Un sacerdote explica las 15 razones por las que no se vacuna

Ya saben que Jorge Mario Bergoglio ha abogado, durante estos meses de pandemia, por la vacunación contra el coronavirus; de hecho, en el Estado del que es jefe, es prácticamente obligatorio inocularse alguna de las vacunas contra el covid si quieres seguir trabajando y el «Papa» ha descrito el hecho de vacunarse como un «acto de amor».

Sin embargo, parece que no todos en la Iglesia católica son de la misma opinión. El último caso lo hemos podido ver en las últimas horas en las redes sociales: un sacerdote de Madrid, Jesús Silva, que cuenta con miles de seguidores, explicaba en Twitter por qué había decidido no vacunarse.

Aquí les dejamos sus argumentos:

«Razones por las que no me vacuno» (por orden de importancia).

– Se desconocen con exactitud los componentes de los viales y su repercusión en el organismo.

– Se desconocen los efectos secundarios a medio y largo plazo.

– A corto plazo presentan efectos secundarios (trombos, muertes repentinas, abortos) cuyo riesgo no compensa a alguien de mi rango de edad.

– La implicación de la industria BifPharma y su interés en la extensión de estos viales resulta sospechosa por sus repercusiones económicas.

– Los que buscan una reducción de la población mundial son los mayores promotores de la vacuna, lo cual resulta sospechoso.

– Estos filántropos tienen además la mayor parte de las acciones económicaa de todas las grandes farmacéuticas que producen los viales.

– Tengo anticuerpos de larga duración, que sería lo ideal para toda la población si se dejase curso libre al virus, con medicamentos atenuantes de los síntomas y protegiendo a los más vulnerables (enfermos y ancianos); por esto, no puedo contagiarme ni contagiar.

– El mero hecho del intento de imposición directa o indirecta de una vacuna experimental en un Estado de Derecho supone una vulneración de la libertad.

– El trato discriminatorio hacia los no vacunados supone una vejación hacia la igualdad y la dignidad.

– La eliminación sistemática de las redes de todos los estudios científicos que no concluyen lo mismo que los financiados por la industria BigPharma hacen aún más sospechosa toda esta actuación mundial, y me inclina a pensar que no hay inocencia ni filantropía en este empeño.

– El enfrentamiento y el hostigamiento civil en ocasiones por parte de otros ciudadanos a que está llevando la discriminación hacia los no vacunados recuerda a los planes que buscan dividir a la sociedad para que sea más manejable (divide y vencerás, solve et coagula).

– El miedo a que se somete a la población con la pandemia y la existencia de no vacunados fomenta que los ciudadanos estén dispuestos a renunciar a su libertad en aras a la seguridad que les da un Estado cada vez más totalitario a nivel global.

– Hay serias dudas sobre si la vacunación de la población en base a algunas pequeñas partes del ARN del Covid puede provocar que éste mute tan rápido como lo está haciendo y aparezcan nuevas variantes que estén haciendo inválida la vacunación.

– La vacunación no exime de contagiarse y contagiar, y no hay datos claros sobre que realmente impida la gravedad al padecer de nuevo el virus.

– Muchas personas están muriendo por causas desconocidas; de las que conozco, todas vacunadas».

Tras exponer todas estas razones, el sacerdote madrileño dice que sólo pide «respeto y seriedad», e invita a se piensen bien todos los factores. «Se está etiquetando («negacionistas») a los que no queremos vacunarnos y se nos está acusando de ser unos criminales», señala.

«Tenemos nuestras razones (al menos yo), y al tener anticuerpos no puedo contagiar, por lo que no estoy siendo irresponsable. Tampoco la vacuna asegura nada, pues no hay estudios cien por cien fiables, por lo que aún no teniendo anticuerpos no me vacunaría», confiesa Silva.

El párroco invita a «pensar» y «respetar». «Los anti-vacunas no somos idiotas (al menos no todos). El tiempo dará la razón a quien la tenga. Entretanto hay mucha gente sufriendo y muriendo. Y no sabemos qué efectos tendrá esto a largo plazo», indica.

«Puede que sea peor el remedio que la enfermedad, aún es pronto para saberlo, pero hay motivos razonables para planteárselo y objetar a la vacuna. Restringir el acceso a determinados servicios a personas que han ejercido su derecho a la objeción es totalitario y antidemocrático», afirma el sacerdote.

Finalmente, termina con una reflexión sobre la muerte: «Ánimo a todos y, sobre todo, estemos preparados por si la muerte nos sorprende hoy. Que parece que se nos ha olvidado que de algo se muere. Cuidemos nuestros cuerpos, pero ante todo cuidemos nuestras almas. Y respetemos a los demás. Siempre».

Las reacciones han sido en su mayor parte positivas; sin embargo, algunos han sido críticos, como Alejandro Alfonzo, que le contesta: «Con todo respeto y cordialmente: si nuestros padres hubieran aplicado mismo razonamiento para decidir no vacunarnos contra graves enfermedades en los niños (Ej. Sarampión, Polio, Fiebre Amarilla, Tosferina, Viruela, etc.), hoy aún esos males estarían haciendo estragos».

Una razón poderosa que parece haber olvidado el padre Silva, es que esas vacunas están hechas a partir de células de bebés asesinados vivos. Esa única razón es ya suficiente, pero le agradecemos su valentía en los tiempos que corren, también en la Iglesia, que se ha plegado a la agenda anticrística de despoblación y esclavitud del Nuevo Orden Mundial.

Un sacerdote explica las razones por las que no se vacuna

Estas personas son la columna vertebral del Cristianismo


Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

14 de febrero de 2014

Cuando un hombre dice que es conocedor de la ciencia, tendrá que probar esto, con el fin de que vosotros creáis en él. Cuando un profesor dice que sabe de muchas cosas, vosotros sabréis lo bueno que es, si podéis aprender de él. Cuando un hombre de Dios dice que lo sabe todo acerca de Dios, él puede impartir esta información y vosotros estaréis instruidos. Pero, cuando un hombre de Dios dice que está inspirado por el Espíritu Santo, lo conoceréis solo por los frutos que produce, y no por los conocimientos que imparte.

Cuando el Espíritu Santo está en acción esto dará lugar a muchos frutos, que se presentarán de la siguiente manera: Las personas que se sienten atraídas por el Espíritu Santo serán atraídas más cerca de Dios. Amarán a los demás con una mayor intensidad que antes. Ellos compartirán su amor. Entonces, ellos van a querer pasar más tiempo en oración y, especialmente, si van a rezar por las almas de los demás, en lugar de por sus propias intenciones.

El Amor de Dios se hará más profundo y más personal. Y, en la medida que le permitan al Espíritu Santo que los envuelva, van a sentir una necesidad urgente de entregarse plenamente a la Voluntad de Dios. Los que están inspirados por el Espíritu Santo, no mostrarán odio hacia aquellos que los desprecian. En su lugar, se esforzarán, mediante la oración, para pedirme a Mí que salve esa alma.

El Amor de Dios sólo puede penetrar en el alma por el Poder del Espíritu Santo. El alma siempre sentirá paz y tranquilidad, a pesar del sufrimiento que ellos inevitablemente tendrán que soportar, entre más se acerquen a Mí, su Jesús.

Yo no divido a la gente. Conduzco a los benditos – aquellos con suficiente amor, nacido de un profundo sentido de la humildad de Dios – dentro de Mi Sagrado Corazón. Una vez instalados dentro de Mí, su único deseo es de traerme almas. Cuando verdaderamente se convierten en Míos, en unión Conmigo, van a ser objetos de odio. El odio mostrado a ellos no les importará, porque no me abandonarán, si su amor por Mí es lo suficientemente fuerte. Ellos pueden caer, de vez en cuando, ya que serán un objetivo de la opresión. Sentirán el dolor del rechazo – así como Yo me siento. Ellos serán burlados, castigados y llamados tontos – al igual que Yo lo fui. Ellos sentirán una pesada carga debido a la forma en que van a ser desterrados- igual como Yo lo fui. Su conocimiento y su sabiduría, dada a ellos por el Espíritu Santo, serán brutalmente condenados y, sin embargo, lo que dicen en Mi Nombre, se mantendrá arraigado en la memoria de todos los que entran en contacto con ellos.

Por lo tanto, Mis amados discípulos, pensad en Mí, mientras Yo camino entre vosotros. Vosotros podréis no verme, tocarme o mirar dentro de la Luz de mi Rostro, pero sabed que Yo estoy con vosotros, tal como Yo Estuve cuando caminé en la Tierra con Mis amados apóstoles. No busco a los inteligentes, a los de conocimiento o a los diligentes de la sociedad – aunque les doy la bienvenida y los abrazo, como lo hago con todos los hijos de Dios. Yo no busco la aprobación de los eruditos, los exaltados entre vosotros, los líderes de vuestros países o iglesias. No busco el sello de aprobación, que el hombre desea tan ardientemente. En su lugar, Yo busco a los mansos, a los humildes y a los que solo se preocupan por el bienestar de los demás, más allá de sus propias necesidades. Estas son las almas que han sido bendecidas por Mi Mano. Su amor por los demás es espejo de Mi Propio Amor. Ellos aceptan el sufrimiento lo mismo que Yo y es de poca importancia para ellos. Estas personas son la columna vertebral del Cristianismo y el Espíritu Santo está arraigado en sus almas, por el bien de todos los hijos de Dios.

Nunca os avergoncéis del Don del Espíritu Santo. Sufrid en silencio cuando seáis atormentados, sufriendo formas viles de crueldad, cuando seáis calumniados, abusados o burlados en Mi Nombre, porque cuando os quedáis agachando la cabeza, el diablo y todas esas almas desafortunadas que utiliza para atormentarles, fallarán en sus intentos de alejaros de Mí

Poneos de pie y declarad lealtad a Mí con una ligereza de corazón y pureza de alma y Yo os bendeciré con el Don de la Paz y Tranquilidad.

Vuestro Jesús

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a14-feb-2014-sufrid-en-silencio-cuando-seais-atormentados-sufriendo-formas-viles-de-crueldad-cuando-seais-calumniados-abusados-o-burlados-en-mi-nombre/

A %d blogueros les gusta esto: