¿Luchar sin Piedad? Sexto mandamiento de la Caballería

Los hombres católicos son los descendientes espirituales de estos cruzados, encargados del deber de defender la virtud y combatir el pecado. ¿Cómo pueden los hombres católicos de hoy cumplir el sexto mandamiento de la caballería de luchar contra el incrédulo?


El sexto mandamiento de la caballería dice: «Harás la guerra contra el incrédulo sin cesar y sin piedad». Este mandamiento puede resultar ofensivo para los oídos modernos.

Imagen
Madre María aplastando a la serpiente

Para comprender tal mandamiento, primero debemos entender que Dios, Nuestro Señor mismo, estableció una guerra total entre el bien y el mal, entre la raza de la Mujer y la raza de la Serpiente: «Pondré enemistades entre ti y el mujer, entre tu raza y la suya, acecharás su calcañar, y ella te aplastará la cabeza” (Génesis 3:15).

Como explicó San Luis de Montfort en su obra maestra La verdadera devoción a la Santísima Virgen María , «Dios nunca hizo ni formó sino una sola enemistad; pero es una enemistad irreconciliable, que perdurará y crecerá hasta el final». Esta enemistad, explica el santo, «es entre María, su Madre digna y el Diablo, entre los hijos y los siervos de la Santísima Virgen y los hijos y herramientas de Lucifer».

Esta guerra terminará solo al final de los tiempos, cuando se produzca la segunda venida de Nuestro Señor, en grandeza caballeresca y magnificencia militar, como relata San Juan (Apocalipsis 19: 11-21):

Y vi el Cielo abierto: Y he aquí un caballo blanco. Y el que lo montaba era llamado fiel y verdadero; y con justicia juzga y pelea. … Y Su nombre es llamado la Palabra de Dios. Y los ejércitos que están en el Cielo lo siguieron en caballos blancos. … Y de su boca sale una espada aguda de dos filos, para herir con ella a las naciones. Y Él las regirá con vara de hierro. Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito: Rey de reyes y Señor de señores. … Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para hacer la guerra al que montaba el caballo y a Su ejército… [Ellos] fueron lanzados vivos en el estanque de fuego que ardía con azufre. Y los demás fueron muertos por la espada del que monta el caballo, que sale de su boca.

El Papa San Juan Pablo II instruyó a los jóvenes sobre la importancia de comprender y comunicar claramente las enseñanzas de Dios. Hablando en Roma en 1981, les dijo:

Aprende a pensar, hablar y actuar según la sencillez y claridad evangélica: Sí, sí; no no. Aprende a llamar blanco, blanco; y negro, negro. Llamar bueno, bueno; y el mal, el mal. Llamar pecado, pecado, y no llamarlo liberación o progreso, aunque la moda o la propaganda se opongan a esta enseñanza.

La historia es una gran cruzada contra el pecado, una batalla incesante y sin tregua entre el bien y el mal, el orden y el desorden, la obediencia y la anarquía. Durante la Primera Cruzada, los cruzados rodearon Jerusalén, que estaba en manos de los turcos. Los árabes de Egipto vinieron a ofrecer una alianza con los cristianos. Si se negaba, los árabes harían la guerra a los cristianos.

Un caballero se puso de pie y preguntó: «¿Cómo puede ser esto posible? ¿Cómo podemos tener una alianza con los musulmanes? ¿Así que vamos a ver el estandarte de Cristo mezclado con el estandarte de los infieles?» Les dijo a los embajadores que los soldados cristianos no querían la alianza, ya que estarían dispuestos a hacer la guerra contra los turcos y los árabes de Egipto.

Los hombres católicos son los descendientes espirituales de estos cruzados, encargados del deber de defender la virtud y combatir el pecado. ¿Cómo pueden los hombres católicos de hoy cumplir el sexto mandamiento de luchar contra el incrédulo?

Los hombres de hoy no están llamados a hacer la guerra literal y físicamente contra los no católicos, porque «nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados y potestades, contra los gobernantes de este mundo de tinieblas, contra los espíritus de maldad en los lugares altos» (Efesios 6:12).

En cambio, estamos llamados a librar una guerra espiritual. Hay tres formas de lograr esto: 

  1. Desarrollar una devoción a San Miguel Arcángel
  2. Luchar contra la Cultura de la Muerte y la revolución sexual, incluidos los males específicos de la anticoncepción, el aborto, la fecundación in vitro, la eutanasia, la sodomía y la transgeneridad
  3. Defender la fe católica y la moral cristiana contra quienes engañan a los fieles, incluidos los clérigos.

Continúe esta lucha espiritual sin cesar, teniendo en cuenta el lema de Santa Juana de Arco: » Les soldats combattrons, et Dieu donnera la victoire » – «¡Los soldados lucharán y Dios dará la victoria!»

Church Militant

A todos Mis seguidores, debéis escucharme en este momento

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

02 de junio de 2012

Cuando Mis seguidores me permitan inundar sus almas con Mi amor incondicional, Yo encenderé dentro de ellos una fuerza que los sobrecogerá. 

Venid a Mí como hijos confiados con un corazón sencillo y abierto, sin expectativas, y os traeré una paz que no encontrareis en ningún otro lugar. 

Mientras Yo lloro por la forma en que el mal y la codicia se han apoderado del mundo, también estoy lleno de gozo debido al puro amor que Mis seguidores me muestran a Mí, su Jesús. 

Cómo me traen alivio, consuelo y cómo deseo que Yo pudiera envolverlos en Mis brazos. 

Cómo deseo que ellos pudieran oírme decirles cuánto los amo. 

Cómo añoro el día cuando Yo extienda Mi mano, sujete su mano en la Mía y los atraiga a Mi Nuevo Reino, cuando ellos vuelvan a casa a Mí por fin.

Ese día no está lejano. 

A todos Mis seguidores, debéis escucharme en este momento. 

Debéis ser fuertes y perseverar durante las pruebas que están por delante y nunca descorazonaros. 

Caminar por el sendero, esculpido para vosotros hacia Mi Reino, os dolerá. Muchos de vosotros os tropezaréis y os tambalearéis. 

Algunos de vosotros volveréis corriendo por el camino que vinisteis. 

Otros os sentaréis, os rendiréis y permaneceréis atascados entre el principio de vuestra camino y las puertas a la Vida Eterna. Así de débil se volverá vuestra fe por los obstáculos que enfrentaréis. 

Los más fuertes serán intrépidos. Ellos querrán seguir adelante y galopar con cada gramo de energía hacia la Nueva Era de Paz. 

Nada se interpondrá en su camino. Ellos sabrán cómo resistir el sufrimiento por delante. Ellos sabrán cómo combatir al enemigo. Sin miedo en sus corazones escucharán cada instrucción dada a ellos por Mí. 

Ellos siempre deberán esforzarse por retroceder y cargar a los que son más débiles. Aquellos que tienen miedo. Deberán cargar en sus hombros a aquellos que carecen de la voluntad y el valor para resistir en Mi Nombre. 

Aquellos que rehúsen su ayuda serán dejados atrás y llegarán a ser parte del Reino de la Bestia del cual no hay escapatoria. 

Nunca titubeéis. Nunca dudéis de Mi Mano de Protección. 

Si vosotros sometéis todo a Mi Santa Voluntad, Yo me ocuparé de todo.

Confiad en Mí. Seguidme. 

El tiempo es corto, sin embargo, el tiempo es abundante para prepararse para la batalla que está por delante.

Os amo a todos vosotros. Nunca olvidéis el poder de Mi Amor. 

Vuestro bienamado Salvador

Rey de la Salvación

Jesucristo

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a02-jun-2012-nunca-titubeeis-nunca-dudeis-de-mi-mano-de-proteccion/

A %d blogueros les gusta esto: