¡Abrid los templos!

Un católico no puede tener miedo a la muerte sino a morir. No puede tener miedo a la enfermedad, en tal caso al dolor 

La actuación de la jerarquía eclesiástica durante el Covid fue vergonzosa. Hoy, continúa siéndolo.

Documento de la Sagrada Congregación para el culto Divino sobre la Cuaresma ante la Semana Santa (Fiestas de Primavera, que diría Juan Manuel Moreno Bonilla): para llorar.


Decíamos ayer que la Iglesia española no había dado la talla con el Covid. Ahora, etapa presuntamente final, cuando ni los liberticidas más recalcitrantes se atreven a imponer nuevas restricciones, cuando la gente no aguanta más y va a dar por cerrada la pandemia, digan lo que digan los gobiernos, es el Vaticano quien se congratula por las medidas adoptadas durante la epidemia

Es decir, que se congratula con el cierre de templos, la ausencia de sacramentos, la falta de urbanidad de la piedad -muchos curas han prohibido, contra todo derecho, sí prohibido, la comunión en la boca-, etc.

La Congregación para el culto Divino dice cosas como esta: «En vista de la disminución de la pandemia, aunque con diferente ritmo en cada nación, no pretendemos ofrecer más orientaciones para las celebraciones de la Semana Santa: la experiencia que han adquirido las Conferencias Episcopales en los últimos años permite ciertamente afrontar las diversas situaciones del modo más adecuado, vigilando que siempre sean observadas las normas rituales contenidas en los libros litúrgicos«. 

Pues ¡vaya con la experiencia, monseñores!

En serio, pues yo diría que la experiencia de la Iglesia en la «crisis» ha sido un desastre.

Pero el asunto no acaba ahí: se sigue mezclando la gimnasia con la magnesia. La Sagrada Congregación para el Culto, en lugar de pedir que se abran los templos, que se multiplique la vida litúrgica y sacramental, que se recupere, en suma, el tiempo perdido, nos informa, atención, de evitar «gestos y comportamientos que podrían conllevar riesgos. Toda valoración y decisión deberá hacerse siempre de acuerdo con la Conferencia Episcopal, que tendrá en cuenta las normas que las autoridades civiles competentes dispondrán en los distintos países».

Es lo que lleva a correr con mangueras a las inundaciones y con barcazas a los incendios. No, la Iglesia española no dio la talla durante el Covid. La Iglesia universal tampoco.  (Las consignas partieron de Roma)

¡Abrid los templos! que la Iglesia vive de Eucaristía, la mejor vacuna contra el Covid. Además, un católico no puede tener miedo a la muerte, en tal caso a morir. Un católico no puede tener miedo a la enfermedad, en tal caso al dolor. 

Es decir, un católico hipocondríaco es como un pensador progresista: una contradicción ‘in terminis’. 

Hispanidad

A los cristianos pronto  se les prohibirá  practicar su fe hasta en los Templos

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

18 de abril de 2014

Mi muy querida bienamada hija, el mundo se levantará de nuevo, de las cenizas, de la matanza. Yo, prometo, borraré la plaga del anticristo de la faz de la Tierra. Yo destruiré a los enemigos de Dios, y a los responsables de traer la miseria, la injusticia y el sufrimiento a los hijos de Dios.

La maldad, que aprisiona los corazones de los hombres hoy en día, en todas partes del mundo, toma diferentes formas. En su forma brutal, las personas son torturadas, asesinadas y castigadas severamente. Además, en otras formas, las personas tienen que soportar grandes dificultades, incluyendo la falta de alimento, la falta de vivienda y una terrible pobreza, mientras sus líderes devoran todo el derecho que les corresponde. Luego, están las leyes injustas, que favorecen a los poderosos, hacen a los hombres ricos más ricos y a los pobres más pobres, donde se muestra poca misericordia o amor a aquellos  que se encuentran en gran necesidad. Finalmente, está la persecución de los Cristianos – Mis seguidores – en todo el mundo. Ellos son despreciados, más que cualquiera de los demás, y sufren terriblemente en Mi Nombre. Los cristianos son odiados por los seguidores del maligno, quien usa a sus agentes para silenciarlos de varias maneras. Gran cantidad de sus planes incluyen la censura o el derecho de declarar, abiertamente, su lealtad hacia Mí. Y mientras los gobiernos, hoy en día, defenderán incondicionalmente los derechos de cualquier otra religión o derecho civil, ellos no se doblegarán a los derechos de los Cristianos.

A los cristianos pronto  se les prohibirá  practicar su fe en lugares públicos, en escuelas, facultades y hasta eventualmente en los Templos de Dios. Vosotros podréis decir- seguramente esto es imposible- impedir que los cristianos practiquen su fe en sus propias iglesias? Esto ocurrirá de la manera más astuta, donde millones serán engañados, dando poco aviso, mientras cada detalle de la Palabra, tal como es ahora, va a cambiar, pero esto se llevará a cabo silenciosamente. Solamente aquellos que ponen atención verán los cambios, y después de algún tiempo, esto llegará a ser aceptable para abrir todas las iglesias cristianas para acoger a todos los credos, incluyendo a aquellos que no creen en Mí. Sin embargo, no todos los que siguen las creencias, que no idolatran al Dios Uno y Trino, serán forzados a entrar a la iglesia del nuevo mundo. No. Serán los cristianos, a quienes se les hará idolatrar el paganismo, el cual será cuidadosamente presentado como una nueva iglesia y que adoptará una nueva forma de “comunión” – una iglesia para todos- donde Yo, Jesucristo, no estaré presente.

Durante, y a partir de este año, Mis cruces empezarán a desaparecer, y mientras Mis iglesias y aquellos que dicen servirme, hablan de la importancia del humanismo, no oiréis hablar de la importancia de entregaros a Mí, Jesucristo, vuestro Salvador. Por consiguiente, no estaréis preparados para la Salvación Eterna. La importancia de seguir Mi Camino hacia Mi Padre no será mencionada, ni se discutirá acerca de la importancia de los Santos Sacramentos. En lugar de eso, se os informará de la importancia de cuidar de las necesidades y el bienestar de los demás, lo cual será utilizado como un sustituto para adorarme. Yo Soy la Iglesia. Mi Cuerpo es Mi Iglesia, pero con el tiempo, Yo seré puesto completamente a un lado. Vuestras cabezas serán llenadas con falsedades. Se os hablará de toda clase de caminos, que son necesarios para traeros cerca de Dios. Pero todos esos caminos para andar de los que se os hablarán estarán en la dirección contraria.

Sabed ahora, que hay solamente una Verdad. Hay solamente un camino hacia Dios, y es a través de Mí, Jesucristo. No hay otro camino

Vuestro Jesús

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a018-abr-2014-hay-solamente-un-camino-hacia-dios-y-es-a-traves-de-mi-jesucristo-no-hay-otro-camino/

A %d blogueros les gusta esto: