La Misa por Internet no es válida y nos deja sin armas espirituales

La Santa Comunión es Cristo en nosotros con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad: «Permaneced en mí, como yo en vosotros. Lo mismo que el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid; así tampoco vosotros si no permanecéis en mí.  Yo soy la vid; vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque separados de mí no podéis hacer nada.

Se debe ir a Misa, aunque sea Novus Ordo porque allí se hace Presente Realmente Jesucristo en la Eucaristía en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad y porque Dios se merece toda Alabanza, Accion de Gracias. Se peca contra el 3er Mandamiento si no se asiste a Misa presencial, excepto si estás enfermo, cuidando a un enfermo, de viaje, o sin posibilidad de asistir a ninguna Misa porque han cerrado las Iglesias, o vives aislado sin medios de transporte.

Si alguien quiere seguir alguna Misa por Internet puede hacerlo, pero ello no puede suplir la Misa presencial y la Comunión real, mientras ésta sea posible porque permanezca la fórmula de la consagración. Ver a Cristo en persona y nutrirse de Él y en Él es insustituible, salvo caso de fuerza mayor.


No se deja de ir a Misa por lo que digan los sacerdotes sobre vacunas o sobre Bergoglio que son opiniones y pecados personales, de lo que tendrán que dar cuenta por mal guiar a su grey, la Misa no pierde por ello el valor infinito de liberación y salvación del hombre de la esclavitud del demonio, mundo y carne.

EL sacerdote cuando celebra misa actúa“in persona Cristi”, es decir, representa a Cristo y no importa lo malo o equivocado que esté en su vida personal o incluso en la interpretación que haga de las Santas Escrituras en la homilía, lo importante es que si consagra con la fórmula correcta Cristo se hace presente y es nuestro privilegio y nuestro deber estar con Él hasta el final.

Juan 15, 4-6:
«Permanezcan en Mi, como yo permanezco en ustedes. Así como el sarmiento no puede dar fruto si no permanece en la vid, tampoco ustedes, si no permanecen en mí.
5 Yo soy la vid, ustedes los sarmientos El que permanece en mí, y yo en él, da mucho fruto, porque separados de mí, nada pueden hacer.
6 Pero el que no permanece en mí, es como el sarmiento que se tira y se seca; después se recoge, se arroja al fuego y arde.

Una vez separados de Jesucristo, se empieza a caer en pensamientos y acciones humanas para luchar contra las injusticias que padecemos por parte de nuestros gobiernos, como las rebeliones y revueltas que no son la solución para luchar contra el NOM y traerán solo sangre y mas muerte.

Esta es una batalla espiritual, las armas son espirituales y de acciones humanas pero guiadas por la Sabiduría Divina. Sólo podemos contar con la Sabiduría divina cuando estamos en Gracia de Dios, es decir, cumplimos TODOS los Mandamientos, de Dios y de la Iglesia sin romper ninguno como es dejar de asistir a la Misa dominical o verla por Internet que no tiene validez y somos privados del Cuerpo de Cristo, fortaleza en nuestra debilidad.

Tienen más poder para derrotar el mal del mundo, 2 cristianos que asistan a la Santa Misa con devoción, 200 cristianos que recen públicamente el Rosario,  hagan procesión pública con el Santísimo Sacramento, reparen y pidan auxilio y perdón a Dios por tantos pecados de la humanidad,  que una masa de un millon de manifestantes llenos de pecados que solo se convocan por «derechos humanos» y le piden a sus dictadores por » libertades civiles». Piden por la libertad que ya perdieron pero no por causa de los dictadores sino por haber elegido la esclavitud del pecado o justificado o idolatrado a quienes lo promueven.

EFESIOS 6, 11-13
Revístanse con la armadura de Dios, para que puedan resistir las insidias del demonio.

Porque nuestra lucha no es contra enemigos de carne y sangre, sino contra los Principados y Potestades, contra los Soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que habitan en el espacio.
Por lo tanto, tomen la armadura de Dios, para que puedan resistir en el día malo y mantenerse firmes después de haber superado todos los obstáculos.»

La primera obligacion de caridad es rezar por los malos sacerdotes, y dejar de usarlos de justificativo para no ir a Misa. Si de verdad queremos y valoramos la Misa debemos pedir a Dios que nos conceda la misericordia de encontrar una iglesia donde se celebre la Misa con toda devoción. Ya vendrán tiempos malos en que nos quitarán la Misa los enemigos de Dios. Jesús dice que «Solo aquellos que permanecen Fieles a Mis Enseñanzas, Mi Palabra, Mi Cuerpo y el Santo Sacrificio de la Misa, tal como fue dictada por Mí, pueden decir que son de Mi Iglesia«. El resto se queda fuera.

🛡️Ejército Remanente

Estoy aquí. No me he ido

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

01 de septiembre de 2014

Mi Espíritu está muy presente en Mi Iglesia en la tierra en este momento, a medida que Mis enemigos se levantan ferozmente en contra de ella. Pueden azotar Mi Cuerpo que es Mi iglesia; pueden verter desprecio sobre la Palabra Verdadera de Dios; pueden burlarse de los Caminos del Señor, pero nunca prevalecerán en contra de Mi Iglesia.  Mi Iglesia está compuesta por aquellos que proclaman la Palabra Verdadera de Dios y que proporcionan los Sacramentos al pueblo de Dios, según lo establecido por Mis ApóstolesSolo aquellos que permanecen Fieles a Mis Enseñanzas, Mi Palabra, Mi Cuerpo y el Santo Sacrificio de la Misa, tal como fue dictada por Mí, pueden decir que son de Mi Iglesia.  Mi Iglesia, tal como está ahora, será aplastada – sus edificios derribados y saqueados, Mis siervos consagrados arrojados a las calles, en las que tendrán que mendigar, y la práctica del Sacrificio de la Santa Misa será abolida. Sin embargo, Mi Iglesia permanecerá intacta, a pesar de que se convertirá en un muy pequeño remanente de lo que una vez fue.

El Espíritu Santo de Dios guiará a Mi Iglesia a través de la agitación que tendrá que enfrentar, y así la Verdad sobrevivirá. Cada enemigo Mío tratará de destruir Mi Iglesia Verdadera. Entonces van a sustituirla por una falsa. Crearán nuevas escrituras, nuevos sacramentos y muchas otras blasfemias en Mi Santo Nombre. Pero, Mi Iglesia que es Mi Cuerpo, y Mis verdaderos seguidores permanecerán como uno en Santa Unión Conmigo. Luego, cuando todo parecerá haber sido destruido, quemado hasta los cimientos, las brasas de Mi Iglesia todavía centeallarán hasta el día que Yo venga de nuevo. Ese día, cuando Mi Iglesia, renovada y radiante con gran esplendor, haya resucitado y cuando todo el mundo proclame que es la única y verdadera Iglesia – la Nueva Jerusalén – todo hombre bueno beberá de su cáliz. Todo lo que era en un principio estará al final. Toda la vida creada por Dios se renovará tal como lo fue cuando el Paraíso fue creado para la raza humana.

Mi Espíritu está vivo y nunca puede morir porque Yo Soy la Vida Eterna – el dador de todo lo que el hombre necesita, para vivir una vida donde la muerte no tiene cabida. Siempre confíad en el poder de Dios cuando todo lo que presenciéis en el mundo os pueda parecer desleal, cruel, injusto y, a veces, aterrador. Mi Poder envolverá el mundo y Mi Amor unirá a todos aquellos con amor en sus corazones. Yo desterraré todo mal y cuando Mi Paciencia se haya agotado, Yo desterraré a todos Mis enemigos. Estoy aquí. No me he ido. Yo os guiaré ahora en este espinoso camino hacia Mi Reino Glorioso. Una vez que llegue ese día, cuando Yo anuncie Mi Segunda Venida, todas las lágrimas serán enjugadas. Toda la tristeza llegará a un abrupto final y, en su lugar estará el amor, la paz y la alegría que solo Yo, Jesucristo, puedo traeros.

Perseverad Mis pequeños. Orad, orad, orad para que el amor pueda sobrevivir en el mundo y para que la paz sea llevada a todos esos inocentes que sufren y que se encuentran dispersos en todo el mundo en los países asolados por la guerra. Todos los hijos de Dios me pertenecen y amo a cada alma, cada nación y a cada pecador. Os traigo el Regalo de mi Cruzada de Oraciones para que al recitarlas me ayudaréis a salvar a tantas almas como Yo pueda.

Id en paz y amor.

 

A %d blogueros les gusta esto: