Sobre Minutella
¿Un falso profeta?

«Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y mostrarán grandes señales y prodigios, para así engañar, de ser posible, aun a los escogidos…” (Mt.24,24)

¿El «pequeño resto católico» dirigido por el P. Alessandro Maria Minutella es realmente católico o simplemente se ha convertido, en poco tiempo, en una de las muchas sectas de inspiración cristiana?

Es un sacerdote italiano que ha sido excomulgado en 2018 pero que no obstante cuenta con un importante número de adeptos al hacerse portavoz de la indignación provocada por la deriva fuertemente apóstata de una gran parte de la Jerarquía de la Iglesia.

Pero resulta que el personaje se ha pasado “cuatro pueblos” (o diez) y puede llevar a muchos a un abismo…

Como dice el refrán, “a río revuelto, ganancia de pescadores”, y en este revoltijo el que no descansa en su afán “pescador” de almas, es el padre de la Mentira, que a menudo se reviste de ángel de luz.

En efecto, en medio del turbio ambiente que se respira en ciertos ámbitos de la Iglesia, hay no pocos fieles que buscan afanosamente pastores que hablen claro, que mantengan la fe que profesamos en el Credo, que denuncien respetuosa pero claramente las gravísimas heterodoxias, herejías y abusos que incluso se pretenden erigir como normas en más de una diócesis. Pero en medio de esa búsqueda, así como Dios suscita algunas voces valientes para consuelo de sus pequeños, también permite que el demonio engañe a muchos incautos con falsos profetas que con aparente celo por la verdad, arrastren a muchos al abismo del error y la mentira, fuera de la Iglesia.

Es importante entonces tener en cuenta que aún antes de su excomunión en 2018, el p. Minutella había sido amonestado por presuntas “locuciones interiores” y sobrenaturales que afirmaba percibir, por medio de las que decía mantener contacto con Nuestra Señora, los ángeles y algunos santos, además de haber hecho surgir un “agua milagrosa” en un terreno cercano a la ciudad de Palermo, y que jamás fueron reconocidas ni apoyadas por ninguna autoridad en la Iglesia. El mismo sacerdote constituyó asimismo, por supuesto pedido expreso de Nuestra Señora (sic), una comunidad religiosa femenina (que aquí muestra en un video de autoapología), también al margen de toda autoridad eclesial alegando que se trata de una propiedad privada, centro de espiritualidad mariana llamada “Piccola Nazaret” en la diócesis de Monreale. 

Este tipo de situaciones fueron las que  condujeron a que en 2015, el Arzobispo emitiera la siguiente declaración:

Luego de este Decreto, los seguidores de Don Minutella habrían protagonizado ciertos hechos de violencia contra Mons. Pennisi -arzobispo de Monreale-, por lo cual debieron intervenir las fuerzas de seguridad. Algo semejante sucedió cuando organizaron una “sentada” en rebeldía, impidiendo al nuevo párroco ingresar a la Iglesia, al ser Minutella relevado  de su cargo como tal en Palermo.

Hay que decir entonces que de este sacerdote no hacemos juicio de intención, pero sí de sus dichos y obras, por ser públicas-, no sólo NO debería ser tomado en cuenta por los fieles, sino que éstos deberían ser seriamente advertidos al respecto. Porque por legítimas que sean algunas de sus críticas al presente estado de cosas en la Iglesia, esto no justifica en absoluto la desobediencia y búsqueda de escándalo con la cual –presumiendo de obrar en nombre de la Iglesia- no ha procedido nunca un verdadero hombre de Dios.

Si el árbol se conoce por sus frutos, no podemos sino considerar a un árbol verdaderamente infecto a aquel que juega con las almas más desprevenidas y aún desesperadas, llegando incluso a dejarlas sin el Auxilio más importante que todavía poseemos, que es la Santa Misa, pues este sacerdote considera no válidas a las celebradas con mención a Francisco.

Ha logrado, en efecto, que numerosos fieles se alejen del Santísimo Sacramento, eje, sostén, fuente y culmen de la vida cristiana, al proponer temerariamente que “quien va a Misa con herejes, comete pecado mortal” (ver aquí). No nos extenderemos aquí sobre este tema, pero citamos por el momento al Concilio de Trento,  ses. 7 cn 12 (D 355) :

“Si alguno dijere que un ministro que vive en pecado mortal, habiendo observado todos los elementos esenciales que son necesarios para realizar o conferir un sacramento, no realiza o no confiere el sacramento, sea anatema».

Y basándose en la validez del bautismo conferido por herejes, señala S. Agustín:

 «Así pues, no dejan de ser sacramentos de Cristo y de la Iglesia, por usar de ellos ilícitamente no sólo los herejes si no todos los perversos e impíos; sin embargo estos deben ser corregidos o castigados, en cambio los sacramentos reconocidos y venerados (R 1624)

Y S. Jerónimo:

“Si el que bautiza no pudo perjudicar en su fe al bautizado, tampoco el consagrante inficionó en su fe al ordenado y constituido como sacerdote “ (R 1360).

Aclaremos de paso que el ministro hereje o infiel mediante la intención -por la que quiere el sacramento según lo realiza e intenta la Iglesia- se subordina a la Iglesia Católica en la administración de ese sacramento. Y por tanto el sacramento conferido por él es un verdadero sacramento católico. Por eso S. Agustín dice también dirigiéndose a los herejes:

“En verdad en vosotros reconozco los sacramentos cristianos. Enteramente reconoce en vosotros la Iglesia lo que es suyo; y no dejan de ser de Ella porque también se encuentren en vosotros. Ciertamente en vosotros son ajenos».

Pero arrogantemente, el sacerdote italiano alega ignorancia para todo el que se le oponga…(igual que el Sto. Padre Pío, no?)

Minutella se queja también de que “los medios de comunicación de la Iglesia lo boicotean”. Lamentablemente, en algunos casos ha sido todo lo contrario, y por eso a todos los que  irresponsablemente difunden la persona y mensaje de este sacerdote, hay que señalarles la perturbación de la cual ha dado muestras en varios de sus encuentros –ante un millar de asistentes- como es el caso que se puede ver aquí:

Como se puede observar, el sacerdote no sólo dice hablar en nombre de Nuestra Señora y del Sto. Padre Pío, sino que pretende identificarse con ellos, al repetir claramente “Soy el Padre Pío” (¿desde cuándo los santos o Nuestra Señora “poseen” a las personas?) . Luego habla de sí mismo en tercera persona como un “hermano pobre”, a quien el Santo recomienda le den la bienvenida y apoyen en su batalla “contra los masones”.

Más adelante, se llega a decir “Ahora voy, porque viene Nuestra Señora”, instando luciferinamente a los presentes a que se postren de rodillas, lo cual éstos hacen (¡¡¡¡!!!!), para proseguir hablando en falsete femenino –lo que sería la voz de María Santísima- refiriéndose a él como “este pobre hijo mío”, o incluso “mi mártir”, anunciando que “será perseguido” y por cuyo intermedio Dios habría decidido recurrir a los presentes, quienes invariablemente portan Rosario en mano. Digamos de paso que Minutella propone la consagración al Inmaculado Corazón de María, con lo cual el anzuelo para los “buenos” es mayúsculo.

Es urgente, pues, promover en los fieles el ejercicio del discernimiento clarificando la doctrina y la espiritualidad genuinamente católica, y esta responsabilidad es grandísima para los sacerdotes y obispos que permanecen callados por temor u obsecuencia con la deriva mayoritariamente modernista, es decir no católica.  

«Don Minutella comenzó a celebrar en comunión con el Papa Benedicto XVI declarando que aún estaba en el cargo. Nos dijo que fue Nuestra Señora quien le reveló que Francisco no era el verdadero Papa y que no era absolutamente necesario mencionarlo porque, al participar en las celebraciones eucarísticas en unión con Francisco, arriesgábamos la condenación eterna de nuestras almas. , de traicionar a Jesucristo, de estar contaminados por herejías », reclama un seguidor ahora desilusionado. Pero la confianza en Joseph Ratzinger tampoco es completa. Cuando el obispo bávaro descendió de la cátedra de San Pedro reafirma «una vez más», en el contexto de la entrevista contenida en el libro de Peter Seewald a Benedicto XVI. Una vida , su «amistad» con su sucesor, don Minutella aparece desconcertado y exclama incrédulo que «está en juego la fe misma ”, como con motivo de la catequesis retransmitida por Radio Domina Nostra en la tarde del 5 de mayo de 2020. “ ¿Dónde está Pedro, quién es Pedro, qué le pasó a Pedro?”, preguntó en directo en Facebook. Ahora hay una innegable «profunda ruptura contra el Romano Pontífice que sigue siendo Benedicto XVI pero que, sin embargo, nos desorienta, nos extravía y nos pone a prueba. Este hombre – denuncia don Minutella – que seguía vestido de blanco después de haber dicho que ya no intervendría, allí, a los 93 años, escribe estos libros donde dice y no dice, habla y no habla, haciéndonos aún más confuso de lo que dice Bergoglio ».

El presunto adalid de la «Resistencia Católica» -dicen algunos testigos- «refrenda sus doctrinas con autores como Santo Tomás de Aquino, tergiversando sus contenidos. Instó a todos a no confesarse con otros sacerdotes que no pertenezcan a su «pequeño remanente». Pidió no recibir de ellos la Sagrada Eucaristía, que si se celebrara en comunión con Bergoglio no sería el Cuerpo del Señor, sino el de Satanás; ordenó que sus hijos no fueran bautizados por ellos, ni siquiera ser bendecidos por los pastores de la Iglesia «oficial» para no recibir maldiciones de ellos ».
Hay varias grabaciones de audio y video que confirman estas palabras, difundidas entre seguidores en WhatsApp y Telegram. «Imperativamente dijo que ni siquiera entrara a los Santuarios. Muchas personas, creyendo sus tesis, empezaron a tener dudas sobre la validez de sus matrimonios, bautizos, comuniones recibidas, cayendo en la más negra desolación. Pero Don Minutella fue mucho más allá. Dijo que si un ser querido nuestro moría, no deberíamos haber aceptado funerales por sacerdotes una cum Francisco, sino que a lo sumo lo enterráramos con una simple bendición, de lo contrario habríamos dañado el alma del difunto .

Afirmar que los sacramentos administrados en comunión con el antipapa son inválidos, sacrílegos e incluso satánicos constituye sin duda una herejía, y contrasta claramente con la enseñanza del mismo Concilio de Trento sobre la validez de los mismos ex opere operato.

¿Qué deparará el futuro para el «pequeño resto» y para su jefe? Su ausencia total de contactos entre esta facción y la jerarquía, la necesidad de impartir el sacramento de la Confirmación a los hijos de sus miembros y la de proceder a las ordenaciones sacerdotales entre candidatos «dignos» de recibirlo, pueden llevar a plantear la hipótesis del escenario extremo. del «episcopado místico», que cae directamente del cielo sobre la cabeza de los elegidos sin pasar por la imposición de manos de un sucesor válido de los Apóstoles: no sería extraño que un día Don Minutella se presentara como obispo, premiado el título por una «revelación ». 

Finalmente, una hipótesis extrema, pero no descabellada, la representa la autoproclamación como «papa» de Don Minutella, siguiendo el ejemplo de los cinco «obispos» de la llamada «Orden Carmelita de la Santa Faz» de El Palmar de Troya, consagrada por el arzobispo vietnamita Pierre Martin Ngô Đình Thục el 11 de enero de 1976, a raíz de unas supuestas apariciones de la Virgen, nunca reconocidas, que se habrían producido desde 1968. La localidad sevillana se ha convertido en la capital de una comunidad liderada por el líder de estos seudorreligiosos, el vidente Clemente Domínguez Gómez, fallecido el 21 de marzo de 2005, quien se proclamó «pontífice» el 6 de agosto de 1978 con el nombre de «Gregorio XVII» durante un viaje a Colombia, tras conocer en televisión de la muerte de Pablo VI, durante uno de sus famosos «éxtasis». En ese momento específico.

Ya existen testimonios en audio de personas que frecuentaban el ambiente «Minutellino» que apuntan a este como un desenlace totalmente posible: en una frase, la «Santa Virgen» ya habría entregado las Llaves de San Pedro al ardiente presbítero. Es más, Don Minutella ya ha emprendido algunos viajes al extranjero, en particular a Argentina, España y Francia, para encontrarse con sacerdotes y círculos laicos que comparten su mismo enfoque ideológico. Es necesario aclarar un poco en este punto.

No se puede ya anunciar sin denunciar, pretendiendo disimular a los reyes desnudos en cada rincón de la Iglesia, porque los que pierden siempre son los más débiles. Así, éstos terminan dando oídos a los que están animados por el puro espíritu del mundo, o directamente por el príncipe de este mundo, que se complace en la confusión, y no sabe de discreción, de humildad, ni de caridad.

Hay que advertir que los seguidores de Minutella son “ovejas sin pastor” hartos de respirar el humo tan denso y negro que se ha filtrado por las ventanas de la Iglesia, y no soportan ya tanto silencio. De éste se aprovecha –ni lerdo ni perezoso- el diablo para suscitar falsos profetas que sirven más y más a la confusión, porque es mucho más lo que “desparraman” que lo que siembran.

Necesaria aclaración del P. Justo Lofeudo sobre la validez de los Sacramentos

La salvaguarda de la Resistencia ha de ser hoy la doctrina clara y segura -tradicional-, oración y sacramentos -sin la gracia, nada-, bajo el amparo cierto de María Santísima, pero recordando también que de Ella hay “falsos devotos”, como lo explica  S. Luis M. de Montfort en el 3er. Capítulo de su Tratado de la Verdadera Devoción a la Sma. Virgen.

www.corrispondenzaromana.it/il-caso-minutel…

Infocatólica

Debo advertir al mundo del gran número de falsos profetas, quienes en este momento tratan de ahogar Mi Voz

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

22 de agosto de 2013

 
Debo advertir al mundo del gran número de falsos profetas, quienes en este momento tratar de ahogar Mi Voz.

He enviado un número de profetas, todos con diferentes misiones, para preparar a los hijos de Dios. Estos Mensajes, sobre el final de los tiempos, son los únicos auténticos Mensajes de su tipo, en este preciso momento, ya que nunca confundiría a los hijos de Dios.

Estos Mensajes no deben nunca ser comparados con otros, que están siendo difundidos por todas partes, ahora mismo, con el fin de contradecir Mi Santa Palabra. Solo puede haber un Libro de la Verdad – solo Yo, Jesucristo, el Cordero de Dios, puedo revelar el contenido. Aquellos de vosotros que me creéis, podéis ser tan fácilmente engañados. Debéis saber, que los mensajes, que contradicen estos y donde es afirmado que provienen de Dios, que esto es imposible.

¿Confiáis en Mí solo un poco? ¿O me acogéis como Yo deseo que lo hagáis, con un corazón completo y abierto? Recurro a vosotros con amor y preocupación. No trato de hacer un llamamiento a vuestra inteligencia. Os llamo a través de vuestro corazón y atraigo vuestra alma hacia Mí. Cuando sintáis Mi Presencia en estos Mensajes, entonces no hay necesidad de buscar el endoso o la aprobación de nadie.

Yo Soy como Yo Soy. Me presento ante vosotros, como tenía que ser, ahora. Mi Padre nunca me permitiría revelar el contenido del Libro del Apocalipsis a nadie más sino al séptimo mensajero, pues este día ha llegado.

Muchos auténticos visionarios han dado al mundo la Palabra de Dios en el pasado y han sufrido terriblemente por esto. Muchos todavía reciben consuelo de Mí y continuaré comunicándome con ellos, ya que necesito su sufrimiento y oraciones. Ellos son mis almas elegidas y cada una tiene un papel que desempeñar para salvar otras almas. 

Esta Misión es la última. Os instruyo a que prestéis atención a Mi Palabra, ahora, en el presente. Solo Mi Palabra, dada a vosotros a través de estos Mensajes, os guiará a través de la persecución. Con ellos, os traigo grandes Gracias. No debéis insultarme nunca, al contaminarlos, cuando desafiáis Mi Palabra, cuando comparáis Mis Mensajes con la ficción producida por falsos profetas.

Vosotros no necesitáis a nadie para que os guíe hacia Mi Gran Misericordia. Solo debéis concentraros en estos Mensajes y permaneced leales a Mis Enseñanzas de antaño, ahora, ya que ellas son vuestra gracia salvadora.

Vuestro Jesús

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a22-ago-2013-debo-advertir-al-mundo-del-gran-numero-de-falsos-profetas-quienes-en-este-momento-tratan-de-ahogar-mi-voz/

A %d blogueros les gusta esto: