Tatuajes y Estigmas

Por P. Thomas G. Weinandy, OFM, Cap.

Cuando yo era joven, muy poca gente tenía tatuajes. La mayoría eran marineros que, en algún puerto de escala, se tatuaban un ancla en la parte superior del brazo, la palabra «mamá» o el nombre de su novia en casa. Los marineros más atrevidos podían tatuarse la vista lateral de una dama desnuda bastante «casta». Hoy en día no es así.

En los últimos veinte años o más, los tatuajes se han vuelto muy populares, tanto para hombres como para mujeres. Además, se han vuelto mucho más elaborados y omnipresentes – en brazos, piernas, muslos, espalda, pecho, vientre y cuello – en diversas combinaciones. Asimismo, hay varios diseños creativos: patrones arremolinados en múltiples colores entrelazados con flores, mariposas o pájaros.

Aunque algunos tatuajes son horribles, macabros e incluso demoníacos, muchos tatuajes son «de buen gusto» y a menudo bastante atractivos, e incluso sexys – es decir, si uno es joven y, por tanto, con la piel todavía firme.

Pocas cosas pueden ser más poco atractivas que un tatuaje en una carne caída, flácida, arrugada y envejecida. En un futuro no muy lejano, estos tatuajes marchitos serán habituales. Sin duda, habrá una demanda de camisas de manga larga y pantalones largos para los hombres, y de vestidos para las mujeres con mangas largas y dobladillos que lleguen hasta los tobillos. Algo debe ocultar los tatuajes, antes considerados hermosos, que ahora se han vuelto antiestéticos.

Pero, ¿por qué esta época se ha convertido en una época de tatuajes? Creo que los que se tatúan creen que no son lo suficientemente bellos simplemente con su propio traje de cumpleaños. Necesitan decorarse para hacerse más atractivos, para ser más atrayentes, especialmente más seductores para el sexo opuesto. Pero esto me lleva a mi punto principal.

Dios creó todo lo bueno y todo lo que Dios crea es bello según su naturaleza – «lo que es». Dios creó al ser humano a su imagen y semejanza, por lo que el ser humano, por su propia naturaleza, es portador de la belleza de Dios mismo, no sólo en el intelecto y la voluntad, sino también en el cuerpo.

Al hacerse un tatuaje uno está diciendo que Dios no hizo un trabajo suficientemente bueno. Su obra debe ser mejorada. La cuestión más importante es que la humanidad no ha empañado su belleza al tatuarse, sino al pecar: el pecado es la marca horrible que decolora a la humanidad, y va más allá de la piel.

Como el Padre creó al hombre bueno y bello a través de su Verbo -que lleva la belleza divina como Hijo de Dios-, así el Padre envió a su Hijo al mundo para que, como hombre, en carne humana, recreara al hombre a su propia y bella imagen y semejanza.

Jesús asumió nuestra carne marcada por el pecado y, en la Cruz, dio muerte a esa carne tatuada por el pecado. Al resucitar de entre los muertos, Jesús se convirtió en una nueva creación, en el hombre nuevo y glorioso, para que toda la humanidad fuera hecha nueva en él: es el primogénito de la nueva creación, el nuevo Adán de una nueva raza humana.

Ahora, por la fe y el bautismo, morimos y resucitamos con Cristo. Nos despojamos de la carne marcada por el pecado y asumimos la nueva carne que es el Señor Jesús resucitado. Nacemos de nuevo en la vida transformadora del Espíritu Santo para volver a ser hijos del Padre. Por tanto, para embellecer a la humanidad, lo esencial no es la tinta de la aguja urticante del tatuador, sino los estigmas de la Cruz impresos por el Espíritu, porque la Cruz ha vencido el aguijón de la muerte.

San Pablo era muy consciente de esta verdad cruciforme. «Que nadie me inquiete, porque llevo en mi cuerpo las marcas de Jesús». (Gal. 6:17) Las marcas físicas de Jesús que Pablo llevaba eran las marcas de la Cruz, las marcas de que había muerto y resucitado con Cristo.

Esas marcas tenían una belleza que iba más allá de la piel. Más bien, mostraban la belleza de un hombre completamente transformado a la semejanza de Cristo. Al permanecer en el Cristo crucificado, asumió las marcas salvíficas del Cristo resucitado.

Lo mismo ocurre con San Francisco y San Padre Pío, ambos con los estigmas de Cristo crucificado. Contemplar al estigmatizado-Francisco o al estigmatizado-Pío no es contemplar a alguien que simplemente lleva las marcas de la muerte, sino más bien las marcas de la vida, pues fueron crucificados con Cristo para vivir en Cristo.

O, mejor, pueden proclamar con San Pablo: «He sido crucificado con Cristo; ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí». (Gal. 2,20) Ser crucificado con Cristo es morir para que Cristo viva en nosotros y nosotros en él. Poseer los estigmas atestigua nuestra unión con Jesús crucificado y resucitado.

No son muchos los que reciben los estigmas visibles como lo hicieron los santos Pablo, Francisco y Pío, pero todos nosotros llevamos los estigmas invisibles, porque también nosotros hemos muerto y resucitado con Cristo. Podemos profesar con San Pablo que no nos gloriamos en nada «sino en la Cruz de nuestro Señor Jesucristo», pues en él nos hemos convertido en «una nueva creación». (Gal. 6, 14-15)

Llevar las marcas de la Cruz es lo que nos hace bellos a cada uno de nosotros, una belleza que eclipsa por completo e incluso aporta una nota de tristeza sobre la belleza mal dirigida del tatuaje.

Además, las marcas de la Cruz nunca envejecerán; nunca se hundirán con el envejecimiento de nuestro cuerpo; nunca tendremos que cubrirlas. Por el contrario, se volverán cada vez más gloriosas hasta que irradien plenamente su belleza celestial y eterna, llena del Espíritu, en comunión con Jesucristo, nuestro Salvador y Señor crucificado y resucitado.

Ojo, que desde el 2019 los tatuadores dicen que les han cambiado todas las tintas, y es posible que las modernas contengan grafeno

trad por religionlavozlibre de TheCatholicThing

La segunda señal se refiere a los cuerpos degradados

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

23 de agosto de 2014

Dos señales se pondrán de manifiesto a medida que la multitud de almas elegidas se levanten para ayudarme en la recuperación de Mi Reino en la tierra. La primera señal se refiere al envanecimiento de las almas en Mi Iglesia en la tierra, donde la razón humana, la inteligencia y la ambición destruirán la verdadera fe de Mis siervos consagrados. El orgullo y la arrogancia, junto con un deseo innato de experimentar una fe más profunda, que estará siempre un poco más allá de su alcance, dará lugar a una falsa iglesia de las tinieblas. Esto producirá una jerarquía altiva, la cual generará falsedades y una fe estéril.

La segunda señal se refiere a los cuerpos degradados, cuando el cuerpo humano – un regalo sagrado de Dios – se reduzca a un mero medio usado para el adorno mundano, donde no se le mostrará ningún respeto. La falta de moralidad dará por resultado  una falta de respeto al cuerpo humano, incluido el abuso del cuerpo, en donde sea utilizado como un medio para participar en graves actos de pecados de la carne. La falta de respeto por la vida humana también significará que el asesinato se volverá tan común que muchos, con el tiempo, se convertirán completamente inmunes al horror de la muerte física a manos de hombres malvados.

La purificación del hombre continúa porque sin el sufrimiento de almas voluntarias,  muchas personas se perderían. Solo entonces, cuando todas las cosas parezcan insoportables, a aquellos que tienen el Sello del Dios Vivo, se les dará el alivio a sus sufrimientos que flagelarán a la humanidad incluyendo el pecado, las guerras, el hambre y las enfermedades. Jamás deben ignorar las guerras – por pequeñas que puedan ser – porque ellas se extenderán. Jamás ignoren la Falta de la Verdadera Fe en Mi Iglesia porque esta, también, se extenderá. Jamás ignoren el odio entre las naciones, que utilizan la religión como medio para infligir terror entre sus enemigos, porque esto también se extenderá para devorar las almas de los que me aman. Jamás ignoren el odio hacia los visionarios de Dios o profetas elegidos porque quienes odien estas almas entonces ellos me odian a Mí. Ustedes no deben permitir que las malvadas lenguas de los que odian los inciten a ustedes para unirse a ellos en sus intentos viles para ahogar el sonido de Mi Voz. Si ustedes lo hacen, entonces también llegarán a estar tan infestados como ellos lo están.

Y, mientras todos estos disturbios suceden, Yo proveeré armas a Mis Ángeles y elegidos para luchar contra los que me condenan. Entonces, justo cuando el mundo pierda toda onza de dignidad conocida por el hombre, la bestia abrirá el abismo y luego todos los enemigos de Dios infiltrarán Mi Iglesia. Pero será de acuerdo a la voluntad del hombre, si está o no preparado para soportar tales injusticias.

Aquellos que se ponen de pie y defienden la Voluntad de Dios serán llenados de grandes Gracias y, por su fe, expiarán los pecados de los que son demasiado tercos o demasiado temerosos para oponerse a todo lo que contradiga la Palabra de Dios. Cuando todas las atrocidades malvadas aumenten y cuando el hombre se dé cuenta de que no tiene la capacidad para combatir o controlar tanta maldad, debe recurrir a Mí y decir:

«Jesús líbranos, a nosotros pecadores desvalidos, de Tus enemigos.»  

Solo entonces puedo intervenir para diluir el impacto de violencia, el asesinato, el odio y las guerras causadas por el pecado del hombre. Recurran a Mí todos los días y clamen por Mi Misericordia. Jamás abandonaré a aquellos que acuden a Mí.

Su Jesús

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a023-ago-2014-yo-proveere-armas-a-mis-angeles-y-elegidos-para-luchar-contra-aquellos-que-me-condenan/

A %d blogueros les gusta esto: