Viganò se dirige a los manifestantes suizos y pide que definan qué es la libertad

La verdadera libertad es, en cambio, la capacidad de actuar dentro de los límites del bien, y ésta es la libertad a la que deben aspirar. Esta es la libertad que uno debe reclamar con valor y orgullo. Esta es la libertad que «os hará libres» (Juan 8:32).

Nota del editor: el arzobispo se dirige a los manifestantes que se reunieron en Berna, Suiza el 12 de noviembre para protestar por las restricciones previstas por el COVID-19.


Queridos amigos, muchos de ustedes nunca hubieran pensado que Suiza eventualmente seguiría a Italia y otras naciones adhiriéndose supinamente a los dictados de la élite, incluso en el asunto de la emergencia pandémica. Su Confederación, de hecho, ya está muy por delante de otros países en el camino de la globalización, y la huella del Nuevo Orden Mundial está muy marcada en la vida de las grandes ciudades suizas.

Y así como Suecia se libró de los cierres y las máscaras, uno hubiera creído que también en Suiza las medidas de supuesta contención del contagio habrían adoptado el modelo fallido del que Italia es, en cambio, un trágico ejemplo.

Por otra parte, dado que el Foro Económico Mundial tiene su sede en Davos, algunos de ustedes podrían haber esperado que Klaus Schwab les impidiera experimentar de primera mano lo que le espera a toda la humanidad, si sólo permitimos que se lleve a cabo su disparatado Great Reset, compartido por la ONU con el nombre de Agenda 2030.

Imagen
Klaus Schwab

Y, sin embargo, si piensan en lo que se les mostró el 1 de junio de 2016, con la inauguración del túnel de San Gotardo, deberían tener una idea sobre los principios inspiradores del Nuevo Orden Mundial.

Hoy están aquí para protestar contra el endurecimiento de las medidas sanitarias y de control adoptadas por el gobierno federal suizo con el pretexto de la llamada pandemia. Lo que le espera a Suiza, como saben, ha sido adoptado en todo o en parte por otras naciones, incluida Italia. La discriminación de los no vacunados es ya una realidad en muchas naciones, al igual que el seguimiento de los ciudadanos mediante el pasaporte vacunal, la suspensión salarial de los que no se someten al control y la posibilidad de que los poderes públicos legislen derogando las leyes ordinarias y la Constitución.

Pero permítanme hacerles algunas preguntas.

¿Protestan ustedes por la limitación de sus libertades constitucionales, o porque se dan cuenta de que estas primeras medidas de control no son más que el primer paso de una progresiva anulación de su libertad individual -absorbida por un Estado/médico que decide por ustedes cómo tratarlos, de un Estado/maestro que decide si pueden salir de casa, trabajar, ir a un restaurante y viajar y cuándo?

¿Se manifiestan contra el Pase Verde y, sin embargo, aceptan la narrativa sobre la pandemia y las vacunas, o se han dado cuenta de que esta colosal farsa se basa en un virus (?) producido en un laboratorio que se ha propagado para crear una pandemia de emergencia que daría un pretexto para poner a toda la humanidad bajo control?

¿Se han echado a la calle porque les molesta tener que escanear su código QR para entrar en su oficina o en su fábrica, y sin embargo les han inoculado el suero genético experimental? ¿O se han dado cuenta de que las llamadas vacunas son ineficaces, que hay riesgo de efectos secundarios incluso graves a largo y corto plazo, que las casas farmacéuticas que les están utilizando como conejillos de indias no tienen ninguna responsabilidad, y que si enferman o mueren no tendrán que pagar ninguna indemnización ni responder penalmente ante ningún tribunal?

Y por último, ¿han decidido protestar porque la libertad de no ser sometido a un control sanitario es la misma libertad en cuyo nombre se creen con derecho a matar a los niños en el vientre materno, a los ancianos y a los enfermos en sus camas de hospital? ¿Es la misma libertad que legitimaría las uniones homosexuales y la teoría de género? ¿Es ésta la libertad a la que apelan? ¿La libertad de ofender la Ley de Dios, de blasfemar su Nombre, de violar la ley natural que Él ha escrito en el corazón de cada ser humano?

Porque si lo que quieren es sólo ser libres para hacer lo que quieran, su manifestación no tiene sentido. Son precisamente los que os hablan de la igualdad de género, del derecho a la «salud reproductiva», de la eutanasia, de la maternidad subrogada y de la libertad sexual los que hoy los tienen a todos en sus manos, decidiendo lo que es correcto para ustedes en nombre de «su bien», de la salud pública o de la protección del planeta. Son ellos los que dentro de poco unirán el Pase Verde con su DNI digital, con su cuenta bancaria, con sus impuestos, su salario, su seguridad social y su estado de salud, y al hacerlo -por «su bien»- podrán decidir si usted puede trabajar, viajar, ir a un restaurante y comprar un filete o más bien unos insectos.

Esa libertad les hace creer que son «libres» mientras los que quieren que sean esclavos obedientes les dejan correr alargando la correa, dándoles la ilusión de poder hacer lo que quieran, de tener el «derecho» de abortar, de vivir en contra de los preceptos de la moral cristiana, de poder comportarse como si Dios no existiera, como si nunca tuvieran que presentarse ante Él en el día del juicio.
Pero esto no es libertad; es licencia. Es libertinaje para dañar su alma, ciertamente no es la libertad de vivir honestamente para merecer el paraíso. La verdadera libertad es, en cambio, la capacidad de actuar dentro de los límites del bien, y ésta es la libertad a la que deben aspirar. Esta es la libertad que uno debe reclamar con valor y orgullo. Esta es la libertad que «os hará libres» (Juan 8:32).


Es la libertad de elegir no dejarse engañar por las promesas de quienes le ofrecen un futuro mejor, ecosostenible, inclusivo, tolerante, resiliente y con diversidad de género, mientras le obligan a comprar sólo los productos que ellos han puesto a su disposición en Internet, a pedir la comida y la cena a domicilio, a tratarse con telemedicina, a seguir las clases a distancia y a no ir a la oficina mediante el «trabajo inteligente».


Hablo de la libertad de decir no a quienes -al prever el progreso en el mundo del trabajo y mostrarle  con entusiasmo el tiempo libre del que podrán disfrutar con la reducción de la jornada laboral- les reducen el salario, les eliminan las protecciones sindicales, les privan de los medios de subsistencia para mantener una familia, les obligan a vivir en pisos cada vez más pequeños y anónimos, siempre más alejados de la ciudad. Decir no a quienes primero les privan de la autonomía de un trabajo creando desempleo y eliminando las especializaciones profesionales, y luego les ofrecen la renta de ciudadanía para hacerlos esclavos, chantajeados por un Estado que decide en qué condiciones pueden trabajar.


La libertad que deben reclamar es la de no aceptar sutilmente la narrativa de los medios de comunicación, el colosal fraude de toda una categoría sometida a la élite, dedicada a difundir mentiras y censurar la verdad, pagada para apoyar el poder y suprimir la disidencia; la libertad de exigir que los periodistas redescubran la dignidad de la ética y la conducta profesionales y no la infamia de la esclavitud cortesana a los amos que nunca pueden obtener suficiente poder.

La libertad de expresión que todos ustedes deberían invocar, y sobre todo aquellos de entre ustedes que tienen funciones de responsabilidad o ejercen profesiones relacionadas con la emergencia actual -médicos, paramédicos, fuerzas del orden, jueces, políticos- es la libertad de denunciar la corrupción, los conflictos de intereses, el silencio y la complicidad de un sistema basado en el engaño, el fraude, el terrorismo psicológico y la manipulación de la verdad. La libertad de negar el consentimiento a un crimen contra la humanidad que se lleva a cabo con una determinación despiadada.


Podemos preguntarnos si, con la victoria de este referéndum el 28 de noviembre, algo cambiará. La Constitución suiza favorece la participación activa de sus ciudadanos y dará una fuerte señal al Consejo Federal para que desista de sus intenciones. Pero no crean que su batalla por los derechos fundamentales termina aquí: El ataque es mundial, y cada uno de nosotros debe ser consciente de la amenaza que ahora se cierne sobre cada uno de nosotros.


No se trata de un enfrentamiento en el que podamos vencer al enemigo común sólo con esfuerzos humanos; es una batalla de época, en la que lo que está en juego son los destinos de la humanidad en su conjunto, así como de cada uno de nosotros individualmente, tanto en el tiempo como en la eternidad. Y sobre todo, los partidarios del Gran Reajuste son intrínsecamente anticristianos y anticrísticos, porque este «nuevo orden» no es otra cosa que el caos infernal.


Tienen ustedes la oportunidad de decidir, no sólo si el Pase Verde es ilegítimo, sino si quieren renunciar definitivamente a lo que les queda de libertad, permitiendo que se les imponga la pesadilla distópica de una tiranía que hoy es una dictadura sanitaria y mañana será ecológica o transhumana. Y que Dios asista y proteja a los que le pertenecen.

traducido por RELIGION LA VOZ LIBRE de churchmilitant.com/search/category/245/commentary

Tan fácilmente la gente acepta nuevas leyes, que afirman ser buenas

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

10 de julio de 2013

Mi niña, tus oraciones están siendo respondidas y mi Hijo intervendrá por tu intención especial. Debes rezar por todos aquellos en el mundo que están siendo engañados en creer que el mal es bueno. Esta telaraña de engaño ha cubierto a la humanidad a tal extensión, que muchos ya no pueden diferenciar entre las Leyes de Dios y la maldad del maligno, cuando él se manifiesta entre vosotros.

Tan fácilmente la gente acepta nuevas leyes, que afirman ser buenas – para el bien de todos – cuando, de hecho, disfrazan el pecado mortal a los Ojos de Dios.

La batalla persiste entre aquellos quienes defienden las Leyes de Dios y aquellos que las profanan. Aquellos que públicamente defienden las Leyes de Dios son satanizados y declarados ser crueles y malvados. El engaño y las mentiras, que  llenan a aquellos que dicen que aman a la humanidad, son vistos claramente cuando públicamente justifican el pecado mortal. Cuán astuto es el maligno.  Tan pocos entienden su influencia en sus vidas o cómo les tuerce su razonamiento.

Sed consolados, queridos hijos, en el conocimiento de que yo, la Madre de la Salvación, puedo derrotar al maligno en medio de entre vosotros. Debéis recurrir a mí cada vez que os sintáis agobiados por el poder que él ejerce en vuestras naciones. Yo destruiré su influencia, cuando pongáis vuestra petición ante mí.

Por favor recitad esta Cruzada de Oración (113) Para vencer el mal en nuestra tierra

“Oh Madre de la Salvación, ven en medio de nosotros y cubre nuestra tierra con tu protección.

Aplasta la cabeza de la bestia y acaba con su perversa influencia entre nosotros.

Ayuda a tus pobres hijos perdidos a levantarse y decir la Verdad, cuando estamos rodeados de mentiras.

Por favor, Oh Madre de Dios, protege nuestra tierra y mantennos firmes, para que podamos permanecer leales a tu Hijo en nuestro tiempo de persecución. Amén.”

Nunca debéis aceptar argumentos que permitan que leyes malvadas sean  creadas, las cuales dictan cómo vivír vuestras vidas, de acuerdo a la Palabra de Dios. Cuando las leyes infiltran vuestras tierras, destruyen almas.

Confiad en mí, la Madre de la Salvación, para ayudar a rescatar las almas de aquellos que vosotros amáis y de aquellos entre los que trabajáis. Recurrid a mí y yo prometo que cubriré vuestra nación con mi Santísimo Manto.

Vuestra amada Madre

Madre de la Salvación

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a10-jul-2013-madre-de-la-salvacion-tan-facilmente-la-gente-acepta-nuevas-leyes-que-afirman-ser-buenas/

A %d blogueros les gusta esto: