Bergoglio se desdice: consagrará a ‘la Humanidad’

Bergoglio indicó que consagrará a la ‘humanidad’ y no solo a Rusia. A ver con qué sigue saliendo para burla de los que la esperan. ¿Qué más agregará o cambiará el viernes? Nuestra Señora advirtió que si no se hacía la consagración, “varias naciones serán aniquiladas”, aunque la de Bergoglio no valga porque no es el Papa.


CIUDAD DEL VATICANO- Después de prometer consagrar a Rusia y Ucrania al Inmaculado Corazón de María, el ‘Papa’ Francisco ha dicho ahora que consagrará a la «humanidad» al Inmaculado Corazón. 

Esto ha generado dudas sobre si la consagración del viernes cumplirá con las peticiones que, según la difunta hermana Lucía dos Santos de Fátima, le hizo la Santísima Virgen María en 1917 y 1929.  

Tras el rezo del Ángelus en la Plaza de San Pedro el domingo, Francisco’ dijo a la multitud: «Invito a todas las comunidades y a todos los fieles a unirse conmigo el viernes 25 de marzo, solemnidad de la Anunciación, al Acto Solemne de Consagración de la humanidad, especialmente de Rusia y Ucrania, al Corazón Inmaculado de María, para que ella, la Reina de la Paz, nos ayude a obtener la paz.» 

Esto difiere del anuncio del 15 de marzo de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, que no mencionaba a la «humanidad» y decía que «el Papa Francisco consagrará a Rusia y Ucrania al Inmaculado Corazón de María»:

El viernes 25 de marzo, durante la Celebración de la Penitencia que presidirá a las 17 horas en la Basílica de San Pedro, el ‘Papa Francisco’ consagrará Rusia y Ucrania al Inmaculado Corazón de María. El mismo acto, en el mismo día, será realizado en Fátima por Su Eminencia el Cardenal Krajewski, limosnero apostólico, como enviado del ‘Santo Padre’.

El anuncio del 15 de marzo se produjo tras el llamamiento realizado por los obispos católicos ucranianos al ‘Papa Francisco’ para que consagre a Rusia y Ucrania al Inmaculado Corazón de María «como pidió la Santísima Virgen en Fátima.» 

Tras el anuncio del Vaticano del 15 de marzo, los fieles católicos expresaron su preocupación por la posibilidad de que la consagración prevista no cumpliera los requisitos señalados por la Virgen, es decir, que todos los obispos del mundo hicieran la consagración en unión con el ‘Pontífice’. 

Pero en una carta fechada el 17 de marzo, el Nuncio Apostólico en Estados Unidos informó al Arzobispo José H. Gómez, presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, que el ‘Papa’ tenía la intención de invitar a todos los obispos del mundo a unirse a la consagración. Esto fue confirmado por el Vaticano al día siguiente. 

La carta también mencionaba que el texto exacto de la consagración se haría llegar a todos los obispos.  

«En los próximos días, el ‘Santo Padre’ dirigirá una carta de invitación a los obispos, adjuntando el texto de la Oración de Consagración en las distintas lenguas», decía la carta.  

El texto de la consagración ya se ha hecho público, el comentario de ‘Francisco’ del domingo parece indicar que el alcance de la consagración se ha ampliado para incluir a toda la humanidad.  

Según el medio de comunicación católico alemán Katholisches.info, los funcionarios del Vaticano han presionado al ‘Papa Francisco’ para que atenúe el énfasis «eurocéntrico» de la consagración. 

Esto podría suscitar más dudas respecto a la consagración del próximo viernes, ya que muchos creen que no sólo debe mencionarse explícitamente a Rusia, sino que también debe ser el objeto principal de la consagración.  

Por estas razones, muchos católicos insisten en que la consagración del mundo realizada por el Papa Juan Pablo II en 1984 no cumplió la petición del cielo.

El ‘Papa Francisco’ ha pedido a todos los obispos del mundo unirse a él este 25 de marzo en la consagración.

A continuación, el texto completo del “Acto de Consagración al Corazón Inmaculado de María”donde no nombra Rusia:

El Papa Francisco en Fátima (Portugal), 2017. Crédito: Daniel Ibáñez / ACI Prensa.

Oh María, Madre de Dios y Madre nuestra, nosotros, en esta hora de tribulación, recurrimos a ti. Tú eres nuestra Madre, nos amas y nos conoces, nada de lo que nos preocupa se te oculta. Madre de misericordia, muchas veces hemos experimentado tu ternura providente, tu presencia que nos devuelve la paz, porque tú siempre nos llevas a Jesús, Príncipe de la paz. 

Nosotros hemos perdido la senda de la paz. Hemos olvidado la lección de las tragedias del siglo pasado, el sacrificio de millones de caídos en las guerras mundiales. Hemos desatendido los compromisos asumidos como Comunidad de Naciones y estamos traicionando los sueños de paz de los pueblos y las esperanzas de los jóvenes. 

Nos hemos enfermado de avidez, nos hemos encerrado en «intereses nacionalistas» , nos hemos dejado endurecer por la indiferencia y paralizar por el egoísmo. Hemos preferido ignorar a Dios, convivir con nuestras falsedades, alimentar la agresividad, suprimir vidas y acumular armas, olvidándonos de que somos custodios de nuestro prójimo y de nuestra casa común.

 Hemos destrozado con la guerra el jardín de la tierra, hemos herido con el pecado el corazón de nuestro Padre, que nos quiere hermanos y hermanas. Nos hemos vuelto indiferentes a todos y a todo, menos a nosotros mismos. Y con vergüenza decimos: perdónanos, Señor. 

En la miseria del pecado, en nuestros cansancios y fragilidades, en el misterio de la iniquidad del mal y de la guerra, tú, Madre Santa, nos recuerdas que Dios no nos abandona, sino que continúa mirándonos con amor, deseoso de perdonarnos y levantarnos de nuevo. Es Él quien te ha entregado a nosotros y ha puesto en tu Corazón inmaculado un refugio para la Iglesia y para la humanidad. Por su bondad divina estás con nosotros, e incluso en las vicisitudes más adversas de la historia nos conduces con ternura. 

Por eso recurrimos a ti, llamamos a la puerta de tu Corazón, nosotros, tus hijos queridos que no te cansas jamás de visitar e invitar a la conversión. 

En esta hora oscura, ven a socorrernos y consolarnos. Repite a cada uno de nosotros: “¿Acaso no estoy yo aquí, que soy tu Madre?”. Tú sabes cómo desatar los enredos de nuestro corazón y los nudos de nuestro tiempo. Ponemos nuestra confianza en ti. Estamos seguros de que tú, sobre todo en estos momentos de prueba, no desprecias nuestras súplicas y acudes en nuestro auxilio. 

Así lo hiciste en Caná de Galilea, cuando apresuraste la hora de la intervención de Jesús e introdujiste su primer signo en el mundo. Cuando la fiesta se había convertido en tristeza le dijiste: «No tienen vino» (Jn 2,3).

Repíteselo otra vez a Dios, oh Madre, porque hoy hemos terminado el vino de la esperanza, se ha desvanecido la alegría, se ha aguado la fraternidad. Hemos perdido la humanidad, hemos estropeado la paz. Nos hemos vuelto capaces de todo tipo de violencia y destrucción. Necesitamos urgentemente tu ayuda materna. 

Acoge, oh Madre, nuestra súplica.

Tú, estrella del mar, no nos dejes naufragar en la tormenta de la guerra.

Tú, arca de la nueva alianza, inspira proyectos y caminos de reconciliación. 

Tú, “tierra del Cielo”, vuelve a traer la armonía de Dios al mundo. 

Extingue el odio, aplaca la venganza, enséñanos a perdonar.

Líbranos de la guerra, preserva al mundo de la amenaza nuclear.

Reina del Rosario, despierta en nosotros la necesidad de orar y de amar.

Reina de la familia humana, muestra a los pueblos la senda de la fraternidad.

Reina de la paz, obtén para el mundo la paz. 

Que tu llanto, oh Madre, conmueva nuestros corazones endurecidos. Que las lágrimas que has derramado por nosotros hagan florecer este valle que nuestro odio ha secado. Y mientras el ruido de las armas no enmudece, que tu oración nos disponga a la paz. 

Que tus manos maternas acaricien a los que sufren y huyen bajo el peso de las bombas. Que tu abrazo materno consuele a los que se ven obligados a dejar sus hogares y su país. Que tu Corazón afligido nos mueva a la compasión, nos impulse a abrir puertas y a hacernos cargo de la humanidad herida y descartada.

Santa Madre de Dios, mientras estabas al pie de la cruz, Jesús, viendo al discípulo junto a ti, te dijo: «Ahí tienes a tu hijo» (Jn 19,26), y así nos encomendó a ti. Después dijo al discípulo, a cada uno de nosotros: «Ahí tienes a tu madre» (v. 27). 

Madre, queremos acogerte ahora en nuestra vida y en nuestra historia. En esta hora la humanidad, agotada y abrumada, está contigo al pie de la cruz. Y necesita encomendarse a ti, consagrarse a Cristo a través de ti. 

El pueblo ucraniano y el pueblo ruso, que te veneran con amor, recurren a ti, mientras tu Corazón palpita por ellos y por todos los pueblos diezmados a causa de la guerra, el hambre, las injusticias y la miseria. 

Por eso, Madre de Dios y nuestra, nosotros solemnemente encomendamos y consagramos a tu Corazón inmaculado nuestras personas, la Iglesia y la humanidad entera, de manera especial Rusia y Ucrania.

Acoge este acto nuestro que realizamos con confianza y amor, haz que cese la guerra, provee al mundo de paz. El “sí” que brotó de tu Corazón abrió las puertas de la historia al Príncipe de la paz; confiamos que, por medio de tu Corazón, la paz llegará. 

A ti, pues, te consagramos el futuro de toda la familia humana, las necesidades y las aspiraciones de los pueblos, las angustias y las esperanzas del mundo.

Que a través de ti la divina Misericordia se derrame sobre la tierra, y el dulce latido de la paz vuelva a marcar nuestras jornadas. Mujer del sí, sobre la que descendió el Espíritu Santo, vuelve a traernos la armonía de Dios. 

Tú que eres “fuente viva de esperanza”, disipa la sequedad de nuestros corazones. Tú que has tejido la humanidad de Jesús, haz de nosotros constructores de comunión. Tú que has recorrido nuestros caminos, guíanos por sendas de paz. Amén

LifeSiteNews / Aciprensa

Su plan es seducir a las almas dentro de una telaraña de engaño

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

19 de julio de 2013

Deseo explicar acerca del Ejército Remanente. El Ejército Remanente está creciendo por todo el mundo en este momento. Muchos, que no saben de estos Mensajes, ya se reúnen, mientras el núcleo de Mi Iglesia en la Tierra está en peligro de ser socavado.

Muchos conocen la Verdad y pueden ver los intentos, que se están haciendo, para diluir Mi Santísima Palabra. Todos aquellos favorecidos por la Luz del Espíritu Santo reconocerán el espíritu del mal conforme envuelve a Mi Iglesia.  El espíritu del mal viene vestido con una chapa de humildad. Su plan es seducir a las almas dentro de una telaraña de engaño tironeando de vuestros corazones.

Recordad, el plan de Satanás es robar almas. Entonces, sabed cuales almas se dispone a atrapar primero. Él siempre tratará de destruir a aquellos que a Mí me aman. Ignorará a aquellos que ya infesta, porque ya los ha destruído. 

Nunca creáis que el mal se muestra a sí mismo de la manera más obvia. Este espíritu del mal seducirá almas, al presentar un frente humilde, suave y cariñoso, porque ¿de qué otra manera podrían almas buenas ser persuadidas de mentiras?

Yo Soy el Salvador de la humanidad y ahora intervengo para traeros la Verdad. Nada me detendrá, pero todo acto malvado sobre esta Misión para salvar al mundo de la desolación será infligido.

De la misma manera que vosotros, Mis queridos seguidores, camináis hacia adelante, de la misma manera seréis arrastrados hacia atrás por aquellos que creen que blasfemáis contra la Palabra de Dios. Entonces, cuando vosotros os retiréis en silencio y sin caer en las trampas de los demonios, que serán puestas para alentaros a defender Mi Palabra, ellos se burlarán de vosotros.

Las Gracias dadas a Mi Ejército Remanente serán sutiles, pero poderosas, y con la ayuda de la Madre de la Salvación, matarán a la bestia y a sus secuaces.

La batalla por almas no será agradable, pero no os equivoquéis, los verdaderos colores de los enemigos de Dios, que dicen que vienen en Su Nombre, serán con el tiempo revelados, por lo que son. Tristemente, para muchos, ellos estarán cegados a la Verdad y participarán, para entonces, en rituales satánicos, de los que serán ignorantes, tan cuidadosamente disfrazados estarán.

Mi Voz rugirá y rugirá entre vosotros, ya que nunca me detendré en Mi Plan para traeros Vida Eterna. Ninguna cantidad de razonamiento humano, que resulta en la condenación de Mi Santa Palabra a través de estos Mensajes, puede diluir el Poder de Dios.

Vuestro odio por Mí aumentará y la ira que envolverá vuestras almas proviene de Satanás, pero creeráis que ésta proviene de Dios. ¿Cómo podéis ser tan ciegos? ¿Qué podredumbre ha ulcerado dentro de vosotros, que os hace tratar de dañar a otros? Rezad para que no enemistéis a vuestro vecino contra Mí. Rezad para que busquéis la Verdad, antes de que el diablo posea vuestras almas. Él es muy poderoso y aquellos cuyas almas han sido debilitadas a través del pecado del orgullo se convertirán en vasos dispuestos, dentro de los que Satanás y sus ángeles caídos residirán.

Despertad, todos vosotros. La hora para que el Libro de la Verdad sea abierto ha llegado. No solo debéis abrir las páginas, debéis abrir vuestros corazones.

Vuestro Jesús

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a19-jul-2013-su-plan-es-seducir-a-las-almas-dentro-una-telarana-de-engano-tironeando-de-vuestros-corazones/

A %d blogueros les gusta esto: