Monseñor Vigano: Mensaje de Navidad -Cristo Rey de las Naciones y el Gran Reinicio.

El aparente triunfo de los malvados – de los criminales del Foro Económico Mundial a los herejes del “camino sinodal”– nos confronta con la dura realidad del Mal, destinado a la derrota final, pero también permitido por la Providencia como instrumento de castigo para la humanidad descarriada.

por  Carlo Maria Viganò

DESIDERATUS CUNCTIS GENTIBUS: La Encarnación del Verbo de Dios inaugura el Señorío de Cristo sobre la Iglesia y las Naciones

Cresta de Vigano 2

Discite justitiam moniti, et non temnere divos.
Venditit hic auro patriam, dominumque potentem
imposuit, fixit leges pretio atque refixit;
hic thalamum invasit natæ vetitosque hymenæos;
ausi omnes immane nefas ausoque potiti.

Aprende la justicia y teme a las deidades vengadoras.
A los tiranos otros han vendido su país,
Imponiendo señores extranjeros, por oro extranjero;
Algunos tienen leyes antiguas derogadas, estatutos hechos nuevos,
no como el pueblo quiso, sino como pagó.

– Æn. , VI, 620-624

I. Preámbulo

La doctrina de la realeza de cristo constituye un discrimen entre la Iglesia católica y la “Iglesia conciliar”; de hecho, es el punto de separación entre la ortodoxia católica y la heterodoxia neomodernista, porque los seguidores del laicismo y del laicismo liberal no pueden aceptar que el Señorío de Nuestro Señor se extienda al ámbito civil, sustrayéndolo así a la arbitrariedad de los poderosos o a la voluntad del manipulable populacho. Sin embargo, la idea misma de que la autoridad tiene su fundamento en un principio trascendente no nació con el cristianismo, sino que es parte de nuestra herencia grecorromana. La misma palabra griega ἱεραρχία indica por un lado la “administración de las cosas sagradas”, pero por otro también se refiere al “poder sagrado” de la autoridad, donde los compromisos relacionados con ella constituyen significativamente un λειτουργία, un cargo público del cual el Estado se hace cargo.

Asimismo, la negación de este principio es prerrogativa del pensamiento herético y de la ideología masónica. La laicidad del Estado constituye la reivindicación principal de la Revolución Francesa, [1] para la cual el protestantismo proporcionó los fundamentos teológicos, que luego se transformó en un error filosófico con el advenimiento del liberalismo y el materialismo ateo.

Esta visión de un todo enteramente coherente y armonioso que atraviesa el paso del tiempo y traspasa las fronteras del espacio, conduciendo a la humanidad a la plenitud de la Revelación de Cristo, era propia de esa Civilización cuya supresión y anulación se desea en nombre de una distopía que es inhumano porque es intrínsecamente impío, ya que se originó en el odio inextinguible del Adversario, eternamente privado del sumo Bien por el orgullo y la rebelión contra la Voluntad de Dios.

No es de extrañar que nuestros contemporáneos no comprendan las razones de la crisis actual: se han dejado defraudar del patrimonio de sabiduría y memoria construido a lo largo de la historia gracias a la intervención pedagógica de la Providencia, que ha inscrito en el corazón de cada hombre los principios eternos que deben guiar cada aspecto de sus vidas. Esta maravillosa παιδεία ha permitido que pueblos alejados de Dios y sumergidos en las tinieblas del paganismo se hayan predispuesto, por medios naturales, para el estallido de la dimensión sobrenatural en la historia, es decir, para el advenimiento de Cristo, en quien todo se resume y se muestra como parte del divino κόσμος.

Cuando Augusto ordenó la publicación de la Eneida -que Virgilio había ordenado destruir en su testamento por considerarla incompleta-, la Pax Romana acababa de comenzar en todo el Imperio; una pax concedida al mundo para acoger la Encarnación del Hijo de Dios y arrebatar a la humanidad de la esclavitud de Satanás. Los ecos de aquella paz solemne y sagrada resuenan todavía hoy en las grandiosas palabras del martirologio romano, que volveremos a escuchar en la mañana de la Nochebuena:

Ab urbe Roma condita anno septingentesimo quinquagesimo secundo, anno imperii Octaviani Augusti quadragesimo secundo, toto orbe in pace composito… Jesus Christus æternus Deus æternique patris Filius, mundum volens adventu suo piissimo consecrare, de Spiritu Sancto conceptus, …in Bethlehem Judæ nascitur ex Maria Virgine factus homo.

En el año setecientos cincuenta y dos desde la fundación de la ciudad de Roma, en el año cuarenta y dos del reinado del emperador Octavio Augusto, estando todo el mundo en paz, . . . Jesucristo, Eterno Dios e Hijo del Eterno Padre, queriendo consagrar el mundo con su amabilísima presencia, fue concebido por el Espíritu Santo. . . y nació de la Virgen María en Belén de Judá, habiéndose hecho hombre.

Sólo cuarenta años antes del Nacimiento del Salvador, Virgilio tuvo la oportunidad de asociarse con los hijos de Herodes que habían venido a estudiar a Roma. De ellos conoció las profecías mesiánicas del Antiguo Testamento y el anuncio del inminente nacimiento del Puer que se canta en su Cuarta Égloga:

Jam redit et Virgo, redeunt Saturna regna,
jam nova progenies cœlo demittitur alto.
Tu modo nascenti Puero, quo ferrea primum
desinet, ac toto surget gens aurea mundo,
casta fave Lucina: tuus jam regnat Apollo. [2]

y que Dante muestra a Estacio recordando en el Purgatorio (XXII, 70-72):

Secol si rinova;
torna giustizia e primo tempo umano,
e progenie scende da ciel nova.

La era se renueva;
Vuelve la justicia, y el tiempo primigenio del hombre,
y una nueva descendencia desciende del cielo.

En esta ansiosa espera del advenimiento de Cristo, Augusto salva de la destrucción el poema de Virgilio, viendo en él ese anhelo de un mundo en el que la paz esté vigente, después de un siglo de guerras civiles. Vio en Eneas el modelo de los que se reconocen pius , en cuanto son respetuosos de la voluntad divina y de los lazos que de ella se derivan con su Patria y familia, insertos por la Providencia en los acontecimientos contingentes de la historia, participando de la voluntad de Dios fijada en la eternidad.

Fácilmente podemos comprender por qué el alma de una persona recta y honesta, aunque privada de la Fe, pueda sentirse movida a un destino noble, ante el cual los dioses falsos y mentirosos callan, la Sibila permanece muda y el Oráculo de los Aracœli se retira. Vemos entonces en el destino –fas en latín– la referencia al verbo fari, que significa “hablar” y se refiere a la Palabra de Dios, a la Palabra eterna pronunciada por el Padre. El cristiano queda encantado por tanta bondad paternal, por esta mano providente que acompaña a la humanidad que camina en la oscuridad hacia la Luz de Cristo, Redentor del género humano.

Hay algo inefable en esta visión de la Historia y de la intervención de Dios en ella, algo que toca las almas y las empuja hacia el Bien, despertando la esperanza de actos heroicos, de ideales por los que luchar y dar la vida.

Fue sobre esta perfecta composición de lo temporal y lo eterno, de la naturaleza y de la Gracia, que el mundo pudo acoger y reconocer al Mesías prometido, el Príncipe de la Paz, la Rex pacificus vencedora del pecado y de la muerte, el Desideratus cunctis Gentibús. Del Cenáculo a las catacumbas, de las comunidades de los primeros cristianos a las basílicas romanas convertidas al culto del Dios verdadero, se eleva la oración que el Señor enseñó a los Apóstoles: adveniat regnum tuum, fiat voluntas tua sicut in coelo et in terra. Así, un imperio pagano se convirtió en la cuna del cristianismo, y con sus propias leyes y su propia influencia civil y social hizo posible la difusión del Evangelio y la conversión de las almas a Cristo. Almas sencillas, ciertamente; pero también las almas de eruditos, nobles romanos, funcionarios imperiales, diplomáticos e intelectuales, que lograron verse –como pío Eneas– implicados en un plan providencial, llamados a dar sentido a aquellas virtudes cívicas, a ese anhelo de justicia y de paz que sin la Redención hubiera quedado incompleto y estéril.

II. El papel “providencial” del Estado

La economía de la Salvación, en esta visión “medieval” y cristiana de los acontecimientos, reconoce que los individuos tienen el privilegio de ser ellos mismos parte de este gran plan de la divina Providencia: una actuosa participatio –perdónenme por tomar prestada una frase querida por los Innovadores– de hombre en la intervención de Dios en la Historia, en la que la libertad de cada uno se enfrenta a una elección moral, por tanto, decisiva para su destino eterno: una elección entre el Bien y el Mal, entre conformarse a la voluntad de Dios -fiat voluntas tua- y seguir la propia voluntad en desobediencia a Él – non serviam .

Sin embargo, precisamente en la adhesión de los individuos a la acción de la Providencia, comprendemos cómo la sociedad terrena, que está compuesta por estos individuos, asume a su vez un papel en el plan de Dios, permitiendo que las acciones de sus miembros sean dirigidas más eficazmente por la autoridad de los gobernantes hacia el bonum commune que los une en la búsqueda de un mismo fin.

El Estado, como sociedad perfecta, es decir, una sociedad que posee en sí misma todos los medios necesarios para la consecución del quid unum perficiendum– por lo tanto tiene una función propia, principalmente ordenada al bien de los ciudadanos, a la protección de sus legítimos intereses, a la protección de la Patria de los enemigos externos e internos, al mantenimiento del orden social. Huelga decir que, experimentando los intentos y fracasos de quienes nos precedieron –siguiendo la visión eminentemente cristiana de Giambattista Vico–, los pueblos civilizados han podido captar la importancia del estudio de la Historia, permitiendo un progreso real y reconociendo la vigencia de El pensamiento aristotélico-tomista precisamente porque se desarrolló sobre la base del conocimiento de la realidad y no sobre la creación de teorías filosóficas abstractas.

Encontramos esta visión del buen gobierno representada simbólicamente en los frescos de Ambrogio Lorenzetti en el Palazzo Pubblico de Siena, lo que confirma la profunda religiosidad de la sociedad medieval; una religiosidad de la institución, ciertamente, pero que era compartida y apropiada por aquellos que, revestidos de funciones públicas, consideraban su papel como una expresión coherente con el orden divino –el κόσμος, precisamente– impreso por el Creador en el cuerpo social .

De este papel histórico del Imperio Romano tenemos un ejemplo en la Eneida (VI, 850-853):

Tu regere imperio populos Romane memento
hæ tibi erunt artes, pacisque imponere morem,
parcere subjectis et debellare superbos.

Pero Roma, es sólo tuya, con terrible influencia,
Para gobernar a la humanidad, y hacer que el mundo obedezca,
Disponiendo la paz y la guerra por tu propio camino majestuoso;
Domar al orgulloso, al esclavo encadenado para liberarlo:
estas son artes imperiales y dignas de ti.

Fue la conciencia de esta misión providencial lo que hizo grande a Roma; fue la traición de esta tarea por la corrupción de la moral lo que decretó su caída.

III. El concepto de laicidad y la secularización del poder

Tampoco podía ser de otra manera, ya que el concepto de “laicidad del Estado” era completamente impensable tanto para los gobernantes como para los súbditos de las naciones occidentales de cualquier época anterior a la Pseudorreforma protestante. Sólo desde finales del Renacimiento la teorización del ateísmo permitió la formulación de un pensamiento filosófico que sustraía al individuo del deber de reconocer y rendir culto público a la divinidad; y, a partir de la Ilustración, los principios masónicos se extendieron a través de la secularización forzada de la sociedad civil tras la Revolución Francesa, el derrocamiento de las Monarquías de derecho divino y la feroz persecución de la Iglesia Católica.

Hoy el mundo contemporáneo considera un mérito reivindicar su propia laicidad, mientras que en el mundo grecorromano la rebelión contra los dioses era considerada una señal de impiedad y un signo de rebelión contra el Estado, cuya autoridad era la expresión de un poder sancionado y ratificado desde arriba. Discite justitiam moniti, et non temnere divos – Aprende la justicia, y ten cuidado de no despreciar a los dioses – advierte Flegyas, que fue arrojado al Tártaro y condenado a gritar esta advertencia sin tregua ( Æn. , VI, 620). La cultura clásica que hemos heredado como premisa natural para la difusión del cristianismo, y que la Edad Media reconoció y valoró, se basa por tanto en el deber de no despreciar a los dioses , mostrando cómo la ausencia de religión es la causa de la ruina de la Nación, desde la traición a la Patria hasta el establecimiento de la tiranía, desde la promulgación o derogación de leyes en aras del interés económico hasta la violación de los más sagrados preceptos de la vida civil. [3]Como demostración de lo fundados que estaban estos temores, nos atrevemos a contemplar las ruinas de nuestra sociedad contemporánea, capaz de legitimar horrores sin precedentes como la matanza de inocentes en el útero materno, la corrupción de los niños a través de la teoría de género y la sexualización de la infancia, y su explotación en los rituales infernales del lobby pedófilo, cuyos infames miembros ocupan posiciones de poder y que hasta ahora nadie se atreve a juzgar y condenar. El mundo contemporáneo está gobernado por una secta de sirvientes del diablo que se dedican al mal y a la muerte. Los que callan, cerrando los ojos ante tales monstruosidades, son cómplices culpables de esos horrendos crímenes que claman venganza ante Dios.

IV. La sacralidad de la autoridad

Hasta la Revolución Francesa, los gobernantes encontraban su legitimidad en el ejercicio de la autoridad en nombre de Dios, y al mismo tiempo los gobernados veían protegidos sus derechos frente a los abusos del poder, ya que todo el cuerpo social estaba ordenado jerárquicamente bajo el poder supremo del único Señor, que fue reconocido como Rex tremendæ majestatis precisamente porque es Juez incluso de Reyes y Príncipes, de Papas y Prelados. Coronas, tiaras y mitras salpican las representaciones del Infierno en las escenas del Juicio Final pintadas en nuestras iglesias.

Esta sacralidad de la autoridad no es un concepto añadido a posteriori a un poder que nació originalmente como neutral. Por el contrario, todo poder ha encontrado siempre su origen en referencia a la divinidad, tanto en Israel como en las naciones paganas, que luego adquirieron en el mundo occidental la plenitud de la investidura sobrenatural con el advenimiento del cristianismo y su reconocimiento como Religión de Estado por el emperador Teodosio. Así el Emperador de Oriente era César en una Corte que en Bizancio hablaba en latín; el Zar de las Rusias y el Zar de los Búlgaros eran igualmente Césares, y finalmente estaba el Sacro Imperio Romano Germánico, cuyo último Soberano, el Beato Carlos de Habsburgo, fue derrocado por la Francmasonería mediante la Primera Guerra Mundial.

La educación de los futuros soberanos, nobles y clérigos se tuvo en la más alta estima, y no se limitó a la instrucción intelectual y práctica, sino que preveía necesariamente una formación moral y espiritual específica que asegurara principios sólidos, el hábito de la disciplina, la capacidad de dominar las propias pasiones, y la práctica de las virtudes del gobierno. Todo un sistema social hizo conscientes a quienes ejercían la autoridad de su responsabilidad ante Cristo Rey, único poseedor del Señorío temporal y espiritual que sus Ministros en la tierra debían ejercer en forma estrictamente vicaria. Por eso, como sucedió por ejemplo en el caso de Federico II de Suabia, la superioridad de la Autoridad espiritual de la Iglesia sobre la autoridad temporal de los Soberanos permitió al Romano Pontífice liberar de su vínculo a los súbditos de un Rey que abusaba de su poder de obediencia

V. Secularización extendida a cualquier Autoridad

A la secularización de la autoridad civil ha seguido más recientemente la secularización de la autoridad religiosa, que con el Concilio Vaticano II fue significativamente despojada -y no sólo exteriormente- de su sacralidad en beneficio de una visión profana (y revolucionaria) en la que el poder eclesiástico viene de abajo, sólo en virtud del Bautismo, y es delegada por el “pueblo sacerdotal” a sus representantes, a quienes se les confieren diversas tareas de “presidencia”, al igual que en las sectas calvinistas.

La paradoja es aquí aún más evidente, porque introduce en la Iglesia -desvirtuando así su naturaleza- la dinámica de tolerancia dentro de una sociedad civil que no reconoce los derechos de la verdadera religión, y termina legitimándolos haciéndolos propios. En esta perspectiva, las gravísimas desviaciones propagadas hoy por el Sínodo sobre la sinodalidad en tono democrático y parlamentario no son sino la puesta en práctica de los principios teorizados por el Concilio, para los cuales la laicidad, es decir, la ruptura del vínculo entre la autoridad terrenal y su legitimación sobrenatural- debió extenderse a cualquier sociedad humana, y al mismo tiempo también excluir cualquier tentación “teocrática” por obsoleta e inoportuna.

Inevitablemente, no hubo autoridad que estuviera fuera del alcance de este proceso, desde el padre de familia hasta el maestro, desde el magistrado hasta el funcionario del gobierno. El deber de quienes estaban sujetos a la autoridad de obedecerla y de quienes la ejercían de administrarla con sabiduría y prudencia recordaba la divina paternidad de Dios. Como tal, tuvo que ser deslegitimado, porque la rebelión es principalmente contra la autoridad de Dios Padre. La revolución del “Sesenta y Ocho” no fue más que un vástago de la Revolución, en la que todo lo que el liberalismo había conservado por el bien del utilitarismo o la conveniencia para garantizarse un mínimo de orden social fue finalmente demolido, llevando a las naciones occidentales a la anarquía.

VI. La acción subversiva de las sociedades secretas

La infame secta, consciente del poder de la alianza entre Trono y Altar, conspiró en las sombras para corromper a los gobernantes y atraer a la nobleza a sus filas, empezando por la dinastía de los Capetos. En realidad, ya en los principados germanos con la herejía protestante, y luego en la Inglaterra de Enrique VIII con el cisma anglicano, había conventículos activos de iniciados de matriz gnóstica que se oponían al Papado y a los Soberanos legítimos leales a él. Sin embargo, es cierto y está documentado que la Revolución constituyó el principal instrumento por el cual las sociedades secretas golpearon a las naciones católicas para arrancarlas de la Fe y esclavizarlas a sus propósitos ideológicos y económicos, y dondequiera que la Francmasonería logró actuar recurrió siempre a las mismas herramientas y la misma propaganda, a fin de obtener la secularización de las instituciones públicas, la supresión de la Religión de Estado, la abolición de los privilegios eclesiásticos y de la enseñanza católica, la legitimación del divorcio, la despenalización del adulterio, y la difusión de la pornografía y otras formas de vicio. Porque ese mundo cristiano en todos los aspectos de la vida cotidiana tuvo que ser borrado y reemplazado por una sociedad impía, irreligiosa, dedicada a la satisfacción de los placeres más bajos, burlándose de la virtud, la honestidad y la rectitud: estos son los «logros» de la ideología liberal, que el anticlericalismo más abyecto llama “progreso” y “libertad.

Las innumerables condenas del Magisterio a las sectas secretas estaban ampliamente justificadas por la amenaza a la paz de las naciones y a la eterna salvación de las almas. Mientras la Iglesia tuvo un aliado válido en la autoridad civil, la acción de la masonería avanzó lentamente y se vio obligada a ocultar su intención criminal.

Sólo con la corrupción de la autoridad eclesiástica, proseguida con el paciente trabajo de infiltración y culminada a finales del siglo XIX gracias al Modernismo, la masonería pudo contar con la complicidad de clérigos rebeldes y fornicarios, descarriados en el intelecto y voluntad, y que fueron así fácilmente esclavizados y chantajeados. Su ascenso en las filas de la Iglesia, detenido por la clarividente vigilancia de San Pío X, se reanudó tranquilamente en los últimos años del pontificado de un debilitado Pío XII, y experimentó un impulso bajo Juan XXIII. Una vez más vemos cómo la corrupción de los individuos es instrumental en la disolución de la institución a la que pertenecen.

VIII. La revolución civil, social y económica

La Revolución iniciada en Francia en 1789 tuvo los mismos modos de implementación: primero la corrupción de la aristocracia y el clero; luego la acción de sociedades secretas que se infiltraron por doquier; luego la propaganda mediática contra la Monarquía y la Iglesia, y al mismo tiempo la organización y financiación de motines y protestas callejeras para incitar al pueblo, empobrecido y gravado con impuestos por las especulaciones de las altas finanzas internacionales y la insuficiencia de La respuesta del Estado a las mutaciones del sistema económico europeo. También en ese caso la principal palanca que permitió que la teoría subversiva de la masonería se tradujera en una verdadera revolución estuvo representada por la clase que tenía mayor interés en apropiarse de los bienes de los nobles y de la Iglesia, no sólo para vender un valor incalculable patrimonio inmobiliario, muebles y obras de arte, sino también para transformar radicalmente el tejido socioeconómico tradicional, comenzando por la explotación del latifundio, que hasta entonces se había dejado en su mayor parte producir sus cultivos según ritmos naturales y sistemas arcaicos . De hecho, después de la Revolución Francesa, tuvimos la Primera Revolución Industrial, que con la invención de la máquina de vapor y la mecanización de la producción impuso las migraciones masivas de trabajadores y campesinos del campo a la metrópoli para convertirlos en mano de obra barata, después de haberlos privado de la posibilidad de tener medios de vida autónomos e inducirlos a la miseria con nuevos impuestos y tasas.

La Segunda Revolución Industrial tuvo lugar durante el período comprendido entre el Congreso de París (1856) y el Congreso de Berlín (1878), involucrando principalmente a Europa, Estados Unidos y Japón en nuevos avances tecnológicos forzados, como la electricidad y la producción en masa. La Tercera Revolución Industrial comenzó en la década de 1950 y se extendió a China e India, y se centró principalmente en la innovación tecnológica, informática y telemática, y luego se expandió a la nueva economía, la economía verde y control de la información. Se suponía que esto crearía un clima cultural de confianza neopositivista en las posibilidades de la ciencia y la tecnología para proporcionar el bienestar material de la humanidad. La acción de manipular a las masas dio amplio espacio a la imaginación de lo que podría llegar a ser la sociedad, sugiriéndola a través del tema cinematográfico de la ciencia ficción.

Desde el año 2011, finalmente ha comenzado la Cuarta Revolución Industrial, que consiste en la creciente interpenetración entre el mundo físico, digital y biológico. Es una combinación de avances en inteligencia artificial (IA), robótica, Internet de las cosas (IoT), impresión 3D, ingeniería genética, computadoras cuánticas y otras tecnologías. El teorizador de este proceso distópico es el infame Klaus Schwab, el fundador y director ejecutivo del Foro Económico Mundial .

VIII. La secularización de la autoridad como premisa del totalitarismo

Separar artificialmente la armonía y la complementariedad jerárquica entre la autoridad espiritual y la autoridad temporal fue una operación desafortunada que creó la premisa, cada vez que se realizó, para la tiranía o la anarquía. La razón es demasiado obvia: Cristo es Rey tanto de la Iglesia como de las Naciones, porque toda autoridad proviene de Dios (Rom 13:1). Negar que los gobernantes tienen el deber de someterse al Señorío de Cristo es un gravísimo error, porque en ausencia de la ley moral el Estado puede imponer su propia voluntad independientemente de la voluntad de Dios, y por tanto subvertir la divina κόσμος de la Civitas Dei , sustituyéndola por la arbitrariedad y el χάος infernal de la civitas diaboli .

Hoy las naciones occidentales son rehenes de potentados que no responden ni a Dios ni al pueblo por sus decisiones, porque su legitimidad no deriva ni de arriba ni de abajo. El golpe de estado que ha sido preparado y llevado a cabo por el lobby subversivo del Foro Económico Mundial ha derrocado efectivamente a los gobiernos de su estatus independiente por medio de presiones externas y despojado a los estados de su soberanía. Pero este proceso disolutorio ahora ha sido expuesto por la arrogancia con la que los sátrapas del Nuevo Orden Mundial – todo es nuevo cuando les concierne, y todo es viejo cuando va a ser derrocado, han revelado sus planes, creyendo que ahora están cerca de la victoria final. Hasta el punto de que incluso intelectuales ciertamente no acusados de conservadurismo comienzan a denunciar la intolerable injerencia de Klaus Schwab y sus secuaces en el gobierno de las naciones. Hace unos días el Prof. Franco Cardini declaró: “Las fuerzas que manejan la economía y las finanzas ahora eligen, corrompen y determinan a la clase política, que se convierte así en un comité empresarial” ( aquí ).

Y bien sabemos que detrás de este “comité empresarial” se persiguen fines de lucro ciego, en detrimento de la economía de los Estados, pero también inquietantes proyectos de control minucioso de la población, despoblamiento forzoso y cronificación de enfermedades ante la privatización total de los servicios públicos. La mentalidad que preside este Gran Reinicio es la misma que animó a los burgueses y usureros de siglos pasados, quienes se preocupaban por explotar los latifundios que la nobleza y el clero no consideraban como fuente de ganancias.

Lo odio porque es cristiano,
pero más por eso, con baja sencillez, presta dinero gratis y reduce
la tasa de usanza aquí con nosotros en Venecia. [4]

Para estas personas, la humanidad es un estorbo molesto que debe ser racionalizado e instrumentalizado en pos de sus fines criminales, y la moral cristiana es un obstáculo odioso para el establecimiento de un gobierno que está en manos de las finanzas. Si esto es posible hoy, es porque no hay una referencia moral trascendente que ponga coto a sus delirios, ni un poder que escape a esta vil servidumbre de los intereses particulares. Y aquí entendemos que la situación actual es esencialmente una crisis de autoridad, más allá de la comprensión de los individuos sobre la amenaza que representa el golpe de Estado global de la élite usurera.

IX. La Natividad de Cristo

El Nacimiento del Salvador representó la irrupción de la eternidad en el tiempo y la Historia, con la Encarnación de la Segunda Persona de la Santísima Trinidad en el seno virginal de María Santísima. En la persona de Nuestro Señor, verdadero Dios y verdadero hombre, la autoridad de Dios se suma a la del descendiente de la estirpe real de David, y la Redención del género humano por el Sacrificio de la Cruz se restablece en la economía de la Gracia del orden divino roto por el pecado original inspirado por la Serpiente.

El Niño Rey, acostado en el pesebre, se muestra para la adoración de los pastores y de los Magos, envuelto en pañales, como era prerrogativa de los soberanos: et hoc vobis signum (Lc 2, 6). [5] Él mueve las estrellas y es honrado por los Ángeles, pero elige el pesebre como su trono, la pobre choza de Belén como su palacio terrenal, así como en el Gólgota –y también en la visión del Apocalipsis– es el Cruz que es el trono de la gloria. Nuestro Señor recibe el homenaje de los sabios de Oriente en reconocimiento a sus títulos de Rey, Sacerdote y Profeta; pero ya debe huir de quien ve en Él una amenaza a su poder. Herodes insensato y cruel, que no entiende quenon eripit mortalia, qui regna dat cœlestia – No quita los reinos terrenales quien da los celestiales. [6] Necios y crueles son los poderosos de hoy, que en la masacre de millones de inocentes -masacre perpetrada tanto contra sus cuerpos como contra sus almas- quieren consolidar su tiranía de muerte, y que en la esclavitud de los pueblos renuevan su rebelión contra el Rey de reyes y Señor de señores, que ha redimido aquellas almas con Su propia Sangre.

Pero es en la humilde afirmación de su Señorío que el Niño de Belén manifiesta la divinidad del Hijo de Dios en la unión hipostática del Hombre-Dios. Una divinidad que combina la omnipotencia del Pantocrátor con la fragilidad del recién destetado, el tremendo juicio del Juez Supremo con el llanto del recién nacido, la inmutable eternidad de la Palabra de Dios con el silencio del infante, el esplendor de la gloria de la divina Majestad con la sordidez de un albergue de animales en la noche fría de Palestina.

En esta aparente contradicción que une maravillosamente la divinidad con la humanidad, el poder con la debilidad, la riqueza con la pobreza, encontramos también la lección que todos nosotros, y especialmente los que estamos constituidos en autoridad, debemos sacar para nuestra vida espiritual y para nuestra misma supervivencia.

También el Soberano, el Príncipe, el Pontífice, el Obispo, el magistrado, el maestro, el médico y el padre gozan de una potestad que procede del ámbito de la eternidad, de la Realeza divina del Hijo de Dios, porque en el ejercicio de su autoridad actúan en nombre de Aquel que la legitima mientras permanece fiel a aquello para lo que fue querida. Quien os escucha, me escucha a Mí. Y el que me desprecia, desprecia al que me envió(Lc 10,16). Por eso, obedecer a la autoridad civil y eclesiástica es obedecer a Dios, en el orden jerárquico que Él ha decretado. Por eso es igualmente necesario desobedecer a los que abusan de su autoridad, para salvaguardar ese orden que tiene su centro en Dios, y no en el poder terrenal que es su vicario. De lo contrario, acabamos adorando al que detenta el poder, rindiéndole el homenaje al que sólo tiene derecho en cuanto que él a su vez está sujeto a Dios. Hoy, sin embargo, el homenaje a quienes ocupan puestos de poder no sólo no tiene el vínculo de la debida subordinación a Cristo Rey y Pontífice, sino que es su enemigo. Y también, donde la supuesta soberanía popular propagada por la quimera de la democracia ha resultado ser un colosal engaño contra ese pueblo que no tiene a quien apelar para ver protegidos sus derechos. Por otro lado, ¿qué “derechos” podrían reclamar quienes han tolerado que usurparan a Dios? ¿Cómo sorprendernos de que el poder se convierta en tiranía cuando aceptamos que ya no tiene ninguna conexión con lo trascendente, que es la única garantía de justicia para los pobres, los exiliados, los huérfanos y las viudas?

X. Instaurare omnia in Christo

El aparente triunfo de los malvados – de los criminales del Foro Económico Mundial a los herejes del “camino sinodal”– nos confronta con la dura realidad del Mal, destinado a la derrota final, pero también permitido por la Providencia como instrumento de castigo para la humanidad descarriada. Porque la pobreza, las epidemias, la miseria inducida por crisis planificadas, las guerras despiadadas movidas por intereses económicos, la corrupción de las costumbres, la masacre de los inocentes reconocidos como “derecho humano”, la disolución de la familia, la ruina de la autoridad, la disolución de los la civilización, la barbarización de la cultura y del arte, el aniquilamiento de todo impulso hacia la virtud y el Bien, todas ellas son sólo consecuencias necesarias de una traición llevada a cabo gradualmente pero siempre en la misma dirección, y siempre son sólo una introducción de lo peor, lo que está por venir: el desprecio de Dios, el perverso desafío del non serviam contra la Majestad divina, que se hace tanto más despiadada y furiosa cuanto más crece la satánica presunción de poder ganar una batalla de la que Satanás saldrá eternamente derrotado.

Duerme, oh Niño; no llores;
¡Duerme, oh Niño celestial:
las tempestades no se atreverán
a rugir sobre tu cabeza,
usadas sobre la tierra de antaño
como corceles de batalla ante
tu mismo rostro al ala! [7]

Recapitular todas las cosas en Cristo (Ef 1,10), significa recomponer el orden roto por el pecado, tanto en el orden natural como en el sobrenatural, tanto en el ámbito privado como en el público, devolviendo la Corona real al Rey de reyes, de los cuales en un delirio de ὕβρις la Revolución lo ha arrebatado; y, aún antes, restaurar la triple Corona al Sumo Pontífice, arrancada por la ideología del Vaticano II y por la apostasía de este “pontificado”.

Papas y Reyes, prelados y gobernantes de las naciones, fieles de la Iglesia y ciudadanos de los Estados, todos deben volver, en una palingenesia movida por la Gracia, a Cristo, a Cristo Rey y Pontífice, al único Vengador de los verdaderos derechos de Su pueblo, al único Protector de los débiles y oprimidos, al único Vencedor de la muerte y del pecado. Y en este camino de regreso a Cristo, la humildad nos guiará para saber desandar hacia atrás el camino fácil de perdición que hemos emprendido abandonando el camino del Calvario que nos ha trazado el Señor. Es un camino que Él recorrió primero, y en el que nos acompaña por la Gracia de los Sacramentos, que conduce a la Cruz como única premisa para la gloria de la Resurrección.

Quien crea que continuando por este camino es posible cambiar las cosas; que se puede poner un límite a la ideología de muerte y pecado del Nuevo Orden Mundial; que se puede impedir que los malvados propaguen los horrores de la pedofilia, la perversión, la anulación de los sexos, la matanza de niños, los débiles y los ancianos, es una ilusión. Si el mundo se ha convertido en un infierno gracias a la Revolución, sólo con una acción contrarrevolucionaria puede volver a ser menos malvado y mortífero. Si la Jerarquía se ha convertido en receptáculo de herejes, corruptos y fornicarios gracias al Concilio Vaticano II y a la liturgia reformada, sólo puede volver a ser imagen de la Jerusalén celestial volviendo a lo que los Apóstoles, Padres y Doctores, Santos, Papas y Los obispos lo hacían hasta antes del Concilio. Seguir por el camino de la perdición lleva, de hecho, a la perdición:

Cuanto antes cada uno de nosotros sea capaz de fortalecer su pertenencia a Cristo, antes comenzará la sociedad su regreso a su Señor. Y esta pertenencia incondicional a un Dios que se encarnó para redimirnos debe comenzar con la humilde adoración del Niño Rey, a los pies del pesebre, junto a los pastores y los Reyes Magos.

Duerme, oh Niño Celestial:
Las naciones no saben
Quién ha nacido;
Pero llegará el día en
que serán
tu noble herencia;
Tú que duermes tan humildemente,
Tú que estás escondido en el polvo:
Te conocerán como Rey. [8]

Que llegue para todos nosotros el bendito momento en que, tocados por la Gracia y conmovidos por la saludable visión del infierno en la tierra que se prepara si permanecemos inertes mientras se instaura la distopía globalista, reconozcamos al Rey. Y en el que, reconociéndolo, podamos luchar bajo Su santa insignia junto con la formidable Vencedora de Satanás, la Inmaculada, la batalla trascendental contra el Enemigo de la humanidad. Será una criatura -una Mujer, una Virgen, una Madre- la que aplastará la cabeza de la antigua Serpiente, y con ella la cabeza de sus malditos seguidores.

Y que así sea.

+ Carlo Maria Viganò, Arzobispo
17 de diciembre de 202 Sabbato Quattuor Temporum Adventus

————————————-

[1] El primer artículo de la constitución francesa establece explícitamente que la república será “indivisible, laïque , democrática y social”.

[2] Ahora vuelve la Virgen, vuelve el reinado de Saturno;
ahora una nueva generación desciende del cielo en lo alto.
Sólo tú, pura Lucina, sonríes por el nacimiento del Niño,
bajo el cual cesará por fin la prole de hierro
y brotará por el mundo una raza de oro:
tu propio Apolo reina ahora como rey.

Virgilio, Égloga IV , 6-10.

[3] “Aprende la justicia y teme a las deidades vengadoras”.
A los tiranos otros han vendido su país,
Imponiendo señores extranjeros, por oro extranjero;
Algunos tienen leyes antiguas abrogadas, estatutos nuevos hechos,
no como el pueblo quiso, sino como pagó;
Con incesto profanaron el lecho de algunas de sus hijas:
Todos se atrevieron al peor de los males, y, lo que se atrevieron, lo lograron.

Virgilio, La Eneida , VI, 620–624.

[4] Shakespeare,El Mercader de Venecia,Acto I, Escena III (palabras de Shylock).

[5] Al respecto, véase el estudio exegético de Mons. Francesco Spadafora enDizionario Bíblico, Studium, 1963.

[6] Crudelis Herodes, himno para las Primeras Vísperas de Epifanía.

[7] A. Manzoni,Il Natale, versos 99–105.

[8] A. Manzoni,Il Natale, versículos 106–112.

El cristianismo será detestado porque será visto como una barrera a la libertad personal

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

11 de agosto de 2014

El mundo está inundado con una nueva forma de espiritualidad que comprende una creencia en un ser superior – al que llaman el cristo – pero no soy Yo, Jesucristo, al que ellos se refieren. Satanás, en la forma de Lucifer, conocido como el Rey de la Luz, es idolatrado no como una entidad maligna, sino como uno, que realiza un acto de Dios. Esta ideología se ve favorecida por las sectas secretas, que se han propuesto a destruir el Cristianismo. Muchos serán arrastrados a las prácticas ocultas y mágicas porque anhelan la excitación. Una vez elaborada se convertirán en peones y, con el tiempo, poseídos por el maligno.

Muchas personas están privadas de la satisfacción espiritual y anhelan la paz. Cualquier ideología, que afirma llevarles autorrealización, paz, calma y un entendimiento más profundo de su humanidad será atractiva para ellos. Muchos, sin embargo, detestarán seguirme, a Mí, Jesucristo, porque la sociedad me ha condenado a las entrañas de la tierra. Sin embargo, serán apaciguados cuando sean alimentados de la falsa doctrina de que todos los caminos llevan a Dios. Esto es una mentira porque solo podéis llegar a Dios, a través de Mí, Su Hijo unigénito, Jesucristo.

Yo Soy Uno en Él, Quien ha creado todas las cosas. Solo hay un Dios y Yo, Jesucristo, Soy el Verbo hecho carne para que la humanidad pudiera llegara a ser íntegra de nuevo. Sin Mí nunca podréis estar satisfechos, ni en esta vida ni en la próxima.

Al mundo se le dirá que el objetivo más importante es luchar por la libertad – la libertad a toda costa. Pero honrar verdaderamente a Dios significa renunciar a vuestra capacidad de servir solamente vuestro propio interés y, como tal, el Cristianismo será detestado porque va a ser visto como una barrera a la libertad personal. Servir a Dios, algún Dios, se convertirá en el objetivo de muchas personas que buscan la Verdad. Pero cuando Satanás sea considerado divino, por el hombre, Dios – en Su infinita Justicia – destruirá a los que honran a la bestia. La bestia que se esconde entre la élite y los poderosos les da un gran poder a los que difunden la mentira de que Yo, Jesucristo, no existo. Esa es la mayor maldición infligida a la humanidad por Satanás y debido a la flaqueza del hombre, él cae en las mentiras, las cuales son vertidas desde la boca de los impíos.

Solo hay un Dios. Solo hay un camino hacia Dios. Ningún otro camino, independientemente de cuán brillante pueda ser presentado a vosotros, puede llevaros al Padre, solo el que viene a través de Mí, Jesucristo, el Salvador del mundo.

Vuestro Jesús

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a011-ago-2014-el-cristianismo-sera-detestado-porque-sera-visto-como-una-barrera-a-la-libertad-personal/

A %d blogueros les gusta esto: