Santa Hildegarda y la Bebida

Benedicto XVI, compatriota de santa Hildegarda de Bingen, suele celebrar sus cumpleaños con cerveza, como el día que cumplió 90 años

En líneas generales, si hay que beber, Santa Hildegarda es terminante: Vino, a ser posible peleón, y si no, cerveza y si no, hidromiel. El agua solo en último extremo. Por eso los políticos de la Agenda 2030 nos quieren quitar el vino o la cerveza de los menús por la fluorada agua del grifo.

Santa Hildegarda, Doctora de la Iglesia 

El Papa Juan Pablo II dijo de ella:

«Enriquecida con particulares dones sobrenaturales desde su tierna edad, Santa Hildegarda profundizó en los secretos de la teología, medicina, música y otras artes, y escribió abundantemente sobre ellas, poniendo de manifiesto la unión entre la Redención y el Hombre».

Benedicto XVI la dedicó dos Audiencias Generales, los días 1 y 8 de Septiembre de 2010, y entre otras cosa dijo:

Las visiones místicas de Hildegarda se parecen a las de los profetas del Antiguo Testamento: expresándose con las categorías culturales y religiosas de su tiempo, interpretaba las Sagradas Escrituras a la luz de Dios, aplicándolas a las distintas circunstancias de la vida […] Las visiones místicas de Hildegarda son ricas en contenidos teológicos. Hacen referencia a los principales acontecimientos de la historia de la salvación, y usan un lenguaje principalmente poético y simbólico.

No eran los primeros Papas en reconocerlo porque Eugenio III y el Concilio de Tréveris -1148- habían dicho lo mismo en vida de Hildegarda.

Que tres papas y el concilio de Tréveris declararan a Santa Hildegarda, «auténtica, fidedigna y en todo semejante a los antiguos profetas», es un privilegio único, una garantía de fiabilidad que la Iglesia no había dado antes a nadie y que nunca más ha vuelto a dar.

Sin embargo Hildegarda de Bingen nunca había sido oficialmente canonizada, aunque santa la declaró el pueblo llano (al igual que ha sucedido con otros muchos santos a los que veneramos) cuando todavía estaba en vida y lo hizo por muchísimas razones, curaciones y milagros incluidos. Existen testimonios documentados de los siglos XIII y XIV que prueban que desde esas tempranas fechas, obispos y hasta el papa Juan XXII (1249-1334) concedían indulgencias a quienes  visitaran la tumba de la santa (sic), permitiendo su culto en sus diócesis.

Pero el día 10 de Mayo de 2012 este «olvido» ha sido subsanado: ha sido oficialmente proclamada santa por el Papa Benedicto XVI, extendiendo su culto litúrgico a la Iglesia universal.

Para completar el reconocimiento a la excelencia del magisterio de Sta Hildegarda, el 7 de Octubre de 2012 el Papa la ha proclamado oficialmente «Doctor de la Iglesia». Después de Evangelista y Apóstol, el título más exclusivo de la Iglesia Católica (como también de la Ortodoxa, la Anglicana o Siria) es el de»Doctor de la Iglesia». Doctor, que etimológicamente quiere decir «el que enseña», o «el enseñante», es un título que dentro de la Iglesia y con carácter universal sólo se ha aplicado a 35 cristianos.

Y es que la personalidad de Hildegarda de Bingen se agiganta al conocer su vida y su obra. Fue una mujer que se escribía con emperadores, reyes y nobles, la primera que predicó en público y la primera abadesa de un convento independiente de monjas.

Desde niña tuvo visiones: “Desde mi infancia, cuando todavía no tenía ni los huesos, ni los nervios, ni las venas robustecidas, hasta ahora que ya tengo más de setenta años, siempre he disfrutado del regalo de la visión en mi alma”.
Venerada y respetada en vida y después de su muerte, con fama de profeta, sus vaticinios sobre los últimos tiempos tienen actualidad permanente.

Fue compositora, poeta, naturalista, fundadora de conventos, teóloga, predicadora, taumaturga y exorcista; desveló los secretos de la Creación y la Redención y la mutua relación entre todas las obras creadas. Dio guías de conducta para alcanzar la vida eterna y se ocupó del funcionamiento del cuerpo humano, sus enfermedades y remedios. Sus libros teológicos tienen la frescura de lo verdadero e inmutable, y sus libros médicos se demuestran fuente de salud.

Hildegarda de Bingen fue una de las mujeres más extraordinarias de la Edad Media y sus contemporáneos lo sabían: en 1220 Gebeno De Eberbach recopiló sus escritos proféticos, Speculum futurorum temporum, del que se conservan más de cien manuscritos, que dan idea de su extraordinaria difusión.


En este post nos vamos a centrar en los consejos de Santa Hildegarda respecto a la bebida.

En general Santa Hildegarda aconseja beber un poco durante las comidas siempre que se tenga sed porque:

“Si el hombre no bebiera en la comida, es decir mientras come, se volvería torpe de mente y cuerpo, la sangre no elaboraría buen jugo y no tendrían por tanto buena digestión.
Pero si bebe en exceso en la comida produce una inundación tormentosa de sus humores, de suerte que los humores rectos se desordenan”

  • Por lo tanto, beber un poco durante la comida es saludable.

Beber en invierno

Santa Hildegarda aconseja beber menos en invierno ya que “el aire humedece los humores”.
Además en invierno habría que beber vino y cerveza, y evitar el agua, ya que “las aguas no son saludables a causa de la humedad de la tierra”.

Beber en verano

En verano se puede beber agua tibia (infusión), con moderación, “lo que es un poco más saludable para el cuerpo que si se tomara vino”.
Si se está enfermo en verano, hay que beber vino mezclado con agua o cerveza ya que esto le da más fuerza que si bebiera agua.

Sed nocturna

“Ya esté el hombre sano o enfermo, si tiene sed después de dormir, beba vino o cerveza y no agua, porque el agua dañaría su sangre y sus humores más que favorecerlos”.

  • ¡Por lo tanto evitar el agua sola por la noche! Se puede beber agua en infusión o un poco de cerveza o vino.

En materia de bebidas, las enseñanzas de la Luz Viva que dictó a Hildegarda son sumamente originales: » en invierno … beba vino y cerveza, y evite el agua si puede, ya que en ese momento las aguas no son saludables por la humedad de la tierra». En líneas generales, si hay que beber, Santa Hildegarda es terminante: Vino, a ser posible peleón, y si no, cerveza y si no, hidromiel. El agua solo en último extremo.

«Beba más en verano que en invierno … porque el agua bebida daña menos que en invierno. En verano, cuando se está muy caliente por dentro, si tiene salud en el cuerpo beba agua [pero] tibia con moderación y a continuación ande un poco de aquí para allá, para que le caliente el cuerpo. Entonces es más saludable para el cuerpo que si tomara vino … pero si está enfermo, beba vino mezclado con agua, o cerveza, que le da más fuerzas que si bebiera agua».

Ahora bien «en todo momento, tenga cuidado de no beber en exceso ni en invierno ni en verano porque lo mismo que una lluvia excesiva daña la tierra, el que bebe en exceso vuelve inútil el cuerpo por sus diversos humores … Si bebe en exceso en la comida, … los humores rectos se desordenan». Y cuando dice «bebe» no se refiere a las bebidas alcohólicas, sino a cualquier cosa.

Eso sí, sin pasarse: «Que nadie se abstenga demasiado de beber, pues se secaría y le vendría pesadez de mente y cuerpo». Durante la comida «beba un poco y coma otra vez y cuando al comer se seque por el calor otra vez y tenga sed de nuevo, beba otra vez y hágalo así mientras come; porque si no bebiera mientras come … se volvería torpe de mente y cuerpo, la sangre no elaboraría buen jugo, y no tendría buena digestión … pues el hombre, que … se nutre de alimentos variados, tiene mayor necesidad de bebidas al comer que los demás animales que pacen heno y hierba».

El vino: «aumenta la sangre humana más que cualquier otro alimento o cualquier otra bebida […] sana y contenta al hombre por su grato calor y sus propiedades y buenas cualidades». «El vino es la sangre de la tierra; está en la tierra como la sangre en el hombre, y tiene además cierta afinidad con la sangre del hombre».

Por la noche o recién levantado la recomendación es tajante: nada de agua: Vino y si acaso, cerveza: «Cuando aún tiene sueño, tenga cuidado de no beber al instante, porque induciría enfermedades y excitaría sus humores y su sangre en tempestades injustas. Cuando se despierte, absténgase un tiempo del agua aunque tenga mucha sed, hasta que el sueño se haya ido del todo. Esté sano o enfermo, si tiene sed después de dormir, beba vino o cerveza y no agua, porque el agua dañaría su sangre y sus humores más que favorecerlos.» Sospechamos que se trata de evitar que el organismo, todavía adormilado, envíe el líquido a los pulmones

Pero sobre todo, «que ningún hombre beba en ayunas, salvo que tenga alguna enfermedad que le obligue a hacerlo y en tal caso le es más saludable beber vino que agua». La Luz Viva advierte: «si alguien bebe vino en ayunas sin necesidad se convertirá en ansioso de alimentos y bebidas, necio y de seso vacuo».

Por otra parte, «quien tiene fiebres cotidianas que nacen de distintos alimentos, no beba nada en ayunas … Coma algo primero, para que sus venas se fortalezcan algo con el jugo de los alimentos, y entonces beba vino, que no le hará mal. Si no tuviera vino, cerveza, si no, hidromiel, y si no tiene, cueza agua, déjela enfriar y bébala luego…»
A los gotosos que están baldados les hace esta sorprendente recomendación: «El hombre que sufre parálisis a causa de la gota … no puede ser moderado en sus gestos y costumbres. Beba entonces vino en ayunas y si no puede, tome cerveza de cebada o de trigo candeal, y si no tiene nada de ésto, que cueza agua con pan, la cuele por un paño y la beba tibia. Hágalo cada día y se relajarán las tormentas de la gota. Si le fallan las fuerzas del cuerpo, beba con moderación lo que se ha dicho en ayunas, y si tiene salud, beba suficiente vino, cerveza o agua cocida con pan en ayunas y la gota se aquietará».

El vino, que sea corrientito y más bien aguado, porque «el vino caro y fuerte seca la fuerza de la vejiga del hombre … y agita de mala manera las venas y la sangre del hombre … cosa que no hace el vino peleón que no tiene tanta fuerza … Por lo cual, quien quiera beber vino fuerte y caro, que lo mezcle con agua para que se debiliten y atemperen un poco su fuerza y calor; y el vino peleón también se ha de rebajar con agua hasta que suavice y mitigue su amargor y acidez; porque … el vino, sin la mezcla del agua, perjudica y seca al hombre, le disminuye su salud corporal y le aporta delectación carnal».

En fin, a falta de vino, mejor será cerveza que agua: «la cerveza engorda las carnes del hombre y le proporciona buen color de cara gracias a la fuerza y buena jugo de su cereal. En cambio el agua debilita al hombre y si está enfermo lo debilita y le produce algo de livor alrededor de los pulmones, porque el agua es débil y no tiene ninguna virtud fuerte».

Pero claro: «si el hombre está sano, si a veces bebe agua, no le será perjudicial».

José María Sánchez de Toca y Rafael Renedo.

Más en www.hildegardiana.es

Religión en libertad

Lo bueno es presentado como malo

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

22 de agosto de 2011

Cuando el hombre cuestiona su Fe, necesita pensar. Si tiene dudas, entonces debe pedirme que abra sus ojos. Si encuentra dificultad para rezar, debe pedirme que abra su boca, pero si él no quiere escuchar la Verdad, entonces necesita las oraciones de otros.

 Hijos Míos, estoy profundamente preocupado de la manera en que el mal es presentado como siendo bueno, mientras que, lo bueno está siendo presentado como malo. Todo en su mundo está al revés. Aquellos de ustedes sin una profunda devoción hacia Mí, no serán de ningún modo los más sabios.

 Las acciones están siendo ahora perpetradas en el mundo, en cualquier nivel del gobierno, de la iglesia y del estado a nombre de ustedes y ustedes están ajenos a esto.

 Las malas leyes están siendo introducidas y presentadas a la humanidad, como siendo algo que es para su mejor beneficio. Esto incluye nuevos regímenes, medicina, ayuda exterior, vacunación y la predicación de nuevas religiones y otras doctrinas. Nunca ha habido tanta confusión entre Mis hijos.

 En la superficie, todo es visto como que está siendo controlado y en orden y en cierto modo lo es. Pero el único verdadero orden que existe, está en las manos de aquellos que controlan los acontecimientos mundiales, ocultos en la comodidad de sus malos caminos, tras puertas cerradas.

 Que no sean engañados, hijos. Deben recurrir a Mí por ayuda, para que los malvados acontecimientos planeados por poderes mundiales secretos, puedan ser debilitados. La única ruta a la libertad verdadera que ustedes tienen es cuando reaviven su Fe en Mí. Esto sucederá pronto, Mis preciosos hijos, cuando me presente al mundo durante El Aviso, que está cada vez más y más cerca.

 Les insto rezar por aquellos que tienen vista pero están ciegos a Mi Santísima Palabra. Recen por los que persisten en torcer Mis Enseñanzas y por Mis siervos consagrados que, por cobardía, están cediendo a las demandas hechas a ellos, por los gobiernos.

 Solo hay un gobernante ahora, que está a cargo del futuro y ese es Mi Padre Eterno, Dios el Creador y Hacedor de todo. Rindan lealtad a Él sobre todo y encontrarán una base firme, cuando se muevan hacia adelante sobre el camino de la Verdad.

Su amado Salvador

Jesucristo

A %d blogueros les gusta esto: