España, Somos lo que Somos

«Porque España ha sido siempre, por antonomasia, la «tierra de María Santísima» y no hay un momento de su historia, ni un palmo de su suelo, que no estén señalados con su nombre dulcísimo»

S. S. Pío XII, 1954

España, Somos Lo Que Somos.

Colección de citas y referencias a España y su historia de Fe. La catolicidad de la historia de España en sus grandes momentos: la llegada del Apóstol Santiago y la aparición de la Virgen para darle ánimos, la Reconquista frente al islam, la toma de Granada, Evangelización de América, luchas contra la herejía en Europa, defensa contra la invasión francesa y nuestra gloria/ vergüenza en la Guerra Civil.

«Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca» (Ap.3:16)

«Madrileños y españoles, un gran agradecimiento, un gran agradecimiento a Dios por todas las riquezas de vuestra historia humana y cristiana, por todas.
Juan Pablo II 1993 Madrid

«la porción más numerosa de la Iglesia de Cristo habla hoy y reza a Dios en español. Tras mis viajes apostólicos, sobre todo por tierras de Hispanoamérica y Filipinas, quiero decir en este momento singular: ¡Gracias, España; gracias, Iglesia en España, por tu fidelidad al Evangelio y a la Esposa de Cristo! «
Juan Pablo II Madrid 1982

«Siempre Nos fue sumamente cara la noble Nación Española por sus insignes méritos para con la fe católica y la civilización cristiana, por la tradicional y ardentísima devoción a esta Santa Sede Apostólica y por sus grandes instituciones y obras de apostolado, pues ha sido madre fecunda de Santos, de Misioneros y de Fundadores de ínclitas Ordenes Religiosas, Gloria y Sostén de la Iglesia de Dios.» DILECTISSIMA NOBIS, Pio XI, 1933

«sí que hemos captado en las páginas de su Historia, a veces atormentada y siempre gloriosa, su tradicional fisonomía cristiana; hemos admirado sus gestas de martirio, de santidad, de servicio a la Iglesia de Cristo; y hemos visto en ellas palpitar su alma de altos destinos, de aquél, sobre todo, que marca un jalón irremovible en la historia humana: el de completar el planeta y borrar los antiguos linderos del mundo.» S. S. Pablo VI. 1954, XIX centenario de la llegada de San Pablo a España.

«Y aceptad también, Señor, nuestro profundo reconocimiento porque, heredero de Monarcas que han llevado el título glorioso de Católicos, habéis querido traspasar las fronteras de vuestra Patria para venir a rendir un homenaje de filial y deferente respeto al Papa.» S.S. Juan Pablo II a los Reyes de España, 1977

«Pero especialmente de España, tierra de Santos, que en todo tiempo ha sabido dar ejemplos de piedad, de generosidad, de heroísmo, de santidad. Justo honor el que hoy rendimos a un pueblo tan querido que, entregándose generosamente a las tareas del espíritu, ofrece siempre la reserva de lo esencial y definitivo: su fe cristiana, arraigada y vital. Honor pues a España, con el reconocimiento de la Iglesia entera.» Homilia Pablo VI 27/01/1974

«Una Bendición, hijos amadísimos, para vuestra España querida; una Bendición para todas, las naves que en cualquier parte del mundo en estos momentos se mezan sobre las olas la sombra de la gloriosa enseña roja y gualda
SANTO PADRE PÍO XII
A LA TRIPULACIÓN DEL BUQUE-ESCUELA «NEPTUNO» DE LA ARMADA ESPAÑOLA*
Jueves 17 de noviembre de 1955

«España es hermosa, hagámosla santa», dice la consigna de vuestras bodas de plata. España es hermosa, sí, en los mil dones con que la mano generosa del Creador la enriqueció, en sus cimas coronadas de nieve, en sus llanuras rubias de mieses, en sus vegas fecundas y sonrientes, en sus playas interminables, donde dos mares acuden a prestarle riqueza y frescura; hermosa en los frutos dorados y dulces de su suelo, en su cielo azul, en sus ríos plateados y caudalosos, en los corazones ardientes y fuertes de sus hijos; hermosa en sus sufrimientos, hermosa en sus empresas, hermosa en su historia. Pero España es mucho más hermosa en las virtudes cristianas que la distinguen, en la pureza de sus costumbres, en la integridad de su familia, en su fidelidad a la Iglesia, en su firme adhesión a una fe, por la que ha demostrado que sabe morir; España es mucho más hermosa en sus santos. Que nunca se apague esta llama en los pechos españoles, que viva y crezca este anhelo de santidad y para conseguirlo haceos santas hoy vosotras y santificad luego todo lo que os rodea.»
Pablo VI 1955 a las jóvenes de Acción Católica.

«Al inicio del tercer milenio, la Iglesia que camina en España está llamada a vivir una nueva primavera de cristianismo, pues ha sido bañada y fecundada con la sangre de tantos mártires» Juan Pablo II Magno, 11/03/2001

.- La música es «Here comes the King» de las Crónica de Narnia. Las escenas de la película Alatriste.

Gloria TV

Oración por España

Señor Jesús, en esta hora de profunda confusión y de gran preocupación por nuestra nación, queremos darte gracias por la predilección que nos has mostrado desde que nos llamaste a la fe en los comienzos de la predicación cristiana. Tu Apóstol Santiago trajo hasta nosotros la luz de la verdad y el fuego de tu amor. Desde entonces, tu luz y tu fuego han acompañado nuestra andadura por los intrincados caminos de la Historia.

Ha sido enorme la misión que has confiado a España durante estos dos mil años:

Ser testigo de la fe hasta el martirio en los tiempos de la persecución romana. Defender la fe durante 800 años de dominación musulmana, con el testimonio también de numerosos de mártires. Hacer llegar esa luz de la fe a un continente entero que no te conocía y que hoy en su mayoría te reza en español, en la aventura misionera más grande de todos los tiempos. Hacerla brillar hasta el Oriente lejano, en Filipinas o en China, desde el siglo XVI.Purificarla, reformarla y elevarla a las cumbres de la vida mística con santos tan grandes como Santo Domingo de Guzmán, Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz, San Ignacio de Loyola, San Francisco Javier o San Francisco de Borja. Defenderla de las desviaciones heréticas, siendo luz de tu Iglesia en el Concilio de Trento y disponiendo todos los recursos para recuperar la unidad de la fe en los países alcanzados por la herejía. Defender de nuevo la fe cuando se nos quiso imponer una concepción de la vida sin Dios, emanada de una terrible revolución que expulsó sangrientamente a Dios de Francia y que quiso privarnos de nuestra soberanía para asimilarnos a su modo de vida sin Dios. Volver a testimoniar y a defender la fe ante la agresión que sufrió España en la persecución más intensa que ha padecido tu Iglesia en toda su historia, durante la revolución marxista en los años treinta del siglo XX. Nuestros miles de mártires nos recuerdan esa epopeya de amor y de sacrificio, y su sangre intercede por nosotros.

Queremos darte gracias por esta historia de bendición y de predilección y por habernos permitido servir a tu Reino.

Pero también queremos pedirte perdón porque:

  • no todas las páginas de nuestra historia han sido luminosas,
  • no siempre hemos sido fieles a tu predilección,
  • nos hemos olvidado de ti, no te hemos adorado y hemos vivido como si no existieras, y hemos sido lentos para corresponderte,
  • hemos buscado nuestro propio interés,
  • hemos adorado los ídolos del placer, del tener y del poder, que nos ofrece este mundo, 
  • no hemos sabido amarnos en nuestras familias, hoy muchas de ellas sufren profundas divisiones y hemos llamado familia a lo que  no era,
  • no hemos sabido respetar ni acoger el don de la vida, la sangre del casi un millón de hijos de Dios inocentes a los que les hemos negado el derecho de nacer está reclamando justicia ante el tribunal de Dios,
  • el sufrimiento de los pobres y de tantas miles de familias que viven en el umbral de la pobreza o llegan con dificultad a fin de mes está clamado al Cielo,
  • lo mismo que la corrupción moral que se extiende en toda la sociedad empezando por los que deberían ser ejemplo por la función de servidores públicos que desempeñan;
  • lo que Tú aborreces lo hemos considerado no grave, no hemos respetado y hecho respetar tus mandamientos.

¡Te pedimos perdón!

¡Alcánzanos, Señor, la gracia de la conversión, de cambiar la dirección de nuestros pasos, desandar el camino recorrido y de volver a Ti!

Señor Jesús, en esta hora difícil para nuestra  nación, de corrupción moral, de convulsión política, de incertidumbre y de preocupación, volvemos nuestra mirada hacia Ti.

Tú eres nuestra única esperanza.

Confiamos en Ti.

Tú estás con nosotros.

En tus sacramentos y en la oración nos concedes la fuerza y la paz que necesitamos de Ti.

Danos valentía para ser tus testigos, paciencia y fortaleza en los sufrimientos que tengamos que afrontar, y un amor hasta el sacrificio por todos, también por aquellos que se consideren nuestros enemigos sin que nosotros los tengamos como tales.

Creemos que así, venciendo el mal con el bien, el odio con el amor, la venganza con el perdón, vendrá a nosotros el esperado Reino de tu Corazón, cumplimiento de esa Gran Promesa que, a principios del siglo XVIII, nos hiciste en Valladolid por medio de tu siervo fiel el beato Bernardo de Hoyos: Reinaré en España con especial predilección.

Sagrado Corazón de Jesús, en Ti confío.

Sagrado Corazón de Jesús, concédenos ver el cumplimiento de tu Gran Promesa.

Madre Inmaculada, Patrona de España, ruega por nosotros.

Santiago Apóstol, protege a tu nación.

Santos y mártires de España, rogad por vuestra nación.

Amén

A %d blogueros les gusta esto: