Bergoglio: ‘Todas las guerras son una traición blasfema al Señor’

San Buenaventura: Para que la guerra sea lícita es causa suficiente la defensa de la patria, de la paz o de la Fe [Verdadera].» Evidentemente, todas las guerras promovidas por la élite globalista satánica no son legítimas, porque sólo sirven a los intereses del Diablo.

Está claro que como sí han hecho los Papas él jamás convocará una Cruzada para defender a la cristiandad.

Francisco reiteró, durante la audiencia general celebrada en el Aula Pablo VI, que la guerra en Ucrania, como todas las demás, «representan un ultraje a Dios, una traición blasfema al Señor».

Francisco volvió a abordar el tema de la guerra y añadió que es «siempre una acción humana que conduce a la idolatría del poder». Jorge Mario Bergoglio reflexionó sobre las guerras y de la «tentación de una falsa paz, basada en el poder, que luego lleva al odio y a la traición a Dios».

«La paz de Jesús, nunca es una paz armada»

El ‘pontífice’ citó el libro del autor ruso Fiodor Dostoievski, «La Leyenda del Gran Inquisidor», que definió como «siempre actual» porque «representa la lógica mundana». Francisco también rechazó la idea de la «paz armada»: «La paz de Jesús no domina a los demás, nunca es una paz armada, ¡nunca!», dijo en la parte final de la audiencia.

Fomentar el anhelo de una paz falsa, una paz al margen del Único Dios verdadero, una paz sin Dios y contra Dios. Este anhelo de paz hará que muchos sean engañados y seducidos por el anticristo.
Hay que tener en cuenta que la misma élite globalista satánica, a la que Bergoglio claramente pertenece, es la que en la sombra está promoviendo y llevando adelante la tercera guerra mundial en la saben que emergerá el anticristo como falso pacificador.
Esto se realiza en la sombra a la vez que se promueve un anhelo desordenado de paz al margen del Único Dios verdadero.

Francisco dedicó su catequesis semanal a la «paz de la Pascua» y explicó que la palabra Pascua significa «paso». La Pascua «es, sobre todo este año, la ocasión bendecida para pasar del dios mundano al Dios cristiano, de la codicia que llevamos dentro a la ‘caridad que nos hace libres’ , de la espera de una paz llevada con la fuerza al compromiso de testimoniar concretamente la paz de Jesús», señaló el ‘Papa’.

«La paz que Jesús nos da en Pascua no es la paz que sigue las estrategias del mundo, que cree obtenerla por la fuerza, con las conquistas y con varias formas de imposición. Esa paz es solo un intervalo entre las guerras, lo sabemos bien», destacó el ‘Papa.’

¿Qué dice un Papa verdadero sobre la verdadera Paz?


¿Qué dice la tradición de la iglesia sobre la guerra?

¿PUEDE SER UNA GUERRA JUSTA Y LEGÍTIMA?

San Agustín:
«Hay guerras que son justas. Son las que están destinadas a reprimir una acción culpable del adversario…
Sin embargo, la guerra debe ser considerada como una solución extrema, a la que no se recurre sin haber antes reconocido la evidente imposibilidad de salvaguardar de otro modo la causa del derecho legítimo.
En efecto, incluso siendo justa, la guerra determina tantos y tan graves males que no es posible resignarse a ella sino constreñido por un imperioso deber.»

Santo Tomás de Aquino:
«Condiciones que hacen legítimo en conciencia el recurso a la fuerza de las armas:
1º Que no sea emprendida por particulares…
2º Que la guerra esté motivada por una causa justa; es decir que se combata al adversario en razón de una falta proporcionada que haya realmente cometido…
3º Que la guerra sea conducida con recta intención…»

San Buenaventura:
«Para que la guerra sea lícita es causa suficiente la defensa de la patria, de la paz o de la Fe [Verdadera].»

Evidentemente, todas las guerras promovidas por la élite globalista satánica no son legítimas, porque sólo sirven a los intereses del Diablo y sus siervos.

Infocatolica

Verdades Globales

Vuestra labor es como la de un Cruzado

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

24 de diciembre 2012

Este es el tiempo del diluvio; es el tiempo de cambios rápidos y repentinos. Así como las guerras estallarán y de las cenizas una gran guerra emerge, el Plan de Dios aumentará su ritmo para que se tome en cuenta Su Presencia entre todas las naciones y todas las razas.

Niña mía, te ruego que reces el Santísimo Rosario mientras hoy lloro. Mis lágrimas, que acabas de presenciar, son por aquellas almas que no reconocerán a mi Hijo. Aquellos Cristianos que dicen que aceptan a Jesucristo, como Salvador y, que Lo insultan por que no Le rezan, son quienes más Lo entristecen.

La difusión del ateísmo es como una epidemia espantosa barriendo la tierra. Dios no ha sido olvidado, en lugar de esto, Su Existencia está siendo deliberadamente ignorada. Sus Leyes desterradas de vuestros países. Sus Iglesias no son honradas. Sus servidores sagrados demasiado tímidos y sin valentía suficiente para proclamar Su Santa Palabra.

La tierra ahora cambiará tanto física como espiritualmente. La purificación ha comenzado. La batalla será librada entre los que siguen al maligno y la Iglesia Remanente de Dios.

Aquellos que sois leales a mi Hijo debéis a mí siempre invocar, a vuestra amada Madre de la Salvación, y de esta manera podré consagraros a mi amado Hijo, con el fin de concederos las gracias que tanto necesitáis. Debéis estar preparados como soldados de Jesucristo. Vuestra armadura debe hacerse más fuerte, porque vuestra labor es como la de un cruzado* y tendréis que marchar en contra de mucha crueldad e injusticia.

Id en paz hijos y mantenéos en oración diaria mientras los cambios comienzan, para que la salvación de la humanidad pueda ser alcanzada.

Todo será hecho de acuerdo a la Santa Voluntad de mi Padre, a través de Su único Hijo, Jesucristo. A vosotros hijos míos, que pedís mi ayuda, se os concederá una gran protección para vuestros países.

Vuestra amada Madre,

Madre de la Salvación

*cruzado=  Desde la Edad Media el significado de la palabra cruzada se extendió para incluir a todas las guerras cristianas emprendidas en cumplimiento de un voto y dirigidas contra los infieles. La idea de la cruzada se dio sólo en la Cristiandad del siglo XI al XV; unión de todos los pueblos y soberanos bajo la dirección de los Papas. Todas las cruzadas se anunciaron por la predicación. Después de pronunciar un voto solemne, cada guerrero (cruzado) recibía una cruz de las manos del Papa o de su legado, y era desde ese momento considerado como un soldado de la Iglesia (cruzado).

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a24-dic-2012-virgen-maria-el-dia-que-traje-al-salvador-al-mundo-cambio-el-destino-de-la-humanidad/

A %d blogueros les gusta esto: