Recordando el Mes de la Sagrada Sangre de Jesús

‘Precio de nuestro rescate, prenda de salvación’ El Papa Pío IX aún en el exilio, declaró que el primer domingo de julio estaría dedicado a la Preciosa Sangre, extendiendo la conmemoración a todo el mundo cristiano. «La devoción a la Preciosa Sangre no es una opción espiritual, es una obligación espiritual… para todo seguidor de Cristo».

Una de las características hermosas y misteriosas de la fe católica es el desarrollo de su año litúrgico, en particular, mayo, el mes de María, y junio, el mes del Sagrado Corazón.

Imagen
Cristo, Cordero de Dios sin mancha

Pero uno de los meses cuyo significado se ha olvidado en los últimos tiempos es julio, el mes de la Preciosísima Sangre de Jesús.

La devoción a la Preciosa Sangre de Cristo se remonta a los primeros días de la Iglesia.

En el año 96 d. C., el Papa San Clemente I de Roma, el tercer Papa en la sucesión de San Pedro, escribió en el documento más antiguo que existe fuera del Nuevo Testamento: «Fijemos nuestra mirada en la Sangre de Cristo y comprendamos cuán verdaderamente preciosa es, puesto que fue derramada por nuestra salvación y trajo la gracia de la conversión al mundo entero».

Y el mismo San Pedro, en su primera carta, identifica  el gran costo de nuestra salvación cuando predica a los primeros cristianos: «Sabéis que fuisteis rescatados de los caminos vanos heredados de vuestros padres, no con cosas perecederas como plata o oro, sino con la Sangre Preciosa de Cristo, como la de un cordero sin mancha ni contaminación». 

La devoción continuó, con altibajos a lo largo de los siglos y en varios lugares, y los fieles continuaron recordando el dolor y el sacrificio de Cristo.

San Juan Crisóstomo, en el siglo V,  predicó  la importancia de reflexionar sobre el sufrimiento de Cristo, señalando la lanza del soldado que atravesó el costado de Jesús después de su muerte. El Padre de la Iglesia escribió: «De su costado brotó agua y sangre», advirtiendo: «Amados, no dejéis de pensar en este misterio». 

Y Santa Catalina de Siena, en el siglo XV,  hablaba constantemente de la Sangre de Cristo, identificándose incluso en sus muchas cartas como «Catalina, sierva y esclava de los siervos de Jesucristo, te escribo en Su Preciosa Sangre».

Hablando de aquellos a quienes consideraba sus hijos espirituales, Santa Catalina declaró: «En verdad, van a la batalla llenos y embriagados con la Sangre de Cristo crucificado… Pasarán por la puerta angosta borrachos, por así decirlo, con la Sangre del Cordero sin mancha». 


La tradición cristiana conectaba  el séptimo mes, cuando el sol arde más intensamente, con el manantial redentor de la Sangre de Cristo, recordándonos —en el momento perfecto— la redención misma. 

Pero fue durante los tiempos sangrientos y belicosos de la Italia de mediados del siglo XIX que el sufrimiento de Nuestro Señor ganó una atención renovada.

Cuando las batallas por los Estados Pontificios llegaron a un punto crítico, el Papa Pío IX se vio obligado a huir de Roma, disfrazado, a Gaeta, una ciudad costera al sur de Roma. Un superior general de los Padres de la Preciosísima Sangre, que acompañó al pontífice en el viaje, le sugirió crear una fiesta dedicada a la Preciosa Sangre para suplicar la misericordia de Dios para poner fin a la guerra y traer la paz.

El Papa siguió la sugerencia y, aún en el exilio, el 10 de agosto de 1849, declaró que el primer domingo de julio estaría dedicado a la Preciosa Sangre, extendiendo la conmemoración a todo el mundo cristiano.

La guerra pronto terminó y Pío IX regresó poco después a Roma.

El Papa San Juan XXIII retomó el hilo de la devoción. En 1960, el Papa emitió  la carta apostólica Inde a Primis , en la que se refirió a la Sangre de Cristo como «precio de nuestro rescate, prenda de salvación», instando a «los fieles a hacer de ella el objeto de sus más devotas meditaciones» y Comuniones sacramentales más frecuentes».

En la carta, el pontífice recordó cómo los fieles, incluidos sus propios padres, habían recitado la letanía de la Preciosísima Sangre todos los días de julio. También ordenó que se insertaran las palabras «Bendita sea Su Preciosísima Sangre» en las Divinas Alabanzas , donde permanecen hasta el día de hoy.

Sin embargo, solo nueve años después, el Vaticano II eliminó  la fiesta del calendario y la incluyó en la Santa Fiesta del Corpus Christi.

Imagen
Padre Juan Hardon, SJ

El Padre John Hardon, SJ, un incondicional de la ortodoxia católica, sostuvo que la devoción a la Sangre de Cristo «debe estar en todos los que afirman ser un verdadero seguidor del Cordero de Dios». En 1987, el p. Hardon escribió sobre los peligros de ignorarlo:

Realmente creo, y dudo incluso en decir esto, pero realmente creo que uno de los síntomas de la sociedad moderna (e incluso incluiría, lamentablemente, la sociedad católica moderna), uno de los síntomas de un secularismo creciente y persistente es la disminución y el debilitamiento de la devoción a la Preciosa Sangre. 

El sacerdote subrayó la importancia de tal devoción para los católicos, diciendo: «La devoción a la Preciosa Sangre no es una opción espiritual, es una obligación espiritual… para todo seguidor de Cristo».

Sin duda, el remanente fiel continuará meditando en el sacrificio sangriento de Cristo, desde Su agonía en el Huerto hasta Su flagelación en la columna, Su coronación de espinas y Su tortura en la Cruz. Entienden que la perseverancia de la Iglesia, a pesar de sus períodos sangrientos y belicosos (y sus volubles ajustes), confirma una y otra vez el poder eterno de la Sangre de Jesús.

Meditando en Su último sacrificio durante este caluroso mes de julio, recojamos nuestras cruces, abriéndonos camino a través de la puerta estrecha «embriagados», como dijo Santa Catalina, «con Su Sangre».

Pido que vosotros todos recitéis esta Cruzada de Oración especial para consagrar a todos aquellos cercanos a vosotros para que pueda cubrirlos con Mi Preciosa Sangre.

Cruzada de Oración (122) Para la consagración a la Preciosa Sangre de Jesucristo

Querido Jesús, te pido que me consagres a mí, a mi familia, amigos y nación a la Protección de Tu Preciosa Sangre.

Moriste por mí y Tus heridas son mis heridas conforme acepto con dignidad el sufrimiento, el cual soportaré al aproximarse Tu Segunda Venida.

Sufro Contigo querido Jesús, conforme tratas de reunir a todos los hijos de Dios en Tu Corazón, para que tengamos vida eterna.

Cúbreme y a todos aquellos quienes necesitan Tu Protección con Tu Preciosa Sangre.

Amén.

Todo lo que necesitáis hacer es confiad en Mí y protegeré a aquellos que acudan a Mí para la salvación de su propia y otras almas.

Id y preparáos para el Día del Juicio. Os bendigo a todos vosotros y os concedo la fortaleza para continuar con vuestra devoción a Mi Cruzada de Oración.

Vuestro Jesús

El gran aviso

Church Militant

Así como el soldado que traspasó Mi Costado fue instantáneamente convertido, así también, lo serán millones de almas

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

22 de agosto de 2012

Mi muy querida bienamada hija, no debes sentirte aislada por Mí debido a la enormidad de esta Obra.
Porque aunque parezca ser de tal magnitud, que te sientes que no serás capaz de hacerle frente, sabe que Yo solo pido de ti aquello de lo que eres capaz.

Regocíjate de que Mi Palabra esté siendo buscada por todo el mundo, pues esto es el deseo de Mi Corazón.
Yo deseo que todos Mis discípulos respondan inmediatamente a Mi Llamada, porque los necesito para que me ayuden en Mi Misión de salvar a la humanidad.

Esto es solo el comienzo de una rápida conversión cuando la Sangre y el Agua broten sobre toda alma humana.

Mi Sangre y Agua convertirán incluso a las almas ennegrecidas. Así como el soldado que traspasó Mi Costado fue instantáneamente convertido, así también, lo serán millones de almas quienes, en este momento, no creen que Yo Existo.

¿No les he dicho que Mi Misericordia es infinita?

¿No les he prometido que los milagros, permitidos por Mi Padre, se llevarán a cabo para unir al mundo y a todas las almas a su legítima herencia?

Por consiguiente, muchas almas están ahora respondiendo a Mi Llamada. Sus oraciones solas serán multiplicadas y más millones serán salvadas. Todas las almas han de ser incluidas en sus esfuerzos para rescatar a la humanidad entera.

Su meta, Mis amadísimos discípulos, debe ser el no permitir que ningún alma se deslice a través de la red. Esta red será lanzada y arrojada dentro de las aguas para atrapar almas y salvarlas. Ustedes Mis discípulos, son los pescadores. Les doy la red mediante las Gracias que ahora otorgo sobre ustedes.

Ustedes me ayudarán a salvar a cada alma viviente y ni un solo esfuerzo dejará de hacerse – ni una sola piedra sin remover – a medida que me aventuro a salvar a la humanidad una vez más.


Así, en vez de acobardarte del miedo, preocupada con la enorme respuesta a Mi Llamada, hija Mía, debes alegrarte mucho. Porque al fin Mi Santa Voluntad está siendo cumplida. A pesar de que, todavía tenemos un largo camino que recorrer.

Su Jesús

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a22-ago-2012-asi-como-el-soldado-que-traspaso-mi-costado-fue-instantaneamente-convertido-asi-tambien-lo-seran-millones-de-almas/

A %d blogueros les gusta esto: