Beso lésbico y el ejemplo libre de monja contraria al ¿Quién soy yo para juzgar?

No sé quién es esa pequeña monja , pero solo puedo quitarme el sombrero ante ella.

Dos actrices se dan un beso lésbico en el Barrio Español de Nápoles. Una monja que pasa, sin importar el decorado, interviene para regañarlas y amonestarlas: «Es el diablo». Es necesario quitarse el sombrero ante el sentido moral, maternal, metafísico y sobrenatural de esta monja cuyo gesto condensa toda la libertad y pureza de la Iglesia todavía fiel a Cristo a diferencia de la iglesia bergogliana homosexualista que dice que Dios los ha creado así, tienen derecho a formar una «familia» y ¿quién soy yo para juzgar?

Ocurre en Nápoles, en el Barrio Español: dos actrices escenifican un apasionado beso lésbico frente a la cámara. Una monja que pasa, atónita por el espectáculo, interviene y las separa, protestando enérgicamente. Alguien retoma el hecho con el smartphone y el vídeo en unas horas da la vuelta a la web entre las burlas y los dardos de los illuminati de siempre. Pero para tener una idea, primero hay que verlo. ( AQUÍ )

Bueno, no sé quién es esa pequeña monja , pero solo puedo inclinarme ante ella.

Me quito el sombrero ante su sentido moral, completamente libre de la percepción moderna de efusiones homosexuales públicamente ostentosas: siente por ese beso la misma repulsión natural que tendría un niño. Quizás su reacción no tenga la compostura del ponderado número 2357 del Catecismo de la Iglesia Católica pero expresa perfectamente todo su sentido: “Apoyándose en la Sagrada Escritura, que presenta las relaciones homosexuales como graves depravaciones, la Tradición siempre ha declarado que “los actos de la homosexualidad son inherentemente desordenados”. Son contrarias a la ley natural” . Y hablando de ley natural, la consagrada señala que se trata de dos niñas… sopesa todo su malestar por tener que explicar lo obvio a los transeúntes.

Me quito el sombrero ante su sentido maternal : la monja se encuentra frente a dos perfectas desconocidas pero no duda ni un momento e interviene para separarlas. Con la misma actitud con la que habría regañado a dos huéspedes. Con el mismo cuidado con el que habría recordado a dos hijas. ¿Será porque ella las percibió inmediatamente como tales, como una madre que se respeta a sí misma ? Me pregunto: ¿qué sombría certeza de la propia función educativa, de la propia vocación materna, se esconde bajo ese velo blanco? He visto un extraordinario celo femenino fortalecido en lugar de atenuado por los años. Y rezo para que un día esas dos niñas se den cuenta de cuánto fueron amadas en ese instante.

Me quito el sombrero frente al sentido metafísico de mi hermanaPorque al exclamar «¡Es el diablo de verdad!», demuestra tener la misma lucidez de san Juan Crisóstomo al intuir lo que está más allá de lo que ve: «Las pasiones homosexuales son satánicas […] Cualquiera que sea el pecado que nombres, no nombrarás ninguno igual a este, y si los que la padecen se dan cuenta realmente de lo que les sucede, preferirían mil veces morir antes que someterse a él. No hay nada, absolutamente nada más insano o dañino que esta perversidad

Finalmente, resaltamos su sentido sobrenatural.  La hermana sabe con el apóstol Pablo que “nuestra batalla no es contra criaturas hechas de sangre y carne, sino contra los principados y potestades, contra los gobernantes de este mundo de tinieblas, contra los malos espíritus que habitan en las regiones celestiales” ( Ef 6, 12), por lo que antes de abandonar aquel triste grupo, se marca con la Señal de la Santa Cruz e instintivamente invoca a la Sagrada Familia: «Jesús, José y María» . Los nombres ante los cuales todo el infierno tiembla.

Me inclino ante esta monja porque actuó con absoluta sencillez. La misma sencillez que manda Cristo cuando señala con ternura a los niños como ejemplo. La misma sencillez practicada por Cristo cuando expulsa severamente a los mercaderes y cambistas del Templo.

Mira qué diferente es de nosotros: sin vacilación, sin timidez, sin mediación hipócrita; para ella la opinión del mundo no cuenta para nada. Debe detener el desorden. 

Mira en cambio a las actrices que con su mirada y su risa nerviosa buscan la aprobación de los presentes: ¿crees que podrían vivir sin ella? Impulsivamente buscan tranquilidad en la moralidad común: la típica debilidad de los moralistas…

Mira qué fuerte el «¡ ¿Qué estás haciendo?!» de la monja (pregunta de quien tiene autoridad) con el «estamos trabajando» del fotógrafo (respuesta de quien es sumiso). 

Esa monjita blanca condensa toda la libertad y pureza de la Iglesia todavía fiel a Cristo, Mater et Magistra . Ella es la única realmente desinhibida en ese callejón sucio.

Arzobispo Carlo Maria Vigano:

«Pero si hoy nuestra lucha diaria contra nuestros enemigos debe incluir también un esfuerzo titánico de luchar también contra el Estado, que deberíamos poder considerar nuestro amigo pero que en cambio trabaja para corrompernos desde temprana edad, es doloroso y trágico ver a otros traidores y mercenarios unirse a este asedio: pastores malvados que abusan de la sagrada autoridad que han recibido de Nuestro Señor para empujarnos hacia la condenación, para convencernos de que lo que hasta ayer se consideraba pecaminoso e indigno de los redimidos por la Sangre de Cristo ahora se ha vuelto lícito y bueno.«

«El espíritu mundano, la esclavitud a la concupiscencia y, lo que es aún más grave, la negativa a luchar contra el Maligno han infectado a gran parte de la Jerarquía de la Iglesia Católica, hasta sus niveles más altos, convirtiéndola en enemiga de Dios, Su Ley y nuestras almas. Como ha sucedido con la autoridad civil, así también la autoridad religiosa ha abdicado de su propio papel, renegando del propósito mismo para el que fue querido por la Divina Providencia.

El que se sienta en Roma – y él mismo – está rodeado de personas inmorales que guiñan el ojo a los movimientos LGBTQ + y simulan hipócritamente una bienvenida y una inclusión que traiciona su elección de campo y sus tendencias pecaminosas. No hay más coraje; ya no hay fidelidad a Cristo … ‘»

La novedad de esta perversión de la autoridad, que presagia el choque de época del Fin de los Tiempos, radica precisamente en la corrupción de los Pastores y en el hecho de que los miembros individuales de los fieles, como un rebaño sin un líder, se encuentran teniendo que heroicamente resistir un asalto a la Ciudadela en varios frentes, en el que han sido abandonados por sus líderes, que están abriendo las puertas y permitiendo que entren las hordas enemigas para exterminarnos.«

«La libertad de la persona humana consiste en la adhesión de la voluntad al bien al que está ordenada su naturaleza y en la persecución de su propósito material y sobrenatural

«No se dejen engañar por un Enemigo que hoy parece complacer sus vicios con la única intención de robarles el alma y condenarlos por la eternidad. Sed orgullosos, verdaderamente orgullosos: no de la esclavitud del pecado y de la perversión, sino de haber sabido resistir las seducciones de la carne por amor a Jesucristo«.

Brújula Quotidiana/ Ejército Remanente

A los disidentes en la Iglesia Católica: Profanen las Leyes de Mi Iglesia… y serán castigados

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

3 de agosto de 2012

La Tierra está por sacudirse, a medida que la Ira de Mi Padre se derrame sobre aquellas naciones que desafían las Leyes de Mi Padre. 

Ninguna Misericordia les será mostrada, pues Su Paciencia ha sido probada hasta los límites. 

Sus pecados incluyen aborto, asesinato, leyes que tratan de minar al Cristianismo, matrimonio del mismo sexo y la adoración de falsos dioses. 

Luego están aquellos disidentes dentro de Mi Iglesia quienes amenazan con repudiarme. 

Cuando ellos tratan de distanciarse de Mi Iglesia, y tratan de crear nuevas leyes en desafío de Mi Santa Voluntad, ellos reniegan de Mí. 

Yo los expulso ahora por su deslealtad. Sus intentos para introducir leyes, basadas en el pecado del orgullo, la lujuria y la ambición mundana, no serán tolerados. 

¿Pensaron ellos que les sería permitido distanciar a los hijos de Dios de Mi Iglesia en la Tierra y evitar la Mano de Mi Padre? 

¿Pensaron ellos que estaban por encima de las Leyes de Dios?

Ellos no aman a Dios, ellos se aman a sí mismos.

Careciendo de humildad, su rechazo público a las Leyes de la Iglesia Católica, me repugna. 

Sus vergonzosas exigencias, en donde tratan de forzar a Mi Iglesia a aceptar leyes, que me ofenden, significa que se han arrojado ellos mismos a la oscuridad.

Sus votos religiosos no tienen sentido.

Su promesa de honrar y obedecer a Mi Iglesia ha sido rota. 

A menos que se arrepientan y regresen a Mi Cuerpo, Mi Iglesia en la Tierra, ellos no tienen derecho a llamarse a sí mismos siervos en Mi Iglesia.

Vosotros han sido advertidos. Yo os arrojaré al yermo. 

Profanad las Leyes de Mi Iglesia y seréis castigados.

Vuestro Jesús

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a03-ago-2012-a-los-disidentes-en-la-iglesia-catolica-profanen-las-leyes-de-mi-iglesia-y-seran-castigados/

A %d blogueros les gusta esto: