La Bebida del Corazón -Remedio Universal de Santa Hildegarda

El Dr. Gottfried Hertzka, pionero en llevar a la práctica la medicina de Santa Hildegarda, dijo una vez «¡Aquellos que beben el vino del corazón a tiempo regularmente tienen muchas probabilidades de evitar problemas cardíacos graves en la vejez!». Es un remedio fácil para las lesiones cardíacas provocadas por la vacuna.

«A partir de cierta edad, o por los efectos adversos de la vacuna covid las sensaciones del corazón juegan un papel importante en la salud. Santa Hildegarda nos habla de un maravilloso remedio universal y básico para el corazón, el vino de miel con perejil para el dolor de corazón, para la rehabilitación después de un infarto, defectos de las válvulas cardíacas, corazón de la vejez, regulación de la presión arterial, cansancio, dolor de costado, desintoxicación, desacidificación del músculo cardíaco, edema, inductor del sueño, fortaleciendo y equilibrando el corazón y la circulación, fortaleciendo el bazo, drenando»

Indicaciones:

Remedio universal para el corazón; en casos de debilidad cardíaca, dolores cardíacos, pinchazos en el corazón, para la rehabilitación después de un infarto cardíaco, cansancioagotamiento, insomnio, falta de fuerza, para la rehabilitación después de una infección gripal.

Preparación:

Se cuecen durante 5 minutos: 10 ramitas de perejil (de hojas planas), dos cucharadas soperas de vinagre de vino en  1l de vino tinto. Al final se añaden 150 g de miel y se vuelve a cocer todo 5 minutos más. Es muy importante la cocción  porque sólo con en el calor de la cocción se establece la relación entre el perejil y la miel de los glucósidos cardíacos. Se cuela el vino se guarda  en una botella estéril.

Para los diabéticos poner sólo 80 g de miel por litro de vino.

Consejos de uso:

Tomar (tres veces al día) un vasito 20 ml después de cada una de  las 3 comidas.

En caso de insomnio, tomar ½  taza a sorbitos por la noche.

Como reforzante, tomar un vasito (20ml) dos veces al día. Hasta que se dé la mejoría. (Ver la entrada cura del corazón).

Todas las recomendaciones y consejos que encontrará usted en esta página web se basan en los escritos de las visiones de la mística alemana del siglo XII  Santa Hildegarda de Bingen, Doctora de la Iglesia católica,  y en las interpretaciones y  opiniones de los médicos anteriormente citados que, en su práctica médica, han seguido las indicaciones y consejos de la santa desde hace ya muchos decenios  y han comprobado  la eficacia de sus afirmaciones.

Estos doctores han interpretado, lo más fielmente posible, los textos originales que fueron  escritos en latín eclesiástico de la  Alemania  del siglo XII. Como hemos dicho, los consejos y remedios contenidos en Casa Santa Hildegarda no cuestionan de ningún modo la necesidad de acudir, cuando sea necesario, a  la consulta de un médico u otro profesional titulado de la salud, a los que corresponde examinar cada caso particular para  realizar un diagnóstico y aconsejar  el tratamiento conveniente.

El Dr. Gottfried Hertzka, pionero en llevar a la práctica la medicina de Santa Hildegarda, dijo una vez «¡Aquellos que beben el vino del corazón a tiempo regularmente tienen muchas probabilidades de evitar problemas cardíacos graves en la vejez!»

SANTA HILDEGARDA, EL AMOR Y EL CORAZÓN

El Dr. Strehlow  en su libro, sobre el corazón y las enfermedades cardíacas y circulatorias, hace las siguientes reflexiones.

El amor es el carburante del corazón. No hay por qué extrañarse si, en una sociedad sin amor, las enfermedades del corazón y de la circulación ocupen los primeros lugares en el ranquin  de las causas de mortalidad.

La mejor protección frente a estas enfermedades consiste en volver a poner al Amor en el centro y organizar nuestra vida con ese presupuesto practicarlo diariamente.

El Amor siempre está presente en lo más profundo de nosotros. Es el motor de nuestra vida y la fuente de nuestra salud. Nos enfermamos si nos falta. Santa Hildegarda de Bingen le dedica un canto de alabanza:

“El Amor lo inunda todo

desde el abismo hasta las estrellas

es él quien lo hace todo

porque el amor besa

al supremo rey del Universo.”

 ¿Qué es el amor? ¿por qué juega un papel tan importante en nuestras vidas? y ¿dónde lo podemos encontrar? El amor es la fuerza que nos da la vida a los  seres humanos la que mantiene nuestra salud y nos cura si nos enfermamos.

Santa Hildegarda de Bingen ve en la Viriditas, el amor, la sutil energía vital, la fuerza de lo verde que procede de Dios que la Naturaleza nos regala con tanta abundancia.

 “No existe ninguna criatura que no contenga en sí misma un rayo divino, ya sea la hoja verde, la semilla, las flores o cualquier otra maravilla si no, no pertenecería a la Creación”, escribió  Santa Hildegarda.

Sin amor la vida se malogra, el alma se paraliza y el ser humano se enfría. El dolor de la angina de pecho es un síntoma de la falta de amor en nuestra sociedad. La naturaleza humana está hecha para el amor. ¿Qué podemos hacer para satisfacer esa exigencia natural?

Dios Creador, que es nuestro Padre, y sabe lo que es bueno para nosotros nos dio este Mandamiento en el Sinaí, que Jesucristo nos completó así: “Amarás al Señor tu Dios con todas tus fuerzas con todo tu corazón y  con toda tu alma y al prójimo como a ti mismo” Mc 12,30. Solo si nos  dejamos penetrar por el Amor divino podremos también nosotros amar sin condiciones  a nuestros amigos e incluso a nuestros enemigos y curar nuestros corazones.

El Dr. Strehlow recuerda que Santa Hildegarda siempre une lo espiritual con lo corporal y la creación  y por eso nos indica hasta 35 remedios específicos para ayudar a sanar el corazón y la circulación.

Además de una alimentación sana según Santa Hildegarda véase el libro “La salud del estómago y del intestino”, quiero destacar hoy dos remedios muy sencillos de aplicar: las castañas y la bebida de perejil.

Las castañas, después de las comidas  se comen dos o tres crudas, o una cucharada de harina de castaña cruda, que se insaliva muy bien.

La  bebida a base de perejil (vino del corazón). Después de comer se deja disolver en la lengua un comprimido de galanga e hinojo y se toma a continuación una copita de vino de perejil.

El Dr. Strehlow, siguiendo a Santa Hildegarda, los recomienda en los casos de: debilidad del corazón, fallos cardíacos, envejecimiento del corazón,  insuficiencia de irrigación sanguínea,  debilidaddolores cardiacos por culpa del estrésdolores cardiacos de origen nervioso, estancamiento del retorno en la circulación venosa con edemas  en las piernas y los pulmones.

En el  libro (que estamos traduciendo y se publicará en breve),relata el caso de una paciente de 33 años a la que le dieron la jubilación anticipada tras  reconocerle una incapacidad laboral por culpa de una endocarditis reumática. La enfermedad se originó por sufrir  amigdalitis crónicas por infecciones de estreptococos aunque se habían curado con antibióticos. Gracias a tomar 2 cucharadas diarias  de harina de castañas, más una copita de bebida de perejil, sus células cardíacas se regeneraron de tal manera que la paciente pudo retomar su actividad profesional de nuevo.

Como vemos Santa Hildegarda, que es una gran mística, no por eso dejó de ocuparse de nuestra salud corporal con remedios muy sencillos y eficaces que además no tienen ningún efecto secundario indeseado.

Fue abadesa, líder monacal, mística, profetisa, médica, compositora y escritora alemana. Es conocida como la sibila del Rin y como la profetisa teutónica. El 7 de octubre de 2012 el papa Benedicto XVI le otorgó el título de doctora de la Iglesia junto a San Juan de Ávila durante la misa de apertura de la XIII Asamblea general ordinaria del sínodo de los obispos.

Considerada por los especialistas actuales como una de las personalidades más fascinantes y polifacéticas del Occidente europeo, se la definió entre las mujeres más influyentes de la Baja Edad Media, entre las figuras más ilustres del monacato femenino y quizá la que mejor ejemplificó el ideal benedictino, dotada de una cultura fuera de lo común, comprometida también en la reforma de la Iglesia, y una de las escritoras de mayor producción de su tiempo. En expresión de Victoria Cirlot:

«[…] atravesando el muro de los tiempos han quedado sus palabras, incluso su sonido, y las imágenes de sus visiones».

https://studylib.es/doc/6298446/libro-en-pdf—santa-hildegarda-de-bingen

Perejil, bebida o vino de (Bebida del corazón)

El amor es el camino a la salvación

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

Sábado 5 de febrero de 2011 a las 11:50 hrs.

Mi muy querida bienamada hija se te han dado gracias extras hoy para permitirme acercarte a Mí. Porque es solo al estar cerca de Mí que serás capaz de experimentar paz, amor y alegría en tu corazón. Es solo a través de la oración y entregándome tus problemas que estarás en unión Conmigo. Cuando te rindas hija Mía y confíes en Mí, entonces entenderás el amor que tengo por ti en Mi Corazón. Y cuando lo hagas, tu amor por Mí se fortalecerá. Es solo cuando ofreces todas tus preocupaciones y las pones en Mis manos que serán atendidas.

Solo puedes mostrar amor verdadero a otros cuando me amas. Es a través del amor que serás bendecida con los dones de mirar a otros seres humanos a través de Mi Corazón que está lleno de amor y compasión.

Es solo cuando me muestras verdadero amor que tu vida cambiará y la alegría surgirá en tu vida diaria. Nunca teman a Mi amor, hijos. Está ahí para todos ustedes en abundancia si tan solo se pueden volver a Mí y lo piden. Una vez que reciban este Amor, sean generosos con él. Difundan Mi amor por todos lados para que así todos ustedes, especialmente las almas tibias, puedan invitarme a sus almas. Este es el único camino a la salvación.

Su amoroso Salvador

Jesucristo

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a01-feb-2011/

A %d blogueros les gusta esto: