Intercambio de cartas entre una monja de clausura y Mons. Carlo Maria Vigano

Recibimos y publicamos con gusto este intercambio de cartas entre una monja de clausura y el arzobispo Carlo Maria Viganò. Disfruta de la lectura.

  «Pacífico vocabitur, et thronus eius erit firmissimus in perpetuum»

(I Ant., II Vísperas, Solemnidad de Cristo Rey).

19 octubre 2022

Excelencia Reverendísima,

Os escribo con motivo de la próxima fiesta de Cristo Rey y me permito compartir con vosotros algunas cuestiones fundamentales:

¿Tiene todavía sentido celebrar e invocar la gracia que tanto anhelaba esta fiesta litúrgica cuando fue instituida?

Si el Rey de reyes y Señor de señores ( cf. 1 Tm 6,15; Ap 19,16 ) volviera hoy en su gloria, ¿reconocería aún a su esposa, la Iglesia?

Con estas preguntas pareceré irreverente y poco confiada en esa promesa “ las puertas del infierno no prevalecerán â€ (Mateo 16:19), en esa promesa que resuena como esperanza a la que aferrarse por aquellos pocos sobrevivientes del viento de la apostasía mortal. que ha invadido la iglesia. Pues bien, el tono provocador de estas preguntas resume el sentimiento de confusión de los pocos fieles que quedan, fieles en busca de alguna referencia del Magisterio, sacramento válido y coherencia de vida de los pastores. Me dirijo a ella, como a la «Voz en el desierto», que tantas veces ha iluminado a tantos perdidos y desanimados.

Quería contarles este pequeño episodio que me pasó:

Hace unos días una señora que traía una providencia al monasterio me decía: “Pero sabes, yo no sigo mucho estas cosas, pero me parece que el rumbo que ha tomado la Iglesia últimamente no es tan bueno… ”!Desde el volante, en el tono de su voz, percibí la vergüenza de quien se expresaba a quien creía representar precisamente a esa “Iglesia” que acababa de cuestionar. No pude hacer grandes discursos: mi respuesta fue un simple llamado a la necesidad de intensificar la oración personal, dejando a la señora en su ignorancia y dejándome “identificar” con esa “iglesia” que realmente no me siento representar… impotencia, en la imposibilidad de poder dar respuestas exhaustivas y veraces. Unos minutos antes había leído la exhortación del Papa Pío XI, cuando, hace cien años, en la Encíclica Ubi arcano Dei exhortó a los católicos al deber de acelerar el retorno a la realeza social de Cristo. Una especie de «deber moral», de compromiso personal y colectivo.

¿Sigue siendo válido este compromiso?

¿Y cómo ponerlo en práctica si la «Iglesia» ya no es «Iglesia»?

El Ubi arcano Dei fue el incipit para la institución de la fiesta de la Realidad de Cristo que entonces tuvo lugar en 1925 precisamente para evitar el naufragio que estamos viviendo en los últimos años. En esa Encíclica, la Realeza de Cristo se entendía como el remedio del laicismo y de todos aquellos errores que -después de cien años- han sido generosamente acogidos por muchos prelados, obispos, cardenales e incluso por cuantos se presentan como representantes de Cristo y que bajo esta bandera promovió la ruinosa aceleración del rebaño «engañosamente» confiado a él.

Francisco es considerado Papa, aunque sea un apóstata, pero ¿es Papa? Â¿Alguna vez lo ha sido?

Cuando Pilato preguntó a Jesús qué era la verdad, a pesar de tenerla frente a él, la mirada de Cristo, el juez del mundo, penetró en la mediocridad de ese hombre débil frente a él. Pilato tembló por un momento pero prevaleció el glamour de su orgullo personal. Cristo Rey vuelve hoy en la misma forma y mira a los ojos a obispos y cardenales que no reconocen esa Corona de espinas que Él llevó en su lugar, asumiendo el precio de su traición, de su orgullo, de su indigna ceguera.

Recuerdo haber leído en el diario de Santa Faustina Kowalska – la Santa de la Misericordia – que un día Jesús se le apareció todo flagelado, ensangrentado y coronado de espinas: la miró a los ojos y dijo: “La novia debe ser semejante a su Esposo” . El santo entendió bien lo que significaba esa llamada de «esposo», de compartir. Esta es probablemente la forma de reconocimiento de la Realeza de Cristo que nuestro momento histórico está demandando personalmente de todo verdadero católico.

Sí, me parece que esta es la vocación de la «verdadera Iglesia» de nuestro tiempo: de ese pequeño remanente que, al encontrarse con la mirada de Cristo Rey maltratado y desfigurado por la blasfemia y la perversión, tiene todavía el coraje de una respuesta de amor, fidelidad y coherencia de conciencia que no puede negar, porque de lo contrario negaría a Cristo Rey como lo hicieron Pilato, Herodes y todos los líderes del pueblo.

No os escondo que con estas líneas quería solicitar una de sus intervenciones, llenas de esperanza cristiana para ese pequeño remanente que se pierde porque sin Pastor, sin ese representante de Cristo que debe custodiar y defender a la Iglesia que le ha sido encomendada. .

Le hice algunas preguntas que muchos se hacen con tanto dolor en el corazón y estoy segura que el Espíritu Santo podrá darte esas respuestas que reavivan la expectativa por el regreso del triunfo del Reino de Cristo sobre la sociedad, en cada corazón, en toda la faz de la Tierra!

“Pacificus vocabitur, et thronus eius erit firmissimus in perpetuum”!

una monja de clausura .

***

Reverenda y queridísima Hermana,

Leí con gran interés y edificación la carta que me enviaste. Déjame responderte lo más que pueda.

La promesa de Nuestro Señor a San Pedro es provocativa, en cierto sentido, porque parte de dos supuestos: el primero es que las Puertas del Inframundo no prevalecerán, lo que no nos dice nada sobre el nivel de persecución que la Iglesia tendrá que soportar. La segunda, consecuencia lógica de la primera, es que la Iglesia será perseguida pero no vencida. Para ambos, se nos pide un acto de Fe en la palabra del Salvador y en Su omnipotencia, junto con un acto de humilde realismo en nuestra debilidad y en el hecho de que merecemos los peores castigos, tanto entre los «modernistas» como entre los «tradicionalistas».

Su primera pregunta es tan directa como desarmadora: «Si el Rey de reyes y Señor de gobernantes regresara hoy en Su gloria, ¿reconocería aún a Su novia, la Iglesia?» Â¡Por supuesto que lo reconocería! Pero no en la secta que eclipsa la Sede de Pedro, sino en las muchas almas buenas, especialmente en los sacerdotes, religiosos y religiosas, en tantos fieles sencillos, que, aun sin llevar los cuernos de luz como Moisés (Ex 34,29) ), sin embargo, son reconocibles como miembros vivos de la Iglesia de Cristo. No lo encontraría en San Pietro, donde se ha adorado a un ídolo inmundo; ni en Santa Marta, donde la pobreza artificiosa y la pomposa humildad del Inquilino son un monumento a su inconmensurable ego; no en el Sínodo sobre la Sinodalidad, donde la ficción de la democracia sirve para completar el desmantelamiento del edificio divino de la Iglesia Católica e imponer formas de vida escandalosas; no en las Diócesis y Parroquias donde la ideología conciliar ha reemplazado a la Fe Católica y cancelado la Tradición. El Señor, como Cabeza de la Iglesia, reconoce a los miembros palpitantes y vivos de su Cuerpo Místico ya los muertos y podridos arrebatados a Cristo por la herejía, la lujuria, la soberbia, ahora subyugados a Satanás. 

 Así que sí: el Rey de reyes reconocería el reconoce los miembros palpitantes y vivos de su Cuerpo Místico y los muertos y podridos arrebatados a Cristo por la herejía, la lujuria, la soberbia, ahora subyugados a Satanás. Así que sí: el Rey de reyes reconocería el pusillus grex, debían buscarlo alrededor del altar en un desván, en un sótano, en medio del bosque.

Menciona que la promesa del Non prævalebunt puede sonar “como una esperanza a la que aferrarse”, y que “el tono provocador de estas preguntas resume el sentimiento de confusión de los pocos fieles que quedan, fieles en busca de alguna referencia del Magisterio, Sacramento validez y coherencia de la vida de los pastores”.

Me pregunta cómo llevar a la práctica el llamamiento de Pío XI a la restauración de la realeza social de Cristo, «si la ‘Iglesia’ ya no es la ‘Iglesia'». Ciertamente la iglesia visible, a la que el mundo reconoce el nombre de Iglesia católica y de la que considera Papa a Bergoglio, ya no es la Iglesia, al menos limitada a los cardenales, obispos y sacerdotes que confiadamente profesan otra doctrina y se declaran pertenecientes. a la “iglesia conciliar”, en contraste con la “iglesia preconciliar”. Pero, ¿somos tú y yo, y los muchos sacerdotes, religiosos y fieles, parte de esa iglesia o de la Iglesia de Cristo? hasta qué punto podemos superponer la Iglesia bergogliana y la Iglesia católica, suponiendo que sean superponibles en algo? El problema es que la revolución conciliar ha roto el vínculo de identidad entre la Iglesia de Cristo y la Jerarquía católica. Antes del Concilio Vaticano II era impensable que un Papa pudiera contradecir descaradamente a sus Predecesores en cuestiones doctrinales o morales, porque la Jerarquía tenía muy claro su papel y su responsabilidad moral en la administración del poder de las Sagradas Claves y la autoridad del Vicario de Cristo y los pastores El Concilio, partiendo precisamente de la anómala definición que dio de sí mismo y de la ruptura con el pasado que supuso la eliminación de los Cánones y anatemas, mostró cómo es posible, a los que no tienen sentido moral, desempeñar un papel sagrado en la Iglesia siendo indigno en los tres aspectos que ella debidamente enumeró: «Magisterio, sacramento válido y coherencia de vida de los pastores». Ellos, desviados en la doctrina, la moral y la liturgia, no se sienten ligados al hecho de ser vicarios de Cristo, y por lo tanto sólo pueden gobernar la Iglesia si su autoridad se ejerce de acuerdo con los fines que la legitiman. Por eso abusan de su poder, usurpan una autoridad cuyo origen divino niegan, humillan la sagrada institución que de alguna manera garantiza la autoridad de esos Pastores.

Esta ruptura, este violento desgarro, se consumaron a nivel espiritual cuando se secularizó la autoridad de los Prelados, como sucedió en el ámbito civil. Donde la autoridad deja de ser sagrada, sancionada desde arriba, ejercida en lugar de Aquel que combina en Sí la autoridad espiritual del Sumo Pontífice y la autoridad temporal del Rey y Señor, allí se corrompe en tiranía, se vende con corrupción, se suicida en la anarquía. Escribe: «Cristo Rey vuelve hoy con la misma semejanza y mira a los ojos a obispos y cardenales que no reconocen esa corona de espinas que Él llevó en su lugar, asumiendo el precio de su traición, de su orgullo, de su ceguera indigna». En esos mismos rasgos, querida hermana, debemos reconocer a la Santa Iglesia. Y cómo nos escandalizamos al ver su Cabeza, azotada y sangrando, humillada y escarnecida, con el manto de los locos, la caña y la corona de espinas; por eso nos escandalizamos ahora, al ver a toda la Iglesia militante postrada de la misma manera, herida, cubierta de saliva, insultada, escarnecida. Pero si la Cabeza quisiera afrontar el Sacrificio humillándose hasta la muerte, y muerte de Cruz; ¿Por qué debemos suponer que merecemos un fin mejor, siendo sus miembros, y si realmente queremos reinar con Él? ¿En qué trono está sentado el Cordero, sino en el trono real de la Cruz? Regnavit a ligno Deus : este fue el triunfo de Cristo, este será el triunfo de la Iglesia, su Cuerpo Místico. Con razón glosa: «La Novia debe ser semejante a su Esposo». Y prosigue: «Sí, me parece que ésta es la vocación de la «verdadera Iglesia» de nuestro tiempo: de ese pequeño remanente que, encontrándose con la mirada de Cristo Rey maltratado y desfigurado por la blasfemia y la perversión, tiene todavía la valor para responder de amor, fidelidad y coherencia de conciencia que no puede negar, porque de lo contrario negaría a Cristo Rey como lo hicieron Pilato, Herodes y todos los líderes del pueblo”.

Su carta, queridísima hermana, es una oportunidad para que todos reflexionemos sobre el misterio de la passio Ecclesiae , tan cercano a lo que está sucediendo en estos tiempos terribles. Y concluyo recordando la “provocación” del Non prævalebunt : como el Salvador conoció la sombra del sepulcro, así debemos saber que le sucederá a la Iglesia, y quizás ya esté sucediendo. Pero Él no hará saber a su Santo acerca de la corrupción (Sal 15), y lo resucitará como Él mismo resucitó de entre los muertos. En este sentido, las palabras «La Esposa debe ser como su Esposo» adquieren todo su sentido, mostrándonos cómo sólo siguiendo al Esposo divino en el camino del Gólgota podemos merecer seguirlo en la gloria a la derecha del Padre.

Os exhorto a sacar provecho espiritual de estos pensamientos, mientras os imparto mi más amplia y paternal Bendición a vosotras ya vuestras queridas Hermanas.

+ Carlo Maria Viganò, Arzobispo

4 de noviembre de 2022

S.cti Caroli Borromæi, Pont. Conf.

Así como Mi Hijo fue crucificado así, también, Su Iglesia en la Tierra será crucificada

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

2 de agosto de 2012

El juicio de la Iglesia de Mi Hijo en la Tierra ya ha comenzado.

La flagelación, la persecución está a punto de comenzar. 

Así como Mi Hijo fue crucificado así, también, Su Iglesia en la Tierra será crucificada. 

El juicio está teniendo lugar ahora. 

Mi Hijo fue enviado a salvar a la humanidad de ir al fuego del Infierno. 

Su muerte en la Cruz, una terrible y cruel atrocidad, fue permitida por Mí como un medio para ofrecer a Mis hijos un futuro. El Cuerpo de Mi Hijo se convirtió en Su Iglesia en la Tierra. Sus sacerdotes y siervos consagrados tomaron el lugar de Sus Apóstoles. 

Ahora, conforme Él regresa de nuevo a redimir a la humanidad y a reclamar a Mis preciosos hijos, para que ellos puedan entrar a Mi Paraíso, la historia se repetirá. 

Mi Hijo predicó la Verdad y reunió mucha gente que siguió Sus Enseñanzas, quienes no dudaron de Su Palabra.

Luego fue traicionado por aquellos cercanos a Él y devotos de Él dentro de Sus filas.

Su Iglesia, la Iglesia Católica, también fue traicionada dentro de sus propios corredores.

La tentación por parte de Satanás dio lugar a esto y una gran maldad fue responsable del deceso de Mi Hijo.

En Su Iglesia hoy, su muerte comenzó hace algún tiempo. Así como con Mi Hijo, muchos seguidores leales a la Santa Palabra prescrita por Mí, lo abandonaron.

Luego empezó el juicio en donde Mi Hijo fue acusado de herejía. Así también la Iglesia de Mi Hijo en la Tierra ha sufrido el mismo destino.

Por los perversos de entre ellos, que cometieron graves ofensas en contra de la humanidad, muchos fieles seguidores abandonaron la Iglesia.

Sucesivamente ellos abandonaron a Mi Hijo y desecharon Sus Enseñanzas.

El juicio de la Iglesia de Mi Hijo en la Tierra ha hecho que sus sacerdotes guarden silencio, cuando se trata de defender las Enseñanzas de Mi Hijo.

Ellos (los sacerdotes) tienen miedo de ofender a aquellos que rechazan a Mi Hijo, debido a los pecados de los que están entre ellos. La Iglesia de Mi Hijo ahora enfrenta el mayor juicio de todos, no visto desde la Crucifixión de Mi amado Hijo.

Su Iglesia está siendo burlada despiadadamente, no solo por sus enemigos de afuera, sino por sus enemigos de adentro de ella.

La Corona de Espinas será ahora colocada sobre la Cabeza de la Iglesia de Mi Hijo y pocos de Sus seguidores van a estar a Su lado. 

Así como los Apóstoles de Mi Hijo, con la excepción de Juan, lo abandonaron durante Su juicio y ejecución así, también, aquellos en posiciones elevadas dentro del Vaticano abandonarán a Mi Santo Vicario. 

Él será, como Cabeza de la Iglesia Católica, forzado a caminar un terrible sendero en desgracia, sin ninguna culpa de su parte. 

Mientras que él sea azotado, despreciado y hecho parecer tonto, no es a él a quien ellos darán rienda suelta a su rabia. Será en contra de la Verdad de la Iglesia, la Iglesia Cristiana, que se formó gracias al Sacrificio de Mi Hijo,  en donde ellos derramarán su odio. 

El cristianismo será flagelado en toda grieta, en toda nación, en todo lugar de adoración, hasta que esté débil por el cansancio. 

A medida que es llevada por el camino al Calvario, así como Mi Hijo fue llevado, será atada y asegurada con cuerdas para hacerle imposible escapar al tormento. 

Entonces, a medida que sube la colina, será apedreada, escupida y se burlarán de ella todo el camino hasta la cima. 

Luego será clavada a la Cruz. 

Muy poca simpatía será mostrada por ella, por aquellos que culpan a la Iglesia, por sus pecados en contra de los inocentes, cuando condenen a la Cabeza de la Iglesia, Mi Hijo. 

Ellos lo culparán por los pecados de otros causados por la tentación de Satanás.

Cuando hayan clavado a la Iglesia de Mi Hijo en la Cruz, ellos enviarán cientos de guardias, así como los seiscientos soldados que estuvieron de pie en el Calvario, para asegurar que ni un pedazo de Carne escapara sin castigo. 

A ningún siervo de Su Iglesia, que proclame lealtad a ella, le será permitido escapar. 

Cuando la Iglesia haya sido crucificada, ellos se asegurarán que sea privada de comida y agua hasta su último aliento. Todos sus discípulos, así como fue con los apóstoles de Mi Hijo, no estarán visibles por ningún lado. 

Ellos se esconderán por miedo a las represalias. 

En lo que parecerá ser su último aliento, todo quedará en silencio, hasta que la aclamación de aquellos que crucificaron a la Iglesia ensordezca al mundo entero con su falsa doctrina. 

La voz de la nueva cabeza de la iglesia, el impostor, el faso profeta, resonará. 

Todos caerán en acción de gracias a Mí, el Dios Altísimo, con alivio. Ya que esto parecerá representar un nuevo comienzo. 

Será entonces que la Presencia de Mi Hijo ya no Honrará los altares dentro de esta Iglesia, ya que esto no puede ser.

Será entonces que Mi Mano, en sanción, caerá en castigo. Aquí es cuando la Batalla de Armagedón empezará. 

Aquí es cuando Yo vendré, a través de Mi Hijo, a salvar almas. 

No rechacen esta profecía.

No se escondan detrás de falsas seguridades, ya que este día debe venir. 

La Crucifixión de la Iglesia de Mi Hijo debe ocurrir debido a la Última Alianza. 

Pero entonces la Gloriosa Resurrección de la Iglesia, la Nueva Jerusalén, enjugará todas las lágrimas, todo el sufrimiento y entonces la Nueva Era vendrá. 

Confíen en Mi Hijo todo el tiempo. 

Nunca teman ya que Yo Soy su Padre y vendré a renovar la Tierra y a reunir a todos Mis hijos en este Ãºltimo milagro predicho en el Libro de Daniel.

El Libro de la Verdad está ahora siendo revelado a ustedes, hijos, como prometido. 

No rechacen Mi Intervención Divina, ya que Yo hablo la Verdad. 

Dios Altísimo

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a02-ago-2012-dios-padre-asi-como-mi-hijo-fue-crucificado-asi-tambien-su-iglesia-en-la-tierra-sera-crucificada/

A %d blogueros les gusta esto: