Entrevista a Viganó : «Bergoglio es un títere puesto por la masonería para llevar a cabo una revolución en la iglesia»

«Aquellos a quienes Bergoglio quiere complacer y a quienes no deja de dar testimonio público de sumisión obediente son los que planeaban expulsar a Benedicto XVI del papado, para iniciar una «primavera de la Iglesia y elegir un títere que llevó a cabo esta revolución;  lo que luego vimos pasar en Estados Unidos con el colosal fraude electoral.»

Entrevista a monseñor Carlo Maria Viganò de renovatio21.com

***

¿Hubo un momento en que los temas de los que habla Su Excelencia, como, por ejemplo, el advenimiento de un Nuevo Orden Mundial de matriz anticristica, se discutieron dentro de los muros del Vaticano?

Una sociedad que no se protege de quienes la amenazan está condenada a la extinción, así como un cuerpo que no se defiende de las enfermedades se ve afectado y muere. Por eso la Iglesia Católica siempre se ha preocupado tanto de erradicar las amenazas internas como de prevenir y combatir las externas. Por otro lado, ningún buen gobernante pondría en peligro a sus ciudadanos sabiendo que hay un poder oculto planeando un golpe o tratando de infiltrarse en espías.

El Nuevo Orden Mundial es una amenaza gravísima tanto para el Estado como para la Iglesia, porque ambos son sus enemigos a vencer, de cara al establecimiento de una República Universal y una Iglesia de la Humanidad, ambas de matriz anticristiana: la República Universal es la negación de la realeza social de Nuestro Señor y del pacto social mismo; la Iglesia de la Humanidad es la negación de la necesidad de la Redención y la singularidad de la verdadera Religión.

Hace más de tres siglos que la masonería ha estado librando la batalla contra el Estado y la Iglesia, y desde que los poderes civiles y eclesiásticos han sido fieles a su tarea, es decir, garantizar la paz, el orden y la prosperidad a los ciudadanos, la otra unidad en la fe y la salvación eterna de las almas – han tomado todas las medidas para evitar que la secta logre sus objetivos. Pero en el transcurso de estos tres siglos, la mayoría de los Estados se han rendido y aceptado los principios masónicos en sus propias Constituciones, mientras que la Iglesia Católica resistió hasta 1962, cuando esos principios condenados hasta entonces también fueron institucionalizados por sus Pastores. No es posible no ver en esta entrega incondicional al enemigo una verdadera traición, tanto por parte de las autoridades civiles como eclesiásticas.[1] .

¿Existe todavía alguna realidad eclesial que conserve esta visión?

Hay un pusillus grex que lucha por defender la Ciudadela de los asaltos internos y externos: su pequeñez numérica, a los ojos de Dios, muestra inequívocamente que la victoria solo es posible con la poderosa intervención del Señor.

Quienes, de buena fe, creyeron que la masonería no representaba una amenaza para la sociedad y un enemigo jurado de la Iglesia hoy, pueden comprender que se han dejado engañar. Pero esta conciencia, aunque tardía, debe traducirse inmediatamente en acciones concretas: los pastores deben advertir a su rebaño, denunciar los planes de la secta, realizar una labor de formación y ejercer su papel de defensores de la Iglesia. Por eso considero positivamente las palabras pronunciadas por el presidente de la Conferencia Episcopal Americana, Mons. Gómez, sobre el tema de la «élite globalista anticristiana» [2]. Espero que tenga que repetirlas durante el pleno de la Conferencia Episcopal Americana reunida en estos días en Baltimore: las palabras deben ir seguidas de los hechos, porque reconocer que el rebaño está amenazado por los lobos sin cerrar el redil y ahuyentar al bestias feroces sería aún más serio.

Por el contrario, quienes, de mala fe, minimizan la amenaza de la masonería e incluso fomentan una colaboración con sus ideales revolucionarios, se revelan como enemigos de la Iglesia y cómplices de la élite globalista. Y aquí no se trata sólo de una no beligerancia con una potencia enemiga, sino de una auténtica deserción de la Jerarquía, que ha alcanzado la más abyecta complicidad y traición de Dios y de los fieles. Ver a Bergoglio recibir a los exponentes del Concilio por el Capitalismo Inclusivo en el Vaticano y ser designado como un «guía moral» de las familias de altas finanzas pertenecientes a la cúpula masónica da la medida de una apostasía que comienza desde lo más alto de la Iglesia, antes que los buenos fieles queden escandalizados.

El mayor dolor de los cristianos ahora es que tienen que librar una batalla no junto con las instituciones eclesiásticas, y ni siquiera sin ellas: parece que la batalla «contra» debe librarse, porque el catolicismo institucional muestra que se ha convertido en un verdadero gran motor de la ‘opresión social y biológica en curso. ¿Cómo pueden los cristianos pensar en un cambio espiritual sin tener a los obispos de su lado?

Un rebaño sin pastores se dispersa fácilmente, especialmente si está asediado por lobos. La Providencia permite a los católicos atravesar un período de crisis en la Iglesia, abandonados por sus obispos, incluso en muchos casos perseguidos. Son cada vez más numerosos los casos de sacerdotes dados de baja del estado clerical por no ceder a los dictados de Santa Marta. Pero la inacción de la autoridad – de hecho: su verdadera traición y esclavitud al enemigo – no puede ser definitiva, porque una sociedad no puede permanecer sin una autoridad que la gobierne; una autoridad que no es fruto del consentimiento de los gobernados, sino expresión vicaria de la autoridad de Jesucristo, Cabeza del Cuerpo Místico.

El cambio decisivo para una restauración de la Iglesia debe, por tanto, necesariamente partir de sus líderes, del Romano Pontífice y de los obispos, y hasta que esto suceda los fieles sólo pueden orar, hacer penitencia y oponerse a una firme resistencia a los abusos de quienes ejercen poder para el fin opuesto al que fue instituido por Dios. Y para que no haya forma de apoyo a las iniciativas de la parte corrupta de la institución, los fieles deben privarla de toda forma de financiamiento, delegando sus ofrendas en la parte sana de la Iglesia, para asegurar la ayuda a las familias perseguidas, sacerdotes y comunidades religiosas.

Hace unas semanas, un guardia suizo despedido por no haberse sometido a ARNm de suero nos dijo que según él la estricta obligación de vacunación impuesta en el Vaticano podría deberse al hecho de hacer del pequeño estado un ejemplo mundial, como Israel, es para dicho. Nos preguntamos: ¿un ejemplo ante quién? ¿Quién es el último espectador al que quieres satisfacer haciéndote un «ejemplo» del totalitarismo de las vacunas? 

Pero está claro: aquellos a quienes Bergoglio quiere complacer y a quienes no deja de dar testimonio público de sumisión obediente son los que, desde los famosos correos electrónicos de Juan Podestá, planeaban expulsar a Benedicto XVI del papado, para iniciar una «primavera de la Iglesia» y elegir un títere que llevó a cabo esta revolución; ni más ni menos de lo que luego vimos pasar en Estados Unidos con el colosal fraude electoral contra el presidente Trump que llevó a Joe Biden a la Casa Blanca.

La esclavitud de Bergoglio a la ideología globalista es tan escandalosa que puede ser comprendida incluso por el común de los fieles, que en virtud del sensus Fidei captan el carácter subversivo de este «pontificado» y se refugian en la idea de que Benedicto XVI es el verdadero Papa. Ciertamente el inquilino de Santa Marta se presenta hoy como candidato a la presidencia de la Religión Mundial, como lo desea la masonería y lo planea el Nuevo Orden; o al menos como quien introdujo al futuro papabile al Sagrado Colegio para ocupar este cargo.

En 2009, en la encíclica Caritas in Veritate , Benedicto XVI tronó contra los embriones sacrificados a la ciencia: «Se sacrifican embriones humanos para la investigación, la conciencia común acaba perdiendo el concepto de ecología humana». ¿Cómo es posible que pocos años después hayamos llegado a una Iglesia que voltea por completo estos conceptos, hasta el punto de despedir a los que rechazan las vacunas creadas precisamente con el sacrificio de seres humanos?

La Iglesia no ha cambiado su doctrina, ni podría hacerlo. Lo que estamos presenciando es la culminación de un viaje de décadas, al que – duele decirlo – ni siquiera Benedicto XVI era ajeno. El «concepto de ecología humana», aunque sólo sea en la forma en que se expresa, delata un lenguaje profano, que carece del poder y la eficacia de una visión totalmente sobrenatural. Los embriones humanos no deben ser sacrificados porque son criaturas queridas y amadas por Dios, a quienes Él se ha dignado dar la vida para que le den gloria y, renacidos en el Bautismo, participen de su visión beatífica en el Cielo.

El haber dejado de lado, desde el Concilio, el lenguaje inequívocamente católico del Magisterio ha provocado un debilitamiento de la doctrina de la Iglesia, lo que ha llevado inexorablemente a la actual deriva doctrinal y moral.

También hay una especie de sensación de insuficiencia en los Pastores, frente a la ciencia, como si temieran no poder dar respuestas válidas y autorizadas en un campo que erróneamente consideran ajeno. Pero si pensamos que Dios es el autor tanto de la Fe como «de todas las cosas visibles e invisibles», como rezamos en el Credo, no entendemos su miedo, que presupone una oposición que ontológicamente no tiene sentido. Es significativo que tal timidez se aplique en la defensa de la vida, mientras que desaparece totalmente cuando llega el momento de propagar las teorías más abstrusas y poco científicas sobre el cambio climático: en ese caso, curiosamente, la Jerarquía proporciona la base doctrinal para el ecologismo neomalthusiano y el lloriqueo ambientalista petulante e infantil de Greta Thunberg, de diecinueve años, ante el cual «tiemblan los poderosos» que la alimentan; y Bergoglio viene a hablar del «grito de la Madre Tierra», adorando al ídolo de la pachamama.

Con Ratzinger todavía en el trono, ¿crees que hubiéramos visto las cosas por las que pasamos en este período pandémico de dos años? 

Benedicto XVI no se habría hecho cómplice de este crimen contra Dios, contra la Iglesia y contra la humanidad. No creo que se hubiera prestado a un papel en la grotesca farsa de la pandemia; ciertamente no lo hubiéramos tenido en él, como en cambio sucedió con Bergoglio, partidario de la narrativa pandémica y vendedor de vacunas.

Los movimientos provida más o menos vinculados a diócesis y conferencias episcopales siempre han ignorado temas como el uso de fetos y embriones en la ciencia, la farmacia y la cosmética, sin mencionar la reproducción artificial, heteróloga o no, que puede matar decenas de embriones por día. niño obtenido con la probeta, hasta el punto de que más seres humanos son asesinados por FIV que los asesinados por la Ley 194. ¿Cómo fue posible este silencio?

Los pastores han aceptado pasivamente, desde la década de 1960, la inferioridad moral de la religión revelada frente a la modernidad, el progreso, el cientificismo y las exigencias del mundo secularizado y anticristiano. Como sucedió en la política, donde una derecha ya imbuida de principios liberales y del Risorgimento se permitió imponer el legado moral del fascismo y el nazismo, sin que ocurriera lo mismo en la izquierda con el comunismo.

Pero este sentimiento de inferioridad, que los enemigos de Cristo siempre han tratado de inculcar en los católicos retratándolos como retrógrados y antimodernos, fue aceptado por los obispos y, en consecuencia, por el clero y los laicos, no solo porque no se habían actualizado. sobre los desarrollos de la investigación médica, sino porque desde el Concilio Vaticano II han perdido la dimensión sobrenatural de su papel y, lo que es más grave, la vida interior y la asiduidad de la oración, lo único que alimenta la Fe y el Ministerio. El «diálogo» con el mundo no convirtió en Cristo a los que estaban alejados de él, sino que alejó de él a los cercanos a él, enviándolos al desorden en una sociedad secularizada, cada vez más anticatólica y anticristiana. El diálogo con el mundo se ha convertido en un deseo de hablar su idioma, aceptar su mentalidad, negar nuestra condición «exsules filii Evae en hac lacrimarum valle ».

Tenemos obispos y sacerdotes que ya no oran, especialmente si están solos frente al Sagrario, y que se consideran administradores de una empresa o funcionarios de una organización. Tenemos obispos que no recitan el Breviario, que no celebran la misa diaria, que ya no hacen meditación ni examen de conciencia. Y al perder el espíritu de oración, el necesario recogimiento interior, adquieren el espíritu del mundo y la disipación que necesariamente sigue. Hablarles de los fetos que se usan para cosmética o para las llamadas vacunas no les ofende, porque se consideran tolerados, y el propósito de su vida no es convertir las almas a Cristo, sino camuflarse lo más posible y por encima. todo «en sintonía con los tiempos». Lo que se traduce en una incómoda persecución del mundo, en querer complacerlo, en halagar su espíritu,

Y si seguimos al mundo, si nos consideramos inadecuados para sus demandas y demandas; si no creemos que es el mundo el que debe arrodillarse ante la Majestad de Cristo sino la Iglesia la que debe postrarse ante sus máximas, ¿cómo podemos esperar que la Jerarquía se atreva a oponerse a ella en lo que constituye su esencia satánica, es decir, sacrificio y corrupción. de los inocentes?

Los movimientos pro-vida oficiales han ignorado cuestiones aún más urgentes, como la depredación de órganos con el corazón latiendo, que puede estar ocurriendo en este mismo momento en los hospitales italianos. Entonces, ¿podemos decir que las batallas por el aborto fueron, en última instancia, en su mayoría armas de distracción masiva para los católicos, mientras que una necro-cultura mucho más extendida (de la cual el aborto es solo una fracción) se estaba instalando en el sistema?

La legitimación del aborto fue un paso obligatorio, después del divorcio, para la destrucción de la sociedad cristiana: el odio de la masonería a la familia es uno con su odio a Dios y a la Iglesia. Una vez que se toca el principio sagrado de la inviolabilidad de la vida, nada impide que los fetos abortados o las personas muertas por eutanasia se utilicen para la depredación de órganos, para la venta a la industria farmacéutica, para la producción de vacunas o de cosméticos, para fertilizar los campos.

Pero si los médicos católicos han denunciado estos horrores, debemos reconocer que la Jerarquía ha vuelto a demostrar su cobardía ante cuestiones que se consideran marginales e insignificantes en la mentalidad secularizada, o que se descartan apresuradamente como teorías conspirativas. Si no se hubiera legalizado el aborto, el uso de fetos abortivos no habría sido posible y la depredación de órganos para la industria de los trasplantes o para la investigación también podría haberse frenado. Pero, ¿quién dejó la libertad de conciencia a los católicos comprometidos con la política, si no la ideología del Vaticano II y el diálogo con el mundo tan deseado por Pablo VI?

Quien no se opone a la monstruosidad infernal de estas aberraciones demuestra no solo que no tiene Fe, sino que está desprovisto de Caridad: porque la Caridad es la virtud que nos lleva a amar a Dios como Él es, y al prójimo por Él. Si no amas a Dios, si no lo amas en su esencia divina y en sus perfecciones, si crees tontamente que puedes silenciar su Palabra para no ofender a los que están lejos de él, también falla el amor al prójimo, y con ello respeto por la vida natural e incluso ante la sobrenatural.

¿Y la eutanasia? ¿Cómo es posible que en Italia esté a punto de aprobarse una ley que legalice el asesinato de la persona consentida (algo que ya no tiene nada que ver con la «dulce muerte») sin que exista una oposición católica articulada?

Siempre es el mismo problema: quien sirve al mundo no puede servir a Dios al mismo tiempo, y quien quiere agradar a Dios no puede agradar al mundo. El silencio culpable de la Jerarquía ante la legalización del suicidio demuestra su total inadecuación para el papel que cubre, la tonta complicidad de quienes callan porque bajo el chantaje, la cobarde cortesía de quienes esperan sacar algún provecho de la traición. .

En todo este gigantesco plan de muerte, ¿tiene algo que ver la guerra lanzada por Bergoglio contra las misas en el antiguo rito?

La guerra de Bergoglio en la Misa católica es la consecuencia necesaria de una acción coherente con todo el planteamiento de su «pontificado». La Misa de San Pío V expresa la Fe de la Iglesia de Cristo, sin malentendidos, sin guiños, sin censura. Es el canto de la novia enamorada del divino Esposo, que no conoce mentiras ni transigencias. La liturgia reformada, en cambio, expresa otra fe, es la voz de otra religión, de otra eclesiología, de algo humano que quiere ser sagrado y profano al mismo tiempo, como una mujer descarriada que quiere aferrarse a su marido, pero mira a su amante con un cómplice. Por eso, un alma genuinamente católica no puede dejar de reconocer la clara superioridad de la liturgia tridentina sobre su equívoca versión conciliar.

Pero más allá de esto, en quienes realmente conocen el valor infinito del Santo Sacrificio de la Misa y su «peligro» para el plan infernal que se está desenvolviendo, es innegable que existe el terror de verlo extenderse nuevamente entre los fieles, porque el bien espiritual que aporta a la Iglesia es un poderoso exorcismo contra sus enemigos. Satanás odia la Misa tradicional, como odia la confesión del pecador, la Comunión recibida con las debidas disposiciones, el rezo del Rosario, el agua bendita, el sonido de las campanas, los Sacramentales en general. No es casualidad que la pandemia haya quitado las pilas de las iglesias, haya diezmado la frecuencia de los sacramentos, haya dejado morir a muchas almas sin la ayuda de un sacerdote.

Estamos siempre en el mismo punto: sólo el que no cree puede permitir que los fieles se vean privados de la ayuda espiritual indispensable para afrontarlo en un momento de crisis; sólo aquellos que están del lado del Enemigo pueden prevenirlos deliberadamente; y quien está con el Señor sabe bien cuánto en un mundo gobernado por Satanás es necesario hacer brotar el poder de Dios, la Gracia transmitida por la Misa y los Sacramentos, la intercesión de la Santísima Virgen y de todos los Santos. Evidentemente, cuando se prefiere hablar de «respeto a la casa común» y cambio climático en lugar de gritar desde los tejados que la única salvación viene de Nuestro Señor Jesucristo, ya se ha hecho una elección.

El 5 de noviembre se publicó en The Post Internazionale un dossier titulado I No-Vax di Dio , de Giulia Cerino y Laura Maragnani en el que se da una versión partidista del movimiento tradicionalista católico y los prelados que lo apoyan: innecesario decir, Su Excelencia es un objetivo particular. ¿Cómo juzga este creciente ataque contra quienes expresan su desacuerdo con respecto a la narrativa de la pandemia y la vacuna?

Lo que surge de ciertos artículos y programas de televisión es el sesgo descarado, el odio ideológico de los cortesanos de la prensa hacia los anfitriones públicos del sistema.

El ridículo inicial del oponente y su criminalización son parte de la técnica probada de cualquier dictadura, especialmente la comunista, que suele terminar con la eliminación social, política e incluso física del oponente. Aparte de las falsedades que me afectan personalmente, lamento ver al Cardenal Burke, Mons. Schneider y Mons. Williamson, buenos sacerdotes forzados a entrar en las catacumbas por la indolencia o la timidez de sus pastores, intelectuales y grupos de fieles. Los únicos “buenos” que merecen el aprecio de TPI son el “Papa Francisco” y un “profesor”: me parece que este hecho incontestable disipa cualquier duda sobre la organicidad de ambos en el sistema.

Pero estas humildes agresiones, estas acusaciones falsas y sin contradicción, nunca han faltado en los que hacen el bien, porque la persecución forma parte de nuestra vida diaria como católicos en un mundo impío y anticristiano. La operación de deslegitimación que persigue el estado profundo contra quienes expresan su disensión hacia el sistema encuentra perfecta correspondencia con la deslegitimación que la iglesia profunda mueve contra los católicos refractarios.

Es desconcertante que muchos acepten juicios sumarios por algo que constituye un derecho inalienable. Considerar delito la decisión legítima de no someterse a la inoculación del suero génico experimental representa una grave violación por parte de quienes no aceptan ningún enfrentamiento y menos aún el disenso, porque saben muy bien que los argumentos científicos, legales y de sentido común mostrar toda la inconsistencia e ilógica de sus posiciones. Por tanto, ante la imposibilidad de argumentar, es necesario apelar a la «fe en la ciencia», a la superstición, desacreditando a los premios Nobel ya los verdaderos científicos.

11 de noviembre de 2021

S. Martini Episcopi et Confessoris

https://www.aldomariavalli.it/2021/11/13/monsignor-vigano-accuse-false-non-sono-mai-mancate-contro-chi-compie-il-bene-la-persecuzione-fa-parte-della-nostra-quotidianita-di-cattolici-in-un-mondo-anticristiano/amp/

Tienen la intención de expulsar al Papa Benedicto XVI

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

26 de mayo del 2012


Estoy encantado de tenerte de nuevo conmigo. Es importante que ahora te mantengas cerca de Mí, hija Mía. Tenemos poco tiempo y tú tienes mucho trabajo que hacer.


Hoy pido de Mis seguidores, querida hija Mía, que recen mucho por Mi amado Vicario el Papa Benedicto XVI. Él, Mi Santo Siervo, soporta una terrible persecución que tiene lugar tras puertas cerradas en la Santa Sede.
Te comenté anteriormente que los grupos masónicos que mantienen un férreo control sobre el Vaticano quieren a Mi amado Papa fuera de él.
Y ellos tienen la intención de expulsarle de la Santa Sede usando medios tortuosos.
Como te dije en el pasado, él tendrá que huir, porque le quedan muy pocas opciones.
Queda poco tiempo. Debes rezar mucho para que él pueda permanecer allí el mayor tiempo posible, porque, en cuanto él se vaya, el impostor, el Falso Profeta, ocupará su lugar.


Cómo fluyen Mis lágrimas, en estos tiempos, por Mi amada Iglesia en la tierra.
Todos Mis siervos sagrados, los que aceptáis Mi Santa Palabra que se os está dando en estos momentos, escuchadme ahora.
Debéis permanecer fieles a la Santa Misa y defender el Sacrificio diario. Porque muy pronto seréis obligados a tragaros una mentira.
El Sacrificio diario en honor de Mi Crucifixión, y la transformación del vino en Mi Sangre y del pan en Mi Cuerpo, será alterado y torcido, y Yo seré vilipendiado por medio de las nuevas leyes que introducirá el Falso Profeta.
No debéis aceptar jamás nada que no sea la Verdad.
No debéis aceptar la herejía que vendrá del interior de las paredes de Mi Santa Sede. Si lo hacéis, os apartaréis de Mí.
Muchos de vosotros tendréis que ofrecer la Santa Misa en secreto y necesitaréis todo el coraje que podáis obtener, rezándome y pidiéndome que os haga fuertes.


Los cambios comenzarán por la Sagrada Eucaristía en sí misma. Pronto os dirán que la Santa Comunión, Mi Verdadera Presencia, es en realidad otra cosa.
Se os dirá que ésta representa cosas diferentes. Pero se tratará de una terrible mentira.
La Sagrada Eucaristía es Mi Cuerpo y Sangre, dado a vosotros para que Yo pueda colmaros con Mi Santo Espíritu y daros el alimento que vuestras almas necesitan.
Cuando llegue ese momento y a vosotros, Mis siervos sagrados, os sea presentada esa nueva y moderna interpretación, entonces sabréis que la contaminación ya ha empezado.
Será entonces cuando necesitaréis prepararos. Reuníos y defended la verdad de Mi Crucifixión. No aceptéis las mentiras, los cambios en la Santa Misa y la Sagrada Eucaristía. Porque si lo hacéis Mi Presencia se perderá para todos los hijos de Dios.


Seguidme. Éste es el mayor desafío al que jamás os tendréis que enfrentar, pero Yo os daré las gracias para discernir la verdad de la sacrílega ficción que se os pedirá que aceptéis en Mi Santo Nombre.
Ahora debéis pedir Mi ayuda mediante esta oración de la Cruzada (56). Es para
los sacerdotes, para que busquen protección para la Sagrada Eucaristía.


“Oh amado Padre, en Nombre de Tu Precioso Hijo,

Quien se sacrificó a Sí mismo en la Cruz por la humanidad entera, ayúdame a permanecer fiel a la Verdad.

Cúbreme con la Sangre Preciosa de Tu Hijo y concédeme las Gracias para continuar sirviéndote en fe, confianza y honra, por el resto de mi ministerio.

Nunca permitas que me desvíe del Verdadero Significado del Sacrificio de la Santa Misa, ni de la forma de suministrar la Sagrada Eucaristía a Tus hijos.

Dame la fortaleza para representarte, y alimentar Tu rebaño como debe ser alimentado, con el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Hijo Jesucristo, el Salvador de la humanidad. Amén”.


Por favor, sabed que Yo camino junto a cada uno de vosotros, Mis amados siervos sagrados, todos los días.
Yo os sostengo. Apoyaos en Mí y os mantendré cerca de Mi Sagrado Corazón en estos tiempos de terrible tormento para la Iglesia Católica.


Vuestro amado Jesús

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a26-may-2012-tienen-ienen-la-intencion-de-expulsar-al-papa-benedicto-xvi-de-la-sede-de-pedro-usando-medios-tortuosos/

A %d blogueros les gusta esto: