilización y fe que hizo grande a Italia y que animó todas las expresiones de la vida. de nuestros padres, desde el más humilde hasta el más exaltado.

El pase verde es solo un paso más hacia la Puerta del Infierno que se exhibe hoy en el Cerro Quirinal, un descarado atropello llevado a cabo por quienes se creen inamovibles y que gozan de una poderosa protección.

No tenemos los miles de millones [de dólares] de George Soros y Bill Gates; no tenemos fundaciones filantrópicas y no sobornamos a los políticos para hacerlos aliados; no tenemos estaciones de televisión o redes sociales con las que compartir nuestras ideas; no estamos organizados como los proponentes del Gran Restablecimiento, y no hemos formulado hipótesis sobre escenarios económicos o pandémicos.

Pero, como ve, incluso en nuestra aparente debilidad, a pesar de no haber logrado ni siquiera tener visibilidad en la televisión o en las redes sociales; a pesar de estar desorganizados y poco inclinados a manifestarse y protestar – ya que esto siempre ha sido prerrogativa de los revolucionarios profesionales y los anarquistas de izquierda – sin embargo tenemos algo que ellos no tienen. Tenemos la Fe, la certeza de la promesa de Nuestro Señor: “ Las puertas del infierno no prevalecerán.Y también nos anima una fuerza interior que no es la nuestra, y que recuerda ese coraje sereno con el que los cristianos perseguidos afrontaron las persecuciones y el martirio, una fuerza que atemoriza a los que no tienen corazón, que aterra a los que sirven a una ideología de la muerte y la mentira, que saben que están del lado de los eternamente derrotados.

Olvidan, estos miserables servidores del Nuevo Orden, que su orden es una distopía, incluso una distopía infernal, que nos repugna a todos precisamente porque no considera que no estamos hechos de circuitos electromagnéticos sino de carne y hueso, pasiones, afectos y actos de generosidad y heroísmo. Porque somos humanos, hechos a imagen y semejanza de Dios. Pero los demonios no pueden comprender esto, y por eso fracasarán miserablemente.

Respondemos a la Puerta del Infierno de Rodin con el Ianua Coeli , la Puerta del Cielo: el título con el que invocamos a la Santísima Virgen. Que aquella que en el Libro del Apocalipsis golpea la cabeza de la antigua Serpiente sea nuestra Reina y nuestra Líder en la batalla, en vista del triunfo de Su Inmaculado Corazón.

Y para que este día en el que ustedes demuestren pública y valientemente su oposición a la tiranía inminente no permanezca estéril y privado de luz sobrenatural, los invito a todos a unirse a mí en la recitación de las palabras que el Señor nos enseñó. Hagámoslo con fervor, con un impulso de caridad, invocando la protección de Nuestro Señor y Su Santísima Madre sobre todos nosotros, nuestras familias, nuestra Patria y el mundo entero: Padre Nuestro que estás en los cielos … 

+ Carlo Maria Viganò, arzobispo

La oscuridad cubre ahora vuestro mundo

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

15 de noviembre del 2011

Vengo hoy, hija Mía, a reunir a Mis preciosos hijos y a todos aquellos que creen en Mí, para rezar en unidad, para salvar a todas las almas sobre la Tierra.

Es Mi deseo que ustedes prueben su infinito amor a la Santísima Trinidad, mostrando humildad en el amor de unos a otros, para que así el pecado sea perdonado a toda la Humanidad.

Yo soy el Dios de Justicia, pero soy primero y principalmente, el Dios de Amor y de Misericordia. Mi paternal amor Divino por ustedes, está reflejado en Mi misericordiosa bondad. Pues tal es Mi intención de salvar a todas las almas en este, el final de los tiempos, como los conocen en la Tierra. No teman, hijos. Mi intención no es asustarles, sino abrazarles, con todo Mi abarcante amor, para cada hijo Mío.

Hago un llamado a todos Mis hijos, especialmente, a aquellas almas tan llenas de amor por Mí, su Creador, a unirse con sus hermanos y hermanas y levantarse en contra del mal en el mundo.

Satanás y cada demonio en el infierno, ahora recorren la Tierra en desafío a Mí, durante este, el fin de los tiempos, hijos. Ellos están dispersos por el mundo, persiguiendo almas y llevándolas al borde de la locura.

La maligna influencia está siendo sentida por casi todos ustedes en este momento. Esto es porque Mi existencia y la de Mi amado Hijo han sido negadas, rechazadas y lanzadas a un lado, que la obscuridad ahora cubre su mundo. Sin reconocer la verdad de su creación sobre esta Tierra, ustedes, Mis amados hijos, han llegado a ser, involuntariamente, un blanco para satanás.

Notarán un cierto número de cambios en su vida, ya que esta infestación se ha apoderado de su mundo. Asesinatos, odios, disgusto por proclamar Mi Gloria o  por reconocer Mi existencia, guerra, persecución, codicia, control y deterioro moral. Todas estas perversidades han sido creadas en su mundo, por satanás y esparcidas por los pecadores tan abiertos a sus falsas y vacías promesas.

El, satanás, tienta primero a aquellos poderosos y hambrientos pecadores y a aquellos débiles en la Fe. Habiéndoles seducido, entonces él les posee. Ellos, a cambio, infectan y causan terrible dolor, infligiendo abuso a sus hermanos y hermanas.

Ustedes, Mis amados fieles, están siendo ahora llamados por Mí, a levantarse y a defender Mi Santa Palabra, para que así la Humanidad pueda ser salvada. Ustedes harán esto de dos maneras, primero, a través de la oración constante y segundo, difundiendo Mi Santísima Palabra. La oración no solo ayudará a salvar a la Humanidad del infierno y del completo abandono por Mí, sino que también, mitigará Mi mano del castigo. Esta mano del castigo, caerá y cae, sin duda de esto, sobre aquellos perversos pecadores que han permitido al espíritu de la oscuridad, controlar su comportamiento hacia aquellos inocentes dependientes, sobre los cuales ellos ejercen control.

Yo, Dios Padre, hago un llamado a Mis hijos desde Los Cielos, para que oigan Mi súplica, cuando les urjo a levantarse inmediatamente. Unanse en oración, rezando lo siguiente:

“Dios Altísimo, en el nombre de Tú amadísimo Hijo Jesucristo, a quien sacrificaste para salvarnos a nosotros, Tus pobres hijos, del fuego del infierno, escucha nuestra oración! Que podamos ofrecer nuestros humildes sacrificios y aceptar las pruebas y la tribulación, como un medio para ganar la salvación de todas las almas, durante el GRAN AVISO.

Te rogamos que perdones a los pecadores, que encuentran difícil volverse y aceptar tu Misericordiosa bondad, para que ofrezcan los sacrificios necesarios, según Tu criterio, para redimirles a Tu Santos Ojos.”

Rezándo a Mí, su Padre celestial, Dios Altísimo, Creador del Universo y de la Humanidad, escucharé su oración y les garantizaré inmunidad para todas aquellas almas por las que rezan.

Gracias Mis queridos hijos por reconocer este Mi Divino llamado desde los Cielos, gracias por su humildad de corazón para reconocer Mi voz cuando es hablada.

Recuerden que Yo soy un océano de caridad y les amo a todos ustedes con una ternura Paternal. Lucho sólo por salvar a cada uno y a todos ustedes, de las garras del Maligno, para que así nos podamos unir como una sola familia.

Dios El Padre Eterno

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a15-nov-2011/

A %d blogueros les gusta esto: