¿Es Jorge Mario Bergoglio Comunista?

«Los enemigos declarados de Dios y de la Iglesia deben ser atacados y censurados con toda la fuerza posible. La caridad obliga a gritar al lobo cuando un lobo se ha deslizado en medio del rebaño y aún en cualquier lugar donde se lo encuentre»

San Francisco de Sales

¿Es Bergoglio Comunista? PRUEBAS.

Registros que ponen a la luz la postura izquierdista de francisco. Hay mucho más material que prueba que Bergoglio es comunista, a pesar de que él dice varias veces que no lo es (miente como todo politico).

El 3 de abril de 1844 Nubius,
líder de la Alta Venta, escribe una carta a otro masón de alto rango en la cual le habla del plan de infiltrar la Iglesia Católica y el intento de conseguir poner un «papa masónico» al frente de la Iglesia Católica que promoviera la religión de la masonería:

«Ahora bien, a fin de garantizar un papa en las proporciones necesarias, debemos en primer lugar PREPARAR UNA GENERACIÓN DIGNA DEL REINO QUE SOÑAMOS…
Deja que el clero avance bajo su bandera (la bandera masónica) siempre creyendo que están avanzando bajo la bandera de las llaves apostólicas. Echad la red como Simón Bar Jonás; extiéndela hasta el fondo de las sacristías, los seminarios y conventos…
Habrás realizado una revolución vestido con la triple corona del Papa (Tiara) y la capa, llevando la cruz y la bandera, una revolución que sólo necesita un pequeño estímulo para incendiar los cuatro costados de la tierra.»

El masón Eliph Levi dijo en 1862:

«El día llegará en que el Papa… declarará que todas las excomuniones están suprimidas y todos los anatemas retirados. Cuando todos los cristianos estén unidos dentro de la Iglesia, cuando los judíos y los musulmanes sean bendecidos y llamados de nuevo a ella… permitirá que todas las sectas se le acerquen poco a poco y abarcará a toda la humanidad en la comunión de su amor y oraciones. Luego, los protestantes no existirán. ¿Contra qué van a protestar? El Sumo Pontífice será entonces verdaderamente el rey del mundo religioso, y él hará lo que quiera con todas las naciones de la tierra.»


A principios del s. XX,
a la presión masónica se le unió el comunismo, que también infiltró a miles de candidatos al sacerdocio en los seminarios, como ha descrito fielmente Bella Dodd, que había sido comunista, y fue convertida a la Fe católica por el Obispo Fulton Sheen.
Testimonió públicamente que había enviado personalmente un número superior a mil jóvenes a los seminarios católicos, para que pudiesen destruir la Iglesia desde su interior. Y cuando ella estaba deponiendo públicamente, dijo: «Algunos de ellos ya son Obispos».
¡Y estaba hablando al final de la década de 1940 e inicios de los 1950!

En cualquier caso, recordemos que el comunismo y el socialismo son un producto de las logias masónicas.

Que mayor burla y desprecio hacia la Santa y Cruz y hacia Jesucristo Crucificado,
por parte de un supuesto ministro de la Iglesia Católica (más aún si es un «supuesto Papa»),
que recibir de manos de un marxista revolucionario como Evo Morales a
un Jesucristo Crucificado,
pero no sobre la Cruz,
sino sobre la hoz y el martillo,
el símbolo por excelencia del marxismo y del comunismo.

Recordemos que el marxismo y el comunismo siempre han perseguido a la Iglesia Católica y a sus sacerdotes y fieles de forma violenta y despiadada.
Ahí está la verdad de la historia… y la multitud de mártires víctimas del marxismo y del comunismo por defender la fe católica.

Como ya hemos demostrado en este canal,
el marxismo, el comunismo y también el socialismo son un producto de la masonería, la Iglesia de Satanás en la tierra, y por tanto, una obra del Diablo.


Entonces… semejante «falso crucifijo»,
¿No será más bien una conmemoración de los muertos católicos perseguidos por el marxismo y el comunismo, y un símbolo marxista que representa el deseo que tienen de dar muerte a Jesucristo (y a la Iglesia que El fundó) para siempre y de hacerlo desaparecer de la faz de la tierra y de la fe de los pueblos…?




Los comunistas unen la Santa Cruz con los símbolos del comunismo: asocian la guerra contra Dios con la lucha por el pan, un terreno propio, un buen salario y una habitación digna.

«Los jefes y los autores de toda esta campaña de ateísmo, sacando partido de la actual crisis económica, con dialéctica infernal, buscan hacer creer a las masas hambrientas que Dios y la religión son la causa de esta miseria universal.
La Santa Cruz de Nuestro Señor, símbolo de humildad y pobreza, es colocada junto con los símbolos del moderno imperialismo, como si la Religión estuviese aliada con esas fuerzas tenebrosas, que tantos males producen entre los hombres.
Así intentan, y no sin éxito, coligar la guerra contra Dios con la lucha por el pan de cada día, con el ansia de poseer un terreno propio, de tener salarios convenientes, habitaciones decorosas, en resumen, un estado de vida que convenga al hombre.

Los más legítimos y necesarios deseos, como los instintos más brutales, todo sirve para su programa antirreligioso; como si el orden divino estuviese en contradicción con el bienestar de la humanidad y no fuese por el contrario su única y segura tutela; como si las fuerzas humanas con los medios de la moderna técnica, pudieran combatir las fuerzas divinas para introducir un nuevo y mejor orden de cosas.»
(Pío XI. Encíclica Caritate Christi compulsi, 3 mayo de 1932)


Papa León XIII:
Encíclica «Quod Apostolici Muneris»
(Sobre el socialismo, comunismo, nihilismo y otros errores,
28 de diciembre de 1878)

Derecho de propiedad.

La prudencia católica bien apoyada sobre los preceptos de la ley divina y natural, provee con singular acierto a la tranquilidad pública y doméstica por las ideas que adopta y enseña respecto al derecho de propiedad y a la división de los bienes necesarios o útiles en la vida.
Porque mientras los socialistas, presentando el derecho de propiedad como invención humana contraria a la igualdad natural entre los hombres; mientras, proclamando la comunidad de bienes, declaran que no puede conllevarse con paciencia la pobreza, y que impunemente se puede violar la posesión y derechos de los ricos, la Iglesia reconoce mucho más sabia y útilmente que la desigualdad existe entre los hombres, naturalmente desemejantes por las fuerzas del cuerpo y del espíritu, y que esta desigualdad existe también en la posesión de los bienes;
por lo cual manda, además, que el derecho de propiedad y de dominio, procedente de la naturaleza misma, se mantenga intacto e inviolado en las manos de quien lo posee,
porque sabe que el robo y la rapiña han sido condenados en la ley natural por Dios, autor y guardián de todo derecho; hasta tal punto, que no es lícito ni aun desear los bienes ajenos,
y que los ladrones, lo mismo que los adúlteros y los adoradores de los ídolos, están excluidos del reino de los cielos.

No por eso, sin embargo, olvida la causa de los pobres, ni sucede que la piadosa Madre descuide el proveer a las necesidades de éstos, sino que, por lo contrario, los estrecha en su seno con maternal afecto, y, teniendo en cuenta que representa a la persona de Cristo, el cual recibe como hecho a sí mismo el beneficio hecho por cualquiera al último de los pobres, les honra grandemente y les alivia por todos los medios, levanta por todas partes casas y hospicios, donde son recogidos, alimentados y cuidados; asilos, que toma bajo su tutela.
Obliga a los ricos con el grave precepto de que den lo superfluo a los pobres, y les amenaza con el juicio divino, que les condenará a eterno suplicio, si no alivian las necesidades de los indigentes.
Ella, en fin, eleva y consuela el espíritu de los pobres, ora proponiéndoles el ejemplo de Jesucristo, que, siendo rico, se hizo pobre por nosotros (2 Cor 8, 9), ora recordándoles las palabras con que los declaró bienaventurados, prometiéndoles la eterna felicidad.

¿Quién no ve cómo aquí está el mejor medio de arreglar el antiguo conflicto surgido entre los pobres y los ricos?
Porque, como lo demuestra la evidencia de las cosas y de los hechos, si este medio es desconocido o relegado, sucede forzosamente que, o se verá reducida la mayor parte del género humano a la vil condición de esclavos, como en otro tiempo sucedió entre los paganos, o la sociedad humana se verá envuelta por continuas agitaciones, devorada por rapiñas y asesinatos, como deploramos haber acontecido en tiempos muy cercanos.»

¿Ha dicho Bergoglio algo respecto del derecho a la propiedad privada…?

¿Sería posible que un supuesto Papa se atreviese a contradecir un texto tan claro y contundente como este texto de León XIII en la Encíclica «Quod Apostolici Muneris» sobre la propiedad privada,
y se atreviese a defender los errores del socialismo, el comunismo y el nihilismo?

¿Sería posible que un supuesto Papa llegase a negar lo que siempre han defendido la Tradición y el Magisterio de la Iglesia Católica, y la Sagrada Escritura, sobre la propiedad privada?

Verdades Globales

 El humanismo se convertirá en el sustituto de la Cristiandad

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

08 de agosto de 2014

A medida que los cristianos de todo el mundo continúan siendo perseguidos, ridiculizados y burlados, ten en cuenta también que se dividirán entre ellos. Cada uno a lo suyo; cada uno a su propio deseo y cada uno a su propia interpretación acerca de lo que realmente significa servir a mi Hijo amado.

Mientras que las personas se asustan por el terror por el cual los cristianos tienen que vivir sus vidas diarias a manos de hombres malvados, deben saber que esto no es más que una forma de flagelación, que los que proclaman la Palabra de Jesús tienen que soportar. Cada intento de socavar el Cristianismo está siendo hecho por los gobiernos, las organizaciones de derechos humanos y otras potencias que pretenden promover el bienestar de la humanidad. El humanismo se convertirá en el sustituto de la Cristiandad en la que ninguna mención de Dios será pronunciada.

El humanismo, el racionalismo utilizado por el maligno para animar a la gente a usar la ciencia para socavar la Divinidad de mi Padre Eterno, devorará al mundo. Exteriormente sus tonos suaves convencerán a cualquier hombre que no tenga amor en su corazón para Dios, que es más deseable que la Verdad. Convencer al hombre de que el humanismo es superior a la Palabra de Dios es el fin último de los enemigos de Mi Hijo. El humanismo proporciona una astuta cubierta a los traidores dentro de la Iglesia de Mi Hijo, quienes desean ser vistos como siendo amorosos, cariñosos y atentos a las necesidades de los demás. Ellos predicarán el humanismo y todas sus promesas vacías desde los púlpitos de las iglesias cristianas hasta que, prácticamente, no se hará mención de la importancia de salvar vuestras almas. El pecado será desestimado como una manera de evitar conflictos en el mundo, pero no reconocido como una cosa real.

El engaño más grande de todos los tiempos ha descendido y pronto todos vosotros tendréis dificultades para permanecer fieles a la Verdad. La Verdad trae entendimiento y una comprensión de lo que se necesita para lograr la verdadera paz y el amor en vuestra alma. Esto significa que vosotros conoceréis tanto el Amor, como la Justicia de Dios. También significa que estaréis conscientes de la Misericordia de Dios.

Cuando toda mención del pecado sea erradicada y cuando la Iglesia de Mi Hijo ya no se refiera a la importancia de salvar vuestra alma, sabréis entonces que los tiempos están sobre vosotros y que el Tiempo de mi Hijo está cerca.

Vuestra amada Madre

Madre de la Salvación

  

A %d blogueros les gusta esto: