El ideal de la masculinidad cat贸lica

La masculinidad es tan ridiculizada como t贸xica en estos d铆as, que merece ser promovida y exaltada.

Imagen
Cruzados corriendo a la batalla

La aut茅ntica masculinidad cat贸lica se personific贸 en la caballer铆a medieval. Imag铆nese, si quiere, un ej茅rcito de hombres, estandartes flotando a los vientos de la gloria, abalanz谩ndose sobre los infieles en una cabalgata de fe y hero铆smo.

Esto sucedi贸 en los tiempos de las Cruzadas, en los tiempos en que hab铆a mucha fe en la tierra, tiempos en que la gente segu铆a el consejo de Cristo cuando dijo: 芦El que no tiene, que venda su capa y compre una espada禄. ( Lucas 22:36 ).

Esos fueron los siglos de la fe y de la gloria, los siglos de la caballer铆a.

驴Qu茅 era la caballer铆a?

La caballer铆a era la forma cristiana de la condici贸n militar. Era una especie de c贸digo de conducta para los caballeros. Tal como usamos el t茅rmino hoy, a menudo pensamos en la caballer铆a como un ideal de vida militar y de conducta caballeresca. Fue por medio de esta caballer铆a que la Iglesia transform贸 a los b谩rbaros en santos.

A pesar de todos los defectos que nos son conocidos, la caballer铆a dio a la Iglesia una colecci贸n de santos, hombres y mujeres. La santidad se multiplic贸 en ellos por el hero铆smo, por las magn铆ficas energ铆as que ten铆an. Basta evocar a los santos, reyes y reinas desde el siglo XII; nunca ha habido tantos santos entre los jefes de estado en un estado conocido como cat贸lico.

Adem谩s, la vocaci贸n misionera de tantos j贸venes europeos que iban a evangelizar tierras paganas ven铆a directamente del esp铆ritu caballeresco.

Hoy el esp铆ritu misionero para convertir a los paganos a Jesucristo es menospreciado, incluso por la gente del Vaticano.

Pero los verdaderos cat贸licos pueden comprender el valor de esta instituci贸n cuando consideran a San Luis, rey de Francia; San Fernando, rey de Castilla; San Nuno 脕lvares Pereira, general y m铆stico de Portugal; Santa Juana de Arco en Francia. Eran algunos de los santos que fueron engendrados por la Iglesia a trav茅s de la caballer铆a, y por eso la caballer铆a era admirada, incluso por los infieles.

Entonces, los caballeros eran vasallos de Dios y soldados de la Fe. Para ellos, Nuestra Se帽ora era su dama, la dama a la que serv铆an porque un vasallo serv铆a a la dama de su castillo.

Esta relaci贸n con Dios y la Virgen era tan viva, tan real, que a veces provocaba confusi贸n.

Por ejemplo, cuando Santa Juana de Arco se present贸 al capit谩n Robert de Beaudricourt pidi茅ndole que le diera soldados para ayudar a salvar a Francia, lo dej贸 confundido cuando le dijo: 芦Francia no pertenece al padre de Inglaterra, ni al se帽or de Francia, sino a mi se帽or.

El capit谩n estaba asombrado porque ya hab铆a dos reyes disput谩ndose el trono de Francia, y ahora parec铆a insinuar la posibilidad de un tercero.聽As铆 que pregunt贸: 芦驴Qui茅n es tu padre?禄聽Ella respondi贸 con un candor de inocencia, 芦Mon sire est Dieu禄 – Mi rey es Dios.

Santa Teresa de 脕vila se refiri贸 a Nuestro Se帽or Jesucristo como 芦Su Majestad禄, porque para ella 脡l era su rey vivo.

Una oraci贸n ceremonial de caballer铆a dec铆a as铆:

Sant铆simo Se帽or, Padre Todopoderoso, T煤 que permitiste el uso de la espada en la tierra para combatir la perfidia de los malvados y defender la justicia, y quieres establecer la Orden de Caballer铆a para protecci贸n del pueblo, permite que Tu siervo aqu铆 presente puede disponer su coraz贸n para hacer el bien y nunca hacer uso de esta espada u otra para herir injustamente a nadie, pero puede usarla siempre para defender la justicia y el derecho.

Primer mandamiento de caballer铆a

As铆 que echemos un vistazo a lo que a veces se llama los Diez Mandamientos de Caballer铆a . Las dos primeras partes del catecismo cat贸lico 鈥攃reer lo que la Iglesia cree y hacer lo que Ella ordena鈥 fueron resumidas en el primer mandamiento de la caballer铆a: Creer谩s todo lo que la Iglesia ense帽a y obedecer谩s todos Sus mandamientos.

Entonces, para ser caballero, ten铆as que ser cat贸lico.

Imagen
San Luis IX

Cuando San Luis IX era prisionero de Octai, un musulm谩n, en 脕frica, Octai coloc贸 la punta de su sable contra el pecho del rey y amenaz贸: 芦隆Hazme caballero, o est谩s muerto!禄 Y San Luis dijo: 芦Hazte cristiano y yo te har茅 caballero禄. Octai, despu茅s de dudar por un momento, baj贸 el sable y abandon贸 el lugar. 隆Tal era la fidelidad del caballero 鈥攅l rey鈥 a las ense帽anzas de la Iglesia!

En la Misa, cuando se estaba leyendo el Evangelio, todos los caballeros desenvainaron sus espadas y las levantaron para indicar que estaban listos para pelear por defender el mensaje.

Cuando San Luis se fue a la Cruzada, sus tropas cantaron el 芦Veni Creator Spiritus禄  mientras part铆an hacia Tierra Santa.

El lema de Santa Juana de Arco pas贸 a la historia: 芦Los soldados combatir谩n, pero Dios es qui茅n da la victoria禄.

Imagen
Santa Juana de Arco

En la Primera Cruzada, cuando los cristianos conquistaron Jerusal茅n, y muchos cruzados se entregaron a hacerse con tesoros, el l铆der, Godofredo de Bouillon, duque de Lorena, se quit贸 las sandalias y fue a buscar su tesoro: la Cruz de Jes煤s en el Iglesia del santo sepulcro. 鈥淣o quiero ser coronado de oro donde Cristo fue coronado de espinas鈥, insisti贸. S贸lo acept贸 el t铆tulo de bar贸n, que es el m谩s bajo de la nobleza, y defensor del Santo Sepulcro. Tal era la fe de los verdaderos caballeros, vasallos de Dios.

Godofredo de Bouillon era tan fuerte que cuando los musulmanes le preguntaron si pod铆a cortar a un hombre por la mitad, dijo: 芦S铆禄. Para probarlo, cort贸 la cabeza de un camello de un solo golpe. Los musulmanes dec铆an que se deb铆a a su espada encantada. Pidi贸 una de sus cimitarras y cort贸 la cabeza de otro camello. Estaban at贸nitos. El gran cruzado explic贸 que si ten铆a mucha fuerza era porque nunca se hab铆a manchado las manos de impureza. Despu茅s de su muerte, fue enterrado bajo el suelo de la Iglesia del Santo Sepulcro.

El poeta Tennyson encapsul贸 el ideal de la pureza masculina en su poema  芦Sir Galahad禄:

Mi fuerza es como la fuerza de 10, Porque mi coraz贸n es puro.

驴C贸mo cumplen hoy los fieles cat贸licos el primer mandamiento de la caballer铆a? Aprendiendo, amando y sirviendo a la Santa Iglesia Cat贸lica. Su pensamiento se expresa en el catecismo y se defiende en la apolog茅tica; guardar todos Sus mandamientos es una consecuencia necesaria.

Est茅n atentos a la Parte II.

Church Militant

Para hacerse dignos de Su Reino, deben ser despojados de influencias mundanas

Mensaje del Libro de la Verdad 馃徆

22 de abril de 2013

A fin de que los hijos de Dios sean salvados, deben seguir el sendero de mi Hijo. Deben aceptar que, para hacerse dignos de Su Reino, deben ser despojados de influencias mundanas, que los separan de Dios.

Aquellos que acuden a mi Hijo, a medida que desean alcanzar la Verdad, ver谩n una serie de cambios teniendo lugar en sus vidas. Para aquellos quienes no lo conocen y que abren sus corazones a 脡l por primera vez, llorar谩n l谩grimas. Estas l谩grimas ser谩n como un resultado del amor el cual 脡l infundir谩 en sus corazones y estar谩n sobrecogidos. Estas son las l谩grimas de conversi贸n. Sus corazones y almas se llenar谩n con un amor, el cual nunca han conocido antes. Este es el Amor de Dios y es un Don del Cielo.

Poco despu茅s, llenos de la Luz de Dios, atraer谩n la oscuridad del maligno, quien busca almas que est谩n llenas de esta Luz. Aqu铆 es cuando sufrir谩n a manos de otros, que son utilizados por el maligno, para atacar la fe de ellos y su lealtad a Dios.

Aquellos con un sencillo amor por mi Hijo, vac铆os de toda arrogancia y orgullo humanos – quienes no sucumben a las presiones de aquellos que rechazan a mi Hijo 鈥 sufrir谩n justo como 脡l. Sentir谩n dolor cuando atestig眉en el pecado, ya que sienten el mismo dolor como mi Hijo. Caer谩n y tropezar谩n, tal como mi Hijo lo hizo en el Camino al Calvario. Por el tiempo que vivan, sentir谩n el dolor del sufrimiento de mi Hijo. Este permanecer谩 con ellos hasta que la purificaci贸n final del mundo est茅 completa.

Nunca sint谩is que esta lealtad a mi Hijo est谩 por siempre te帽ida solamente de dolor, porque tambi茅n trae un gozo, una paz y una esperanza, las cuales traen vida eterna. Nunca deb茅is permitir que vuestro amor por mi Hijo os separe de todos los hijos de Dios. En su lugar deb茅is llegar a todo el mundo, especialmente a aquellos que nunca han abierto sus corazones a mi Hijo. Ellos necesitan vuestra ayuda. A trav茅s del Don de la conversi贸n, se os han dado las Gracias necesarias para traer estas almas a mi Hijo. Deb茅is hacer esto a trav茅s de la aceptaci贸n del dolor que deb茅is soportar, como un soldado de Cristo, y por vuestras oraciones y sacrificios por otros.

Vuestra amada Madre

Madre de la Salvaci贸n

Leer m谩s: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a22-abr-2013-madre-de-dios-para-hacerse-dignos-de-su-reino-deben-ser-despojados-de-influencias-mundanas/

A %d blogueros les gusta esto: