Noveno Mandamiento de la Caballería: Se Generoso con lo que te han dado

El noveno mandamiento de la caballería católica es: Serás generoso y practicarás la generosidad con todos.

Imagen
«Mayor amor que este nadie tiene, que uno dé su vida por sus amigos»( Juan 15:12-3 ).

Jesús, Hijo de María Santísima, al dar Su vida por Su prójimo, realizó el acto más alto de generosidad. Al hacerlo, dio el ejemplo perfecto de amor por el prójimo. 

Nuestro Señor dijo: «Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros, como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor que este, que uno dé su vida por sus amigos» ( Juan 15:12-13 ).

La generosidad del Hijo de Dios, al darse a sí mismo por nosotros, pobres pecadores, inspiró a los caballeros medievales a ser generosos.

El caballero se animó así a ser generoso con los pobres y los necesitados. No por ninguna ley del Estado sino por un deber de caridad.

Imagen
Papa Inocencio III

Entre la mayoría de las órdenes de caballería, especialmente los Caballeros de Malta en sus días antiguos y heroicos, había caballeros que profesaban libremente el voto de pobreza, para poder estar libres de preocupaciones mundanas, sin trabas en su defensa de la Fe y de la cristiandad contra el enemigo musulmán en las Cruzadas.

La benevolencia hacia los pobres en la Europa medieval descansaba sobre bases religiosas establecidas por la Iglesia Católica y era practicada por un cuerpo diverso de clérigos y laicos. Las ideas que subyacen a la generosidad caballeresca y medieval se evidencian en las instituciones creadas para servir a los pobres. Sus raíces se remontan a la era patrística. Las ideas de los reformadores del siglo XII, especialmente del Papa Inocencio III, ampliaron y profundizaron el compromiso de la sociedad con los oprimidos.

Dar a los pobres era una práctica entre los monasterios, los obispos y sus capítulos, y los clérigos y laicos individuales. En ese contexto, surgieron las órdenes caballerescas religiosas especializadas que acogían a los peregrinos, rescataban a los cautivos, atendían a las víctimas de enfermedades de la piel, atendían a los huérfanos y a los enfermos e intentaban reformar a las prostitutas.

Su caridad demuestra cómo un ideal de santidad práctica ayudó a promover actos de generosidad dentro de parroquias, cofradías y diversas asociaciones ascéticas laicas. En los hospitales y otras instituciones de caridad, la práctica religiosa tradicional se modificó y adaptó para proporcionar un marco espiritual y corporativo para las mujeres y los hombres que realmente servían a los pobres. Además, dentro de tales instituciones, las necesidades espirituales de los pacientes eran primordiales. Por lo tanto, la provisión de los sacramentos y el entierro religioso era tan importante como la mejora o el cuidado paliativo.

Godofredo de Bouillon, a quien algunos podrían llamar el prototipo de todos los caballeros medievales, conquistó Jerusalén pero se negó a ser coronado rey de Jerusalén. En cambio, aceptó solo el título de «barón protector del Santo Sepulcro» (el más bajo de los títulos nobiliarios). Frecuentemente visitaba a los pobres en su ejército. Estaban luchando bajo su mando, y sintió que era su deber ayudarlos a ellos y a sus familias en casa.

Otro caballero, antes de partir para la Primera Cruzada, regaló todo lo que tenía a los pobres, hasta el punto de necesitar pedir ayuda para su viaje a otros caballeros. Una de las principales preocupaciones de los caballeros medievales era proteger y mantener a las viudas y los huérfanos.

La caballería medieval desafía los puntos de vista convencionales y anticatólicos de la piedad medieval al demostrar cómo el concepto de caridad y su visión de la vida activa proporcionaron un importante equilibrio a la tradición ascética y contemplativa enfatizada por la mayoría de los historiadores.

Imagen
Caballeros Hospitalarios de San Juan de Malta

La generosidad, junto con la destreza y el coraje, era tan característica de la caballería que era necesario ser generoso para pertenecer a la caballería. Entonces, para alabar a un caballero, se podría decir que fue cortés, sabio y generoso.

Eran tiempos en que las órdenes de caballería, como los hospitalarios de San Juan de Jerusalén y de Malta, se dedicaban al cuidado de los pobres y necesitados.

Santo Tomás Becket, el famoso canciller de Inglaterra, fue martirizado por el rey. Becket presidía los banquetes entre la clase alta (mientras que él no comía casi nada). Cuando todos se habían ido, las mesas se volvían a poner. El canciller invitaría a los pobres a venir a comer, y les serviría.

San Luis IX, el amado rey de Francia, hizo lo mismo. Después de que todos los nobles abandonaran su castillo, lavaría los pies de los pobres y los serviría en la mesa, de rodillas. Y lo hizo en secreto, por amor a Dios, no para adquirir prestigio a los ojos del pueblo. No es de extrañar que el pueblo de Francia lo adorara a él y a su memoria durante siglos después de su muerte.

Eran tiempos de caridad cristiana y no de falsa filantropía.

¿Cómo cumplimos el noveno mandamiento de caballería? Sé magnánimo y generoso con todos, donando a organizaciones benéficas específicas, especialmente aquellas que defienden el derecho a la vida, además de dar dinero y tiempo. Hacerlo ayudará a defender la Fe contra los enemigos de la Santa Madre Iglesia, interna y externamente, como un verdadero caballero.

Church Militant

Se os ha dado la armadura. Utilizadla

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

1° de Noviembre, 2012

Debéis ahora levantaros y reuniros unidos en amor para  prepararos para los tiempos difíciles, que se avecinan.

Vosotros, Mi ejército fuerte, estáis bendecidos y estáis protegidos con el Sello de Mi Padre, el Sello del Dios Vivo.

En todo lo que recibáis, por todas partes, recordad que Yo estoy con vosotros.

Muchos eventos, incluyendo trastornos ecológicos, guerras, el cisma en Mi Iglesia sobre la tierra, las dictaduras en cada una de vuestras naciones –unidas como una sola, en su esencia misma – todo, se llevará a cabo al mismo tiempo.

Tantos transtornos serán causa de muchas lágrimas y crujir de dientes, pero una cosa permanecerá intacta. Ésa será el Poder de Dios y Su Amor por todos Sus hijos.

Esta batalla se desarrollará ante el mundo y vosotros, Mi ejército, no debéis temblar de miedo. Todo es bueno en Mi Reino, y vuestro lugar está asegurado allí. Ahora es por los otros, por los que debéis temer y tenerlos en cuenta.

Se os ha dado la armadura. Utilizadla. Mi Cruzada de Oraciones, ayudará a mitigar gran parte del horror causado por los pecados de la humanidad. Por favor, rezad esta oración para mitigar los castigos.

Cruzada de Oración (83) para mitigar los castigos

«Oh Querido Padre, Dios Altísimo, nosotros, Tus pobres hijos, nos postramos ante de Tu Glorioso Trono en el Cielo.

Te suplicamos que liberes al mundo del mal.

Te imploramos Tu Misericordia por las almas de aquéllos que causan terribles penurias a Tus hijos en la tierra.

Por favor perdónalos.

Por favor elimina al anticristo, tan pronto él se dé a conocer.

Te pedimos, querido Señor, que mitigues Tu Mano de Castigo.

En cambio, te suplicamos que aceptes nuestras oraciones y nuestros sufrimientos, para aliviar los sufrimientos de Tus hijos, en este momento.

Confiamos en Ti.

Te honramos.

Te agradecemos  por el gran sacrificio que hiciste cuando enviaste a Tu único Hijo, Jesucristo, para salvarnos del pecado.

Le damos la bienvenida a Tu Hijo, una vez más, como el Salvador de la humanidad.

Por favor protégenos. Guárdanos del mal. Ayuda a nuestras familias. Ten Misericordia de nosotros. Amén.»

Vosotros, ejército Mío, estad preparados en todos los sentidos. Todo lo que tenéis  que hacer es confiar en Mí. Cuando confiéis en Mí completamente, seréis capaces de entregar todo vuestro amor, vuestro sufrimiento, vuestras preocupaciones y vuestro dolor a través Mío, vuestro Jesús.

Cuando esto suceda, deberéis entonces dejar todo en Mis Santas y Compasivas Manos.

Gracias por haber respondido a Mi llamado.

Vuestro Jesús

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a1%c2%b0-nov-2012/

A %d blogueros les gusta esto: