Papa y Antipapa frente al Islam -Carta de ex musulmanes a Francisco

M√°s de 5.600 conversos del Islam al cristianismo, firmaron una carta abierta a Francisco, en protesta por sus declaraciones p√ļblicas que afirman el valor de la fe musulmana. “¬ŅNo est√°n sus palabras sembrando dudas sobre la s√≥lida base de la elecci√≥n que hemos hecho? ” Preguntan los conversos.

De los antiguos musulmanes que se hicieron católicos y sus amigos, a Su Santidad el Papa Francisco, sobre su actitud hacia el Islam.

Santísimo Padre,

Muchos de nosotros hemos tratado de ponernos en contacto con usted, nunca hemos recibido el m√°s leve reconocimiento de nuestras cartas o solicitudes de reuniones. A usted no le gusta irse por las ramas, y a nosotros tampoco, por lo que nos permitimos decir francamente que no entendemos su ense√Īanza sobre el Islam, como se lee en los p√°rrafos 252 y 253 de la Evangelii Gaudium , debido a que no tiene en cuenta que el Islam se produjo despu√©s de Cristo, y as√≠ es, y s√≥lo puede ser, un Anticristo (ver 1 Jn 2:22) y uno de los m√°s peligrosos porque se presenta como la plenitud de la Revelaci√≥n (de la cual Jes√ļs habr√≠a sido s√≥lo un profeta). Si el Islam es una religi√≥n buena en s√≠ misma, ¬Ņpor qu√© nos convertimos en cat√≥licos? ¬ŅNo cuestionan sus palabras la solidez de la elecci√≥n que hicimos a riesgo de nuestras vidas? El Islam prescribe la muerte de los ap√≥statas (Cor√°n 4.89, 8.7-11), ¬Ņlo sab√≠a? ¬ŅC√≥mo es posible comparar la violencia del Islam con la supuesta violencia cristiana? “¬ŅCu√°l es la relaci√≥n entre Cristo y Satan√°s? ¬ŅQu√© uni√≥n hay entre la luz y la oscuridad? ¬ŅQu√© asociaci√≥n entre los fieles y los infieles “(2 Corintios 6: 14-17)?¬†

De acuerdo con Sus ense√Īanzas (Lc 14:26), le preferimos a El, el Cristo, a nuestra propia vida. ¬ŅNo estamos en una buena posici√≥n para hablar del Islam? De hecho, ya que el Islam quiere que nosotros seamos su enemigo, lo somos, y todas nuestras muestras de amistad no pueden cambiar nada. Como un Anticristo, el Islam no existe m√°s que como un enemigo de todos: “Entre nosotros y vosotros hay enemistad y odio para siempre, hasta que cre√°is en Allah” (Cor√°n 60,4)
Para el Cor√°n, los cristianos “son s√≥lo impureza” (Cor√°n 9.28), “lo peor de la Creaci√≥n” (Cor√°n 98.6), todos est√°n condenados al infierno (Cor√°n 4.48), as√≠ que Al√° debe exterminarlos (Cor√°n 9.30). No hay que dejarse enga√Īar por los versos cor√°nicos considerados tolerantes, porque todos han sido derogados por el verso de la espada (Cor√°n 9,5). Donde el Evangelio proclama la buena noticia de la muerte y resurrecci√≥n de Jes√ļs para la salvaci√≥n de todos, y el cumplimiento de la Alianza que inici√≥ con los hebreos, Al√° no tiene nada que ofrecer, sino la guerra y el asesinato de los ‘infieles’ a cambio del para√≠so: “ellos luchan en el camino de Al√°, matan y son matados” (Cor√°n 09:11). Nosotros no confundimos los musulmanes con el Islam, pero si para usted “di√°logo” se refiere la voz de la paz, para el Islam, es solo otra forma de hacer la guerra. Adem√°s, como lo fue frente al comunismo, la ingenuidad frente al Islam es suicida y muy peligrosa. ¬ŅC√≥mo puede usted hablar de paz y respaldar el Islam, que es lo que parece hacer: “Para extraer de nuestros corazones la enfermedad que afecta a nuestras vidas (…) Dejemos que los que son cristianos lo hagan con la Biblia y aquellos que son musulmanes lo hagan con el Cor√°n. “(Roma, 20 de enero de 2014)? ¬ŅQu√© parece el Papa proponer el Cor√°n como una forma de salvaci√≥n? ¬ŅDeber√≠amos regresar al Islam?

Le pedimos que no busque en el Islam un aliado en su lucha contra los poderes que quieren dominar y esclavizar al mundo, ya que comparten la misma l√≥gica totalitaria basada en el rechazo de la monarqu√≠a de Cristo (Lc 4.7). Sabemos que la Bestia del Apocalipsis, que busca devorar a la Mujer y su Hijo, tiene muchas cabezas. ¬°Al√° defiende tales alianzas por cierto (Cor√°n 5.51)! Adem√°s, los profetas siempre han reprochado a Israel su disposici√≥n a aliarse con potencias extranjeras, en detrimento de la total confianza que deber√≠an haber tenido en Dios. Ciertamente, la tentaci√≥n es fuerte al pensar que hablar en un tono islam√≥filo evitar√° m√°s sufrimiento para los cristianos en los pa√≠ses que se han vuelto musulmanes, pero aparte del hecho de que Jes√ļs nunca ha indicado otra v√≠a que la de la Cruz, para que podamos encontrar nuestra alegr√≠a en ella y no huir con todos los condenados, no dudamos que solo la proclamaci√≥n de la Verdad trae consigo no solo la salvaci√≥n, sino tambi√©n la libertad (Juan 8.32). Nuestro deber es dar testimonio de la verdad “a tiempo y fuera de tiempo” (2 Timoteo 4.2), y nuestra gloria es poder decir con San Pablo: ” No quiero saber nada (…), excepto Jesucristo, y √Čl crucificado “(1 Corintios 2.2)

En cuanto a la postura de Su Santidad sobre el Islam: incluso cuando el presidente Erdogan, entre otros, pide a sus compatriotas que no se integren en sus pa√≠ses de acogida (cristianos), y mientras Arabia Saudita y todas las monarqu√≠as del petr√≥leo no dan la bienvenida a ning√ļn refugiado, son √©stas expresiones (entre otras) del proyecto de conquista e islamizaci√≥n de Europa, proclamado oficialmente por la OCI y otras organizaciones isl√°micas durante d√©cadas: usted, Sant√≠simo Padre, predica la bienvenida a los inmigrantes, independientemente de que sean musulmanes, algo prohibido por el mandato apost√≥lico: “Si alguien viene a ti pero reh√ļsa este Evangelio, no lo recibas ni lo saludes. El que lo recibe participa en sus malas obras “(2 Juan 1.10-11); “¬°Si alguien te predica un Evangelio diferente, que sea maldito!” (G√°latas 1.8-9)

As√≠ como “Porque tuve hambre, y no me disteis de comer” (Mt 25,42) no puede significar que a Jes√ļs le hubiera gustado ser un par√°sito, entonces “yo era un extra√Īo y me recibiste” no puede significar “Yo era un invasor y me diste la bienvenida “, sino ” necesit√© tu hospitalidad por un tiempo, y me la concediste “. La palabra őĺő≠őĹőŅŌā (xenos) en el Nuevo Testamento no solo tiene el significado de extra√Īo sino de invitado tambi√©n (Rm 16.23; 1 Co 16.5-6, Col. 4.10; 3 Jn 1.5). Y cuando YHWH en el Antiguo Testamento ordena tratar bien a los extranjeros porque los hebreos han sido extranjeros en Egipto, pero con la condici√≥n de que el extranjero se asimile tanto al pueblo elegido que acepte su religi√≥n y practique su culto … ¬°Nunca se menciona dar la bienvenida a un extranjero que mantendr√≠a su religi√≥n y sus costumbres! Adem√°s, no comprendemos que usted est√© pidiendo a los musulmanes que practiquen su religi√≥n en Europa. El significado de la Escritura no debe ser dado por los defensores del globalismo, sino en fidelidad a la Tradici√≥n. El Buen Pastor caza al lobo, no lo deja entrar al redil.

El discurso pro-Islam de Su Santidad nos lleva a deplorar el hecho de que los musulmanes no sean invitados (por usted) a abandonar el Islam, y que muchos ex-musulmanes, como Magdi Allam, incluso est√°n dejando la Iglesia, disgustados por su cobard√≠a, heridos por gestos equ√≠vocos, confundidos por la falta de evangelizaci√≥n, escandalizados por la alabanza al Islam … As√≠, las almas ignorantes son enga√Īadas, y los cristianos no se est√°n preparando para una confrontaci√≥n con el Islam, a lo que San Juan Pablo II nos ha llamado (Ecclesia in Europa, n. 57). Tenemos la impresi√≥n de que no se toma en serio a su hermano, monse√Īor Nona Amel, arzobispo cat√≥lico caldeo de Mosul en el exilio, cuando nos dice: “Nuestros sufrimientos actuales son el preludio de aquellos que ustedes, los europeos y los cristianos occidentales, sufrir√°n en el futuro cercano. He perdido mi di√≥cesis. La sede de mi arquidi√≥cesis y mi apostolado han sido ocupados por islamistas radicales que quieren que nos convirtamos o que muramos. (…) Est√° acogiendo en su pa√≠s a un n√ļmero cada vez mayor de musulmanes. Usted tambi√©n est√° en peligro. Debe tomar decisiones fuertes y valientes (…). Piensa que todos los hombres son iguales, pero el Islam no dice que todos los hombres sean iguales. (…) Si no entiende esto muy r√°pidamente, se convertir√° en la v√≠ctima del enemigo que ha invitado a su casa. “(9 de agosto de 2014)”. Esto es una cuesti√≥n de vida o muerte, y cualquier complacencia hacia el Islam es traidora. No deseamos que Occidente contin√ļe con la islamizaci√≥n ni que sus acciones contribuyan a ello. ¬ŅD√≥nde ir√≠amos a buscar refugio? 1. 1.

Perm√≠tanos pedirle a Su Santidad que convoque r√°pidamente un s√≠nodo sobre los peligros del Islam. ¬ŅQu√© queda de la Iglesia donde el Islam se ha instalado? Si ella todav√≠a tiene derechos civiles, est√° en disminuci√≥n, con la condici√≥n de que ella no evangelice, negando as√≠ su propia esencia. En inter√©s de la justicia y la verdad, la Iglesia debe sacar a la luz por qu√© los argumentos presentados por el Islam para blasfemar contra la fe cristiana son falsos. Si la Iglesia tuvo el coraje de hacer eso, no dudamos de que millones, musulmanes as√≠ como otros hombres y mujeres que buscan al verdadero Dios, se convertir√≠an. Como usted dijo: “El que no ora a Cristo, reza al Diablo”. (14.03.13) Si las personas supieran que ir√≠an al Infierno, entregar√≠an sus vidas a Cristo. (ver Cor√°n 3.55)

Con el amor m√°s profundo por Cristo que, a trav√©s de usted, conduce a Su Iglesia, nosotros, conversos del Islam, apoyados por muchos de nuestros hermanos en la fe, especialmente los cristianos de Oriente, y por nuestros amigos, pedimos a Su Santidad que confirme nuestra conversi√≥n a Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, el √ļnico Salvador, con un discurso franco y correcto sobre el Islam, y asegur√°ndole nuestras oraciones en el coraz√≥n de la Inmaculada, te pedimos tu bendici√≥n apost√≥lica.

Firmar aquí

https://exmusulmanschretiens.fr/en/

Benedicto XVI en la Universidad de Rattisbona

Benedicto XVI tenía razón en 2006 en Rattisbona, Cuando dijo que un Dios que está más allá de la razón es un Dios que exige y demanda irracionalidad, desorden y violencia.
Y el mundo lo criticó, tanto en occidente como en el mundo islámico.
Pero como inexorablemente se est√° cumpliendo, todos le debemos una disculpa a Benedicto XVI.

EL DISCURSO DE RATISBONA ES DE LO M√ĀS TRASCENDENTE EN EL SIGLO XXI

Fue allí donde dejó claro que la razón purifica la fe de la superstición y el fanatismo.
Y la fe ensancha los horizontes de la razón para abordar las cuestiones más fundamentales de la vida. Hoy en día, las noticias están mostrando a cualquiera que tenga ojos para ver lo que el Corán leído textualmente produce. El Papa se refirió a un comentario durante el asedio de Contantinopla sobre el 1400 :
‚ÄúMu√©strame lo que Mahoma ha tra√≠do de nuevo, y all√≠ encontrar√°s solamente cosas malvadas e inhumanas, tales como su directiva de difundir por la espada la fe que √©l predicaba‚ÄĚ.

Para Benedicto XVI ‚Äď la vida, los derechos humanos y la oportunidad de vivir entre diferentes religiones est√°n garantizados √ļnicamente por una fe en la raz√≥n.

Desde su discurso de 2006, el Papa Benedicto XVI ha escuchado las constantes acusaciones, repetidas sin cesar por la prensa occidental.

Que sus observaciones eran ‚Äúofensivas‚ÄĚ, que su ‚Äúmetedura de pata‚ÄĚ sobre el Islam caus√≥ la violencia que sigui√≥.

Pero ¬Ņqu√© dijo?
Llamó en voz baja a un retorno a la supremacía de la razón en el discurso religioso.
Y cortésmente pidió a los musulmanes abjurar de la violencia.

La raz√≥n y la fe, ‚ÄúFides et ratio‚ÄĚ y su colaboraci√≥n armoniosa son necesarias para crear un orden civil moral y justo.

“El emperador [Manuel II], después de haberse expresado de un modo tan duro, va a explicar en detalle las razones por las cuales la difusión de la fe mediante la violencia es algo irracional.
.
La violencia es incompatible con la naturaleza de Dios y la naturaleza del alma‚ÄĚ, dijo el Papa Benedicto XVI

TESTIMONIO de
MONSE√ĎOR GIUSEPPE BERNARDINI o.f.m, Arzobispo de Esmirna, Turquia, en el S√≠nodo de los Obispos que tuvo lugar en octubre de 1999.

“Desde hace cuarenta y dos a√Īos vivo en Turqu√≠a, pa√≠s musulm√°n en un 99,9%. Soy arzobispo de Esmirna, en Asia menor, desde hace diecis√©is a√Īos.

Para ser breve y claro, relataré tres casos:

1.- Durante un encuentro oficial sobre el di√°logo entre musulmanes y cristianos, un notable musulm√°n, dirigi√©ndose a los participantes cristianos, dijo en cier¬≠to momento con calma y seguridad: ¬ęGracias a vuestras leyes democr√°ticas os invadiremos; gracias a nuestras le¬≠yes religiosas os dominaremos¬Ľ.

El ¬ędominio¬Ľ ya ha comenzado con los petrod√≥lares utilizados no para crear trabajo en los pa√≠ses pobres del norte de √Āfrica o de Oriente Medio, si¬≠no para construir mezquitas y centros culturales en los pa√≠ses cristianos don¬≠de han emigrado los musulmanes, in¬≠cluida Roma, centro de la cristiandad. ¬ŅC√≥mo no ver en todo esto un claro programa de expansi√≥n y reconquista?

2.- Durante otro encuentro similar, orga¬≠nizado como siempre por los cristianos‚Ķ, un participante cristiano pregunt√≥ p√ļbli¬≠camente a los musulmanes presentes por qu√© no organizaban tambi√©n ellos, al menos alguna vez, encuentros pare¬≠cidos. El musulm√°n autorizado res¬≠pon¬≠di√≥ textualmente: ¬ę¬ŅPor qu√© deber√≠amos hacerlo? Vosotros no ten√©is nada que ense√Īarnos y nosotros no tenemos na¬≠da que aprender¬Ľ.

¬ŅUn di√°logo entre sordos? Es un he¬≠cho que t√©rminos como ¬ędi√°logo¬Ľ, ¬ęjus¬≠ticia¬Ľ, ¬ęreciprocidad¬Ľ o conceptos como ¬ęderechos del hombre¬Ľ y ¬ędemocracia¬Ľ, tienen para los musulmanes un sig¬≠nificado completamente diferente del que tienen para nosotros. Creo que es¬≠to ya ha sido reconocido y admitido por todos.

3.- En un monasterio cat√≥lico de Je¬≠rusa¬≠l√©n hab√≠a -y tal vez a√ļn siga- un em¬≠pleado √°rabe musulm√°n. Era una perso¬≠na amable y honrada, muy estimada por los religiosos, a los que √©l, a su vez, estimaba. Un d√≠a, con aire triste, les dijo: ¬ęNuestros jefes se han reunido y han de¬≠cidido que todos los ‚Äúinfieles‚ÄĚ deben ser asesinados, pero vosotros no teng√°is miedo, porque os matar√© yo sin haceros sufrir¬Ľ.

Todos sabemos que debe distinguirse entre la minor√≠a fan√°tica y violenta y la mayor√≠a tranquila y honrada, pero √©sta, si se le da una orden en nombre de Al√° o del Cor√°n, marchar√° siempre com¬≠pacta y sin vacilaciones. Por lo dem√°s, la historia nos ense√Īa que las minor√≠as decididas logran siempre imponerse a las mayor√≠as inactivas y silenciosas.


ISLAM:
¬ŅEl mismo Dios de los cristianos? ¬ŅCu√°l dios?

La propaganda mas√≥nica ha esparcido un enga√Īo colosal, pretende igualar la √ļnica religi√≥n verdadera cat√≥lica con las falsas creencias u otras creencias , esparciendo el enga√Īo de que el islam, judaismo y cristianismo adoran al mismo dios. Esto no es verdad. El objetivo masonico es crear una √ļnica religi√≥n mundial, al servicio del anticristo, que una a todas las falsas creencias con la falsa iglesia apostata.

En el islam el Corán está por encima de la Biblia. Lo interesante es observar de dónde proviene el Corán.

Seg√ļn cuenta Mahoma, se encontraba √©l meditando en una cueva en las afueras de Meca, en el a√Īo 610, y, seg√ļn dice, se le present√≥ el ‚Äú√°ngel Gabriel‚ÄĚ con un mensaje para toda la humanidad, el cual le fue revelando a lo largo de 20 a√Īos‚Ķ

Lo curioso es que le revela que Jesucristo no es Dios, que Mar√≠a -a quien el √Āngel Gabriel hab√≠a anunciado 610 a√Īos antes que ser√≠a la ‚ÄúMadre de Dios‚ÄĚ, es s√≥lo madre de ‚Äúun profeta‚ÄĚ.

Que contradictorio este “√°ngel Gabriel”, le habr√≠a dicho a Mahoma todo lo contrario de lo que dijo a Mar√≠a en la Anunciaci√≥n‚Ķ ¬Ņquien seria entonces ese √°ngel que se apareci√≥ a Mahoma?

Aclararemos algunos puntos, tomando como fuente las suras del Coran:


1.El dios que adoran los musulmanes, no es el mismo Dios de los cat√≥licos, ni el mismo Dios Yahv√©, de los jud√≠os del Antiguo Testamento. Algunos sostienen que el juda√≠smo, el cristianismo y el islam tiene la misma ra√≠z en Abraham, pues las tribus del desierto que Mahoma unific√≥ y reuni√≥ alrededor de su nueva doctrina, eran descendientes de Abraham v√≠a Ismael, hijo de la esclava Agar (cfr. Gn. 16, 10). Ciertamente, como raza, esas tribus son descendientes de Abraham, pero Mahoma rechaz√≥ y el islam rechaza la tradici√≥n y las ense√Īanzas de Abraham y Mois√©s, que jud√≠os y cristianos s√≠ siguen.

Sura 9, 30. Los jud√≠os dicen: ¬ęUzayr es el hijo de Al√°¬Ľ. Y los cristianos dicen: ¬ęEl Ungido es el hijo de Al√°¬Ľ. Eso es lo que dicen de palabra. Remedan lo que ya antes hab√≠an dicho los infieles. ¬°Que Al√° les maldiga! ¬°C√≥mo pueden
ser tan desviados

Sura 5, 56 ‚ÄúNo tom√©is a los jud√≠os y a los cristianos por amigos. Algunos de ellos son amigos de los otros, y quien de vosotros se amista con ellos, ciertamente es de ellos. En verdad, Al√° no encamina al pueblo de los inicuos‚ÄĚ.

2 .El islam, no cree en la Santísima Trinidad que es el Dios cristiano, Dios Uno y Trino, Padre Hijo y Espíritu Santo, y no cree que Jesucristo es Dios, sino un profeta inferior a Mahoma.

Sura 9,31. Han tomado a sus doctores y a sus monjes, as√≠ como al ungido (Jesus), hijo de Mar√≠a, como se√Īores, en lugar de tomar a Al√° cuando las √≥rdenes que hab√≠an recibido no eran sino de servir a un Dios Uno. ¬°No hay m√°s dios que √Čl! ¬°Gloria a √Čl! ¬°Est√° por encima de lo que Le asocian!

Sura 9, 32. Quisieran apagar de un soplo la Luz de Al√° pero Al√° no desea sino que resplandezca, a despecho de los infieles.

Sura9,33. √Čl es Quien ha mandado a Su Enviado (Mahoma) con la Direcci√≥n y con la religi√≥n verdadera para que, a despecho de los asociadores, prevalezca sobre toda otra religi√≥n.

3. Los mahometanos acusan a los cristianos de ser infieles, de no profesar la fe isl√°mica y de no seguir los preceptos del Cor√°n.
Porque admitimos algunas doctrinas, a su juicio, falsas, como la creencia en la Trinidad y en la divinidad de Nuestro Se√Īor, lo cual es para ellos una forma de polite√≠smo.
De acuerdo al Cor√°n, el islam debe promoverse e implantarse por la fuerza, a trav√©s de la ‚Äúyihad‚ÄĚ, que significa ‚Äúlucha‚ÄĚ, la cual consiste en oponerse a ‚Äúlos infieles‚ÄĚ, ‚Äúlos incr√©dulos‚ÄĚ, ‚Äúlos inicuos‚ÄĚ, ‚Äúlos infractores‚ÄĚ, ‚Äúlos amigos de Sat√°n‚ÄĚ, que son todos los que no aceptan el islam. As√≠ se lee en el Cor√°n:

Sura 8, 12. Cuando vuestro Se√Īor inspir√≥ a los √°ngeles: ¬ęYo estoy con vosotros. ¬°Confirmad, pues, a los que creen! Infundir√© el terror en los corazones de quienes no crean. ¬°Cortadles el cuello, pegadles en todos los dedos!¬Ľ

Sura 8, 17. No erais vosotros quienes les mataban, era Al√° Quien les mataba.
Cuando tirabas, no eras t√ļ quien tiraba, era Al√° Quien tiraba, para
hacer experimentar a los creyentes un favor venido de √Čl. Al√° todo lo oye,
todo lo sabe.

Sura 8, 18. ¬°Ah√≠ ten√©is! Y que Al√° har√° fracasar la artima√Īa de los infieles.

Sura 8, 36. Los infieles gastan su hacienda en desviar a otros del camino de Alá. La gastarán y, después, se lamentarán. Luego, serán vencidos. Y los infieles serán congregados hacia la gehena.

Sura 8, 38. Di a los infieles que, si cesan, se les perdonar√° lo pasado; pero que, si reinciden, seguir√°n la suerte de los antiguos.

Sura 8, 39. Combatid contra ellos hasta que dejen de induciros a apostatar y se
rinda todo el culto a Al√°. Si cesan, Al√° ve bien lo que hacen.

Sura 8, 59. ¬°Que no crean los infieles que van a escapar! ¬°No podr√°n!

Sura 8, 60. ¡Preparad contra ellos toda la fuerza, toda la caballería que podáis para amedrentar al enemigo de Alá y vuestro y a otros fuera de ellos, que no conocéis pero que Alá conoce!

Sura 9, 73. ¡Profeta! ¡Combate contra los infieles y los hipócritas, sé duro con ellos! Su refugio será la gehena. ¡Qué mal fin…!

4. La Ley de los cristianos esta contenida en los diez mandamientos, y en la nueva ley de amor dada por Jesucristo en Juan 13,34: ‚ÄúOs doy un mandamiento nuevo: que os am√©is los unos a los otros. Que como yo os he amado, as√≠ os am√©is tambi√©n vosotros los unos a los otros‚ÄĚ.

En cambio la ley isl√°mica, contenida en el Cor√°n, ofrece innumerables preceptos, opuestos al Evangelio de los catolicos:

Admite la ley del talión Sura 2, 179 En la ley del talión tenéis vida, ¡hombres de intelecto! Quizás, así, temáis a Alá.

Trato a las mujeres. Sura 4. 34. Las mujeres virtuosas son devotas y cuidan, en ausencia de sus maridos, de lo que Alá manda que cuiden. ¡Amonestad a aquéllas de quienes temáis que se rebelen, dejadlas solas en el lecho, pegadles! Si os obedecen, no os metáis más con ellas. Alá es excelso, grande.

Poligamia: Sura 4, 24 ¬°Mandato de Al√°! Os est√°n permitidas todas las
otras mujeres, con tal que las busquéis con vuestra hacienda, con
intención de casaros, no por fornicar.

Robo: Sura 5, 38. Al ladrón y a la ladrona, cortadles las manos como retribución de lo que han cometido, como castigo ejemplar de Alá. Alá es poderoso, sabio

Deshonestidad de las mujeres: Sura 4, 15. Llamad a cuatro testigos de
vosotros contra aquéllas de vuestras mujeres que cometan deshonestidad.
Si atestiguan, recluidlas en casa hasta que mueran o hasta que Al√° les
procure una salida.

5. El Dios cristiano perdona a todo aquél que se arrepienta.
El dios del islam es selectivo, excluyente, pues escoge a quien perdonar:

Perdon Sura 4, 18. Que no espere perd√≥n quien sigue obrando mal hasta que, en el art√≠culo de la muerte, dice: ¬ęAhora me arrepiento¬Ľ. Ni tampoco quienes
mueren siendo infieles. A éstos les hemos preparado un castigo doloroso

Sura 5, 18 ‚Äú¬ŅPor ventura no sabes que Al√°, que castiga a quien quiere y perdona a quien quiere?‚ÄĚ

6. El Dios Amor del cristianismo, origen de todo amor, que ama a los seres humanos independientemente de si le aman o no (1 Juan. 4, 9-10 y 16), que se manifiesta a los hombres en su Hijo Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, para que, conociéndole, le amen en su corazón, le reciban, y adquieran así la potestad de hacerse hijos de Dios.

Seg√ļn el Cor√°n, el dios del islam ama condicionalmente: ama a quien lo ama y lo siga, y no ama a quien no lo ame:

Sura 2, 98 ‚ÄúEn verdad Al√° es enemigo de los incr√©dulos‚ÄĚ.

7. Jesucristo nos revela a Dios como Padre, en cambio en el islam Al√° es un dios que se oculta tras veinte mil velos, encerrado en s√≠ mismo, dentro de su omnipotencia y sabidur√≠a, que s√≥lo es para el hombre, un amo que pide el hombre el sometimiento servil, como indica el t√©rmino ‚Äúislam‚ÄĚ (sumisi√≥n) con que se designa a s√≠ misma esta “religi√≥n‚ÄĚ. Un dios que no concede a los hombres como un padre a sus hijos, el don de su presencia y compa√Ī√≠a.

El islam tuvo una difusión de grandísimas proporciones en cantidad de adeptos y en extensión de territorios. Por un momento pareció que iba a conquistar y a degradar toda la cultura cristiana. Pero nuestra civilización se salvó, a pesar de que la mitad del Mediterráneo se perdió.

El encuentro definitivo fue la Batalla de Lepanto en 1571, entre las fuerzas cristianas muy inferiores a los ejércitos turcos otomanos.
El Papa San P√≠o V atribuy√≥ este triunfo a intercesi√≥n de la Sant√≠sima Virgen Mar√≠a, por lo que declar√≥ la fecha del 7 de octubre como Nuestra Se√Īora de la Victoria, celebraci√≥n que fue posteriormente cambiada a la Fiesta del Rosario por el siguiente Papa, Gregorio XIII.

Al final de este período pareció que la cultura cristiana prevaleció definitivamente, al menos por un tiempo, pues durante el siglo 18 y 19, el islam pareció haber decaído.
La generación del siglo 20 comenzó a pensar que el islam era algo lejano, atrasado, fosilizado, que no presentaba mayor problema.

“Esto es ciertamente un error‚ÄĚ, nos alertaba Hilarie Belloc en 1928. ‚ÄúTendremos que enfrentarnos al islam en un futuro cercano. Tal vez si nuestra Fe Cat√≥lica decae, el islam resurgir√°‚ÄĚ.

Basta ver las noticias del martirio de cristianos sirios en agosto 2013 a manos de hordas de musulmanes. En octubre de ese a√Īo, se descubrieron fosas comunes de cristianos martirizados en Siria, algunos de ellos por sus “vecinos de barrio”. Actualmente en el 2021 los musulmanes est√°n asesinando cristianos en Nigeria mientras el mundo permanece en silencio.

Jamas se debe, dejar de decir la verdad, aun a costa de provocar esc√°ndalo “


San Antonio de Padua

¬°CON JESUS Y MARIA, HACIA LA VICTORIA!

Tradición Católica; ver también Zenith del 14/10/99: Sínodo de Europa, Alarma en el Sínodo: Se acusa al Islam de querer invadir Europa

ūüõ°ÔłŹ Ej√©rcito Remanente

Cualquier hombre que odia a otro, a causa de su religión, no ama verdaderamente a Dios

Mensaje del Libro de la Verdad ūüŹĻ

24 de Septiembre, 2012

Cualquier hombre que odia a otro, a causa de su religión no ama verdaderamente a Dios.

¬ŅC√≥mo me disgusta ser testigo de la hipocres√≠a de aqu√©llos que dicen ser devotos seguidores de Dios.

Estas personas amenazan con matar a los que no est√°n de acuerdo con ellos y asesinan a los que insultan a sus dioses.

Es un pecado odiar a otros. Es un pecado mortal cuando asesináis a otros o tratáis de herir mortalmente otra alma en nombre de la religión.

¬ŅNo sab√©is que si os apresur√°is a condenar a muerte a otros, por haber insultado a Dios, vosotros no est√°is siguiendo las Leyes de Dios?

Llamo a todas las religiones y todos los credos que dicen creer en Dios. Si vosotros creéis en Dios, entonces debéis mostrar amor a los demás, incluso cuando os atormentan u os insultan.

Muchos caminos llevan a Mi Padre, pero sólo hay un Dios. El Verdadero Dios es el Creador del mundo y solo podréis ser aceptados en Su Reino, cuando améis a vuestro prójimo y esto incluye a vuestros enemigos.

Es muy fácil odiar a otro porque los malos espíritus infestan y atormentan a los hijos de Dios a cada segundo. Cómo se regocija el maligno, cuando un hombre religioso que declara abiertamente amar a Dios, incita al odio y no piensa dos veces antes de asesinar a los que él considera que son sus enemigos.

Ning√ļn hombre escapar√° al castigo si mata a otro. Ning√ļn hombre ser√° aceptado en el Nuevo Para√≠so, si asesina a otro en Nombre de Mi Padre.

Puede ser dif√≠cil y puede haceros da√Īo cuando un hombre insulte vuestra Fe, sin embargo hay que rezar por √©l y nunca deb√©is olvidar el Mandamiento “No matar√°s”.

Los Mandamientos de mi Padre son muy simples. Ellos son claros. No necesitan ser definidos, pero ¬°ay del hombre que rompe las leyes de Mi Padre!

Vuestro Jes√ļs

Leer m√°s: http://m.elgranaviso-mensajes.com/products/conversos-del-islam-al-cristianismo-han-firmado-una-carta-abierta-al-papa-francisco/

A %d blogueros les gusta esto: