¿Estás loco?

Durante más de un siglo, el sistema de salud mental ha sido una mera herramienta del Diablo y nada más.

Como tal, las personas que buscan desesperadamente ayuda para sus supuestas enfermedades mentales, lamentablemente han sido dirigidas a los llamados profesionales en los campos de la psicología, la psiquiatría o cualquiera de los numerosos servicios de asesoramiento.


La psicología, una vez entendida como » el estudio del alma «, junto con las otras disciplinas de la salud mental, ha sido cooptada y transformada en prácticas puramente materialistas en las que se ignoran las realidades espirituales (la causa central de los trastornos mentales). 

Imagen
John B. Watson, Sigmund Freud y Carl Jung

Si bien la academia del siglo XX respaldó ingenuamente a personas como John B. Watson, Sigmund Freud y Carl Jung, el progreso humano al que estos hombres afirmaron contribuir solo resultó en una mayor degradación de un mundo verdaderamente perdido.

A medida que la psicología moderna, es decir, la psicología sin alma, ganaba cada vez más fuerza, el Papa Pío XII se tomó el tiempo para dirigirse al Quinto Congreso Internacional de Psicoterapia y Psicología Clínica. El 13 de abril de 1953, Pío XII advertía: “Pero vosotros, psicólogos y curanderos psíquicos, debéis tener presente este hecho… Lo que constituye al hombre es principalmente el alma, la forma sustancial de su naturaleza. la actividad vital del hombre».

Debido a que este creciente movimiento de la psicología fue y sigue siendo construido sobre una conceptualización falsa del hombre, es incapaz de (1) identificar los problemas de raíz y (2) proporcionar soluciones efectivas.

Pero hoy, los padres de la psicología moderna, por ilógicos que fueran, no habrían sido capaces ni de imaginar las estúpidas proposiciones del hombre del siglo XXI. Por ejemplo, la versión más reciente del Manual Diagnóstico y Estadístico (DSM), que es la biblia del sistema de salud mental, afirma tanto la homosexualidad como el transexualismo .

Si bien estas nuevas afirmaciones no son sorprendentes, son clave para comprender la base sin fundamento del sistema de salud mental. Alrededor de 50 años antes, el DSM identificó la homosexualidad y el mero travestismo (travestismo) como trastornos mentales. De hecho, la primera edición del DSM incluso llamó a ambos trastornos «comportamiento patológico». 

Imagen

DSM I (1952)

Pero este sistema sólo carece de base porque no tiene principios objetivos ; es más exacto decir que se basa en algo: el del relativismo. En 1973, después de que la Asociación Estadounidense de Psiquiatría cambiara la homosexualidad de ser etiquetada como un «trastorno psiquiátrico» a una «perturbación de la orientación sexual», el razonamiento fue: «Sentimos que tenemos que seguir el paso [de los] tiempos».

Imagen

¿Y quién podría sorprenderse? El relativismo moral es el producto de una psicología sin Dios y sin alma, una psicología que malinterpreta por completo el objeto de estudio: los seres humanos.

El resultado de ignorar a Dios y al alma es, irónicamente, una explosión de los trastornos que el sistema de salud mental dice que busca aliviar. La ansiedad y la depresión, por ejemplo, los dos trastornos mentales más comúnmente diagnosticados, solo empeoran con el sistema de salud mental.

En lugar de tratar el alma, el sistema de salud mental trata a la persona humana de la única manera que sabe hacerlo, como una entidad puramente biológica. Sin amarras espirituales, los practicantes están obligados por el sistema corrupto a complacer los meros sentimientos y el amor propio de una persona por encima de su bien objetivo.

Por otro lado está el enfoque católico, también conocido como psicomoralidad, que se ocupa de las intervenciones clínicas dentro del ámbito psicomoral de la comprensión adecuada del hombre. La psicomoralidad es la respuesta antídoto a la deshumanización de la psicología y la psiquiatría por parte del sistema de salud mental.

Church Militant

El hambre del espíritu deja el alma vacía, miserable y perdida

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

16 de octubre de 2014

El hambre por la comida que alimenta la carne es una terrible aflicción. Pero, el hambre del espíritu, deja el alma vacía, miserable y perdida. Cuando un alma por sí misma se aleja de Mí, vagará y buscará todo tipo satisfacciones. El alma caminará hasta los confines de la tierra, buscando la calma y el alivio espiritual, pero nada puede llenar este vacío, sólo Yo. Él puede encontrar un alivio temporal en todos los asuntos de relajación mundanos, pero nunca encontrará la paz que Yo puedo traerle.

Cuando alimento al alma de una persona con Mi Gracia, estarán llenos de Mi Amor y Presencia. Aunque Mi Presencia, dentro del alma, atraerá sobre sí el veneno de los espíritus malos, quienes harán todo lo que puedan  para molestarle, al alma no le importará. Mi Amor es todo lo que vosotros necesitáis para sentiros satisfechos, y Mi Paz, la cual os llena, no es de este mundo. Ésta viene con grandes Bendiciones, y las almas que alcanzan esta paz, nunca van a dejarla ir tan fácilmente, una vez que la experimenten.

Cuando una persona hace hasta lo imposible para negarme, se está engañando a sí mismo solamente. Negarme es vuestra propia elección. ¿Por qué entonces mostrar odio hacia Mí, cuando no creéis que Yo existo? Llamo a aquellos de vosotros, que estáis plagados de batallas espirituales, para que oigáis Mi Voz mientras os convoco ahora. Si me rechazáis, entonces permaneced en silencio. No me rechacéis y luego me maldigáis, ya que si lo hacéis, os contradecís vosotros mismos. No podéis odiar algo que no existe. Si sentís odio de cualquier tipo, ¿sabéis que esto proviene de una fuente, de la misma manera como el amor lo hace? El amor viene de Dios. El odio viene de Satanás. El día en que os deis cuenta de que el mal se reproduce y se agrava, mientras se desenrosca como una serpiente, veréis que se trata de una entidad real. Sólo entonces aceptaréis finalmente la existencia del diablo. La razón por la que él, Satanás, es tan astuto es que no quiere dar ventaja dándose a conocer. Si esto ocurriera, a vosotros os  resultaría imposible no creer en Dios.

Abrid vuestros ojos y ved el mal como lo que es. Sabed que al negarme, el maligno les usará para avivar el odio contra los que me aman.

Vuestro Jesús

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a016-oct-2014-el-hambre-del-espiritu-deja-el-alma-vacia-miserable-y-perdida-/

A %d blogueros les gusta esto: