Deshumanización

Ser plenamente humano es verse a uno mismo tal como es, y esta es la esencia de la humildad, que Tomás de Aquino enseña que está en oposición directa al orgullo y, por lo tanto, sirve como el verdadero remedio para la angustia del hombre, la «enfermedad mental» y el daño hecho por psicólogos, psiquiatras y consejeros.

por Paul Brock 

El sistema de salud mental, siendo controlado por el Estado junto con las industrias de seguros y farmacéuticas, tiene como objetivo mantener al hombre en su estado caído. Es decir, este sistema corrupto, siendo él mismo un esclavo del mundo, solo es capaz de esclavizar aún más a sus pacientes de la misma manera.

Imagen
wilhelm wundt

Los psicólogos y psiquiatras afirman tener las respuestas mientras que ellos mismos están restringidos por su cosmovisión materialista básica. Reflejan la enseñanza bíblica: «Les prometen libertad, pero ellos mismos son esclavos de corrupción» (2 Pedro 2:19). 

Entonces, ¿cómo puede este sistema, que considera moralmente bueno el asesinato de niños y la mutilación genital, ser calificado y responsable del bienestar de una población? La respuesta es que esto sólo es posible en una sociedad puramente secular y sin Dios.

Dios hizo al hombre a Su imagen y semejanza, dirigiendo a la humanidad a actuar para ciertos fines. A diferencia de las plantas y los animales, el hombre es racional y, por lo tanto, se inclina naturalmente hacia el conocimiento de la verdad y la elección del bien.

Deshumanización secular

Pero la verdad y la bondad están lejos del objetivo del sistema de salud mental. En cambio, es todo lo contrario.

Wilhelm Wundt, uno de los padres de la psicología moderna, fue un relativista cuyas ideas aún se mantienen como la base del actual sistema de salud mental. Escribió en 1912 : «Solo existen procesos ideacionales cambiantes y transitorios». 

Pero una línea de pensamiento absurda como esta no se asienta inocentemente en la mente de uno; tiene efectos destructivos, especialmente si uno es considerado el padre de la psicología moderna.

Fue la negación de la verdad objetiva por parte de Wundt y sus contemporáneos lo que resultó en ideas aún más locas. Por ejemplo, Wundt escribió en sus Esbozos de psicología : «La vida mental de los animales se muestra en sus elementos y en las leyes generales de su combinación en todas partes igual a la del hombre».

El sistema de salud mental deshumaniza a las personas al reducir al hombre a un animal irracional. El hombre ya no está hecho a imagen y semejanza de Dios con el único propósito de glorificarlo, sino que la realización humana para el sistema de salud mental está determinada por lo que uno quiera que sea: meros sentimientos, libertad económica, respeto humano, etc.

Cuando la «verdad» es determinada subjetivamente por la criatura sobre el orden y diseño objetivo del Creador, esta es la causa de la llamada enfermedad mental. En este caso demasiado común, una persona rechaza la realidad a expensas de su propio bienestar, pero la ganancia temporal, a sus ojos, vale la pena.

“Tienen el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón” (Efesios 4:18).

Humildad vs Orgullo

La dureza de corazón es precisamente soberbia, que, según Santo Tomás de Aquino, es cuando el hombre «apunta más alto de lo que es… porque quiere aparecer por encima de lo que realmente es» (ST, II-II, q. 162, a.1).

Imagen
Santo Tomás de Aquino

El florecimiento humano, es decir, la plenitud y la libertad humanas, sólo se produce en la medida en que se disminuye el orgullo personal. Mientras que el impío sistema de salud mental solo refuerza el orgullo, el catolicismo aleja al hombre de él. Y este humilde camino conduce a todo lo que el sistema de salud mental promete pero nunca entrega: bienestar.

Ser plenamente humano es verse a uno mismo tal como es, y esta es la esencia de la humildad, que Tomás de Aquino enseña que está en oposición directa al orgullo y, por lo tanto, sirve como el verdadero remedio para la angustia del hombre, la «enfermedad mental» y el daño hecho por psicólogos, psiquiatras y consejeros.

Siervo de Dios P. John Hardon, quien fue elegido personalmente por el Papa San Juan Pablo II para catequizar a Estados Unidos, proporciona un plan sólido para la eliminación del orgullo:

Los seres humanos no podemos volvernos humildes a menos que seamos humillados, y esta es una de las gracias, una de las gracias que Dios pone en nuestras vidas donde usa a otras personas para humillarnos. Y cuanto más tendencia tenemos al orgullo, más necesitamos que los demás nos humillen, o mejor, nos humillen.

Hardon, uno de los últimos jesuitas fieles, dedicó gran parte de su energía a criticar el sistema de salud mental por sus ataques a la moralidad cristiana:

Muchos psicólogos y psiquiatras modernos les dicen a sus clientes… «No seas esclavo de tu conciencia. Satisface tus deseos. Estás a cargo de tu propia vida. Tú determinas lo que es bueno y eliges lo que quieres». … En todos estos casos, la estrategia demoníaca es clara. Mantén a los pecadores en su estado mental pecaminoso y evita que se arrepientan jamás de su estado pecaminoso del alma.

Imagen
Para florecer, el hombre debe humillarse,
como lo hizo Cristo, incluso en el sufrimiento

La respuesta razonable a las vicisitudes ineludibles de la vida no es cegarse ante esta dura realidad, sino más bien sufrirla bien, abrazarla para convertirse en un mejor hombre o mujer. Este «sí» al orden de Dios es el único camino para encontrar la paz y la alegría, que es lo que todos nosotros, especialmente aquellos con trastornos mentales graves, buscamos.

Esta aceptación de la cruz de la vida conduce naturalmente a la cruz de Cristo, que se humilló y se hizo hombre, ocultó su infinita superioridad sobre el hombre, incluso se sometió a ser crucificado por el hombre, todo para salvar al hombre.

Esta vida crucificada que todos los hombres están llamados a vivir tiene una base psicomoral, que se refiere específicamente al proceso humano de asentir a la verdad y elegir el bien.

Church Militant

El orgullo viene de Satanás

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

11 de junio de 2014

Es Mi Deseo es que cada uno de vosotros responda al Llamado de la Santísima Trinidad en este momento. El Poder de la Santísima Trinidad está por encima de la interferencia del hombre y por la Gracia de Mi Amor, Yo alcanzo a la humanidad para declarar la Verdad.

No tengáis miedo de vuestro Padre, porque Yo Soy vuestro y vosotros sois Míos. Todo el Poder está en Mis Manos y hago grandes excepciones a fin de unir al mundo. Muchas almas están indiferentes hacia Mí. Ellos me evitan, niegan Mi Existencia e insultan Mi Divinidad colocando falsos dioses – hechos de oro fundido – delante de Mí. Todo lo que está hecho de barro será reemplazado por una existencia renovada. Nada en esta Tierra es eterno. Todo vuelve a convertirse en polvo. Todo lo que es eterno no es de vuestro mundo. Yo creé al hombre a Mi Semejanza. Yo soplé vida y a vosotros os fue dado el aliento, y Soy Yo Quien lo quitará. Todo empieza y termina Conmigo y ningún hombre puede dictar, ni dictaminará cómo Yo uniré a Mis hijos. Esa tarea es Mía – no vuestra. Mis Planes para salvar almas – las buenas, las malas y las desdichadas – no serán destruidos. Dañados, quizás, pero nunca arruinados, porque todo lo que Yo diga será y todo lo que Yo desee, sucederá.

Yo conozco a cada uno de vosotros, ya que vosotros fuisteis nacidos de Mi Amor. Cualesquiera que sean vuestras circunstancias, ellas evolucionan debido a la Divina Providencia, y hay un motivo para cada cosa. Aquellos de vosotros que no me conocéis – sois también Míos, porque Yo os creé. Vosotros no evolucionasteis de las especies. Creer eso, es engañaros a vosotros mismos y solo sirve solo como un medio, plantado por el engañador en vuestros corazones, para negarme. Al negarme a Mí, vuestro Padre Eterno, estáis negando la Salvación Eterna. Y negando la Verdad de Mi Existencia, os separáis vosotros mismos de la existencia de la Gloria eterna.

Toda la Misericordia es Mía. Yo derramo abundantemente Mi Misericordia sobre aquellos cuyos corazones son puros; quienes tienen amor en sus almas porque me han permitido entrar en ellos. El principal obstáculo para recibir la Vida Eterna es el orgullo de la humanidad. El orgullo es la única y mayor barrera para que vosotros mismos os unáis a Mí. Podéis conocerme, a través de Mi Hijo; comprender Mi Palabra, pero no practicáis lo que os ha sido enseñado. El Amor viene de Mí. Cuando hay orgullo en el alma, el amor muere dentro de ella y es reemplazado por el odio. El orgullo viene de Satanás y es repugnante para Mí, tanto como angustiante.

Dejad que os ame, al aceptar Mi Palabra y los Regalos que Yo  al mundo por el mayor Sacrificio de la muerte de Mi Hijo en la Cruz. Yo os di Vida. Yo mismo me di a vosotrosmediante la Manifestación de Mi Hijo. Yo mismo me hice menopor humildad, ante vosotros a fin de vencer el pecado del orgullo. Yo os enseñé a través de los profetas. Yo os di el Regalo del libre albedrío, pero  abusasteis de ello para satisfacer vuestras propias lujurias y deseos. El Regalo del libre albedrío tiene un propósito doble – daros la libertad de elegir, para que así no vengáis hacia Mí por miedo, sino por amor, y para que derrotéis el poder del mal. Es vuestro libre albedrío lo que Satanás más desea de todo, y él utilizará cualquier engaño para lograr que vosotros se lo entreguéis. Cuando las almas hacen esto, a través del pecado del orgullo, de las prácticas de la nueva era, y del ocultismo, ellos se vuelven esclavos del maligno. Él luego, se manifiesta dentro de aquellas almas que le entregaron su libre albedrío, en cada una de sus acciones. Vosotros los conoceréis por su comportamiento. Pero la señal de que su libre albedrío ha sido dado al maligno, es cuando estas almas buscan constantemente burlarse de Mi Hijo, Jesucristo, y de Su Madre, la Inmaculada Virgen María, Madre del Mundo. Satanás desprecia a ambos.

Si, en su lugar, utilizáis el libre albedrío que os di, para el bien de vuestra alma y para amaros los unos a los otros, este es un poderoso medio con el que disolvéis el poder de Satanás. Pero, son aquellas almas que me dan, a través de Mi Hijo, Jesucristo, el regalo de su voluntad(libre alberdío), a quienes se les da el regalo más poderoso de todos. Será a través de esas almas que Yo venceré al maligno y los instrumentos a través de los cuales Yo puedo salvar las almas de aquellos que se han separado completamente de Mí.

Esa es Mi Promesa. Yo salvaré las almas de, incluso, los casos más desesperanzados, gracias a los sacrificios de aquellos que me dan este regalo de su libre albedrío, a través de Mi Hijo, Jesucristo.

Vuestro Padre Eterno

Dios el Altísimo

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a011-jun-2014-dios-padre-el-poder-de-la-santisima-trinidad-esta-por-encima-de-la-interferencia-del-hombre/

A %d blogueros les gusta esto: