El abogado Reiner Füllmich entrevista a Mons. Viganò (Parte II)

Los malvados están organizados, unidos y siempre unidos contra el Señor y contra su Cristo. Pero si los buenos, incluyen la dimensión espiritual de este choque de época y deciden tomar partido bajo las banderas de Cristo Rey, podrán alcanzar la victoria con Él y ver derrotados a sus enemigos.

Queridos amigos publicamos con gusto la primera y la segunda parte de la entrevista que el arzobispo Carlo Maria Viganò concedió al abogado Reiner Füllmich. Disfruten lectura.

ENTREVISTA con el abogado Reiner Füllmich

«COMISION DE INVESTIGACION SOBRE EL CORONAVIRUS»

Primera parte – 27 de mayo de 2022:

IMPERDIBLE ENTREVISTA DE FÜLLMICH A VIGANÒ: «ESTAMOS MÁS ALLÁ DE UN GOLPE GLOBAL CONTRA LA HUMANIDAD»

«La presencia del grafeno y de los nanocircuitos autoensamblables es admitida ahora incluso por quienes hace un año llamaban “teóricos de la conspiración” a quienes hacían sonar la alarma. Las poblaciones de las naciones adheridas a la Agenda 2030 ahora en su mayoría están “vacunados”, o mejor dicho, han sido modificados genéticamente.»

Segunda parte – 3 de junio de 2022

Pregunta Füllmich a Monseñor Viganò:

4. En una carta que usted envió al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en ella no sólo alude a un “Estado profundo” -un término que se usa mucho-, sino también a una “Iglesia profunda”. ¿Qué quiere decir con eso y cómo podrían estar relacionadas estas estructuras?

La Iglesia profunda es para la Iglesia Católica lo que el Estado profundo es para el Estado: ambos son la versión corrupta y pervertida de la institución que tienen como rehén ya la que han infiltrado.

Los miembros de la Iglesia profunda son más desconocidos cuanto mayor es su poder: las personalidades más públicas son casos siempre marionetas dóciles a quienes manejan sus hilos. Biden y Bergoglio son los máximos exponentes de la ideología que les une: una mezcla de colectivismo maoísta, liberalismo masónico y ecumenismo conciliar, con guías sobre los temas políticamente correctos de género y la agenda LGBTQ.

Sin embargo, debe reiterarse que el Estado profundo y la Iglesia profunda son solo dos declinaciones de la misma cúpula subversiva que se ha apropiado del poder subvirtiendo la autoridad y pervirtiéndola. En el orden natural, el Estado se sostiene en cuanto al buen gobierno y el bien común de sus ciudadanos: los traidores del Estado profundo lo han hecho enemigo de las personas honestas y cómplice de los criminales. En el orden sobrenatural, la Iglesia se sostiene en cuanto al gobierno de los fieles y la santificación de las almas: los traidores de la Iglesia profunda condenan a los que preservan la Fe y la Moral y en cambio alaban públicamente a los herejes, sodomitas, abortistas, usureros, asesinos y criminales. Pero quede claro: si los delirantes planes de estos traidores incluyen la destrucción del Estado y de la Iglesia mediante la demolición o la corrupción de quienes detentan la autoridad, tanto en uno como en otro, bien sabemos que mientras una Nación, cultura, el idioma y la civilización pueden incluir desaparecer, en el caso de la Santa Iglesia la promesa de Nuestro Señor permanecerá válida para siempre: portæ inferi non prævalebunt adversus eam[las puertas del infierno no prevalecerán sobre la Iglesia]. No debemos pensar que la suerte terrenal de la Iglesia deba ser juzgada según parámetros puramente humanos, hasta que la mayoría de nosotros debemos tener la certeza de que el Señor la protegerá ut pupillam oculi [como la pupila de sus ojos].

5. Una objeción de quienes rechazan la idea de algo así como una teoría de la conspiración sería esta: ¿Cómo es posible que en casos todos los países del mundo casos todos los políticos estén participando en esta farsa? ¿Quién podría ostentar tanto poder e influencia como para mandar en la mitad del mundo a la reclusión?

La objeción contra quienes sostienen la teoría de una conspiración global es legítima y comprensible, porque cada uno de nosotros ha sido correctamente educado en un sistema compartido de valores y principios que aún damos por sentado: que el hijo debe confiar en su padre; que el alumno puede confiar en el maestro; que el paciente puede confiar en el médico para ser tratado; que quienes ven violado un derecho pueden obtener justicia de un tribunal imparcial; que el necesitado puede esperar en la compasión y caridad de los demás, que el ciudadano tiene gobernantes que son sus guardianes y protectores; que los fieles puedan escuchar con confianza la voz de los Pastores de la Iglesia como fue la voz de mi Cristo; que el lector no sea engañado por los guardianes de la información; que el cliente no debe temer ser engañado por el tendero, que las personas que comen en los restaurantes no deben temer ser envenenadas por los dueños. En este sistema. la autoridad del padre, el maestro, el doctor, el juez y del gobernante se remite a la autoridad de Dios, quien es Padre, Maestro, Juez y Rey. Es evidente que la obra de disolución de la sociedad cristiana -que todavía es cristiana en sus raíces, sin embargo ahora conserva sólo escasos vestigios de su cristianismo- está motivada por el odio inextinguible de Satanás contra Cristo.

¿Pero qué sucede si, en un esfuerzo constante de más de doscientos años, el enemigo se infiltra en escuelas, juzgados, instituciones, seminarios, empresas y sindicatos, y gradualmente conquista los más altos niveles de dirección, recibiendo órdenes del mismo grupo que ordena a todos ya sea por chantaje o recompensa? Frente a la evidencia de esta subversión, no debemos cerrar los ojos porque parece demasiado increíble no haberlo notado antes. A cambio, debemos tener el coraje de reconocer que muchos, demasiados de nuestros silencios han permitido que el concejal corrupto, el párroco depravado, el soldado deshonesto, el ayudante ignorante, el médico inescrupuloso y el empleado holgazán sean promovidos a parlamentario , profesor o funcionario del gobierno y, por lo tanto, se ha hecho extorsionable. En la final, los que mandan son muy pocos, y los muchos que les obedecen lo hacen mayoritariamente por conformismo o para ocultar pequeñas mezquindades. Pero estos pocos -y lo sabemos por los datos que ellos mismos difunden- tienen realmente un poder exorbitante, que aumenta con cada nuevo adepto que nombran para la máxima dirección de las instituciones. Esta no es una situación increíble, al contrario: es extremadamente simple de comprender, si consideramos quién es el dueño de los medios de comunicación, quién financia los partidos políticos, quién patrocina las instituciones internacionales y quién da los informes de confiabilidad de los balances de las naciones. Son siempre las mismas personas que encabezan un número muy reducido de fondos de inversión, y un número aún menor de representantes de la high finance usurera. Los nombres son siempre los mismos,

6. Hace algunos años que usted criticó duramente al Papa Francisco por levantar las penas contra el ex arzobispo de Washington, Theodore McCarrick, quien es una de las principales figuras acusadas en el escándalo de abusos de la Iglesia Católica en Estados Unidos. Un acto escandaloso . ¿Cómo criticar un enfoque conciliador de este problema aparentemente recurrente del abuso infantil, ¿qué puede decir sobre la prevalencia y el significado de este cruel fenóminus en la Iglesia Católica y en la política occidental?

Después de mi denuncia del caso McCarrick, traté de manifestar el vínculo entre la corrupción moral y doctrinal, destacando que la crisis de Fe y Liturgia que siguió al Concilio Vaticano II no pudo dejar de implicar también una subversión de la Moral en los fieles y en el clero. Porque una fe desviada conduce a una moralidad desviada; un hereje nunca será una persona honesta, casta, sincera: si abraza la mentira y el error en cuestiones que conciernen directamente a la Verdad de Dios, es decir, a la Verdad sobre Dios mismo, con mayor razón podrá crear su moralidad propia -lo que los modernistas llaman la moralidad de la situación – que se adapta a las circunstancias.

El error del Concilio Vaticano II, disfrazado inicialmente para ocultar su naturaleza subversiva, fue precisamente el de pensar que se podía preservar intacta la fe en un mundo perfecto de ideas, considerándola anticuada y demasiado difícil para pedir a los fieles que la abrazaran en su totalidad ; y en el ámbito moral, preservar la Moralidad en un modelo abstracto permitiendo a los católicos elegir según su conveniencia qué principos Seguir y de normas prescindir. Para la Iglesia Conciliar, la doctrina de la divinidad de Nuestro Señor sigue siendo teóricamente válida, pero si puede aceptar que haya quienes no crean en ella, hipotetizando una chimenea -que normalmente nunca se emprende- de lenta conversión que supuestamente conducirá a abarcar toda la enseñanza católica. Del modo místico, el aborto o la sodomía son pecados que claman venganza ante Dios, pero siguen siendo nociones abstractas que los pastores no piden a los fieles que siguen como primer paso de conversión. Así, el ladrón sigue robando en vista de su futura conversión, tranquilizado por el hecho de que no mata ni comete adulterio. Los que cometen adulterio se sienten tranquilos por el hecho de que no golpean a sus hijos ni explotan a los empleados. Pero esto no es lo que pidió Nuestro Señor: Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que yo os mando(Jn 15, 9), dijo; y no: sois mis amigos si elegís en qué cosa me obedecéis . Ser católico significa tener una elección heroica, por la cual no nos adherimos a una asociación filantrópica, sino que somos incorporados por el Bautismo al Cuerpo Místico de Cristo, y por la Gracia somos hijos de Dios Padre en Cristo Jesús. La mediocridad no es posible para un católico, mucho menos para un sacerdote o un obispo.

Esta actitud de renuncia está revelando una visión de la Iglesia, que según ellos debe adaptarse en la atención pastoral a la mentalidad del mundo, manteniendo la enseñanza de Cristo solamente en el magisterio, como en una especie de archivo que nadie consultará alguna vez porque lo considera utópico y poco realista. Una forma de silenciar la conciencia preservando teóricamente el depositum fidei [depósito de la fe], pero al mismo tiempo complaciendo las lujurias y el pecado legitimando las desviaciones doctrinales y morales.

Es evidente que para convencer a los obispos de que renuncian a la integridad del Magisterio católico, es necesario corromperlos en el alma, porque un prelado que vive una vida inmoral -y que por eso es a menudo extorsionable- no se atreve a pedir a los demás que respeten los Mandamientos que él mismo quebranta. Por eso los infiltrados de la Iglesia profunda han eliminado o marginado en pocas décadas a la parte sana del clero y del episcopado, reemplazándolos con los inmorales, lujuriosos, corruptos y heréticos. Su mera presencia en los niveles más altos de la Jerarquía es la herramienta más eficaz para destruir la Iglesia desde adentro, tal como ha hecho el Estado profundo en el ámbito civil: un político corrupto o extorsionable votará por leyes que legitiman la corrupción y el vicio, y si no quiere hacerlo porque tiene algunos escrúpulos morales, lo hará porque de lo contrario salen a la luz sus escándalos personales.

La única salida de este laberinto infernal es la acción moralizadora de la Autoridad, ya sea eclesiástica o civil. El que manda debe saber que su poder pertenece a Dios, y que para ejercerlo debe valerse de las virtudes requeridas para el buen gobierno y para lograr el fin para el cual se constituye la autoridad. El concepto de «autoridad vicaria» era el derecho a la Revolución Francesa, porque estaba indisolublemente ligado a la Fe: era la anulación del Dios de la sociedad lo que ipso facto convirtió a los gobernantes en tiranos potenciales, porque los relevó de su responsabilidad moral ante Dios -el único Señor y Rey- limitando la cuestión del poder a la satisfacción de la mayoría. Lo mismo sucedió en la Iglesia, que prefirió reconciliarse con el mundo y asumir su mentalidad profana, convencida de que Ella podría sobrevivir -Ella que es una institución divina con un fin sobrenatural- presentándose como una institución humana con fines humanitarios. 

Cuando los Obispos -y el ‘Papa’- vuelvan a creer, cuando vuelvan a amar a Dios por cómo se reveló a nosotros y en lo que nos enseñó; cuando se den cuenta de que cada fracaso suyo, cada error enseñado a los simples, cada desviación tolerada ha desfigurado el rostro de Cristo, has desgarrado su carne en la flagelación, has traspasado sus manos y pies en la crucifixión, y que a causa de esto Nuestro Señor murió para redimirnos, podrá morir en testimonio de su fidelidad a Aquél que los colocó como autoridad. Mientras traten de navegar con la lógica humana, su ministerio estará vacío, de la misma manera que están vacíos como sus iglesias, sus seminarios y sus conventos. Desaparecerán por extinción, mientras que los buenos sacerdotes seguirán haciendo lo que siempre se he hecho para la gloria de Dios y la santificación de los fieles.

7. Por supuesto, dado que no es un médico experto, usted no puede dar una valoración al respecto. Sin embargo, ya que interpreta la crisis actual no solo como una crisis médica o política, sino que reconoce una relevancia escatológica de los acontecimientos actuales, nos interesaría saber cómo clasificaría las inyecciones de ARNm desde su perspectiva teológica de la orquestación.

La modificación del ADN del individuo provocada por el trabajo experimental con nueva tecnología de ARNm es quizás el aspecto más alarmante de esta batalla trascendental. Si hay poderes económicos que no tienen reparos en apuntar a la población mundial para debilitar su sistema inmunológico, provocar muertes súbitas y enfermarnos crónicamente a todos para vender sus brebajes o sus servicios de salud, por otro lado, hay personas que son muy conscientes de que trabajan al servicio de un plan infernal, para el advenimiento del Anticristo a través de la sinarquía del Nuevo Orden Mundial.

En el intento de modificar genéticamente al hombre, vemos llevado al extremo la aversión de Satanás contra la Creación, y en particular contra el hombre mismo, que en la economía de la salvación fue elegido para ser templo de la Santísima Trinidad.

8. En papel al entonces presidente Donald Trump, usted habló de un enfrentamiento entre las fuerzas de la luz y las fuerzas de la oscuridad. ¿Dónde nos encontramos ahora en esta confrontación? ¿Cuáles son los resultados concebibles de esta lucha? ¿Qué podemos hacer los que queremos fortalecer la luz?

Los acontecimientos espirituales se cruzan con los terrenales, la historia se cruza con la eternidad de Dios, los acontecimientos humanos son el campo de batalla en el que los hijos de las tinieblas combaten a los hijos de la Luz: una batalla que para la humanidad comenzó con la caída de Adán, engañado por Satanás que le hizo creer que podría ser como Dios. Esa tentación se repite a lo largo de los siglos a todo hombre, cada vez que el Enemigo trata de persuadirlo de que puede decidir por sí mismo lo que es bueno y lo que es malo, atribuyéndose los derechos soberanos del Señor sobre las criaturas. Es la batalla que se libra aún hoy, después de siglos de rebeldía contra la Ley de Dios y de negativa a reconocer el Señorío de Jesucristo. Al final, todo vuelve a esta distinción, a la sostenido del Señor – “El que no está conmigo, está contra mí” (Lc 11, 14) – ya nuestra libre respuesta al amor de Dios Creador y Redentor.

Juzgar estos eventos trascendentales como una simple conspiración humana destinada a tomar el poder sería un reduccionismo; pensar que todos los postulantes del Gran Reinicio son adoradores convencidos de Satanás es también una exageración. Pero precisamente por nuestra debilidad, que es enteramente humana, no solo en hacer el bien hasta también en hacer el mal, podemos mover al Señor a tomar piedad, haciéndole confundir los designios de los malvados y no permitirles que hagan realidad sus intentos. Los buenos están desorganizados, divididos y son pendencieros, mientras que los malvados están organizados, unidos y siempre unidos contra el Señor y contra su Cristo. Pero si los buenos, incluyen la dimensión espiritual de este choque de época y deciden tomar partido bajo las banderas de Cristo Rey, podrán alcanzar la victoria con Él y ver derrotados a sus enemigos comunes.

Permítame concluir esta entrevista agradeciéndole, abogado Füllmich, por haberme brindado la oportunidad de expresar mis pensamientos sobre estos importantes temas. Les deseo a todos ustedes en la Comisión Corona y a todos aquellos en cada nación que luchan contra el Leviatán globalista que pueden lograr los resultados deseados. Y que Dios les bendiga.

+ Carlo Maria Viganò,  Arzobispo

Puedo ser su único amigo verdadero, su única salvación

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

18 de octubre de 2013

 
Mi mayor tristeza es que aquellos que más me aman, en sus grupos, rehusarán a oír Mi Voz, ahora mientras los convoco.

Puedo ser su único amigo verdadero, su única salvación, pero muchos de ellos ignorarán Mis Advertencias. Incluso aquellos que oyen Mi Voz me ignorarán y desestimarán Mis Palabras como herejía. No reconocerán los tiempos en que viven y solo se darán cuenta de la Verdad durante El Aviso. Para entonces, muchos de ellos me habrán maldecido y se habrán apartado ellos mismos tan lejos de Mí que no estaré en posibilidad de llegar a sus corazones o salvar sus almas.

No subestiméis el odio que el diablo tiene por Mí. Él traicionó a Mi Padre terriblemente, pero él me detesta. Esto significa que odia Mi Iglesia y será entre Mi Iglesia en la Tierra y los demonios enviados por Satanás que la batalla final se llevará a cabo. Esta batalla ha comenzado y ya ha robado a Mis amadas almas, muchas de las cuales han fracasado en ver cómo ellos ofenden a Dios.

Cuando Mi Presencia sea sentida pronto, entre todos aquellos que me aman – independientemente de si creen en estos Mensajes o no – inundaré sus almas con conocimiento por el Poder del Espíritu Santo. Esa es Mi Promesa al mundo. Nunca os abandonaré al poder del mal, ya que os amo tanto a todos. Sois como un miembro de Mi Cuerpo. Sois parte de Mi Cuerpo. Sois parte de Mí.

Ya sea que queráis o no, os seguiré hasta el Gran Día y lucharé para salvar vuestras almas. Podéis darme vuestra espalda, pero Yo no os abandonaré, ya que soy paciente. Mi Perseverancia y Divinidad están más allá de vuestro conocimiento. No debéis nunca olvidarme, a vuestro Jesús, ya que estoy con vosotros siempre, esperando que vengáis a Mí.

Vuestro amado Salvador

Redentor de la humanidad

Jesucristo

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a18-oct-2013-puedo-ser-su-unico-amigo-verdadero-su-unica-salvacion-pero-muchos-de-ellos-ignoraran-mis-advertencias/

A %d blogueros les gusta esto: