Exorcismo habla sobre el celibato sacerdotal

Esto sigue siendo válido hoy en día. Los tiempos no han cambiado. En el Cielo el tiempo no existe. Es un eterno AHORA.

Confesiones del Infierno al Mundo Contempor√°neo


Un texto literal de las revelaciones hechas por los demonios Beelzebub, Judas Iscariot, Akabor, Allida y Veroba durante una serie de exorcismos de 1975 a 1978

El libro expone esencialmente los comentarios y gestos realizados por una mujer pose√≠da en Suiza durante 1975-1978.¬†Hablando a trav√©s de la mujer pose√≠da, los demonios fueron obligados a decir la verdad por Nuestra Se√Īora bajo el Exorcismo de la Iglesia Solemne, que fue presenciado por los siguientes sacerdotes, quienes expresaron su convicci√≥n de la autenticidad de las revelaciones hechas por los demonios bajo la orden de la Santa Virgen.

1. Abad Albert‚ÄĎl`Arx, Niederbuchorten

2. Abad Arnoldo Elig, Ramiswil

3. Abad Ernest Fischer, Misionero, Gossau (St.‚ÄĎGall).

4. Rev. Padre Pío Gervasi, OSB, Disentis

5. Abad Karl Holdener, Ried

6. Rev. Padre Gregoire Meyer, ‚Äď Trimbach

7. Rev. Padre Robert Rinderer, CPPS, Auw

8. Abad Louis Veillard, Cerneux‚ÄĎPequignot

Los ocho sacerdotes son suizos, excepto el padre E. Fischer, alemán. Todos participaron en los exorcismos excepto el padre G. Meyer que era director espiritual de la mujer poseída. Otros dos sacerdotes franceses también participaron en los exorcismos.

25 de abril de 1977

E=Exorcista

B = Belceb√ļ

B: El matrimonio no es nada f√°cil. Les susurramos a los sacerdotes cat√≥licos: ‚ÄúOs est√°is perdiendo mucho, si permanec√©is fieles al celibato; si no bebes hasta el fondo de la copa de la alegr√≠a!‚ÄĚ Eso es lo que les insinuamos a los sacerdotes todo el tiempo, con tanta insistencia, tanta perseverancia, hasta que el sacerdote… Basta entonces para un… No queremos decir nada, nada de nada.

E: ¬ŅUna ‚Äúmujer de ensue√Īo‚ÄĚ?

B: …una ‚Äúmujer de ensue√Īo‚ÄĚ viene merodeando alrededor del sacerdote. Eso revienta el fondo del barril… Les susurramos: ‚ÄúNo digas m√°s tu breviario, es una p√©rdida de tiempo‚ÄĚ. Si todav√≠a recitaran su breviario, estas tentaciones ser√≠an menos frecuentes. Sabemos muy bien qu√© acciones tomar…

E: Entonces, ¬Ņel breviario se debe rezar todos los d√≠as?

B: Si todos los sacerdotes, sin excepci√≥n, dedicaran una hora cada d√≠a a su breviario, como se hac√≠a antiguamente, entonces tendr√≠amos muy poco poder. Solo unos pocos de ellos caer√≠an; pero volver√≠an antes ya que no estar√≠an cegados hasta el punto de casarse con esta ‚Äúmujer de ensue√Īo‚ÄĚ. Se lo pensar√≠an mucho antes si tuvieran que rezar su breviario todos los d√≠as (risa ir√≥nica).

E: ¬ŅY las mujeres que seducen a los sacerdotes?

B: La mayor√≠a de las veces tienen una responsabilidad a√ļn mayor… ellos saben muy bien que este es un sacerdote cat√≥lico y qu√© abundancia de bendiciones… no queremos hablar.

E: ¡Tienes que decir lo que la Santísima Virgen quiere!

B: … ellos saben qu√© abundancia de bendiciones tiene el sacerdote, y cu√°n importante es su funci√≥n. Es por eso que absolutamente no deber√≠an merodear a su alrededor. Estos son pecados graves, muy graves, cuyo castigo no estar√° lejos.

Por eso, cuando estos sacerdotes se casan… muchos se sumergen casi de inmediato en la desgracia.¬†Pondremos esta idea en sus cabezas, entre otras: ‚Äú¬°Si tomas esta ‚Äúmujer so√Īada‚ÄĚ, tendr√°s una parte del Cielo!‚Ä̬†

E: ¬ŅUna parte del cielo?

B: Una parte del Cielo. No podemos dar el Cielo en su totalidad. Eso no est√° dentro de nuestras facultades.

E: ¬ŅNi siquiera para prometerlo?

B: Nadie se atrever√≠a a prometerlo completamente. Pero una parte, eso es lo que les gritamos en los o√≠dos. Ponemos estas ideas en sus cabezas. Luego hacemos girar una de estas fantas√≠as er√≥ticas a su alrededor, y atamos todos los hilos, ¬°hasta que el barril pierde el fondo por completo!

Entonces cuando ya est√° en un estado de pecado grave, el sacerdote piensa… entonces no lo dejemos ir tan f√°cilmente. Hacemos todo para hacerle pensar: ‚ÄúSer√≠a maravilloso si tuvi√©ramos hijos‚ÄĚ. Luego le susurramos de nuevo: ‚ÄúYa que has ido tan lejos, cualquier otra cosa que puedas hacer a√ļn no tiene importancia‚ÄĚ. Y contin√ļan por el camino del pecado, hasta quedar completamente atascados en el fango, y ya no pueden ni avanzar ni retroceder.

E: ¬ŅY hay que rescatarlos?

B: E incluso entonces, todav√≠a imaginan que todo les ir√° bien. Esta fr√≠vola – Disculpe – pero esta mujer que tiene poco car√°cter para perseguir a un sacerdote, no tendr√° m√°s car√°cter cuando se case. ¬ŅCrees que tiene alguna virtud, que es un √°ngel de virtud? Entonces cae la m√°scara; luego el manto se cae; Entonces uno puede ver lo que hay debajo – nada m√°s que suciedad y – ¬°no queremos hablar m√°s!

E: ¬°En el nombre del Padre…!

B: Muchos sacerdotes pronto se arrepienten amargamente de sus acciones y hay peleas. Como el sacerdote ha estudiado teolog√≠a y ha sido moldeado de cierta manera, y como no es una persona tosca, la mayor parte del tiempo no se deja envolver demasiado en estas rencillas. Pero lo que no se puede cambiar sigue fastidi√°ndolo, royendo su coraz√≥n como un revolt√≥n. Muchos sacerdotes pronto lamentan amargamente…

Debemos decir adem√°s esto: todo lo espiritual, todo lo que se refiere a las cosas superiores, a la religi√≥n, al hacer el bien, est√° tan por encima de la sensualidad como el Cielo est√° por encima de la tierra.¬†Eso es lo que me hace decir la Sant√≠sima Virgen.¬†La carne dura poco tiempo, y luego con… ¬°Ah!¬†¬°No queremos hablar!

E: ¬°Con muchas miserias!

B: Lo has adivinado.¬†Basta pensar en los divorcios, etc… Les ofrecemos brillantes perspectivas de un Cielo en la tierra.¬†En realidad, muchos tendr√°n que escalar una monta√Īa terrible.¬†La sensualidad est√° a una tremenda distancia por debajo de la espiritualidad.¬†¬°Si los sacerdotes supieran lo que se pierden entreg√°ndose a s√≠ mismos!¬†Se arrancar√≠an los cabellos, viajar√≠an kil√≥metros para escapar de una mujer as√≠ y evitar la tentaci√≥n.

La gracia de Dios es grande y poderosa, m√°s universal y m√°s exaltada que toda sensualidad y todos los placeres del mundo.¬†Basta pensar en la leyenda de Venus y Tannhauser.¬†[67]¬†Pronto se encontrar√≠an en eso mejores Sermones que los de muchos de los sacerdotes de hoy.¬†A√ļn se ver√≠a el profundo arrepentimiento de este hombre, y c√≥mo casi se desvanece de sufrimiento por haberse alejado para estar cerca de esta Venus en la monta√Īa.¬†De hecho, ese ser√≠a un mejor serm√≥n que muchos sermones actuales de hoy…

Esto sigue siendo v√°lido hoy en d√≠a.¬†Los tiempos no han cambiado.¬†En el Cielo el tiempo no existe.¬†Es un eterno AHORA.¬†Todo esto sigue vigente hoy en d√≠a.¬†Todo esto conserva todav√≠a -tanto en nuestro lugar de abajo como de all√° arriba (se√Īala hacia arriba)- su plena vigencia, aunque el hombre de hoy crea que debe tener una vida mucho m√°s f√°cil, que se puede pecar como se quiera… ya no tendr√° que rendir cuentas de ello con tanto rigor.¬†Ese no es el caso a la vista del Cielo.¬†Ellos (se√Īala hacia arriba) tienen una idea muy diferente, una opini√≥n completamente diferente.

E: No: ¬Ņdos cielos,¬†uno aqu√≠ abajo y otro all√° arriba?

B: Has dado en el clavo, tienes toda la razón. Allá arriba opinan que el Cielo se debe merecer a través de muchas cruces y abnegaciones. Sacerdotes y laicos deben volver a tomar conciencia de ello. El cielo, con toda su dulzura y toda su grandeza, sólo se puede merecer a través de pesadas cruces, sacrificios, abnegaciones y todo lo que frena y atenta contra la propia naturaleza. Pero cuando es merecido, trae una belleza y una dignidad infinitas a todos aquellos que habrán seguido el camino angosto.

https://www.tldm.org/news4/warningsfrombeyond.2of3.htm

¬ŅSacerdotes casados? S√≠, pero en continencia perfecta. La lecci√≥n de los primeros siglos de la Iglesia

Para contextualizar ese discurso de Benedicto XVI en la controversia en curso:

> Benedicto XVI ¬ęreplantea¬Ľ el celibato del clero. Para reforzarlo (15.6.2010)

En todo el primer milenio y tambi√©n despu√©s, el celibato del clero era entendido en la Iglesia precisamente como ¬ęcontinencia¬Ľ, es decir, como renuncia completa, luego de la ordenaci√≥n, a la vida matrimonial, tambi√©n para quien hubiese estado anteriormente casado.

Efectivamente, la ordenaci√≥n de hombres casados era una pr√°ctica com√ļn, documentada tambi√©n por el Nuevo Testamento. Pero se lee en los Evangelios que Pedro, luego de la llamada del Se√Īor como ap√≥stol, ¬ędej√≥ todo¬Ľ. Y Jes√ļs dijo que por el Reino de Dios tambi√©n hay que dejar ¬ęesposa o hijos¬Ľ.

Mientras en el Antiguo Testamento la obligaci√≥n de la pureza sexual reg√≠a solamente en los per√≠odos de su servicio en el Templo, en el Nuevo Testamento el seguimiento de Jes√ļs en el sacerdocio es total y abarca siempre a toda la persona.

Que desde el comienzo de la Iglesia sacerdotes y obispos fueron obligados a abstenerse de la vida matrimonial lo confirman las primeras reglas escritas sobre la materia.

Estas reglas aparecieron a partir del siglo IV, luego del fin de las persecuciones. Con el aumento impetuoso del n√ļmero de fieles aumentaron tambi√©n las ordenaciones, y con ellas las infracciones a la continencia.

Concilios y Papas intervinieron reiteradamente contra estas infracciones, para reafirmar la disciplina que ellos mismos definieron como ¬ętradicional¬Ľ. Esto hizo el Concilio de Elvira, en la primera d√©cada del siglo IV, al sancionar la carencia de continencia con la exclusi√≥n del clero; tambi√©n otros Concilios de un siglo despu√©s; los papas Siricio e Inocencio I; y luego tambi√©n otros Papas y Padres de la Iglesia, desde Le√≥n Magno hasta Gregorio Magno, desde Ambrosio de Mil√°n, hasta Agust√≠n de Hipona y Jer√≥nimo.

Durante muchos siglos la Iglesia de Occidente siguió ordenando hombres casados, pero exigiendo siempre la renuncia a la vida matrimonial y el alejamiento de la esposa, previo el consentimiento de ésta. Las infracciones eran castigadas, pero eran muy frecuentes y estaban muy difundidas. También para hacer frente a esto, la Iglesia comenzó a elegir preferentemente a sus sacerdotes entre los hombres célibes.

En Oriente, por el contrario, desde fines del siglo VII en adelante la Iglesia afirm√≥ la obligaci√≥n absoluta de la continencia s√≥lo en lo que se refiere a los obispos, elegidos cada vez m√°s a menudo entre los monjes m√°s que entre los hombres casados. Acept√≥ que en el bajo clero los casados siguieran llevando su vida matrimonial, con la obligaci√≥n de la continencia solamente ¬ęen los d√≠as de servicio en el altar y de celebraciones de los sagrados misterios¬Ľ. As√≠ lo estableci√≥ el segundo Concilio de Trullo en el a√Īo 691, un Concilio nunca reconocido como ecum√©nico por la Iglesia de Occidente.

> Eunucos por el Reino de los Cielos. La disputa sobre el celibato (28.5.2010)

Benedicto XVI:

¬ęEl celibato debe ser un testimonio de fe: la fe en Dios se hace concreta en esa forma de vida, que s√≥lo puede tener sentido a partir de Dios. Fundar la vida en √©l, renunciando al matrimonio y a la familia, significa acoger y experimentar a Dios como realidad, para as√≠ poderlo llevar a los hombres. Nuestro mundo, que se ha vuelto totalmente positivista, en el cual Dios s√≥lo encuentra lugar como hip√≥tesis, pero no como realidad concreta, necesita apoyarse en Dios del modo m√°s concreto y radical posible. Necesita el testimonio que da de Dios quien decide acogerlo como tierra en la que se funda su propia vida.

¬ęPor eso precisamente hoy, en nuestro mundo actual, el celibato es tan importante, aunque su cumplimiento en nuestra √©poca se vea continuamente amenazado y puesto en tela de juicio. Hace falta una preparaci√≥n esmerada durante el camino hacia este objetivo; un acompa√Īamiento continuo por parte del obispo, de amigos sacerdotes y de laicos, que sostengan juntos este testimonio sacerdotal. Hace falta la oraci√≥n que invoque sin cesar a Dios como el Dios vivo y se apoye en √©l tanto en los momentos de confusi√≥n como en los de alegr√≠a. De este modo, contrariamente a la tendencia cultural que trata de convencernos de que no somos capaces de tomar esas decisiones, este testimonio se puede vivir y as√≠ puede volver a introducir a Dios en nuestro mundo como realidad¬Ľ.

ūüõ°ÔłŹEj√©rcito Remanente

La fe del clero ser√° pisoteada por el mayor enemigo de Dios que jam√°s haya caminado sobre la Tierra – el Anticristo

Mensaje del Libro de la Verdad ūüŹĻ

7 de junio de 2014

El Espíritu de la Verdad, que prevalece a través de Mi Iglesia en la tierra, debe ser sostenido, alimentado y defendido, por aquellos santos siervos Míos a los que he confiado el cuidado de todos los hijos de Dios.

Los sacerdotes en Mi Iglesia pronto se enfrentar√°n a desaf√≠os, lo que significa que a muchos de ellos les resultar√° muy dif√≠cil defender Mi Palabra. Todo lo que no es de M√≠ ser√° presentado a ellos por los traidores entre ellos.

¡Cómo anhelo llevarles consuelo! y cómo haré todo en Mi Poder para llenar sus almas con el fuego del Espíritu Santo. Voy a hacer esto para que ellos se mantengan alerta, tranquilos y sin dudas, cuando se les pida que participen en la doctrina, que no va a ser de Mí. Ellos deben, como guardianes de Mi Palabra, estar preparados para permanecer leales a Mí. Pero van a ser persuadidos a seguir una nueva interpretación de Mi Palabra y esto dará lugar a graves errores. Si ellos guiaran a las almas inocentes y a aquellos que son devotos Míos al error y a cometer blasfemias, serán culpables de abrazar las doctrinas del Infierno. Por eso, ellos conocerán lo que es sentir la Ira de Mi Padre.

Los sacerdotes que son Míos tendrán que renovar sus votos de amor, caridad y castidad, si van a permanecer en Estado de Gracia, con el fin de estar a Mi servicio, ya que se han comprometido a hacerlo en Mi Nombre. Tristemente, el poder del mal, que prevalecerá en contra de ellos, será tanto que muchos encontrarán la presión ejercida sobre ellos demasiado difícil de soportar. Otros abrazarán la nueva doctrina y pasarán a formar parte del nuevo sacerdocio del mundo pronto-a-ser-declarado Рdonde ellos ya no estarán al servicio del Dios Uno y Trino. Ellos entonces guiarán a muchas almas a la apostasía. Solo unos pocos permanecerán fieles a Mí y ellos van a consolar a los Cristianos que no se desviarán de la Verdad. Los que me traicionen serán ellos mismos las víctimas del anticristo y su ejército, quienes los perseguirán de tal modo, que significará que, a no ser que hagan un pacto con la bestia, ellos serán descartados como criminales y serán acusados de delitos similares a la traición.

Los fieles se consolar√°n mutuamente y por Mi Gracia se les dar√°n los Dones de Dios, necesarios para protegerse a s√≠ mismos¬†de¬†la persecuci√≥n, incluyendo el Sello del Dios Vivo, que les permitir√° superar la oposici√≥n que enfrentar√°n cuando la Cristiandad sea¬†tratada¬†brutalmente.¬†Los que est√°n por M√≠ y en M√≠ sentir√°n un gran coraje en su coraz√≥n, porque ellos ser√°n capaces de discernir el Esp√≠ritu de la Verdad, del esp√≠ritu del mal.¬†Y durante todo este tiempo, la fe de los sacerdotes ser√° pisoteada por el mayor enemigo de Dios que jam√°s haya caminado sobre la Tierra – el anticristo.¬†√Čl los seducir√° y los atraer√° hacia una gran red de enga√Īo y desesperaci√≥n.¬†La influencia de √©l sobre ellos ser√° como una gran oscuridad, que descender√° sobre ellos y extinguir√° la Luz de sus almas y muchos, despu√©s de eso, vender√°n sus almas a Satan√°s.

Todos estos eventos suenan como si fuera a haber un gran ruido, como los estallidos de los truenos, pero no es como la bestia va a operar.¬†No, su misi√≥n ser√° vista como una gran evangelizaci√≥n del mundo, que se manifestar√° de muchas maneras.¬†Se ver√° tan atractiva, que ser√°n no solo aquellos siervos consagrados, las luminarias de Dios, elegidos para guiar a Su pueblo en la Tierra hacia la santidad, quienes caer√°n v√≠ctimas del enga√Īo.¬†Los enemigos de Dios tambi√©n abrazar√°n¬†el nuevo movimiento evang√©lico, que ser√° anunciado en etapas y no con¬†bombo y platillos,¬†pues esto¬†solo crear√≠a demasiadas preguntas.¬†

Ser√°n introducidas nuevas legislaciones que ser√°n contempladas para mejorar la vida de los pobres del mundo.¬†Despu√©s, la unificaci√≥n de los pa√≠ses se crear√° a trav√©s de sus bancos, empresas,¬†alianzas como camaradas¬†en¬†caso de¬† futuras guerras, la pol√≠tica y, finalmente, la religi√≥n.¬†Los pasos ya han comenzado y el plan se ha coordinado desde hace m√°s de siete a√Īos, y con gran detalle.

Todo lo que pido de vosotros es estar alerta y que oréis por todos Mis sacerdotes, para que ellos puedan retener las Gracias, que Yo conferí sobre ellos con el fin de estar a Mi servicio, y para que puedan conservar la Fe Verdadera.

Solo la Verdad es eterna.

Solo la Verdad de Mi Palabra sostendrá la vida Рla vida del alma, así como también la vida de esta Tierra.

Mentiras, presentadas como la Verdad, vienen de Satan√°s, que est√° condenado por la eternidad. Los que le sigan, se adapten a sus m√©todos y se conviertan en sus sirvientes, se sumergir√°n en la oscuridad y se pondr√°n en grave peligro.

Solo la Verdad os salvar√°. Yo soy la Verdad. Seguidme solo a M√≠, ya que nadie m√°s puede traeros amor, paz, alegr√≠a o felicidad. Solo sigui√©ndome y a Mi Santa Palabra – como se la di al mundo, donde no ha sido manipulada – pod√©is ser salvados.

Vuestro Jes√ļs

Leer m√°s: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a7-jun-2014-la-fe-del-clero-sera-pisoteada-por-el-mayor-enemigo-de-dios-que-jamas-haya-caminado-sobre-la-tierra-el-anticristo/

A %d blogueros les gusta esto: