Por qué la Libertad de Conciencia está en el centro de la Resistencia a la Dictadura Sanitaria

Las grandes maniobras comienzan en Occidente con el regreso de la vacunación obligatoria, empezando por la de los niños (desafiando el análisis beneficio-riesgo) para supuestamente luchar contra la COVID. Si bien es fácilmente demostrable que los países más vacunados son también los más afectados por la enfermedad, el cabildeo de la industria farmacéutica está haciendo su trabajo: no faltan periodistas o médicos en el plató para defender los manifiestos que sirven a los financiadores. Como nos recuerda Gregor Puppinck, especialista en objeción de conciencia, la resistencia a la dictadura sanitaria requiere la afirmación incansable de la conciencia y la libertad.


Todos lo vemos: la prensa se estremece ante la proximidad de una “nueva ola” de la epidemia, que todos sabemos será el pretexto para un resurgimiento de las campañas de vacunación gracias a las cuales la industria farmacéutica obtiene importantes ganancias vendiendo a precios desorbitados vacunas cuyos efectos secundarios son deliberadamente subestimados por las autoridades públicas . 

Ante el retorno de las medidas liberticidas destinadas a castigar a quienes no han sido vacunados, o incluso ante la llegada de la vacunación obligatoria, es más imprescindible que nunca volver a poner la libertad de conciencia en el seno de las sociedades occidentales. 

El Gran Reseteo, obediencia y sacrificio

Quienes hayan leído mi libro sobre el Gran Reset saben que la visión del Hombre que propagó el Foro de Davos es, fundamentalmente, una visión antiespecista: el hombre estaría hecho para el bienestar, y debería huir de la ansiedad para asumir su destino de ser racional, dotado de una libertad de conciencia que sólo puede cumplir en una exigencia interior necesariamente dolorosa. Sería un animal como los demás, en cierto modo. 

De hecho, el objetivo mismo del Gran Reinicio es eliminar toda conciencia individual y reemplazarla con una gran obediencia colectiva a un llamado bien superior a los individuos, encarnado por el Estado, esta máquina dotada del poder de imponer la sacrificar a algunos para “salvar al grupo”. De ahí esta idea de que legítimamente podemos poner en peligro la vida de los niños, que nunca mueren por el coronavirus, inyectándoles vacunas que han causado cientos de muertes. 

En la religión del bienestar, el sacrificio humano es legítimo. Así va este extraño y eterno reinicio, que quiere que el progreso científico vuelva a conectar con las prácticas ancestrales más bárbaras. 

No, el hombre no es un animal como los demás.

No podemos decir lo suficiente sobre la profunda proximidad ideológica entre movimientos como el antiespecismo y el exceso materialista de la casta globalizada, que niega la originalidad del Hombre en la cosmología. No, el hombre no es un animal como los demás, es un animal dotado de una conciencia libre. 

Muchos han olvidado el significado de estas expresiones. Recuerda: a diferencia de los animales guiados por su instinto de supervivencia, el Hombre tiene la capacidad de poner por encima de su propia existencia el cumplimiento de la ley moral. El hombre puede decidir morir de una bala en la piel porque se niega a colaborar con el ocupante, a deportar judíos o a dañar a otros. 

Frente a este extraordinario poder de la libertad de conciencia, la casta globalizada no olvida ningún ardid (incluida la financiación más o menos discreta de movimientos antiespecistas o ecologistas) para librar una batalla cultural, espiritual, intelectual, destinada a imponer la idea que el hombre está hecho para obedecer a un orden superior y contentarse con “estar bien”, es decir, para no tener ya ningún dilema moral frente al orden antinatural que la casta pretende desplegar.

La libertad de conciencia es un derecho natural inalienable

Sin embargo, los hechos son obstinados. 

Esta conciencia es un derecho natural inalienable (mencioné este tema en el capítulo de mi libro sobre la secesión cultural). En otras palabras, ninguna ley nos lo puede quitar, ninguna ley nos puede impedir que lo usemos. 

Esta conciencia moral nos recuerda que es nuestro deber desobedecer las leyes injustas, cuando atentan contra nuestros derechos naturales inalienables. 

En este caso, las medidas liberticidas, curiosamente presentadas por Emmanuel Macron en la indiferencia general como «inteligentes y proporcionadas», que sancionan el justo ejercicio de nuestra libre conciencia, estas medidas, por lo tanto, es justo rechazar su aplicación, y es justo como derecho a no obedecerlos. 

La objeción de conciencia a las vacunas es una cuestión esencial para la afirmación de la Humanidad

Queda por saber desobedecer. 

Desde hace varios meses, con la asociación Remain Libre , vengo promoviendo la objeción de conciencia vacunal, tal y como la define la sentencia Vavricka del Tribunal Europeo de Protección de los Derechos Humanos. Consiste en oponer legalmente, con serenidad, con respeto, a las autoridades públicas nuestra negativa a vacunarnos por la fuerza, y recordarles que el derecho al consentimiento libre e informado a la vacuna es fundamental. 

En las próximas semanas, la asociación ¡Remain libre! distribuirá fichas técnicas para ayudaros a poner en práctica la objeción de conciencia vacunal… y a responder solidariamente a la brutalidad del Estado que pretende reprimir nuestras conciencias. 

Mientras tanto, quería entrevistar a Grégor Puppinck, especialista europeo en objeción de conciencia, para ilustrarlos sobre la dimensión profundamente espiritual de este enfoque. 

Sé que algunos han tenido la ilusión de que se podía utilizar como cualquier acto de consumo cotidiano. No me malinterpreten: el reconocimiento del estatus de objetor de conciencia vacunal es una lucha cívica, colectiva, que requerirá tiempo y energía. Pero juntos, bien coordinados, podemos hacerlo realidad. 

Nos vemos pronto en nuestras columnas para más información sobre este tema. 

El mensajero de los estrategas

Lo malo será visto como bueno y lo bueno será visto como malo

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

6 de marzo de 2014

Cuando las personas tratan de animar a otras a pecar, lo hacen de diversas maneras, que pueden no parecer evidentes.

La tentación al pecado es seductora y la víctima siempre encontrará difícil alejarse de él. En el caso de robo, el pecador se sentirá atraído por el gran premio, que será suyo, si estuviera dispuesto a robar. En el caso de asalto físico y daño corporal causado a otro, la víctima será seducida por el odio, presentada a él como siendo una buena cosa. Estará convencido de que él simplemente está involucrado en un castigo, que es necesario, en nombre de la justicia. En otros casos, la víctima se involucrará a cometer el pecado y no verá nada malo en ello, porque la tentación será tan atractiva.

El pecado y la tentación de participar en el acto siempre se presentarán como siendo algo bueno, inocente, y en muchos casos será percibido como justo. Lo malo será visto como bueno, y lo bueno se verá como algo malo. Todas las cosas en las que Satanás se involucra, en particular cuando seduce al hombre con todas las razones imaginables, para darle la espalda a Dios, se entenderán al revés. Siempre donde Satanás está presente, habrá confusión. Nada será como debería ser. Nada bueno puede venir de su infestación. Las almas que participan en sus proyectos sufrirán, durante y después que el pecado se ha cometido, de una conciencia profundamente inquietante. La lección importante aquí es evitar situaciones en las que se enfrenten a la tentación. Para hacerlo, deben orar por la fuerza de permanecer en estado de Gracia.

Que ningún hombre crea jamás que tiene la suficiente fuerza de voluntad para resistir las presiones que se ejercerán sobre él por el espíritu del mal. Si creéis esto, vosotrros  caeréis de repente e inesperadamente. Vosotros debéis permanecer alertas, cada minuto de cada día, porque nunca se sabe cuando el maligno está trabajando. Él es muy astuto y muy cuidadoso. Muchos, no tienen idea de cómo trabaja Satanás, pero una cosa está clara. Él os traerá nada más que miseria y dolor. Vosotros debéis, por tanto, rezar cada día, la oración a San Miguel. 

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla,

sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio.

Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tú,

oh, Príncipe de la Milicia Celestial,

por el Poder que Dios te ha conferido,

arroja al Infierno a Satanás y a todos los espíritus malignos

que vagan por el mundo buscando la perdición de las almas. Amén.” 

Satanás y todos los demonios que vagan por la Tierra, están trabajando intensamente, para llevaros lejos de Mí en este momento – más que en cualquier otro momento desde que caminé en la Tierra. Debéis mantener vuestros ojos en Mí y escucharme, para que Yo pueda seguir protegiéndoos.

Vuestro Jesús

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a6-mar-2014-lo-malo-sera-visto-como-bueno-y-lo-bueno-sera-visto-como-malo/

A %d blogueros les gusta esto: