Imperdible discurso de Viganò a los Doctores de Covid Ética Internacional

«Considerando la cantidad de personas que se han prestado a colaborar con el FEM, no hay que pasar por alto el aspecto económico. Pero, más allá del beneficio, hay objetivos inconfesables que parten de una visión “teológica” -invertida sí, pero todavía teológica- que ve dos fuerzas opuestas desplegadas: la de Cristo y la del Anticristo»

Ofrecemos a vuestra atención este importante discurso del arzobispo Carlo Maria Viganò en el evento promovido por Medical Doctors for Covid Ethics International. Feliz lectura y difusión.

INTERVENCIÓN PARA DOCTORES DE COVID ÉTICA INTERNACIONAL

Medical Doctors for Covid Ethics International (MD4CE International) agradece a S. E. monseñor Carlo Maria Vigano por habernos hablado y compartido sus reflexiones sobre la actual crisis mundial, que comenzó con la fraudulenta emergencia pandémica del Covid-19, apoyada y llevada a cabo por una criminal operación psicológica de nivel militar en la que no se excluyó el uso descarado de la propaganda del miedo y de la vergüenza; esta campaña fue desatada en forma coordinada sobre personas desprevenidas de todo el mundo por sus propios gobiernos a principios de la década de 2020, con resultados previsiblemente catastróficos.

MD4CE International es un grupo internacional de médicos, científicos, abogados, periodistas, economistas, historiadores, políticos, filósofos, analistas de datos, banqueros, expertos militares y de inteligencia, y otros de todo el mundo, que trabajan juntos con determinación para exponer la terrible verdad de lo que ha sucedido en los últimos tres años a personas de todo el mundo, a sus familias, a sus comunidades y a sus países. Esta institución se esfuerza para acusar a los responsables de los grandes crímenes cometidos.

Su Excelencia el arzobispo Carlo Maria Vigano ha sido nuncio apostólico en Estados Unidos de América (desde el 19 de octubre de 2011 al 12 de abril de 2016).

Estimados y distinguidos amigos,

Permítanme ante todo agradecer al Dr. Stephen Frost la invitación que me hizo. Junto con Frost, agradezco también a todos ustedes: vuestro compromiso en el combate contra la propaganda psicopandémica es encomiable. Conozco muy bien las dificultades que habéis tenido que afrontar para ser coherentes con vuestros principios, y espero que el daño que habéis sufrido pueda ser reparado adecuadamente por aquellos que los han discriminado, privado de vuestros puestos de trabajo y de vuestros salarios, y os han señalado como peligrosos anti-vacunas.

Me complace poder intervenir y compartir con ustedes mis reflexiones sobre la actual crisis mundial. Una crisis que podemos considerar iniciada con la emergencia pandémica, pero que sabemos que ha sido planificada desde hace décadas, con objetivos muy precisos y por personajes conocidos. Detenerse únicamente en la pandemia sería, de hecho, un grave error, porque no nos permitiría considerar los acontecimientos en su coherencia, impidiéndonos así su comprensión y, sobre todo, la identificación de las intenciones criminales. También ustedes -cada uno con su propia experiencia en el ámbito médico, científico, jurídico o de otro tipo- estarán de acuerdo conmigo en que limitarse a su propia disciplina, que en algunos casos es extremadamente específica, no explica del todo la razón de ser de ciertas decisiones tomadas por los gobiernos, los organismos internacionales y las agencias de medicamentos. Por ejemplo, encontrar un material “similar al grafeno” en la sangre de las personas sometidas a una inoculación experimental del suero no tiene sentido para un virólogo, mientras que sí lo tiene para el experto en nanomateriales y nanotecnología, que entiende para qué se puede utilizar el grafeno; o para el experto en patentes médicas, que identifica inmediatamente el contenido de la invención y lo relaciona con otras patentes similares; o para el experto en tecnologías bélicas, que conoce los estudios sobre el hombre potenciado (un documento del Ministerio de Defensa británico lo denomina “hombre aumentado” en clave transhumanista) y, por tanto, es capaz de reconocer en las nanoestructuras de grafeno la tecnología que permite aumentar el rendimiento bélico del personal militar. El experto en telemedicina podrá reconocer en esas nanoestructuras el dispositivo indispensable que envía parámetros biomédicos al servidor de control de los pacientes y recibe determinadas señales de éste.

Más aún: la evaluación de los acontecimientos desde un punto de vista médico debería considerar las implicaciones jurídicas de determinadas decisiones, como la imposición de mascarillas o, peor aún, la “vacunación” masiva, violando derechos fundamentales de los ciudadanos. Y estoy seguro de que en el ámbito de la gobernanza sanitaria también surgirán las manipulaciones de los códigos de clasificación de las patologías y de las terapias, pensadas para hacer indetectables los efectos nefastos de las medidas contra el Covid-19, desde la ventilación profunda en las unidades de cuidados intensivos hasta los protocolos de espera vigilada, por no hablar de las escandalosas violaciones de la normativa por parte de la Comisión Europea, que -como ustedes saben- no tiene ninguna delegación del Parlamento en materia de salud, y que no es una institución pública sino un consorcio privado de negocios.

Precisamente en estos días, en la cumbre del G20 en Bali, Klaus Schwab informó a los jefes de gobierno -casi todos ellos provenientes de los Jóvenes Líderes Globales para el Mañana, del Foro Económico Mundial- sobre los futuros pasos a dar para instaurar el gobierno mundial. El presidente de una poderosísima organización privada y con enormes medios económicos ejerce un poder indebido sobre los gobiernos del mundo, obteniendo la obediencia de los líderes políticos que no tienen ningún mandato popular para someter a sus naciones a los delirios de poder de la élite: esto es de una gravedad sin precedentes. Klaus Schwab declaró: “En la cuarta revolución industrial los ganadores se lo llevarán todo, así que si son los primeros en llegar al FEM, serán los ganadores” (aquí).

Estas gravísimas afirmaciones tienen dos implicaciones: la primera es que “los ganadores se lo llevarán todo” y serán “ganadores”, no se entiende en calidad de qué y con el permiso de quién; la segunda es que los que no cumplan con esta “cuarta revolución industrial” se encontrarán desalojados y perderán, lo perderán todo, incluida su libertad. En resumen, Schwab amenaza a los jefes de gobierno de las veinte naciones más industrializadas del mundo para que lleven a cabo los puntos programáticos del Gran Reinicio en sus naciones. Esto va mucho más allá de una pandemia: se trata de un golpe de Estado global, ante el cual es indispensable que los pueblos se levanten y que los órganos de los Estados que se mantienen sanos inicien un proceso internacional. La amenaza es inminente y grave, desde el momento en que el Foro Económico Mundial está en condiciones de llevar a cabo su proyecto subversivo y que los gobernantes están todos esclavizados, o chantajeados, por esta mafia internacional.

A la luz de estas declaraciones -y de otras no menos delirantes del asesor de Schwab, Yuval Noah Harari- comprendemos cómo la farsa de la pandemia ha servido de globo de ensayo en la imposición de controles, medidas coercitivas, recorte de las libertades individuales y aumento del desempleo y de la pobreza. Los siguientes pasos tendrán que ser llevados a cabo a través de crisis económicas y energéticas, instrumentales para la instauración de un gobierno sinárquico en manos de la élite globalista.

Y aquí, queridos amigos, permítanme hablar como obispo. Porque vuestro compromiso, en esta serie de acontecimientos que estamos presenciando y presenciaremos, podría correr el riesgo de verse frustrado o limitado por no querer ver su índole esencialmente espiritual. Sé muy bien de que dos siglos de Ilustración, revoluciones, materialismo ateo o liberalismo anticlerical nos han acostumbrado a considerar la Fe como un hecho personal, o que no hay una Verdad objetiva a la que todos deban conformarse. Pero esto es fruto de un adoctrinamiento preparatorio de lo que está ocurriendo hoy, y sería una tontería creer que la ideología anticristiana que animaba las sectas secretas y las logias masónicas del siglo XVIII no tiene nada que ver con la ideología anticristiana que impulsa a gente como Klaus Schwab, George Soros y Bill Gates. Los principios inspiradores son los mismos: la rebelión contra Dios, el odio hacia la Iglesia y hacia la humanidad, la furia destructiva contra la Creación y especialmente contra el hombre porque fue creado a imagen y semejanza de Dios.

Si ustedes parten de esta evidencia, comprenderán muy bien que no es posible fingir que lo que está ocurriendo ante nuestros ojos sea simplemente el resultado del afán de lucro o del ansia de poder. Ciertamente, considerando la cantidad de personas que se han prestado a colaborar con el FEM, no hay que pasar por alto el aspecto económico. Pero, más allá del beneficio, hay objetivos inconfesables que parten de una visión “teológica” -invertida sí, pero todavía teológica- que ve dos fuerzas opuestas desplegadas: la de Cristo y la del Anticristo.

No puede haber neutralidad, porque ante un enfrentamiento entre dos ejércitos, incluso la elección de no luchar sigue siendo una elección de campo que influye en el resultado de la batalla. Por otra parte, ¿cómo es posible reconocer en vuestras profesiones, tan nobles y elevadas, el orden admirable que el Creador ha impreso en la naturaleza (desde las constelaciones hasta las partículas del átomo) y luego negar que forma parte de este orden también el hombre, con su moral, sus leyes, su cultura, sus descubrimientos? ¿Cómo podría el hombre, criatura de Dios, presumir que él mismo no está sujeto a leyes eternas y perfectas?

Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del Mal que habitan en las regiones celestes (Ef 6, 12).

Por un lado, la Ciudad de Dios -de la que escribe San Agustín- y, por otro, la ciudad del diablo. Podríamos decir que en esta época la ciudad del diablo es bien identificable en el globalismo neomaltusiano, en el NOM, en la ONU, en el FEM, en la UE, en el Banco Mundial, en el FMI, y en todas esas llamadas “fundaciones filantrópicas” que siguen una ideología de muerte, de enfermedad, de destrucción y de tiranía. Y esas fuerzas se infiltran en las instituciones que llamamos el Estado profundo y la Iglesia profunda.

En el otro frente -hay que reconocerlo- la Ciudad de Dios es más difícil de identificar: incluso las autoridades religiosas parecen haber traicionado su rol de guía de los fieles, prefiriendo servir al poder y propagar sus mentiras; quienes deberían proteger y santificar a las almas las dispersan y escandalizan, considerando a los buenos cristianos como rígidos fundamentalistas. Como se puede ver, el ataque es en varios frentes, y como tal constituye una amenaza mortal para la humanidad, que se ve golpeada en cuerpo y alma.

Y sin embargo, en una época en la que es difícil encontrar puntos de referencia autorizados -tanto en el ámbito religioso como en el temporal-, vemos se torna cada vez más numerosa la fila de quienes entienden, abren los ojos y reconocen la mente criminal que está detrás del desarrollo de los acontecimientos. Es evidente cómo todo está conectado, sin ser tachados de “teóricos de la conspiración”. La conspiración ya existe: no la teorizamos, nos limitamos a denunciarla, esperando que los pueblos despierten de esta narcosis suicida y exijan el fin del golpe de Estado global. Las operaciones de ingeniería social y de manipulación de las masas han demostrado sin lugar a dudas la premeditación de este crimen y su coherencia con una visión “espiritual” del conflicto en curso: hay que tomar partido y combatir, sin ceder. La Verdad -que es un atributo de Dios- no puede ser anulada por el error y la Vida no puede ser derrotada por la muerte: recuerden que el Señor -que dijo de sí mismo “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”- ya ha derrotado a Satanás, y lo que queda de la batalla sólo sirve para darnos la oportunidad de hacer la elección correcta, de saber realizar aquellas acciones que nos ponen bajo la bandera de Cristo, del lado del Bien.

Confío en que este gran trabajo que estáis haciendo dé pronto los frutos esperados, poniendo fin a un tiempo de prueba en el que vemos en qué se convertirá el mundo si no volvemos a Cristo, si seguimos pensando que podemos vivir con el mal, con la mentira, con el culto al yo. Al fin y al cabo, la Ciudad de Dios es el modelo de los que viven en el amor a Dios, en el dominio de sí mismos y en el desprecio del mundo; la ciudad del diablo es el modelo de los que viven en el amor a sí mismos, en la conformidad con el mundo y en el desprecio de Dios.

+ Carlo Maria Viganò, arzobispo

20 de noviembre de 2022

Publicado originalmente en italiano el 22 de noviembre de 2022, en https://www.marcotosatti.com/2022/11/22/vigano-ai-medici-di-covid-ethics-international-la-pandemia-e-solo-il-primo-passo/

El Orden Único Mundial es la mayor farsa contra el Verdadero Dios Trino

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

5 de julio de 2013

Hay una religión, la cual me ocasiona el mayor sufrimiento y esa es la religión falsa, que idolatra a la bestia. El Orden Único Mundial es la mayor farsa contra el Verdadero Dios Trino y aquellos quienes pertenecen a la casa de Satanás necesitan mucha oración. Están engañados al creer que hay otro Dios, quien los ama. Se les dice que la Santísima Trinidad es una falsedad y que Mi amado Padre es malo. Ellos no aceptan que Él los creó y sus cabezas están llenas de tantas mentiras que nunca abrirán sus mentes a la Verdad. Debido a su devoción a lo oculto, están enredados en fuerzas satánicas, las que han devorado sus almas, que están llenas de odio, no solo por Dios, sino por todos los hijos de Dios.

Solo se aman a sí mismos y su apetito por placeres los llena de un anhelo insaciable por más. Ninguna cantidad de placeres mundanos los satisfará, lo cual es el por qué de que ellos entonces ansían otras obscenidades. Encuentran placer en quitar la vida y no tienen ningún remordimiento en sus almas, por los brutales asesinatos de los que son culpables. Su influencia se extiende a lo largo de la Tierra en todas las naciones y los seguidores del diablo se mezclan entre los ricos, líderes de negocios, gobiernos, realeza, organizaciones, incluyendo los medios de comunicación y cuerpos policiales, el poder judicial y la Iglesia.

Por favor no subestimen los poderes de ellos. Aún cuando son pocos en número y no se infiltran en todas las secciones de sus comunidades, todavía harán un daño terrible. No solo han vendido sus almas al diablo, sino que arrastrarán a otras almas inocentes dentro del abismo con la bestia y sus demonios.

Estoy dando a todos aquellos que me aman las Gracias para que derroten a este grupo siniestro y poderoso, que me maldice cada segundo del día, cuando digan esta corta Cruzada de Oración.

Cruzada de Oración (112) Por la Gracia de la Salvación

Queridísimo Jesús, recurro a Ti para que cubras con Tu especial Gracia de Salvación, las almas de aquellos quienes han sido infestados por Satanás. Libera sus pobres almas del cautiverio malvado del cual ellos no pueden escapar. Amén.

Estas pobres almas serán las primeras en reclamar a la bestia como propia y caerán de bruces para adorar al anticristo. Deben rezar mucho, todos ustedes, para que el poder que Satanás tiene sobre ellos, pueda ser roto y que sus corazones estén abiertos a Mi Gran Misericordia.

Su Jesús

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a05-jul-2013-el-orden-unico-mundial-es-la-mayor-farsa-contra-el-verdadero-dios-trino/

A %d blogueros les gusta esto: