Monseñor Viganò sobre Civitas Dei y civitas diaboli en la sociedad contemporánea

 El Foro Económico Mundial, la ONU y las diversas fundaciones filantrópicas de origen masónico, junto con los gobiernos y organismos internacionales que las apoyan, incluida la iglesia bergogliana con todos sus infiltrados en todos los dicasterios centrales y periféricos, son la realización terrena de la civitas diaboli.

Escrito por  Carlo Maria Viganò

Beatus populus, cujus Dominus Deus ejus . Bienaventurada la nación cuyo Dios es el Señor   – Sal 143:15

Cresta de Vigano 2

En un mundo que ha hecho de la democracia su valor fundacional y de la revolución su principio ideológico supremo, es difícil comprender cómo vivieron nuestros antepasados ​​antes de que la masonería decidiera derribar los Reinos Itálicos a través de los levantamientos del Risorgimento y las revueltas organizadas por los Carbonari.y sociedades secretas. Y es aún más difícil, para nosotros que vivimos en un mundo secularizado en el que incluso la Religión es profana por sus Ministros, comprender cuán normal era, aunque sólo fuera hace dos siglos, vivir en una sociedad profundamente cristiana, donde la La fe inspiró todos los aspectos de la vida diaria, desde eventos oficiales hasta pequeños eventos domésticos. Entre nosotros y ese mundo han pasado casi dos siglos y medio, durante los cuales ocurrieron sucesivamente la ocupación francesa y austríaca, las Guerras de Independencia, la Revolución de 1848, la invasión de los Estados Pontificios, la Unificación de Italia, la Primera Guerra Mundial. , el fascismo, la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Civil, la proclamación de la República, la Revolución de 1968, el Concilio Vaticano II, el terrorismo, Mani Pulite(“Manos Limpias”), la Unión Europea, las guerras de la OTAN, la farsa de la psicopandemia y la crisis de Ucrania. En poco más de dos siglos, los italianos han sido testigos de más acontecimientos de los que sus bisabuelos podrían haber podido ver y reconocer como súbditos de los Borbones, el Papa o el Duque de Módena.

Esta caótica sucesión de regímenes, ideologías, violencias y la progresiva pérdida de libertad, autonomía e identidad está marcada por etapas por lo que sus artífices denominan significativamente revoluciones : desde la Revolución Francesa – “la Révolution”- a la Primera, Segunda, Tercera e incluso Cuarta Revolución Industrial teorizada por Klaus Schwab. Todos ellos se han caracterizado por logros en los campos técnico, tecnológico y científico, que sin embargo han tenido consecuencias muy duras en la vida de las personas, desde verse obligados a emigrar al norte para perseguir el sueño de trabajar en una fábrica después de dejar el campo, a abandonar a su familia y sus tradiciones para vivir en el anonimato de un condominio en las afueras y realizar tareas como telefonista en un call center o como rider de JustEat. Siglos de vida marcados por los ritmos de la naturaleza, resaltados por fiestas religiosas y eventos familiares y comunitarios, marcados por la estabilidad y fortalecidos por lazos de parentesco, amistad y negocios, ahora han sido reemplazados por turnos en la línea de montaje, horas de oficina, desplazamientos y almuerzos fuera de casa, apartamentos hacinados, comidas preparadas a domicilio, familias nucleares, ancianos segregados en residencias de ancianos y niños dispersos por el programa Erasmus. Es extraño que esos individuos tan preocupados por la sostenibilidad sean los mismos que han destruido el mundo antiguo a escala humana –que estaba esencialmente regulada por la Naturaleza para el cuerpo y la Religión para el espíritu, es decir, por la Tradición– para explotar la mano de obra barata, aprovechar los grandes latifundios agrícolas que hasta entonces se gestionaban con una lógica de mero mantenimiento, explotar la mano de obra de menores y mujeres, explotar la energía de la máquina de vapor para aumentar la producción en masa, explotar la electricidad, explotar la energía del átomo, explotar, explotar, explotar… Y ganar más, aumentar su riqueza, reducir costes laborales, quitan las garantías y protecciones a los empleados. ¡Qué mentalidad mercantil! ¡Qué sordidez de usureros! ¡Todo reducido a una fuente de ganancias, a una oportunidad de ganancias!

Se dirá que durante los siglos XIX y XX hubo grandes ideales que animaron a los italianos. Con el desencanto de quienes observan las ruinas del “progreso” tras la caída de tantas ideologías, podemos responder que la retórica de hoy se diferencia de la del Pequeño Mirador Lombardo ( Piccola Vedetta Lombarda ) o de las gestas de Ciro Menotti sólo porque el pretexto que debe legitimar los cambios que se nos imponen ha cambiado. Primero se apoyó en los ideales de la Patria y la libertad de la opresión del tirano (que no era tirano); luego en los ideales de la lucha de clases y la liberación de la opresión del capitalismo (solo para abrazar sus ideales consumistas); luego sobre los ideales de honestidad y libertad de la opresión de políticos corruptos; finalmente, sobre los ideales del medio ambiente y sobre el deber de reducir el número de humanos en el planeta, que alguien ha decidido motu proprio cumplir mediante epidemias, hambrunas y guerras. El Risorgimento y la Gran Guerra fueron pretextos, porque ocultaron el verdadero propósito de la masonería, que era borrar las monarquías católicas y debilitar a la Iglesia católica, confiscando los bienes de ambas; la democracia y la idea de la república fueron pretextos , porque encubrieron el plan de manipulación de las masas para engañarlas de que podían decidir su propio destino; y también fueron pretextos las ideas de 1968, cuyos ideales de liberación de todo principio trascendente llevaron a la legalización del divorcio, el aborto y el concubinato, así como a la corrupción de los jóvenes y la disolución de la familia. Así como los ideales del Concilio Vaticano II fueron pretextos con lo cual se impuso a los católicos una nueva Misa que nadie había pedido, un nuevo catecismo que nadie quiso cambiar, y nuevos curas secularizados y chapuceros que nadie necesitaba. La farsa de la pandemia también fue un pretexto , como vemos surgir hoy también en los grandes medios de comunicación, después de que llevamos dos años repitiéndola sin ser escuchados. La crisis de Ucrania fue un pretexto , al igual que las sanciones a Rusia, la emergencia energética, la transición verde y el dinero electrónico.

Entonces, tenemos dos mundos: un mundo tradicional y un mundo revolucionario. Pero estos dos mundos, ¡no nos engañemos! – no son simplemente el paso de un modelo obsoleto a un modelo más receptivo a las necesidades de la modernidad: son dos realidades contextuales, contemporáneas y opuestas, realidades que siempre han marcado el discrimen [punto de separación] entre el Bien y el Mal, entre los hijos de la Luz y los hijos de las tinieblas, entre la Civitas Dei y la civitas diaboli. Dos realidades no necesariamente identificadas por fronteras o formas particulares de gobierno, sino por compartir una visión teológica del mundo. Dos caras como las que encontramos en los Ejercicios Espirituales de San Ignacio, en la meditación de los dos estandartes, “uno de Cristo, capitán supremo y Señor nuestro, el otro de Lucifer, enemigo mortal de la naturaleza humana” (136:  semana .).

En la Civitas Dei , este compartir se refiere a todos los aspectos de la vida en conformidad con el ordo christianus, en el que el poder espiritual y el poder temporal, en una colaboración armoniosa y jerárquicamente estructurada, son coherentes con la profesión de fe y moral enseñada por Cristo y custodiada por el Iglesia. En el que la autoridad civil expresa el poder de Cristo Rey y la autoridad eclesiástica el poder de Cristo Pontífice, recapitulando todas las cosas en Cristo, Principio y Fin, Alfa y Omega. En este sentido, la Civitas Deies el modelo inspirador de las sociedades cristianas y como tal excluye como blasfemo el concepto mismo de laicismo del Estado, así como la idea de que la Iglesia pueda aspirar a la secularización de la autoridad o al reconocimiento del derecho al error. En la Civitas Dei reina el cosmos, el orden divino que el Señor resumió admirablemente en el Pater Noster : adveniat regnum tuum; fiat voluntas tua, sicut in cœlo et in terra. Venga tu reino; Hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. El cielo es, pues, modelo para la tierra, la Jerusalén celestial es modelo de sociedad cristiana, que se realiza haciendo reinar a Cristo, venir su reino. Es la sociedad de los que aman a Dios hasta el desprecio de sí mismos.

En cambio, los ciudadanos de la civitas diaboli están unidos por la revolución, en la que todo poder se ejerce sobre la base de la fuerza y toda autoridad está desprovista de todo límite, no debiendo ajustarse a ningún precepto moral y no siendo ejercida en nombre de Dios. , sino del Adversario. Reina el caos, el desorden, la confusión infernal, por así decirlo, que se resume en el grito luciferino de Non serviam y en el satánico precepto de Haz lo que quieras. En esta sociedad tiránica y anárquica hay al mismo tiempo subversión de la justicia por leyes inicuas, subversión del bien común por normas que oprimen al pueblo, y rebelión contra Dios fomentando el vicio, el pecado, la blasfemia. Todo se hace en beneficio propio, a costa de pisotear a los demás; Todo está motivado por una sed de poder, de dinero, de placeres. Y donde reina el caos , reina Satanás, el rebelde por excelencia , el inspirador de los principios de la Revolución desde el Jardín del Edén, el Mentiroso, el Asesino. El Estado que se inspira en la civitas diabolino es laico: es irreligioso, anticlerical, impío, anticristiano. Oprime con un poder basado en el miedo y el terror, en la coerción y la fuerza, en la capacidad de criminalizar a los buenos y exaltar a los malhechores, a través del engaño y la mentira. En la civitas diaboli la autoridad eclesiástica y civil es eclipsada por subversivos que la ejercen contra los fines a los que está destinada, la iglesia profunda en la Iglesia y el estado profundo en el ámbito público. Es la sociedad de los que se aman a sí mismos hasta el desprecio de Dios.

Nosotros, y todos los que estáis aquí reunidos para la Jornada Nacional del Liberi in Veritate , nos encontramos pertenecientes idealmente a la Civitas Dei, pero esta ciudadanía no encuentra una realidad concreta en la que actuar, en la que contribuir al bonum commune. que como católicos nos gustaría promover tanto en la Iglesia como en los asuntos públicos. Es como si tuviéramos el pasaporte de una nación cuya ubicación en el globo no conocemos, pero de la que encontramos rastros ahora en Hungría, ahora en Polonia, ahora en Brasil, ahora incluso en Rusia, e inesperadamente también entre muchos otros. exiliados como nosotros, que sabemos muy bien a qué nos referimos, pero que como nosotros se sienten de alguna manera extranjeros. Y cuando escuchamos al congresista demócrata estadounidense Jamie Raskin declarar: “Rusia es un país ortodoxo con valores tradicionales. Por eso hay que destruirlo, sea cual sea el precio que pague Estados Unidos” ( aquí ), nos sentimos vinculados espiritualmente a ese pueblo, por la común persecución que padecemos de parte de los enemigos de Dios.

El mismo sentimiento de extrañeza a la Iglesia que se muestra hoy, eclipsada por una Jerarquía corrupta y también subordinada a la civitas diaboli, nos hace sentir de alguna manera exiliados incluso como católicos, desterrados de la ciudad como “rigidi, comodisti, indietristi” …por nuestra incapacidad de aceptar como normal que un Papa pueda escandalizar con herejías, actos idólatras, provocaciones, desmesuras y mentiras, humillando a la Iglesia de Cristo y burlándose de cardenales y obispos conservadores que expresan tímidamente su disidencia; por nuestra indocilidad al negarnos a seguir el camino ancho; por el sentimiento de abandono de los hijos por parte del padre; por el dolor de vernos entregados piedras y escorpiones por los que deben darnos de comer pan y pescado. Buscamos a un sacerdote y encontramos en su lugar a un funcionario gris del partido; buscamos una palabra de consuelo, y nos responden con desprecio, es decir, cuando no nos ignoran por completo. Miremos lo que fue la Iglesia, y no nos resignemos a aceptar en lo que se ha convertido también a causa de nuestros silencios, de nuestro erróneo concepto de la obediencia.

Pero la Iglesia Militante en la tierra no es la Civitas Dei , porque como todas las realidades espirituales inmersas en el fluir del tiempo acoge a las personas débiles marcadas por el pecado, el bien y el mal. Solo en la eternidad el trigo y la cizaña serán separados, uno para ser recogido en el granero y el otro para ser echado al fuego.

Tampoco debemos confundir la Civitas Dei con el Estado confesional, que incluye buenos y malos ciudadanos, personas honestas y delincuentes. Y no nos atrevamos a confundir la Iglesia terrena con la civitas diaboli , de la que debemos separarnos, considerándonos elegidos y puros. Ni siquiera el Estado es civitas diaboli , si su autoridad se ejerce según el modelo de las Virtudes del gobierno. Somos hijos de la Iglesia y ciudadanos de la Santa Jerusalén, y somos ciudadanos de la nación en la que la Providencia quiso que naciésemos.

¿Cómo, entonces, podemos reconocer la Civitas Dei , y cómo podemos reconocer la civitas diaboli ?

Somos nosotros quienes debemos construir la Civitas Dei , o mejor dicho: debemos inspirarnos en ella para reconstruir, con sabiduría y humildad, una sociedad que devuelva a Nuestro Señor la Corona y el Cetro que le pertenecen y que dos siglos de revolución le han quitado. Cualquiera que sea la forma de gobierno: la tarea de todo católico como ciudadano es asegurar que todos los ámbitos de la sociedad civil estén impregnados de la fe y de la moral cristiana, orientados al bien común, a la gloria de Dios y a la salvación de los almas El bautizado tiene un deber similar, velar porque todos los ámbitos de la vida religiosa (oración, misa, sacramentos, catequesis, obras de caridad, educación cristiana de los niños) no sigan las modas o la rerum novarum cupiditas, sino conservar intacto lo que el Señor enseñó a los Apóstoles y lo que la Santa Iglesia custodia intacto a través de los siglos. Los vientos de novedad son de hecho un signo distintivo de la revolución, tanto en el ámbito civil como eclesiástico. Y para que Cristo vuelva a ser Rey de nuestra Nación, es necesario ante todo que cada uno de nosotros sea testigo consecuente de la Fe que profesa, que confirma en los hechos, la adhesión a los principios de la religión, especialmente en lo que se refiere a la familia, la educación de los hijos y la conducción de la propia vida.

La civitas diaboli es fácilmente identificable, y una vez reconocida hay que combatirla con valentía, porque está en guerra con la Civitas Dei y no dudará en utilizar cualquier medio para debilitarnos, corrompernos, hacernos sucumbir. El Foro Económico Mundial , la ONU y las diversas fundaciones filantrópicas de origen masónico, junto con los gobiernos y organismos internacionales que las apoyan, incluida la iglesia bergogliana con todos sus infiltrados en todos los dicasterios centrales y periféricos, son la realización terrena de la civitas diaboli, y sus ciudadanos no ocultan su ideología de muerte, de la voluntad de borrar y subvertir lo que queda de la Civilización Cristiana imponiendo modos de vida inhumanos, haciendo desaparecer todo rastro de Bien no sólo de los comportamientos sociales, sino también del pensamiento de las personas. Cristo debe ser quitado de las mentes, después de haberlo arrancado de los corazones. Y las mentes deben estar conectadas con inteligencia artificial, para crear un ser en el que la imagen y semejanza de Dios estén monstruosamente distorsionadas. Y recuerda bien: no puede haber tregua entre los dos civitates, porque son y serán enemigos acérrimos, como lo son Nuestro Señor y Satanás; pero al mismo tiempo la guerra total que libramos está inexorablemente destinada a nuestra victoria, porque Cristo ya venció definitivamente a Satanás en el madero de la Cruz. Lo que nos espera es sólo la fase final de este choque, cuyo resultado es muy seguro porque se basa en la promesa del Salvador: portæ inferi non prævalebunt .

He aquí, pues, vuestros objetivos, que como laicos tenéis el encargo y el honor de tener que traducir en acción social y política: promover la realeza social de Cristo según el modelo de la Civitas Dei y en conformidad con el orden querido por el Caballero; y luchar contra la Revolución globalista, la última tremenda falange de la civitas diaboli, con acciones de formación, denuncia y boicot. Porque si es cierto que con la ayuda de la oración podemos implorar muchas gracias a la divina Majestad, también es cierto que los católicos tenemos números suficientemente significativos para dar una señal clara y contundente a esas empresas, a esos grupos financieros, a esos centros de gestión de la información que viven gracias a los clientes que los eligen. Si comenzamos a no comprar productos de multinacionales globalistas, empresas alineadas con el sistema, programas de televisión o plataformas sociales que no respetan nuestra religión, obligamos a muchos a volver sobre sus pasos y complicamos la propaganda del Nuevo Orden Mundial, las mentiras de la corriente principal, y las falsificaciones sobre la crisis de Ucrania.

Por lo tanto, rechazamos abiertamente los falsos dogmas de la ideología LGBTQ, la inclusión, la teoría de género, el calentamiento global, la crisis energética y la eugenesia transhumanista. Y tratamos sobre todo de dar una visión de conjunto de la acción subversiva de la civitas diaboli , mostrando la coherencia de las iniciativas individuales con el plan global, con los medios que pretende adoptar y con los fines reales e inconfesables que se propone.

Finalmente, permítanme saludar a los organizadores de este evento, y gracias por darme la oportunidad de dirigirme a ustedes con este mensaje. Los numerosos seguidores de esta jornada de formación nos hacen comprender que los despliegues se están formando, y que tantas almas sedientas de Dios están dispuestas a luchar y a comprometerse para asegurar un futuro de paz a sus hijos, y para detener esta loca carrera hacia la perdición. .

+ Carlo Maria Viganò, Arzobispo
En el Comité de la Jornada Nacional de “ Liberi in Veritate” [1]
5 de noviembre de 2022 – Palazzolo sull’Oglio (Italia)

La gente elige su propio destino

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

20 de enero de 2015

Mis queridos hijos, vendrá en breve un gran engaño, que caerá sobre el mundo como una cortina. Este engaño casi destruirá la Verdad, pero los que estén bendecidos con la Luz de la Misericordia de mi Hijo verán las falsedades que enmascararán la Palabra de Dios.

Desde que el hombre fue creado, no quiere Dios permitir a Sus enemigos sucumbir en este tipo de engaño – un engaño, que solo tiene un propósito que es: borrar todas las huellas de Dios en la sociedad de ustedes, para que todos aquellos que no vienen de Él sean elevados a grandes posiciones de poder. Dios permite esto como la prueba más grande de la humanidad, para determinar quién está con Él, y quién está en contra de Él.

El mundo ha cometido graves ofensas contra mi Padre Eterno y continúa sumergiéndose más en el pecado mortal. Siervos consagrados, incluyendo sacerdotes, obispos y cardenales han fallado, desde hace más de cuarenta años, en enseñar a los hijos de Dios la Verdad. Muchos de ellos no reconocerán la existencia del pecado, ni tampoco advertirán a la gente de los graves peligros que trae el pecado mortal a las almas. Los siervos de Dios tienen solo un deber y es el de instruir a los fieles en todas las cosas que son morales y mostrar a las almas los peligros de no vivir una vida buena. El pecado ya no es contemplado como el mayor enemigo, lo que causa que el hombre se separe de Dios.

Hijitos, Dios no desea causarles temor, pero nunca se debe caer en la tentación de creer que el Infierno no existe, porque sí existe. La gente elige su propio destino y esas almas que no piden a Dios que les perdone sus pecados encontrarán muy difícil entrar por las Puertas del Reino de mi Hijo.

Ustedes deben aferrarse a la Verdad siempre. Dios ha revelado la Verdad a través de Sus Profetas. No le den la espalda a la Verdad porque si lo hacen, abrazarán la falsa doctrina y, erróneamente, ustedes creerán que eso les va a abrir las puertas a su herencia.

Hay tanta gente que está siendo engañada y creen que una vez que se cuida el bienestar material de los hijos de Dios, entonces eso es todo lo que importa. Cuiden de sus propias almas, queridos hijos, porque ustedes tienen una y que durará por toda la eternidad, ya sea que residan con mi Hijo en Su Reino o sean arrojados de Él. Nunca descuiden sus propias almas o encontrarán difícil unirse con mi Hijo.

La Verdad va a existir siempre, ya que es la Palabra de Dios. Nunca puede cambiar.

Su amada Madre,

Madre de la Salvación.

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a20-ene-2015-madre-de-la-salvacion-la-gente-elige-su-propio-destino/

A %d blogueros les gusta esto: